Se­na­do: se reac­ti­vó la in­ter­na pe­ro­nis­ta por el con­trol del blo­que

Cris­ti­na en­vió se­ña­les hos­ti­les des­pués de que Pi­chet­to y Ur­tu­bey ha­bla­ran de rup­tu­ra con el sec­tor de la ex pre­si­den­ta

La Nacion - - POLÍTICA - Gus­ta­vo Yba­rra La Na­CioN

La gue­rra es­tá de­cla­ra­da, só­lo fal­ta que co­mien­cen las ac­cio­nes en el fren­te de ba­ta­lla. La in­ter­na pe­ro­nis­ta en el Se­na­do que­dó al rojo vi­vo, lue­go de que el je­fe de la ban­ca­da, Mi­guel Pi­chet­to (Río Ne­gro) -des­pués se­gui­do por su co­le­ga Ro­dol­fo Ur­tu­bey- di­je­ra que le ce­rra­rá la puer­ta a las pre­ten­sio­nes de Cris­ti­na Kirch­ner de in­gre­sar al blo­que cuan­do re­tor­ne a la Cá­ma­ra al­ta.

Las de­cla­ra­cio­nes de Pi­chet­to fue­ron una reac­ción an­te las mo­vi­das sub­te­rrá­neas de la ex pre­si­den­ta, quien hi­zo circular la idea de que, para in­gre­sar al blo­que, exi­gía el des­pla­za­mien­to del rio­ne­grino de la je­fa­tu­ra de la ban­ca­da.

La pro­pues­ta, que el kirch­ne­ris­mo se preo­cu­pó más por fil­trar a la pren­sa que en los des­pa­chos de se­na­do­res del PJ, fue to­ma­da por el sec­tor del pe­ro­nis­mo te­rri­to­rial, que res­pon­de a los go­ber­na­do­res y li­de­ra Pi­chet­to, como lo que los es­pa­ño­les lla­man ti­rar­se un fa­rol en el juego del pó­quer.

Sin em­bar­go, no pa­re­ce una bue­na pos­tu­ra si se tie­ne en cuen­ta que las car­tas de Cris­ti­na, al me­nos a prio­ri, no son las me­jo­res.

No só­lo por­que tie­ne me­nos vo­tos que Pi­chet­to en una even­tual pul­sea­da al in­te­rior del blo­que (des­pués de di­ciem­bre ape­nas si que­da­rán una de­ce­na de kirch­ne­ris­tas con­tan­do a la ex pre­si­den­ta), sino que, ade­más, su ate­rri­za­je en la Cá­ma­ra al­ta po­dría ser lue­go de una de­rro­ta a ma­nos de Cam­bie­mos.

En al me­nos un par de des­pa­chos del Se­na­do se es­pe­cu­la­ba la se­ma­na pa­sa­da con que fue una tí­pi­ca ju- ga­da de Cris­ti­na para ubi­car­se en el lu­gar de víc­ti­ma ex­pul­sa­da del blo­que. Una ma­nio­bra que le dio sus bue­nos ré­di­tos en 1997, cuan­do lo­gró sa­car de las ca­si­llas al en­ton­ces pre­si­den­te del blo­que, el en­tre­rriano au­gus­to ala­sino, quien ter­mi­nó ex­pul­sán­do­la de la ban­ca­da.

Vein­te años des­pués, Pi­chet­to in­ten­tó an­ti­ci­par­se a la ju­ga­da cor­tán­do­le el ca­mino al in­gre­so de Cris­ti­na Kirch­ner al blo­que. “La se­ño­ra, si ar­mó un par­ti­do, ten­drá un co­rre­la­to en la vi­da par­la­men­ta­ria con un blo­que que ten­drá que de­no­mi­nar­se Uni­dad Ciu­da­da­na”, ad­vir­tió el rio­ne­grino.

