Juez Gui­do Otran­to. “La hi­pó­te­sis más ra­zo­na­ble es que Mal­do­na­do se aho­gó”

El ma­gis­tra­do a car­go de la in­ves­ti­ga­ción re­la­ti­vi­za la po­si­bi­li­dad de que el jo­ven ha­ya si­do he­ri­do, pe­ro sí da por pro­ba­do que es­tu­vo en la zo­na del río Chu­but

La Nacion - - ESPECTÁCULOS - Tex­to Lo­re­ley Gaf­fo­glio

“La hi­pó­te­sis de que [San­tia­go Mal­do­na­do] se po­dría ha­ber aho­ga­do es una de las op­cio­nes que me pa­re­cen más ra­zo­na­bles, de acuer­do con la in­ter­pre­ta­ción de las prue­bas que es­toy rea­li­zan­do.” Se­reno, en su ca­sa en las afue­ras de Es­quel, con cus­to­dia po­li­cial per­ma­nen­te, el juez fe­de­ral Gui­do Otran­to de­ja en cla­ro , en una en­tre­vis­ta con

–la primera so­bre el ca­so la na­cion que con­mo­cio­na al país– ha­cia adón­de apun­ta con la in­ves­ti­ga­ción.

Otran­to da por acre­di­ta­do que el jo­ven par­ti­ci­pó en­ca­pu­cha­do de la pro­tes­ta en Le­le­que. Di­ce que el río Chu­but es el si­tio don­de se lo de­be bus­car y afir­ma que la co­mu­ni­dad ma­pu­che in­cu­rrió en una se­rie de in­con­gruen­cias al sos­te­ner que Mal­do­na­do fue víc­ti­ma de una des­apa­ri­ción for­za­da.

Tam­bién muestra su es­cep­ti­cis­mo so­bre la po­si­bi­li­dad de­que Mal do na­do hu­bie­ra po­di­do ser he­ri­do .“No veo ele­men­tos que me per­mi­tan sos­te­ner que pu­do ha­ber si­do he­ri­do de gra­ve­dad por un dis­pa­ro a cor­ta dis­tan­cia o una pie­dra, por uno o más gen­dar­mes”, apun­tó.

Tras 45 días de bús­que­da, in­nu­me­ra­bles pe­ri­ta­jes y unas 40 de­cla­ra­cio­nes tes­ti­mo­nia­les de ma­pu­ches, gen­dar­mes y alle­ga­dos al jo­ven des­apa­re­ci­do el 1º de agos­to, Otran­to evi­ta ser con­clu­yen­te en sus pre­sun­cio­nes, pe­ro ase­gu­ra: “A San­tia­go Mal­do­na­do lo cap­tu­ra­ron o se aho­gó en el río. No le en­cuen­tro con­sis­ten­cia a la ver­sión de que fue cap­tu­ra­do por la Gen­dar­me­ría. Tam­po­co veo ele­men­tos que me per­mi­tan sos­te­ner que pu­do ha­ber si­do he­ri­do de gra­ve­dad por un dis­pa­ro a cor­ta dis­tan­cia o una pie­dra, por uno o más gen­dar­mes”.

