primera reac­ción ofi­cial: cam­bian los su­ma­rios de Gen­dar­me­ría

Por el ca­so Mal­do­na­do obli­ga­rán a las fuer­zas a rea­li­zar re­por­tes re­gu­la­res; ha­brá mo­ni­to­reos ex­ter­nos

La Nacion - - ESPECTÁCULOS - San­tia­go Da­pe­lo

La ac­tua­ción de la Gen­dar­me­ría en la des­apa­ri­ción de San­tia­go Mal­do­na­do ten­drá un efec­to di­rec­to so­bre la es­truc­tu­ra de las in­ves­ti­ga­cio­nes in­ter­nas que rea­li­zan las fuer­zas de se­gu­ri­dad na­cio­na­les. El Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad, a car­go de Pa­tri­cia Bull­rich, trabaja en los de­ta­lles de una de­ci­sión que mo­di­fi­ca­rá todo el pro­ce­di­mien­to in­terno.

Una vez que Bull­rich es­tam­pe su fir­ma en el ex­pe­dien­te, la Po­li­cía Fe­de­ral, la Pre­fec­tu­ra Na­val, la Gen­dar­me­ría y la Po­li­cía de Se­gu­ri­dad Ae­ro­por­tua­ria co­men­za­rán a im­ple­men­tar un nue­vo me­ca­nis­mo para los su­ma­rios ad­mi­nis­tra­ti­vos: todos los in­for­mes ini­cia­dos por “fal­tas gra­ves y gra­ví­si­mas o sus equi­va­len­cias con­for­me el ré­gi­men de ca­da fuer­za” se de­be­rán re­mi­tir ca­da 15 días a las ofi­ci­nas que li­de­ra la mi­nis­tra.

Así, el con­trol so­bre la ac­tua­ción de los in­te­gran­tes de las fuer­zas de se­gu­ri­dad na­cio­na­les sal­drá de la ór­bi­ta de ca­da ins­ti­tu­ción y se­rá mo­ni­to­rea­do por Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad.

La de­ci­sión es­tá to­ma­da, só­lo fal­tan los úl­ti­mos de­ta­lles y la re­so­lu­ción sal­drá, como má­xi­mo, en 15 días. Así, el Go­bierno se pre­pa­ra para to­mar la primera de­ci­sión po­lí­ti­ca con­cre­ta como con­se­cuen­cia de lo que su­ce­dió el 1° de agos­to tras el des­alo­jo efec­tua­do por la Gen­dar­me­ría en la ru­ta 40.

Se­gún el do­cu­men­to, que aún es­tá en re­vi­sión al que tu­vo ac­ce­so la na­cion, po­drán in­ter­ve­nir en los su­ma­rios la Di­rec­ción Na­cio­nal de Con­trol de In­te­gri­dad de las Fuer­zas de Se­gu­ri­dad, la Di­rec­ción de Se­gui­mien­to de Cau­sas de Vio­len­cia Ins­ti­tu­cio­nal y De­li­tos de In­te­rés Fe­de­ral, la Di­rec­ción de In­ves­ti­ga­cio­nes In­ter­nas y la Di­rec­ción Na­cio­nal de Con­trol de In­te­gri­dad y la Sub­se­cre­ta­ría de Asun­tos Ju­rí­di­cos.

Uno de los pun­tos cla­ve es el que re­fie­re a las “cau­sas de tras­cen­den­cia ins­ti­tu­cio­nal”. En ese ca­so, cuan­do el Go­bierno lo de­ci­da, se con­for­ma­rá un “co­mi­té in­ves­ti­ga­dor” con fa­cul­ta­des es­pe­cia­les.

En­tre ellas, po­drán in­ter­ve­nir en los su­ma­rios, re­que­rir al ins­truc­tor me­di­das de in­ves­ti­ga­ción, so­li­ci­tar in­for­mes in­ter­nos o ex­ter­nos y par­ti­ci­par de las de­cla­ra­cio­nes tes­ti­mo­nia­les e in­da­ga­to­rias.

En pa­ra­le­lo, como ade­lan­tó ayer Cla­rín, el Go­bierno dis­pon­drá tam­bién de un nue­vo sis­te­ma de pro­tec­ción especial para los efec­ti­vos que es­tén dis­pues­tos a de­nun­ciar a com­pa­ñe­ros que co­me­tan ilí­ci­tos. El ob­je­ti­vo es neu­tra­li­zar los po­si­bles “pac­tos de si­len­cio” en­tre los agen­tes.

