Al­go pe­li­gro­so fer­men­ta en la Ar­gen­ti­na

La Nacion - - OPINIÓN - Jorge Fer­nán­dez Díaz

Éra­mos unos im­bé­ci­les. Ha­bía­mos de­vo­ra­do to­da la li­te­ra­tu­ra se­ten­tis­ta, te­nía­mos nos­tal­gia de lo que no ha­bía­mos vi­vi­do y es­tá­ba­mos de­seo­sos de for­mar par­te de aque­lla “épi­ca pa­trió­ti­ca”. Ron­dá­ba­mos los vein­te y pico, per­te­ne­cía­mos a la ge­ne­ra­ción de Mal­vi­nas y par­ti­ci­pá­ba­mos de al­go pre­ci­so pe­ro inar­ti­cu­la­do: un cier­to na­cio­na­lis­mo de iz­quier­das que acom­pa­ña­ba al pro­le­ta­ria­do ha­cia su fu­tu­ro de glo­ria. Cuan­do en 1983 el “pue­blo” fue de­rro­ta­do en las ur­nas, no sa­lía­mos de nues­tra per­ple­ji­dad: aquel re­sul­ta­do te­nía que ser el fru­to del la­va­do de ce­re­bro de los mi­li­ta­res y de los me­dios, y aquel ven­ce­dor de­bía for­zo­sa­men­te ser el he­re­de­ro del Pro­ce­so y el can­di­da­to de las mul­ti­na­cio­na­les. Dios mío: Al­fon­sín era la de­re­cha. ¡La de­re­cha! Y ese ma­len­ten­di­do nos ha­bi­li­ta­ba a ple­gar­nos a mar­chas y a huel­gas, y a lu­char para ero­sio­nar­lo y para que esa “abe­rra­ción his­tó­ri­ca” fue­ra ur­gen­te­men­te re­pa­ra­da. De esa im­be­ci­li­dad ju­ve­nil mu­chos nos fui­mos con ra­pi­dez y para siem­pre; otros re­gre­sa­ron a ella con el fe­nó­meno kirch­ne­ris­ta.

El tes­ti­mo­nio per­so­nal, que aún hoy me resulta do­lo­ro­so, só­lo vale para pro­bar que la historia ar­gen­ti­na se mue­ve en círcu­los. Aho­ra me­lan­có­li­cos de los se­ten­ta y ex co­mu­nis­tas re­con­ver­ti­dos en sú­bi­tos pe­ro­nis­tas de Pa­ler­mo Fas­hion han re­ci­bi­do una transfusión de ju­ven­tud: nuevas ca­ma­das sur­gi­das de los do­ce años de adoc­tri­na­mien­to del Es­ta­do y de la irres­pon­sa­ble glo­ri­fi­ca­ción mon­to­ne­ra ope­ra­da por el Fren­te para la Vic­to­ria en es­cue­las y me­dios pú­bli­cos. Hoy todos jun­tos, jó­ve­nes y ve­te­ra­nos, pa­re­cen de­seo­sos de em­bar­car­se en esta fla­man­te ges­ta ro­mán­ti­ca que no tie­ne cos­tos: lu­char va­lien­te­men­te con­tra el nue­vo he­re­de­ro de Vi­de­la y el gran per­so­ne­ro de las mul­ti­na­cio­na­les (pro­duc­to tam­bién del la­va­do de ce­re­bro) y lo­grar por su­pues­to que esta nue­va “abe­rra­ción his­tó­ri­ca” sea ur­gen­te­men­te sub­sa­na­da. Que re­gre­se el par­ti­do úni­co, la Pa­tria, y que mue­ra el neo­li­be­ra­lis­mo. Di­cho sea de pa­so: el vo­ca­blo “neo­li­be­ral” con­tie­ne mu­chas acep­cio­nes teó­ri­cas, pe­ro en bo­ca de los kirch­ne­ris­tas ya es si­nó­ni­mo di­rec­to de ca­pi­ta­lis­mo. La idea de fon­do es que cual­quier de­mo­cra­cia re­pu­bli­ca­na es só­lo una tris­te de­mo­cra­cia for­mal y que cual­quier ca­pi­ta­lis­mo, in­clu­so el que ha­ya desa­rro­lla­do un ro­bus­to Es­ta­do de Bie­nes­tar, resulta ne­fas­to, con lo que Oc­ci­den­te por en­te­ro es una fic­ción com­ple­ta, los exi­to­sos emer­gen­tes de Asia y Áfri­ca es­tán cie­gos y van al fra­ca­so, el PC chino trai­cio­na a Mao al de­fen­der la glo­ba­li­za­ción y prác­ti­ca­men­te no hay na­ción so­bre la Tie­rra que no es­té con­ta­mi­na­da de es­te vi­rus des­truc­ti­vo. Sal­vo tal vez la prós­pe­ra Cu­ba, don­de rei­nan el as­cen­so so­cial y el plu­ra­lis­mo; la tran­qui­la y ejem­plar Co­rea del Nor­te, o qui­zá Ve­ne­zue­la, pe­ro no con­vie­ne me­near es­te úl­ti­mo pun­to car­di­nal: los cha­vis­tas es­tán re­ga­lan­do co­ne­jos para mi­ti­gar el ham­bre, en lo que cons­ti­tu­ye una muestra pal­ma­ria de la mo­der­ni­za­ción y la pros­pe­ri­dad del mo­de­lo bo­li­va­riano.