Ase­gu­ra ade­más que la au­sen­cia de San­tia­go se ci­men­tó en un re­la­to que “no cie­rra por nin­gún lado”. Sos­pe­cha que le plan­ta­ron evi­den­cias. Les de­man­da a los or­ga­nis­mos de de­re­chos hu­ma­nos que en vez de cri­ti­car la in­ves­ti­ga­ción, acer­quen a los tes­ti­gos pre­sen­cia­les, a los que –di­jo– les brin­dó am­plias ga­ran­tías de que no se­rán usa­das sus de­cla­ra­cio­nes para impu­tar­los en la cau­sa pe­nal que él ins­tru­ye por el cor­te de la ru­ta 40. –¿Cuál es la hi­pó­te­sis más fir­me de lo que pa­só con Mal­do­na­do y cuá­les ha des­car­ta­do? –Se es­tá acla­ran­do qué pa­só el 1º de agos­to, so­bre todo el mo­men­to en que los efec­ti­vos lle­gan al río, que es el pun­to cru­cial. Las de­cla­ra­cio­nes de los gen­dar­mes con­tra­di­cen que allí se hu­bie­ra pro­du­ci­do una cap­tu­ra. Con la in­for­ma­ción de las tes­ti­mo­nia­les de la gen­te de la co­mu­ni­dad y de los gen­dar­mes es­ta­mos en me­jo­res con­di­cio­nes de eva­luar qué pa­só en esos ins­tan­tes, que fue­ron has­ta lle­gar al río. El re­plie­gue tam­bién fue rá­pi­do. –¿Con qué ele­men­tos cuen­ta para in­fe­rir que Mal­do­na­do es­tu­vo allí el 1º de agos­to? –Lo iden­ti­fi­can tres per­so­nas. Y no ten­go ele­men­tos para du­dar de que ha­ya es­ta­do allí. –¿Qué pu­do ha­ber pa­sa­do en el río? –A par­tir de las de­cla­ra­cio­nes tes­ti­mo­nia­les se es­tá de ter­mi­nan­do có­mo fue la ac­ti­tud de los gen­dar­mes. Fal­ta al­gún tes­ti­mo­nio más, pe­ro ten­go un pa­no­ra­ma mu­cho más cla­ro. No lo pue­do ade­lan­tar, ya que ne­ce­si­to ter­mi­nar de pro­du­cir la prue­ba, es­cu­char a las par­tes que ale­guen so­bre és­ta y de ahí to­mar una de­ci­sión. Sí es­toy en con­di­cio­nes de afir­mar que el in­gre­so de Gen­dar­me­ría, y lo que pa­só en esos mi­nu­tos cru­cia­les, es­tá mu­cho más cla­ro. No creo que un ex­ce­so ex­pli­que la des­apa­ri­ción. –¿Ni una gres­ca, una pie­dra o un dis­pa­ro? –La hi­pó­te­sis de la pie­dra o de un dis­pa­ro con pos­ta de go­ma no de­bió ha­ber in­ci­di­do en que San­tia­go no hu­bie­ra po­di­do cru­zar el río. Los gen­dar­mes di­cen que todas las per­so­nas que per­si­guie­ron en el río ter­mi­na­ron de cru­zar­lo. Si bien un dis­pa­ro a cor­ta dis­tan­cia pue­de ser mor­tal, el te­ma es que en ese lu­gar el pro­yec­til de go­ma pier­de efec­ti­vi­dad de acuer­do con el te­rreno y las ra­mas. Da­río Zoi­lán di­ce que no dis­pa­ró al cuer­po, sino a 45° ha­cia el sue­lo, como los ins­tru­ye la fuer­za. Y lo hi­zo con efec­to