Un se­na­dor ali­nea­do con Pi­chet­to ex­pli­có la ma­nio­bra: no ha­brá ex­pul­sión del blo­que por la sen­ci­lla ra­zón de que no se la con­si­de­ra­rá miem­bro de una ban­ca­da que es­ta­rá iden­ti­fi­ca­da con el PJ, par­ti­do del que Cris­ti­na de­ci­dió no só­lo pres­cin­dir en es­tas elec­cio­nes.

La fra­se de Pi­chet­to en un al­muer­zo de ro­ta­rios ce­le­bra­do en el She­ra­ton fue, ade­más, una ré­pli­ca al desafío pú­bli­co lan­za­do ha­ce tres se­ma­nas por un kirch­ne­ris­ta de pa­la­dar ne­gro, como el neu­quino Mar­ce­lo Fuen­tes. “Quien se sien­ta in­có­mo­do con ella [por la ex pre­si­den­ta] ten­drá que aban­do­nar el blo­que”, ha­bía desafia­do el pre­si­den­te de la Co­mi­sión de asun­tos Cons­ti­tu­cio­na­les en un reportaje con la na­cion.

Co­te­jo de fuer­zas

Con la gue­rra de­cla­ra­da, los ban­dos en pug­na em­pie­zan a alis­tar a sus tro­pas. En el en­torno de Pi­chet­to con­fían en que al mo­men­to de las de­fi­ni­cio­nes ten­drán la ma­yo­ría, gra­cias al res­pal­do de los go­ber­na­do­res, que han te­ni­do en el rio­ne­grino un há­bil ne­go­cia­dor con el Po­der Eje­cu­ti­vo desde que el PJ pa­só a la opo­si­ción.

Cuen­tan, ade­más, con que el re­cam­bio de di­ciem­bre los fa­vo­re­ce­rá. Es que, en el Se­na­do, el kirch­ne­ris­mo po­ne en juego diez ban­cas, de las que re­ten­dría, en el mejor de los es­ce­na­rios, ape­nas tres. así, Cris­ti­na que­da­ría al fren­te de un gru­po de tan só­lo diez miem­bros so­bre un total de 34 se­na­do­res pe­ro­nis­tas.

Como si es­to fue­ra po­co, en con­tra de Cris­ti­na Kirch­ner jue­ga la po­si­bi­li­dad de que Pi­chet­to pue­da am­pliar la tro­pa su­man­do a se­na­do­res de la diás­po­ra pe­ro­nis­ta. Se­rían los ca­sos de Car­los Ca­se­rio (Cór­do­ba) y al­fre­do Luen­zo (Chu­but), en­tre otros.

El pri­me­ro res­pon­de al PJ de Cór­do­ba, de ran­cia es­tir­pe an­ti­kirch­ne­ris­ta, mien­tras que el se­gun­do es un hom­bre del go­ber­na­dor Ma­rio Das Ne­ves.

Los go­ber­na­do­res pro­me­ten re­pli­car esta rup­tu­ra con el kirch­ne­ris­mo en la Cá­ma­ra ba­ja. No obs­tan­te, to­da­vía im­pe­ra cier­to es­cep­ti­cis­mo en al­gu­nos des­pa­chos de la Cá­ma­ra al­ta, en los que te­men que un triun­fo de Cris­ti­na Kirch­ner avi­ve el pá­ni­co pa­ra­li­zan­te que mu­chos man­da­ta­rios aún de­mues­tran an­te la ex pre­si­den­ta.

Sin em­bar­go, el en­fren­ta­mien­to pa­re­ce un ca­mino sin re­torno. Tan­to es así que Juan Ma­nuel abal Me­di­na se ani­mó a plan­tear que, aún cuan­do re­pi­ta el triun­fo de las pri­ma­rias, el PJ es­tá en con­di­cio­nes de sol­tar ama­rras y en­fren­tar a la ex pre­si­den­ta.No­viem­bre va a ser el mes bi­sa­gra. La cuen­ta re­gre­si­va ya em­pe­zó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.