Clo­rin­da. Pro­duc­tos que cru­zan en bo­te y co­mer­cios ce­rra­dos

No pi­den do­cu­men­tos en la fron­te­ra con Pa­ra­guay; que­jas de los em­pre­sa­rios

La Nacion - - SOCIEDAD -

CLO­RIN­DA, For­mo­sa (De un en­via­do especial).– De un lado, la de­so­la­ción: de ocho co­mer­cios en una cua­dra, sie­te tie­nen las per­sia­nas ba­jas. El pa­no­ra­ma se com­ple­ta con cam­bis­tas dor­mi­tan­do a la som­bra, la inexis­ten­cia de clien­tes y pe­rros lu­chan­do con hue­sos ya sin car­ne. Del otro, el agi­te. Co­mer­cios im­pro­vi­sa­dos ba­jo tol­dos, en las ve­re­das, en cons­truc­cio­nes sin ter­mi­nar. Su­per­mer­ca­dos con tan­to mo­vi­mien­to que los pro­duc­tos ni lle­gan a la gón­do­la, se ex­hi­ben en sus ca­jas de trans­por­te.

El lado es­cuá­li­do es Clo­rin­da, la se­gun­da ciudad de For­mo­sa, con 93.000 ha­bi­tan­tes. El lado del bu­lli­cio es Na­na­wa o Puer­to El­sa, el po­bla­do li­mí­tro­fe del lado de Pa­ra­guay que es­tá vi­vien­do un iné­di­to boom de co­mer­cio gra­cias a los com­pra­do­res que cru­zan desde la Ar­gen­ti­na.

Lo de cru­zar es una exa­ge­ra­ción. Acá la fron­te­ra es, en los he­chos, inexis­ten­te. Los mapas di­cen que el río Pil­co­ma­yo, un cau­ce mí­ni­mo de no más de diez me­tros de an­cho, se­pa­ra la Ar­gen­ti­na de Pa­ra­guay, pe­ro la reali­dad los con­tra­di­ce. El trá­fi­co de per­so­nas y mer­can­cías es cons­tan­te y se pue­de atra­ve­sar la fron­te­ra va­dean­do el río, en pe­que­ños bo­tes a re­mo que van y vie­nen todo el tiem­po o, más có­mo­do aún, cru­zan­do por la Pa­sa­re­la de la Amis­tad, un puen­te con un tra­mo de ma­de­ra y otro de ce­men­to que los lo­ca­les im­pro­vi­sa­ron so­bre el río para fa­ci­li­tar los pa­ses.

Del lado de Clo­rin­da, en la zo­na del puen­te, sub­sis­ten todas las for­ma­li­da­des del Es­ta­do ar­gen­tino: gen­dar­mes, pues­to de Mi­gra­cio­nes y Adua­na, pe­ro cum­plen fun­cio­nes de­co­ra­ti­vas. La gen­te cru­za sin do­cu­men­to ni con­tro­les, y los pro­duc­tos, lo mis­mo.

vio a un gen­dar­me se­guir la na­cion con cu­rio­si­dad có­mo desde un bo­te a re­mo des­car­ga­ban elec­tro­do­més­ti­cos y los subían por la pe­que­ña ba­rran­ca del río has­ta el lado ar­gen­tino. Ja­más aban­do­nó la pe­que­ña som­bra que lo pro­te­gía.

El al­to cos­to de los co­mer­cios ar­gen­ti­nos, que im­pul­sa via­jes de com­pras a Mia­mi y Chi­le, tie­ne en esta ciudad su ca­ra más bru­tal. El con­tras­te de ac­ti­vi­dad que se da en ape­nas unos me­tros y sin me­diar otra con­di­ción que las im­pues­tas por las re­gu­la­cio­nes de dos Es­ta­dos muy di­fe­ren­tes tie­ne a los co­mer­cian­tes lo­ca­les cla­man­do so­lu­cio­nes. “Los pro­pios pro­duc­tos co­mes­ti­bles ela­bo­ra­dos en la Ar­gen­ti­na, como la le­che, se ex­por­tan a Pa­ra­guay y los com­pra­mos más ba­ra­tos del otro lado”, se que­ja Le­lio Pan­za, se­cre­ta­rio de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio lo­cal.

“Desde la di­ri­gen­cia de Cam­bie­mos tras­la­da­mos las in­quie­tu­des de los co­mer­cian­tes al go­bierno na­cio­nal, que es­tá es­tu­dian­do me­di­das”, ex­pli­ca Adrián Mal­ga­ri­ni, can­di­da­to a dipu­tado pro­vin­cial ofi­cia­lis­ta.

Una re­co­rri­da por el su­per­mer­ca­do Ca­sa Cris­ti, el más gran­de de Na­na­wa, com­prue­ba lo que se­ña­la Pan­za. Tam­bién sor­pren­de por la can­ti­dad y va­rie­dad de lo que allí se ex­hi­be. Hay ca­ce­ro­las, woks, es­tu­fas de cuar­zo, te­le­vi­so­res de 50 pul­ga­das, ter­mos de te­re­ré con la es­tam­pa de Bo­ca, Ri­ver y el pa­pa Fran­cis­co y ba­lan­zas, ade­más de co­mes­ti­bles. Todo con­vi­vien­do en un ale­gre des­or­den. Del lado ar­gen­tino, en cam­bio, los po­cos al­ma­ce­nes que siguen abier­tos son una tris­te­za. Ex­hi­ben al­gu­nos ar­tícu­los de lim­pie­za y mu­cha frustración.

“An­tes, cuan­do las cosas an­da­ban bien, un chan­ga­rín se lle­va­ba $ 800 por un día de la­bu­ro, vol­vía a su ca­sa y se co­mía un asa­do. Hoy ape­nas jun­ta $ 200, cru­za a Pa­ra­guay y com­pra fi­deos”, ex­pli­ca un ma­yo­ris­ta que pre­fie­re no dar su nom­bre. Es que en Clo­rin­da, ade­más de una mo­nu­men­tal cri­sis eco­nó­mi­ca, se res­pi­ra el mie­do a un Es­ta­do que no con­tro­la la fron­te­ra, pe­ro sí se ha­ce sen­tir en lo que los ve­ci­nos ca­llan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.