in­ti­mi­da­to­rio, ya que no sa­bía si po­día ser ata­ca­do desde al­gún flan­co que no veía. En nin­gu­na de sus de­cla­ra­cio­nes di­ce que dis­pa­ró con­tra una per­so­na. Igual hay que eva­luar el te­ma de la efec­ti­vi­dad. Él hi­zo re­fe­ren­cia a que en­tre sau­ces un dis­pa­ro ten­ga con­se­cuen­cia le­tal. –¿En­con­tró con­tra­dic­cio­nes al co­te­jar las di­fe­ren­tes de­cla­ra­cio­nes de gen­dar­mes? –In­con­sis­ten­cias en el pun­to cru­cial, en­tre todos los que lle­ga­ron al río, no en­con­tré. La co­mu­ni­dad di­ce que de ahí lo sa­ca­ron y se lo lle­va­ron. Qui­zá des­pués ha­ya al­gu­na diferencia en cuan­to al mo­vi­mien­to de los vehícu­los. Y ha­bría que eva­luar a qué res­pon­den esas di­fe­ren­cias. Pe­ro en el as­pec­to más tras­cen­den­te no hay fi­su­ras. –En una de las de­cla­ra­cio­nes, Zoi­lán di­ce que dis­pa­ra ha­cia arri­ba, no ha­cia aba­jo. ––En el ha­beas cor­pus él di­ce que dis­pa­ra ha­cia el pi­so. ¿Por qué cam­bió la ver­sión? Lo ve­re­mos. Pe­ro no es­toy eva­luan­do si los efec­ti­vos, o uno en par­ti­cu­lar, ac­tua­ron re­gla­men­ta­ria­men­te. Me in­tere­sa de­ter­mi­nar qué in­ci­den­cia pu­do ha­ber te­ni­do ese com­por­ta­mien­to en la des­apa­ri­ción de San­tia­go. –¿Pue­de ha­ber ha­bi­do al­gún ti­po de guión en­tre los gen­dar­mes para des­car­tar que Mal­do­na­do pu­die­ra ha­ber si­do he­ri­do? –Es muy di­fí­cil. De­cla­ra­ron 20 gen­dar­mes. Que todos se ha­yan pues­to de acuer­do es po­co pro­ba­ble. En al­gún pun­to las di­fe­ren­cias de vi­sión y de da­tos sur­gen en una tes­ti­mo­nial, no lo des­car­to. Pe­ro no es­toy en­con­tran­do na­da que me es­té haciendo sos­pe­char que hay un ar­ma­do pre­vio en sus de­cla­ra­cio­nes. Las tes­ti­mo­nia­les tie­nen un va­lor im­por­tan­te, pe­ro hay otra prue­ba: por el lado de la fis­ca­lía es­tán haciendo pe­ri­ta­jes en ce­lu­la­res y PC. Si hay in­con­si­sTex­to ten­cias, de­ben com­pa­rar­se con los aná­li­sis de esos ele­men­tos, que ha­ce la fis­ca­lía en la in­ves­ti­ga­ción pe­nal. Even­tual­men­te se pue­de re­que­rir para co­te­jar­los con las ver­sio­nes que nos es­tén dan­do los gen­dar­mes. No he te­ni­do ac­ce­so, por­que se­rá la fis­ca­lía con sus con­clu­sio­nes y prue­bas la que even­tual­men­te me pi­da a mí al­gu­na in­da­ga­to­ria, de­ten­ción o alla­na­mien­to. Pe­ro por el mo­men­to no es­toy te­nien­do ac­ce­so a esos re­sul­ta­dos pre­li­mi­na­res de la in­ves­ti­ga­ción. Pe­ro se le pue­de pe­dir que acom­pa­ñe los re­sul­ta­dos que va­ya te­nien­do al

