Rup­tu­ra. El plan de avan­ce de­fi­ni­ti­vo de la “re­no­va­ción”

La Nacion - - POLÍTICA -

Aun­que en pú­bli­co cui­den las palabras y eli­jan es­tra­té­gi­ca­men­te a sus ad­ver­sa­rios, desde el 14 de agos­to, en el pe­ro­nis­mo todos ha­blan con todos. Más allá de sus orí­ge­nes, tra­yec­to­rias y leal­ta­des del pre­sen­te, hoy pien­san tan­to en el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes del 22 de oc­tu­bre como en el mejor ca­mino para re­cu­pe­rar el po­der en 2019.

Son dos ins­tan­cias vin­cu­la­das, desde ya. Y tie­nen a Cris­ti­na Kirch­ner como pro­ta­go­nis­ta ac­tual y even­tual. Todo al mis­mo tiem­po.

En las char­las en­tre kirch­ne­ris­tas pu­ros, pe­ro­nis­tas or­to­do­xos, “te­rri­to­ria­les” y mas­sis­tas las es­pe­cu­la­cio­nes so­bre la per­for­man­ce de la ex pre­si­den­ta en oc­tu­bre apa­re­cen an­tes que na­da y desatan el res­to de los aná­li­sis.

Si Cris­ti­na pier­de con Es­te­ban Bull­rich, aun cuan­do in­gre­se al Se­na­do, su pro­yec­ción po­lí­ti­ca ha­brá en­con­tra­do su lí­mi­te, ra­zo­na la ma­yo­ría de los go­ber­na­do­res del PJ, los pe­ro­nis­tas “tra­di­cio­na­les” y los en­co­lum­na­dos con Ser­gio Mas­sa. In­clu­so si ga­na­ra por po­co, pro­nos­ti­can, no ten­dría fu­tu­ro más allá de su ban­ca en la Cá­ma­ra al­ta.

Por eso, ya vis­lum­bran un es­ce­na­rio de rup­tu­ra en el que, con el li­de­raz­go de Cris­ti­na, Uni­dad Ciu­da­da­na que­de “en­cap­su­la­do” como un es­pa­cio di­fe­ren­cia­do del res­to del pe­ro­nis­mo, tan­to en el Con­gre­so como de ca­ra a 2019.

“Cris­ti­na em­pe­zó su ci­clo de­cli­nan­te. Na­da du­ra más de 10 años en po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na. Me­nem tam­bién era in­mor­tal y un día sa­có el 24%”, sen­ten­ció an­te la na­cion un ex­pe­ri­men­ta­do di­ri­gen­te pro­vin­cial.

El gru­po de los que no du­dan de que aun ga­nán­do­le a Cam­bie­mos Cris­ti­na no ocu­pa­rá lu­gar en el ta­ble­ro de 2019 tu­vo esta se­ma­na vo­ce­ros cla­ros. “Así como la se­ño­ra ar­mó un par­ti­do es es­pe­ra­ble que con­for­me un blo­que pro­pio”, ad­vir­tió el miércoles el je­fe del blo­que del Fren­te para la Vic­to­ria en el Se­na­do, Mi­guel Pi­chet­to. No tar­dó en se­cun­dar­lo el se­na­dor sal­te­ño Ro­dol­fo Ur­tu­bey. “Una su­pues­ta uni­dad que pue­da sig­ni­fi­car que Cris­ti­na ocu­pe la con­duc­ción po­lí­ti­ca de to­da la opo­si­ción no con­du­ce de nin­gu­na ma­ne­ra a ge­ne­rar una op­ción de po­der para 2019. In­sis­tir en lo mis­mo [que 2015] es fun­cio­nal a que no po­da­mos re­cu­pe­rar el po­der”, eva­luó.

Los kirch­ne­ris­tas, en cam­bio, es­tán con­ven­ci­dos de que Cris­ti­na ten­drá un rol cen­tral en el ar­ma­do pe­ro­nis­ta para en­fren­tar a Cam­bie­mos den­tro de dos años, aun si no con­si­gue más vo­tos que en oc­tu­bre. “Trae­me otro di­ri­gen­te que ten­ga ca­si tres mi­llo­nes de vo­tos y ahí ha­bla­mos”, con­tra­ata­có an­te la na­cion un en­cum­bra­do can­di­da­to a dipu­tado de Uni­dad Ciu­da­da­na.

En el mas­sis­mo abun­dan los cálcu­los vin­cu­la­dos a lo que ocu­rra en el Con­gre­so y en la Le­gis­la­tu­ra bo­nae­ren­se. Creen que allí es­ta­rá el ger­men de la rup­tu­ra.

Ra­zo­nan que los go­ber­na­do­res en el Par­la­men­to y los in­ten­den­tes en la Le­gis­la­tu­ra ac­tua­rán guia­dos por la ne­ce­si­dad de so­bre­vi­vir a los pró­xi­mos dos años de go­bierno de Cam­bie­mos y de po­ten­ciar sus chan­ces de re­elec­ción en 2019. Con esas pre­mi­sas en men­te, no tar­da­rán en to­mar dis­tan­cia. “Cris­ti­na lle­ga muy des­gas­ta­da. Se le van a frac­tu­rar todos los blo­ques. ¿Quié­nes van a ser el blo­que de Cris­ti­na en el Se­na­do?”, gra­fi­có un di­ri­gen­te bo­nae­ren­se del Fren­te Re­no­va­dor.

“Si en 2019 yo soy un obs­tácu­lo para que el pe­ro­nis­mo ga­ne, voy a dar un pa­so al cos­ta­do”, di­jo Cris­ti­na esta se­ma­na. En el pe­ro­nis­mo na­die le cree y mu­chos ya pien­san que el fu­tu­ro del PJ no le tie­ne un lu­gar re­ser­va­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.