Una ma­yo­ría si­len­cio­sa mi­ra con pá­ni­co la cri­sis ca­ta­la­na

Se­gún las en­cues­tas, la mi­tad de los ha­bi­tan­tes de la re­gión quie­ren man­te­ner su per­te­nen­cia a Es­pa­ña, pe­ro ca­re­cen de mo­vi­li­za­ción y lí­de­res fuer­tes

La Nacion - - EL MUNDO - Mar­tín Ro­drí­guez Ye­bra CORRESPONSAL EN ES­PA­ñA

BAR­CE­LO­NA.– Es muy fá­cil con­fun­dir­se. Cien­tos de mi­les de per­so­nas en las ca­lles al gri­to de “¡In­de­pen­den­cia!”. Las ban­de­ras es­te­la­das –es­tan­dar­te del se­pa­ra­tis­mo– que flo­re­cen en los bal­co­nes en ca­da ciudad. El dis­cur­so en­cen­di­do de un go­bierno que pro­cla­ma el de­re­cho na­tu­ral del pue­blo de Ca­ta­lu­ña a fun­dar una re­pú­bli­ca.

La ilu­sión de una­ni­mi­dad ha si­do el gran triun­fo del se­ce­sio­nis­mo en su ba­ta­lla por ce­le­brar un re­fe­rén­dum de au­to­de­ter­mi­na­ción el 1º de oc­tu­bre, con­tra­rio a la le­ga­li­dad es­pa­ño­la. Pe­ro es­con­di­da de­trás del do­mi­nio na­cio­na­lis­ta per­sis­te una mi­tad in­vi­si­ble de la so­cie­dad ca­ta­la­na que no quie­re la rup­tu­ra y vi­ve con una mez­cla de te­mor e in­dig­na­ción el con­flic­to dra­má­ti­co en el que se su­mer­ge su tie­rra.

Lo re­fle­jan has­ta las pro­pias en­cues­tas ela­bo­ra­das por el go­bierno se­pa­ra­tis­ta de Car­les Puig­de­mont. El úl­ti­mo son­deo del Cen­tro de Es­tu­dios de Opi­nión de la Ge­ne­ra­li­tat (CEO) re­ve­ló que el 49,4% (y en al­za) re­cha­za la in­de­pen­den­cia, con­tra un 41,1% que la an­sía. Son nú­me­ros con­sis­ten­tes con el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes re­gio­na­les de 2015, en las que las op­cio­nes se­ce­sio­nis­tas ga­na­ron la ma­yo­ría de ban­cas, pe­ro con un cau­dal de vo­tos in­fe­rior al 50%.

El gran di­le­ma de esa apa­ren­te ma­yo­ría so­cial es su ca­si nu­la mo­vi­li­za­ción. No hay voces que la re­pre­sen­ten. Si ya es di­fí­cil sa­lir a la ca­lle para de­fen­der el sta­tu quo, mu­cho más lo es cuan­do se tra­ta de un gru­po con in­tere­ses di­ver­sos: en­tre ellos hay quie­nes se sien­ten có­mo­dos en esta Es­pa­ña, quie­nes creen que Ca­ta­lu­ña ne­ce­si­ta un nue­vo es­ta­tus den­tro del Es­ta­do, quie­nes año­ran un re­fe­rén­dum para re­sol­ver “de una vez” la cues­tión e in­clu­so quie­nes no ve­rían mal la in­de­pen­den­cia pe­ro te­men sus con­se­cuen­cias.

Re­sul­tó sin­to­má­ti­co el im­pac­to que tu­vo esta se­ma­na la vi­ra­li­za­ción de un men­sa­je ti­tu­la­do “Los otros ca­ta­la­nes”. Es una pro­cla­ma an­ti­se­pa­ra­tis­ta sin au­tor co­no­ci­do. “No cree­mos que la in­de­pen­den­cia sea la so­lu­ción a todos nues­tros pro­ble­mas. ¿Por qué es­tá todo tan cris­pa­do? ¿No ten­drían que tra­ba­jar todos para sa­car­nos de esta cri­sis, de­jar­se de his­to­rias y no con­fron­tar­nos unos con­tra otros?”