ha­beas cor­pus, ya que in­tere­sa para es­cla­re­cer esa si­tua­ción. –Se en­cuen­tra con dos ver­sio­nes con­tra­pues­tas en­tre gen­dar­mes y ma­pu­ches. ¿Qué gra­do de ve­ro­si­mi­li­tud le da a ca­da ver­sión? –Si es­toy ci­tan­do a pres­tar de­cla­ra­ción a los gen­dar­mes, no es­toy pre­juz­gan­do ni ade­lan­tan­do opi­nión. Eso ya im­pli­ca que es­toy vien­do que esa ver­sión de que San­tia­go pu­do ha­ber si­do de­te­ni­do no te­nía su­fi­cien­tes fun­da­men­tos. Si no, todos los gen­dar­mes po­drían ser con­si­de­ra­dos impu­tados por la de­ten­ción en sí mis­ma o por en­cu­bri­mien­to. La va­lo­ra­ción pre­li­mi­nar que hi­ce con las de­cla­ra­cio­nes de la gen­te de la co­mu­ni­dad y los re­sul­ta­dos del ADN me lle­vó a pro­fun­di­zar en la in­ves­ti­ga­ción, pe­ro con los gen­dar­mes como tes­ti­gos para ver qué pu­do ha­ber pa­sa­do en ese ins­tan­te cru­cial, que es cuan­do los gen­dar­mes lle­gan al río. –¿Qué im­por­tan­cia tie­nen las prue­bas de ADN para des­car­tar la hi­pó­te­sis de la de­ten­ción? –Hu­bie­ran te­ni­do una im­por­tan­cia de­ter­mi­nan­te si hu­bie­ran da­do po­si­ti­vo. Es un ele­men­to de mu­cha im­por­tan­cia que con la can­ti­dad de mues­tras dac­ti­la­res y de ADN no ha­ya sur­gi­do nin­gún ras­tro po­si­ti­vo que nos ha­ya he­cho pen­sar que San­tia­go Mal­do­na­do ha­ya es­ta­do en al­guno de esos mó­vi­les. –¿Qué in­con­sis­ten­cias de­tec­tó en los tes­ti­mo­nios de la co­mu­ni­dad ma­pu­che? –Pre­fe­ri­ría no ade­lan­tar, pe­ro hay una fun­da­men­tal en­tre dos tes­ti­gos en cuan­to a có­mo se pro­du­ce la salida del vehícu­lo en el cual de­be­rían ha­ber car­ga­do a San­tia­go Mal­do­na­do. Eso no es­tá bien, tam­po­co en com­pa­ra­ción con el res­to de las prue­bas de la in­ves­ti­ga­ción. –Si San­tia­go Mal­do­na­do no fue cap­tu­ra­do y las pie­dras y los dis­pa­ros es­tán sien­do re­la­ti­vi­za­dos, ¿qué pu­do ha­ber pa­sa­do allí? –A ver, es­ta­mos ras­tri­llan­do el río. Por res­pe­to a la fa­mi­lia no quie­ro aven­tu­rar una hi­pó­te­sis como la más cer­te­ra. Pe­ro no le en­cuen­tro con­sis­ten­cia a que fue cap­tu­ra­do en ese lu­gar. En las de­cla­ra­cio­nes de los gen­dar­mes tam­po­co es­toy vien­do que ha­ya por aho­ra un ele­men­to que me per­mi­ta sos­te­ner que pu­do ha­ber si­do he­ri­do de gra­ve­dad o al­go por el es­ti­lo. Un río de Pa­ta­go­nia es un río com­pli­ca­do. No es una op­ción des­ca­be­lla­da o que ha­ya que des­car­tar sin ha­cer un ras­tri­lla­je pro­fun­do de ese río. –¿Se po­dría ha­ber aho­ga­do? –Pu­do no ha­ber cru­za­do. Las de­cla­ra­cio­nes de la co­mu­ni­dad sí son con­sis­ten­tes en que fal­ta­ba uno. Ahí no hay con­tra­dic­cio­nes. Y lo bus­ca­ron. Que se po­dría ha­ber aho­ga­do es una de las op­cio­nes que me pa­re­cen más ra­zo­na­bles de acuer­do con la in­ter­pre­ta­ción de las prue­bas que es­toy haciendo. –Si bien no lo des­car­ta, pa­re­cie­ra mi­ni­mi­zar que al­gu­na pre­sun­ta agre­sión le pro­vo­ca­ra un des­ma­yo o pér­di­da de co­no­ci­mien­to. ¿Es­tá in­da­gan­do en ese pun­to? –Es que nun­ca tu­ve un da­to por el es­ti­lo. Los gen­dar­mes me di­cen que cuan­do ellos lle­ga­ron los po­cos que vie­ron cru­zar el río eran en­tre tres o cua­tro, cuan­do los que cor­ta­ron la ru­ta eran en­tre ocho y diez. Otros se fue­ron por otros lu­ga­res: a ca­ba­llo o co­rrien­do sin cru­zar­lo, por otros ca­mi­nos in­te­rio­res como vías de es­ca­pe. Hay mu­chí­si­mos ca­mi­nos. El río no es la úni­ca op­ción de hui­da. –¿Cree que fren­te a la au­sen­cia de Mal­do­na­do se cons­tru­ye un re­la­to? –No di­ría que se ar­mó un re­la­to. Fal­ta­ba uno, pe­ro a par­tir de ahí sí en­cuen­tro fi­su­ras. No con­cuer­dan los ele­men­tos en que po­día ha­ber si­do cap­tu­ra­do. Hay al­go en el re­la­to que no es­tá bien. No cie­rra. Sí que les fal­ta­ba uno. Lo que pa­sa es que te­ne­mos muy po­cos tes­ti­gos. Por eso in­sis­to en que ven­gan los tes­ti­gos pre­sen­cia­les. Hay un ofre­ci­mien­to para que se aco­jan al pro­gra­ma de Ver­dad y Jus­ti­cia, para acom­pa­ñar a los tes­ti­gos o víc­ti­mas de vio­la­cio­nes de los de­re­chos hu­ma­nos, para que pue­dan com­pa­re­cer con de­ter­mi­na­dos re­cau­dos a las ins­tan­cias ju­di­cia­les. Lo que ne­ce­si­to son los nom­bres, sa­ber quié­nes son para con­vo­car­los. Y ne­ce­si­to la co­la­bo­ra­ción de la co­mu­ni­dad y de los or­ga­nis­mos de de­re­chos hu­ma­nos. Pe­ro los nom­bres no es­tán, no me los han di­cho, los pe­dí, hay un te­ma muy se­rio con la fal­ta de in­for­ma­ción que yo pi­do y es al­go que es­toy eva­luan­do. No pue­de ser que se re­ta­cee in­for­ma­ción. En el mar­co de una de­cla­ra­ción tes­ti­mo­nial es de­li­to.