Aun­que no lo re­co­noz­ca pú­bli­ca­men­te, la ac­ti­tud de al­gu­nos de los in­te­gran­tes del Es­cua­drón 35, de El Bol­són, de la Gen­dar­me­ría ge­ne­ran du­das en el ga­bi­ne­te na­cio­nal.

“Con los je­fes hay que ha­blar. Es im­por­tan­te te­ner un diá­lo­go pro­fun­do, que aún no he te­ni­do”, re­co­no­ció Bull­rich en una en­tre­vis­ta con la na­cion ha­ce cin­co días.

bien la fun­cio­na­ria sos­tu­vo que los avan­ces en las cau­sas ju­di­cia­les que in­ves­ti­gan qué su­ce­dió con Mal­do­na­do se de­ben, en gran me­di­da, al apor­te que es­tá rea­li­zan­do la Gen­dar­me­ría, ha­brá san­cio­nes para aque­llos gen­dar­mes que no ac­tua­ron como co­rres­pon­de.

“Es­ta­mos es­pe­ran­do el fin de las de­cla­ra­cio­nes. No hay que apre­su­rar­ga­cio­nes se por­que en el mar­co de esta cau­sa una san­ción se­ría una con­de­na. No por la san­ción sino como si hu­bie­se co­me­ti­do un ase­si­na­to; eso es al­go que no sa­be­mos”, re­co­no­cie­ron fuen­tes ofi­cia­les.

Con ma­ti­ces, se tra­ba­ja­ría como se hi­zo con los gen­dar­mes cues­tio­na­dos por el ca­so Mal­do­na­do, aun­que de for­ma más com­ple­ta.

Como pu­bli­có la na­cion ha­ce una se­ma­na, los 72 gen­dar­mes que par­ti­ci­pa­ron del ope­ra­ti­vo so­bre la ru­ta na­cio­nal 40 en Es­quel, cla­ve para ana­li­zar la des­apa­ri­ción de San­tia­go Mal­do­na­do, fue­ron in­te­rro­ga­dos por el Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad.

Fue una de­ci­sión de Bull­rich para de­ter­mi­nar si los efec­ti­vos que par­ti­ci­pa­ron del ope­ra­ti­vo co­me­tie­ron “ex­ce­sos” du­ran­te el pro­ce­di­mien­to.

En es­tas en­tre­vis­tas gra­ba­das –rea­li­za­das por un psi­có­lo­go so­cial– les pre­gun­ta­ron reite­ra­da­men­te por Mal­do­na­do, in­clu­so con ad­ver­ten­cias so­bre la ne­ce­si­dad de con­tes­tar la ver­dad en los in­te­rro­ga­to­rios, se­gún se des­pren­de de un in­for­me rea­li­za­do por la Pro­cu­ra­du­ría de In­ves­tiSi Ad­mi­nis­tra­ti­vas (PIA), que for­ma par­te del ex­pe­dien­te ju­di­cial.

Desde el mi­nis­te­rio ad­mi­tie­ron que los in­te­rro­ga­to­rios fue­ron “in­ten­sos”, pe­ro jus­ti­fi­ca­ron el mé­to­do por “la gra­ve­dad ins­ti­tu­cio­nal” del ca­so.

Mien­tras tan­to, desde el Go­bierno con­ti­nua­ron con la es­tra­te­gia de des­pe­gar a la Gen­dar­me­ría. El en­car­ga­do de re­for­zar ese ca­mino fue el se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad, Eu­ge­nio Bur­za­co.

En ese sen­ti­do, el nú­me­ro dos de Bull­rich sos­tu­vo an­te­ayer que “lo más im­por­tan­te era tra­tar de re­ver­tir un po­si­cio­na­mien­to que se es­ta­ba haciendo del te­ma que te­nía que ver con una des­apa­ri­ción for­za­da”.

Fuen­tes de la in­ves­ti­ga­ción tam­bién se mos­tra­ron sor­pren­di­dos por­que has­ta el mo­men­to, el Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad no apor­tó todos los su­ma­rios ad­mi­nis­tra­ti­vos que rea­li­za­ron a los gen­dar­mes.

“Es­ta­mos tra­tan­do de or­ga­ni­zar eso, pe­ro no ter­mi­na­mos to­da­vía jus­ta­men­te por es­te sis­te­ma de en­tre­gas sin ló­gi­ca apa­ren­te”, ex­pli­có una fuen­te con ac­ce­so al ex­pe­dien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.