Alain Rou­quié prue­ba en El si­glo de Pe­rón que el pro­gra­ma de la In­ter­na­cio­nal Po­pu­lis­ta no fue una re­vo­lu­ción sino un si­mu­la­cro. Sus distintas en­car­na­cio­nes, aun las más ra­di­ca­li­za­das, han tri­tu­ra­do las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas pe­ro no han mo­di­fi­ca­do las es­truc­tu­ras eco­nó­mi­cas de fon­do. Prac­ti­can el “como si”, ex­pli­ca Rou­quié, alu­dien­do a la me­ra tea­tra­li­za­ción re­vo­lu­cio­na­ria. En tiem­pos de vir­tua­li­dad, el neo­po­pu­lis­mo ar­gen­tino pro­po­ne un vi­deo­jue­go lleno de emo­cio­nes fuer­tes con el que no se co­rren ries­gos reales. Sal­vo cuan­do el ju­ga­dor alu­ci­na y con­fun­de juego con reali­dad y pre­ten­de se­guir dis­pa­ran­do fue­ra de la pantalla.

Esa ri­tua­li­za­ción pre­ci­sa hi­tos ver­da­de­ros y fal­sas equi­va­len­cias: la ago­nía del ré­gi­men de Ma­du­ro es el oca­so del ré­gi­men de Pe­rón; los des­pi­dos de ño­quis y mi­li­tan­tes de La Cám­po­ra son las pur­gas la Fu­si­la­do­ra; las cau­sas ju­di­cia­les con­tra la Pa­sio­na­ria del Ca­la­fa­te son las “re­van­chas” de los tiem­pos de Aram­bu­ru; los múl­ti­ples ex­pe­dien­tes de Mi­la­gro Sala por pre­sun­tos de­li­tos gra­ves son la con­fir­ma­ción de que hay pre­sos po­lí­ti­cos, y el inad­mi­si­ble epi­so­dio de San­tia­go Mal­do­na­do es la evi­den­cia de un plan sis­te­má­ti­co de des­apa­ri­ción de per­so­nas y re­pre­sión ile­gal.

A es­te cal­do de cul­ti­vo, a esta pe­li­gro­sa pa­to­lo­gía de sec­ta lú­di­ca, se su­man los ges­tos de Cris­ti­na Kirch­ner: se ne­gó a en­tre­gar los atri­bu­tos sim­bó­li­cos del po­der al pre­si­den­te vo­ta­do por la ma­yo­ría de los ar­gen­ti­nos, in­ten­tó ins­ta­lar de cien for­mas distintas que es­te go­bierno ca­re­cía de le­gi­ti­mi­dad, alentó du­ran­te 18 meses la idea de que Ma­cri era una “ba­su­ra” y que re­es­cri­bía el pro­yec­to de la úl­ti­ma dic­ta­du­ra cas­tren­se, in­si­nuó a tra­vés de sus del­fi­nes que és­te ha­bía in­cu­rri­do en un frau­de para ga­nar las pri­ma­rias y sos­tie­ne, aun en esta fa­se pas­teu­ri­za­da y preelec­to­ral, que en la Ar­gen­ti­na “no hay un Es­ta­do de De­re­cho”. Sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, ni ella ni sus ad­lá­te­res re­pu­dia­ron los ac­tos vio­len­tos que se su­ce­die­ron. Y en­ton­ces resulta que es­te país se es­tá acos­tum­bran­do a des­per­tar con no­ti­cias de in­ti­fa­das en las ca­lles, so­bres-bom­ba, ata­ques con mo­lo­tov, apu­ña­la­mien­to con fa­cas en ma­ni­fes­ta­cio­nes, in­cen­dio de co­ches y mo­tos, amenazas de muerte, fo­tos pú­bli­cas del pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal con dis­pa­ros en la fren­te y de­li­ran­tes lla­ma­dos a las ar­mas en las re­des so­cia­les. Quien ca­lla otor­ga. O alien­ta.

