Ban­das nar­cos ape­lan a si­ca­rios para sus ven­gan­zas en Salta

Un traficante de­te­ni­do or­ga­ni­zó, por te­lé­fono y desde la cár­cel de Güe­mes, la eje­cu­ción de ri­va­les en el co­mer­cio de es­tu­pe­fa­cien­tes; el gru­po de ase­si­nos si­guió va­rios días a sus víc­ti­mas

La Nacion - - SEGURIDAD - Ger­mán de los San­tos

ORÁN, Salta.– “Sa­be que a la muerte la tie­ne pe­ga­da ahí, a la ori­lla de la es­pal­da”, di­ce Ja­vier Qui­ro­ga, si­ca­rio. Ha­bla en al­ta­voz con su je­fe Raúl Ro­jas, alias Co­ya, quien es­tá pre­so en la cár­cel de Güe­mes, en Salta, don­de se tra­ma la ven­gan­za con­tra una ban­da nar­co ri­val que ope­ra en Orán, cer­ca de la fron­te­ra con Bo­li­via. En esa zo­na y en Sal­va­dor Maz­za, don­de hay otro pa­so fron­te­ri­zo, re­cru­de­ció la vio­len­cia en­tre ban­das más pe­que­ñas tras la caí­da de lí­de­res de pe­so en el uni­ver­so nar­co, como Del­fín Castedo de­te­ni­do en ju­lio de 2016, tras per­ma­ne­cer una dé­ca­da pró­fu­go. Y se em­pe­zó a con­tra­tar ser­vi­cios de ase­si­nos para re­sol­ver las dispu­tas en­tre je­fes de los gru­pos cri­mi­na­les.

Esas or­ga­ni­za­cio­nes me­nos so­fis­ti­ca­das pre­ten­den do­mi­nar el te­rri­to­rio don­de el nar­co­trá­fi­co fun­cio­na en­ca­de­na­do con los lla­ma­dos ba­ga­ye­ros. “Se em­pe­za­ron a ro­bar car­ga­men­tos de dro­ga que va­len mi­llo­nes de pe­sos”, ex­pli­có un in­ves­ti­ga­dor.

A Qui­ro­ga y su gru­po cri­mi­nal les ofre­cie­ron 15.000 dó­la­res –se­gún las es­cu­chas te­le­fó­ni­cas que fi­gu­ran en la cau­sa– para eje­cu­tar a quie­nes ha­brían ro­ba­do y de­la­ta­do a Ro­jas, el nar­co que es­tá en pri­sión.

“Hay que te­ner pa­cien­cia. Ya va a sa­lir solo y se va a re­ga­lar”, ad­vier­te Qui­ro­ga. Los si­ca­rios con­tra­ta­dos en Tu­cu­mán no es­pe­ran de­ma­sia­do tiem­po. Siguen a su blanco de cer­ca y a todos lados. Pe­ro aguar­dan el mo­men­to jus­to.

Las con­ver­sa­cio­nes desde el pe­nal fe­de­ral son pre­mo­ni­to­rias. Tres días des­pués, el 1° de ma­yo, con las ca­lles de­sier­tas por el fe­ria­do del día del tra­ba­ja­dor, dos si­ca­rios in­ter­cep­ta­ron por la no­che a Adrián Ge­ró­ni­mo, un ba­ga­ye­ro li­ga­do al nar­co­trá­fi­co. Ape­nas es­ta­cio­nó su vehícu­lo y apo­yó un pie en el ba­rrio 9 de Ju­lio los ata­can­tes co­men­za­ron a va­ciar los car­ga­do­res. Ge­ró­ni­mo re­ci­bió diez ti­ros e in­creí­ble­men­te lo­gró so­bre­vi­vir. Mien­tras los si­ca­rios se es­ca­pa­ron en un au­to blanco, el jo­ven de 28 años hi­zo un esfuerzo tre­men­do y con­si­guió lle­gar en su vehícu­lo al hos­pi­tal de Orán po­co des­pués de la 1.30.

Los si­ca­rios, se­gún la in­ves­ti­ga­ción de la cau­sa 142.354/17, se es­con­die­ron del otro lado de la fron­te­ra, en te­rri­to­rio bo­li­viano. La ciudad de Bermejo, que es­tá so­bre el río que lle­va ese nom­bre, es la gua­ri­da ideal. Allí no pue­den ac­tuar las fuer­zas de se­gu­ri­dad ar­gen­ti­nas.

