La ONU, con me­nos pe­so

Ca­da vez le cues­ta más que se aca­ten sus di­rec­ti­vas.

La Nacion - - ESPECTÁCULOS - Ra­fael Mathus Ruiz

WAS­HING­TON.– En 2016, un día des­pués de Na­vi­dad, Do­nald Trump sol­tó en Twitter su frustración con­tra las Na­cio­nes Uni­das. Te­nía un gran po­ten­cial, di­jo, pe­ro era “só­lo un club para que las per­so­nas se jun­ten, ha­blen y la pa­sen bien”.

Con una inusual ra­pi­dez de re­fle­jos, el or­ga­nis­mo pu­bli­có ape­nas unos mi­nu­tos des­pués, tam­bién en la red so­cial, una lis­ta: “Diez ma­ne­ras en que la ONU ha­ce una diferencia en la vi­da de mi­llo­nes todos los días”. Al to­pe: pro­veer ali­men­tos a 80 mi­llo­nes de per­so­nas en 80 paí­ses, va­cu­nas para el 40% de los chi­cos del planeta –que ayu­dan a sal­var tres mi­llo­nes de vi­das por año– y pro­tec­ción y asis­ten­cia a ca­si 60 mi­llo­nes de per­so­nas que es­ca­pan de “gue­rra, ham­bru­na y per­se­cu­ción”.

Desde pa­sa­do ma­ña­na, Trump, un pre­si­den­te de ins­tin­tos na­cio­na­lis­tas, se uni­rá por primera vez a otros lí­de­res en Nue­va York para el tra­di­cio­nal de­ba­te al ini­cio del 72º pe­río­do de se­sio­nes de la Asam­blea General, el ór­gano más de­mo­crá­ti­co y uni­ver­sal del or­den glo­bal, don­de 193 paí­ses tie­nen voz y vo­to. Pe­ro an­te cri­sis y con­flic­tos irre­suel­tos des­pa­rra­ma­dos por el mun­do, una pregunta añe­ja en­ce­rra­da en el azo­te tui­te­ro de Trump so­bre­vo­la­rá otra vez ese en­cuen­tro: ¿para qué sir­ve la ONU?

Por mo­men­tos, pa­re­ce ata­da de ma­nos. Si­ria lle­va más de sie­te años en gue­rra ci­vil. El pre­si­den­te Bas­har al-As­sad uti­li­zó ar­mas quí­mi­cas y si­gue en el po­der. El dic­ta­dor nor­co­reano Kim Jong-un res­pon­de a las san­cio­nes del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad con mi­si­les. En Myan­mar, unos 400.000 miem­bros de la et­nia rohing­ya hu­ye­ron del país en el úl­ti­mo mes por una “lim­pie­za ét­ni­ca de ma­nual”, una ca­tás­tro­fe que, ya en di­ciem­bre del año an­te­rior, 11 ga­lar­do­na­dos con el Pre­mio No­bel de la Paz di­je­ron que te­nía “todas las ca­rac­te­rís­ti­cas de las re­cien­tes tra­ge­dias del pa­sa­do, como Ruan­da, Dar­fur, Bos­nia y Ko­so­vo”.

Esa reali­dad dis­ta de un man­da­to inequí­vo­co. La primera ora­ción del pri­mer ar­tícu­lo de la Car­ta de las Na­cio­nes Uni­das di­ce que su pro­pó­si­to es “man­te­ner la paz y la se­gu­ri­dad in­ter­na­cio­nal”. Unas lí­neas más aba­jo di­ce: “Pro­mo­ver y alen­tar el res­pe­to de los de­re­chos hu­ma­nos y de las li­ber­ta­des fun­da­men­ta­les”.

Ex­per­tos y di­plo­má­ti­cos que han tra­ba­ja­do en las Na­cio­nes Uni­das re­co­no­cen sus de­fec­tos, pe­ro de­fien­den su re­le­van­cia. Di­cen que el mun­do es­ta­ría mu­cho peor si no exis­tie­ra y que tie­ne ma­la pren­sa: se sa­be po­co de lo bueno que ha­ce y mu­cho de lo ma­lo y se le acha­can fa­llas que son fa­llas de sus miem­bros. An­te todo, re­cuer­dan que es el úni­co fo­ro don­de todos los paí­ses se reúnen, de­ba­ten e in­ten­tan bus­car so­lu­cio­nes a los pro­ble­mas glo­ba­les.

“Pre­gun­tá en In­do­ne­sia dón­de es­ta­rían des­pués del tsu­na­mi [de 2004] sin la ONU”, re­su­mió a un la na­cion di­plo­má­ti­co de un país de Amé­ri­ca la­ti­na que tra­ba­jó años en la se­de del or­ga­nis­mo en Nue­va York.