Esta pe­li­gro­sa di­ná­mi­ca ame­na­za con fun­cio­nar so­la, es pian­ta­vo­tos y va in cres­cen­do. Es­tá acom­pa­ña­da por una par­te del trots­kis­mo (para el que siem­pre es­tán da­das las con­di­cio­nes pre­rre­vo­lu­cio­na­rias en la Ar­gen­ti­na) y sos­te­ni­da so­bre la ba­se de una des­crip­ción ideo­ló­gi­ca que resulta un exa­brup­to y con­lle­va una ofen­sa: la exa­ge­ra­ción no per­mi­te re­co­no­cer pa­cí­fi­ca­men­te el triun­fo de las ur­nas y la al­ter­nan­cia de­mo­crá­ti­ca; ca­si cual­quie­ra que no desa­rro­lle en es­tos días esa mi­li­tan­cia fe­roz es un cóm­pli­ce por ac­ción u omi­sión de los “dic­ta­do­res”. Y es­te nin­gu­neo, esta lo­ca­li­za­ción de los de­más en la som­bra mal­di­ta, esta in­só­li­ta extorsión au­to­ri­ta­ria ahon­da la grie­ta, ha­ce me­lla en otros “pro­gres” in­de­pen­dien­tes y otras al­mas be­llas, y pa­ra­dó­ji­ca­men­te me­jo­ra la mi­ra­da po­pu­lar so­bre Cam­bie­mos, al que por con­tra­po­si­ción a tan­ta des­me­su­ra, es­per­pen­to, in­ti­mi­da­ción y des­ma­nes le per­do­nan tal vez lo que no de­be­rían. Que una y otra vez de­mues­tre in­do­len­cia po­lí­ti­ca con te­mas que es­ca­pan al ran­go tec­no­crá­ti­co. Cam­bie­mos de­bió ha­ber en­tre­ga­do pre­ven­ti­va e in­me­dia­ta­men­te a los gen­dar­mes sos­pe­cho­sos del ca­so Mal­do­na­do, aun­que sin de­jar de pre­ser­var a la Gen­dar­me­ría, que es una ins­ti­tu­ción va­lo­ra­da en su lucha con­tra el nar­co, en sa­car­les las pa­pas del fue­go a in­ten­den­tes y go­ber­na­do­res cuan­do la in­se­gu­ri­dad los des­bor­da y en rea­li­zar pe­ri­ta­jes de­ci­si­vos, como en la muerte de Nis­man. Una cosa es la ins­ti­tu­ción; otra muy dis­tin­ta son los hom­bres. El Go­bierno de­bió con­fec­cio­nar un pro­to­co­lo más lú­ci­do, y la ver­dad es que no re­ci­bió todo el da­ño que esa tor­pe­za ini­cial me­re­cía, jus­ta­men­te por la agre­si­va des­pro­por­ción que adop­ta­ron sus an­ta­go­nis­tas. No es que sea­mos bue­nos, sino que los otros son un desas­tre y me­ten mie­do, po­dría re­ci­tar el ofi­cia­lis­mo. Con una mano en el co­ra­zón, ¿a quié­nes creen que be­ne­fi­cian los kirch­ne­ris­tas aso­cián­do­se ale­gre­men­te con RAM y Que­bra­cho, des­ple­gan­do un dis­cur­so bé­li­co y apo­ca­líp­ti­co e im­pul­san­do la to­ma de trein­ta co­le­gios? Pa­re­cen ac­cio­nes idea­das por Du­rán Bar­ba y ren­ta­das por Mar­cos Pe­ña. Les re­cuer­do un da­to his­tó­ri­co: nues­tra exal­ta­ción im­bé­cil de los pri­me­ros años ochen­ta no hi­zo otra cosa que for­ta­le­cer a Raúl Al­fon­sín en las elec­cio­nes de 1985. A Dios gra­cias.

¿A quién creen que be­ne­fi­cian los kirch­ne­ris­tas aso­cián­do­se ale­gre­men­te con RAM y Que­bra­cho, des­ple­gan­do un dis­cur­so bé­li­co y apo­ca­líp­ti­co?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.