Se vi­nien­do,lo ad­ver­tí in­clu­soa to­do­sa los los gen­dar­mes.que fue­ron Cuan­do al­go,en una­me lo de­cla­ra­ción­tie­nen que de­cir.yo pre­gun­toY si in­for­ma­ciónno lo ha­cen,y eso me es es­tán de­li­to. ocul­tan­do –¿Qué abo­ga­dos res­pues­ta que­re­llan­tes?ob­tu­vo de los –Nin­gu­na.yo pe­día Desde nom­bres,el pri­mer tes­ti­gos mo­men­to,y en­ton­ces fi­su­ras. esY eso cuan­do­me per­mi­tió em­pe­cé to­ma­ra ver es­tas otro rum­bo. Los abo­ga­dos lo úni­co que tie­nen son crí­ti­cas a la in­ves­ti­ga­ción, pe­ro apor­tes de tes­ti­gos, nin­guno. Un ha­beas cor­pus no es un pro­ce­so con­ten­cio­so: de­be­ría­mos es­tar todos in­tere­sa­dos en des­cu­brir qué pa­só. Por eso a mí me lla­ma la aten­ción esta fal­ta de co­la­bo­ra­ción en acer­car a los tes­ti­gos. Ya es un pro­ble­ma ci­tar­los: si va la po­li­cía se ge­ne­ran pro­ble­mas. –¿Por qué cree que su­ce­de es­to, pe­se a las ga­ran­tías de pro­tec­ción a los tes­ti­gos de que no se­rán impu­tados en el cor­te de ru­ta? –No voy a es­pe­cu­lar. Pe­ro les di­je que una de­cla­ra­ción tes­ti­mo­nial en un ha­beas cor­pus no im­pli­ca­ría nin­gún ti­po de impu­tación por ha­ber par­ti­ci­pa­do en el cor­te de ru­ta. Les di se­gu­ri­dad de que si de­cla­ran ba­jo ju­ra­men­to de ahí no pue­de sur­gir una prue­ba para impu­tar­les el otro de­li­to. Apar­te les ofre­cí de­cla­rar ba­jo re­ser­va de iden­ti­dad só­lo fren­te a mí y a la fis­cal. Es­ta­mos es­pe­ran­do. –¿Cuál fue su opi­nión so­bre lo que de­cla­ró el ma­pu­che Ma­tías San­ta­na? –Más allá de los con­di­men­tos de los lar­ga­vis­tas y lo que tar­dó en lle­gar a un ce­rro para ver to­da la si­tua­ción, el pro­ble­ma de esa de­cla­ra­ción es cuan­do se la empieza a com­pa­rar con los otros ele­men­tos de prue­ba. En­tra en con­tra­dic­ción con otras de­cla­ra­cio­nes, in­clu­so con las de la gen­te de la co­mu­ni­dad. Ni que ha­blar con las de los gen­dar­mes. Hay fo­tos y sa­be­mos en qué horario se fue pro­du­cien­do lo que su­ce­dió den­tro del te­rri­to­rio. No pue­do ade­lan­tar los aná­li­sis pre­li­mi­na­res, pe­ro hay in­con­sis­ten­cias que le res­tan cre­di­bi­li­dad a esa ver­sión. –En su fue­ro ín­ti­mo, ¿qué pien­sa que le su­ce­dió a San­tia­go? –Al ini­cio, cuan­do pre­sen­tan el ha­beas cor­pus, di­cen que al­guien no ha­bía po­di­do cru­zar el río. Todo lo de la cap­tu­ra vino des­pués. Por eso, la primera me­di­da que or­de­né fue que la Pre­fec­tu­ra ras­tri­lla­ra el río con bu­zos y dro­nes. Su­pi­mos des­pués que la co­mu­ni­dad ya lo ha­bía he­cho a la ma­ña­na si­guien­te. Por eso no tie­ne sen­ti­do la ver­sión de su cap­tu­ra. –Que­dan dos hi­pó­te­sis… –A San­tia­go o lo cap­tu­ra­ron o que­dó en el río. Nun­ca tu­ve la ver­sión de la co­mu­ni­dad de que le ha­yan ti­ra­do una pie­dra, o las­ti­ma­do en el río, o que le ha­yan ti­ra­do un ti­ro, o al­go por el es­ti­lo. Esa ver­sión nun­ca apa­re­ció. Na­die es­tá re­co­no­cien­do al­go tan de­ter­mi­nan­te. –Fue cri­ti­ca­do por len­ti­tud en la in­ves­ti­ga­ción y por no ha­ber­lo bus­ca­do en “te­rri­to­rio sa­gra­do”.