Una de las cau­sas de la pa­rá­li­sis que a ve­ces do­mi­na a la ONU es­tá en el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad, el cuer­po más po­de­ro­so del or­ga­nis­mo, que “re­fle­ja un mun­do que no es el ac­tual”, en las palabras de otro di­plo­má­ti­co la­ti­noa­me­ri­cano. Allí, cual­quie­ra de los cin­co paí­ses que ga­na­ron la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial –Es­ta­dos Uni­dos, Gran Bre­ta­ña, Fran­cia, Ru­sia y Chi­na– pue­de frenar lo que quie­ra con su po­der de ve­to.

“Es in­jus­to de­cir que las Na­cio­nes Uni­das son irre­le­van­tes por­que no pue­den ma­ne­jar Si­ria o por­que las san­cio­nes a Co­rea del Nor­te no son lo su­fi­cien­te­men­te fuer­tes, por­que el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad fue crea­do para ser frus­tran­te”, di­jo Ste­wart Pa­trick, del Con­se­jo de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res. “La ONU nun­ca re­sol­ve­rá al­gu­nos pro­ble­mas”, apun­tó.

Fa­llas

Ri­chard Go­wan, in­ves­ti­ga­dor del Cen­tro de Coope­ra­ción In­ter­na­cio­nal de la Uni­ver­si­dad Nue­va York, coin­ci­dió al afir­mar que la ONU fa­lla por­que se le pi­den cosas im­po­si­bles. Pe­ro, así y todo, de­fen­dió, por ejem­plo, las con­ce­sio­nes que hi­cie­ron Es­ta­dos Uni­dos, Ru­sia y Chi­na para im­po­ner san­cio­nes al ré­gi­men de Co­rea del Nor­te: pre­fie­re eso a una gue­rra nu­clear, se­ña­ló.

“Las Na­cio­nes Uni­das han pa­sa­do sie­te dé­ca­das de­cep­cio­nan­do al mun­do”, afir­mó Go­wan. “Nun­ca con­si­guie­ron al­can­zar real­men­te los sue­ños de la Car­ta. Co­men­za­ron a te­ner un desem­pe­ño in­fe­rior al es­pe­ra­do ca­si in­me­dia­ta­men­te des­pués de su crea­ción. Hu­bo un gran mo­men­to de es­pe­ran­za jus­to des­pués de la Gue­rra Fría, en los años 90, pe­ro ter­mi­nó ho­rri­ble­men­te con los fra­ca­sos en Bos­nia y Ruan­da. No creo que una or­ga­ni­za­ción de es­te ti­po, ba­sa­da en la coope­ra­ción y las con­ce­sio­nes, que ra­ra vez tie­ne los re­cur­sos que ne­ce­si­ta, va­ya a lo­grar la pro­me­sa de la Car­ta. Te­ne­mos que ser rea­lis­tas. Pe­ro la ONU es, a ve­ces, la op­ción me­nos ma­la para ha­cer fren­te a al­gu­nas cri­sis”, con­clu­yó.

En­tre esas de­cep­cio­nes, dos lo­gros: la ONU en­sam­bló el acuer­do cli­má­ti­co de Pa­rís (in­su­fi­cien­te, se­gún ex­per­tos) y con­tu­vo el úl­ti­mo bro­te del ébo­la que em­pe­zó en Áfri­ca (lue­go de una reac­ción tar­día). Pe­ro sus mi­sio­nes de man­te­ni­mien­to de la paz, des­ti­na­das a ayu­dar a paí­ses des­ga­rra­dos por con­flic­tos a crear “las con­di­cio­nes para una paz du­ra­de­ra”, han te­ni­do re­sul­ta­dos mix­tos. Los cas­cos azu­les han que­da­do man­cha­dos por es­cán­da­los de abu­sos se­xua­les. “Fue un cán­cer en nues­tro sis­te­ma”, se­gún palabras de Ban Ki­moon, ex se­cre­ta­rio general del or­ga­nis­mo (2007-2016). En va­rios paí­ses, mu­je­res crían hi­jos de sol­da­dos en­via­dos para pro­te­ger­las. La ONU los lla­mó “be­bes pa­ci­fi­ca­do­res”.

An­tó­nio Gu­te­rres, el ac­tual se­cre­ta­rio general, pro­me­tió un or­ga­nis­mo más ágil y me­nos bu­ro­crá­ti­co. Mu­chos mi­ran su ges­tión con es­pe­ran­za: es un po­lí­ti­co ca­ris­má­ti­co, ex­pe­ri­men­ta­do y co­no­ce­dor del sis­te­ma. Él mis­mo se en­car­gó de mo­de­rar las ex­pec­ta­ti­vas ape­nas asu­mió, en una car­ta a los em­plea­dos: “Creo que es útil de­cir que no hay mi­la­gros y es­toy se­gu­ro de que yo no soy un ha­ce­dor de mi­la­gros”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.