Esos “otros” que en el tex­to se de­fi­nen como “tran­qui­los, to­le­ran­tes, tra­ba­ja­do­res, pa­cí­fi­cos y dis­cre­tos” y enemi­gos de “la co­rrup­ción, la vio­len­cia, el abu­so de po­der, la ma­ni­pu­la­ción y la men­ti­ra” no con­for­man en­ti­dad al­gu­na. El ma­ni­fies­to se ori­gi­nó en una car­ta de lec­to­res es­cri­ta ha­ce dos años, que se fue mo­di­fi­can­do a me­di­da que se la com­par­tía. Un ju­bi­la­do de 73 años, En­ri­que Llau­det, hi­zo un re­su­men días atrás, lo man­dó a los dia­rios y al pu­bli­car­se otra vez lo­gró un boom.

Llau­det se sor­pren­de con el efec­to que pro­vo­có: “Se es­tá di­cien­do que en la Dia­da [la ma­ni­fes­ta­ción na­cio­na­lis­ta del 11 de sep­tiem­bre] hu­bo un mi­llón de per­so­nas. Pe­ro en Ca­ta­lu­ña so­mos sie­te mi­llo­nes y me­dio. Hay mu­chos que no es­ta­mos allí. Es­toy muy preo­cu­pa­do. Es­to es­tá su­bien­do de tono. Es­pe­ro que aca­be pa­cí­fi­ca­men­te”.

La di­ri­gen­cia po­lí­ti­ca no se­pa­ra­tis­ta asu­me la or­fan­dad en que se de­jó a una par­te de la so­cie­dad ca­ta­la­na. Los par­ti­dos cons­ti­tu­cio­na­lis­tas se hun­die­ron aquí, mien­tras el go­bierno del pre­si­den­te Mariano Ra­joy es­pe­ra­ba que el “souf­flé in­de­pen­den­tis­ta” ba­ja­ra solo.

“De­ja­mos sin res­pues­ta los erro­res y las fal­se­da­des del re­la­to se­ce­sio­nis­ta, y es un re­pro­che que di­ri­jo a todos los go­bier­nos”, sos­tie­ne Jo­sep Bo­rrel, ex mi­nis­tro so­cia­lis­ta.

El cons­ti­tu­cio­na­lis­ta Fran­cesc de Ca­rre­ras, que aca­ba de fir­mar un li­bro con él y otros au­to­res de distintas ideo­lo­gías que ins­tan al diá­lo­go como for­ma de su­pe­rar la cri­sis (Es­cu­cha, Ca­ta­lu­ña. Es­cu­cha, Es­pa­ña), aña­de: “Se ha ca­lla­do mu­cho, has­ta crear­se una es­pi­ral de si­len­cio”.

En las ca­lles de Ca­ta­lu­ña la ten­sión es pal­pa­ble. Exis­te la con­cien­cia de un mo­men­to de­ci­si­vo. Los in­de­pen­den­tis­tas sue­ñan con el re­fe­rén­dum y la fun­da­ción pos­te­rior de la nue­va re­pú­bli­ca. Son cla­ra ma­yo­ría en los pue­blos del in­te­rior y en ciu­da­des me­dia­nas. La prue­ba es que 712 de los 940 al­cal­des ca­ta­la­nes dan apo­yo a la con­sul­ta ile­ga­li­za­da aun cuan­do la jus­ti­cia les ad­vir­tió de que es­ta­ban co­me­tien­do de­li­tos gra­ves (ver apar­te).

A pe­sar de las imá­ge­nes de sus ca­lles des­bor­da­das de ma­ni­fes­tan­tes, en Bar­ce­lo­na y su ex­tra­rra­dio, don­de vi­ve la mi­tad de la po­bla­ción, son bas­tan­tes más quie­nes se opo­nen a la des­co­ne­xión.

“La gran men­ti­ra que qui­sie­ron im­po­ner es que hay un solo pue­blo ca­ta­lán”, se­ña­la Jo­sep Bou, pre­si­den­te de la aso­cia­ción Em­pre­sa­rios de Ca­ta­lu­ña. “Nos ven­den una Es­pa­ña ne­gra, go­yes­ca, de la que hay que huir. La úni­ca ma­yo­ría cla­ra es en fa­vor de que el sis­te­ma me­jo­re, pe­ro así como quie­ren ha­cer­lo nos lle­van a la rui­na.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.