No hay mu­chas cau­sas ju­di­cia­les en la que todo el en­gra­na­je de vio­len­cia y muerte que ron­da al nar­co­trá­fi­co que­de en evi­den­cia en esa zo­na fron­te­ri­za, don­de los crí­me­nes li­ga­dos a tra­mas nar­co­cri­mi­na­les em­pe­za­ron a preo­cu­par a las au­to­ri­da­des.

Ata­ques reite­ra­dos

La fis­cal pro­vin­cial Da­nie­la Mu­rúa ad­vir­tió que los ata­ques ha­bían si­do rea­li­za­dos con ca­si el mis­mo mo­dus ope­ran­di. A la par, el fis­cal Jo­sé Bruno ini­ció una pes­qui­sa por nar­co­trá­fi­co.

Po­cas ho­ras des­pués del ata­que a Ge­ró­ni­mo, Co­ya Ro­jas –quien es­tá sien­do in­ves­ti­ga­do por en­car­gar el aten­ta­do– pi­dió ex­pli­ca­cio­nes a quie­nes con­tra­tó so­bre por qué fa­lla­ron. Tra­ta­ron de cal­mar­lo. “Con los años que ten­go en la ca­lle nun­ca he vis­to que al­guien sal­ga ca­mi­nan­do de una nue­ve (pis­to­la 9 mm)”, di­jo el si­ca­rio para apa­ci­guar la ira de Ro­jas, que en la con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca afir­mó “te­ner mu­cha bron­ca”. “No ca­mi­na más. Le apli­qué cua­tro (ba­la­zos). Te lo ase­gu­ro, por­que la nue­ve (pis­to­la 9 mm) te per­fo­ra, te atra­vie­sa, te de­ja un bo­que­te”, re­la­tó el eje­cu­tor.

Una se­ma­na des­pués, los si­ca­rios no fa­lla­ron. El 8 de ma­yo, en me­dio de la pe­num­bra Raúl Mar­tí­nez no tu­vo tiem­po para huir ni re­sis­tir­se. Des­preo­cu­pa­do, co­mía un sánd­wich apo­ya­do en su To­yo­ta Hi­lux cuan­do to­da la ciudad de Orán es­ta­ba a os­cu­ras por un ex­tra­ño cor­te de luz. Dos mo­tos fre­na­ron en la es­qui­na de la ro­ti­se­ría Le­la, en pleno cen­tro, y tres si­ca­rios, sin sa­car­se los cas­cos, co­men­za­ron a dis­pa­rar.

Su es­po­sa tra­tó de al­can­zar­le a Mar­tí­nez, de 37 años, una pis­to­la Ber­sa de la guan­te­ra, don­de ha­bía 10 car­ga­do­res de ba­las 9 mm, pe­ro su es­ca­sa agi­li­dad no la hi­zo lle­gar a tiem­po. Lo eje­cu­ta­ron de cin­co ti­ros, tres de ellos en la ca­be­za.

A prin­ci­pios de año, Mar­tí­nez le ro­bó a Ro­jas, se­gún pu­bli­có La Gaceta de Salta, un car­ga­men­to de 170 ki­los de co­caí­na (en la fron­te­ra tie­ne un va­lor de US$ 510.000), que pen­sa­ba re­ven­der a gru­pos cor­do­be­ses, sal­te­ños, tu­cu­ma­nos y ro­sa­ri­nos vin­cu­la­dos con el nar­co­me­nu­deo.

Pe­ro par­te del gru­po de si­ca­rios no es­ca­pó de los arres­tos. La po­li­cía re­ci­bió un da­to y a me­dia­dos de ma­yo, du­ran­te un con­trol de ru­ti­na en la puer­ta del in­ge­nio El Ta­ba­cal, de­tu­vie­ron a Mar­tín Cas­ti­llo, alias “Pá­ja­ro”, y a su so­cio Qui­ro­ga, quie­nes son oriun­dos de Tu­cu­mán y Ju­juy res­pec­ti­va­men­te. Lue­go, en más de 20 alla­na­mien­tos fue­ron de­te­ni­das otras cua­tro per­so­nas.

Se­gún fuen­tes ju­di­cia­les, esta ban­da po­dría ha­ber in­ter­ve­ni­do en otros tan­tos so­na­dos crí­me­nes y ten­ta­ti­vas de ho­mi­ci­dio ocu­rri­das en los úl­ti­mos meses, ca­si con el mis­mo mo­dus ope­ran­di: “La eje­cu­ción pú­bli­ca y con ba­las”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.