–A me­di­da que fui te­nien­do re­cur­sos, adop­ta­mos todas las me­di­das ne­ce­sa­rias. No se lle­ga a com­pren­der en su total di­men­sión cuál es el pro­ble­ma que es­ta­mos te­nien­do con esta co­mu­ni­dad: es ex­tre­ma­da­men­te vio­len­ta. Las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias y ope­ra­ti­vas para in­gre­sar en una co­mu­ni­dad como és­ta es como lo hi­ci­mos el 16 de agos­to, al­go si­mi­lar a lo que se hi­zo el 10 de enero: con­vo­can­do a un cuer­po de se­gu­ri­dad es­pe­cia­li­za­do en avan­zar con es­cu­dos, sin ar­mas le­ta­les y ocu­par el lu­gar. El 16 no se pro­du­jo nin­gún en­fren­ta­mien­to por­que la gen­te se re­ti­ró al ver­nos lle­gar. Si in­gre­sa­ba aquel día, po­dría ha­ber­se pro­du­ci­do un he­cho peor: el ries­go de en­fren­tar un ata­que.

“Hay una in­con­sis­ten­cia fun­da­men­tal en­tre dos tes­ti­gos ma­pu­ches so­bre la salida del vehícu­lo en el cual de­be­rían ha­ber car­ga­do a Mal­do­na­do ” “Los abo­ga­dos cri­ti­can la in­ves­ti­ga­ción, pe­ro apor­tes de tes­ti­gos, nin­guno” “Ne­ce­si­to la co­la­bo­ra­ción de los or­ga­nis­mos de de­re­chos hu­ma­nos”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.