Em­pe­za­rá el jue­ves el jui­cio por el ase­si­na­to de Mi­cae­la Gar­cía

Sebastián Wag­ner go­za­ba del be­ne­fi­cio de la li­ber­tad, pe­se a con­de­nas por vio­la­ción, cuan­do ata­có a la jo­ven es­tu­dian­te

La Nacion - - SEGURIDAD -

El jui­cio oral por el fe­mi­ci­dio de la es­tu­dian­te Mi­cae­la Gar­cía, ocu­rri­do en abril pa­sa­do en la ciudad en­tre­rria­na de Gua­le­guay, co­men­za­rá el jue­ves pró­xi­mo y ten­drá en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos a tres impu­tados, en­tre ellos el ex con­vic­to Sebastián Wag­ner, quien es­ta­ba en li­ber­tad con­di­cio­nal cuan­do ocu­rrió el ata­que, por el que es acu­sa­do como au­tor ma­te­rial de ese cri­men que con­mo­cio­nó a la so­cie­dad ar­gen­ti­na.

Fuen­tes ju­di­cia­les in­for­ma­ron a Té­lam que la Cá­ma­ra del Cri­men de Gua­le­guay, in­te­gra­da por los jue­ces Ma­ría An­gé­li­ca Pi­vas, Ro­ber­to Ca­de­nas y Da­río Cres­po, fi­jó las au­dien­cias has­ta el 27 de sep­tiem­bre y que se es­pe­ra la de­cla­ra­ción de 57 tes­ti­gos.

El abo­ga­do de la fa­mi­lia Gar­cía, Jorge im­pi­ni, ob­je­tó la fe­cha de ini­cio del jui­cio, que coin­ci­de con el Día del Es­tu­dian­te, ya que si bien en­ten­dió que “se tra­ta de una cues­tión de agen­da del tri­bu­nal, te­nien­do en cuen­ta la edad de Mi­cae­la (21 años) se po­dría ha­ber cam­bia­do”.

Wag­ner, de 30 años; su hi­jas­tro, Ga­briel Ote­ro, de 21, y Nés­tor Pa­vón, de 35 y due­ño de la go­me­ría don­de tra­ba­ja­ba Wag­ner, lle­ga­rán al jui­cio acu­sa­dos de “abu­so se­xual con ac­ce­so car­nal en con­cur­so ideal con ho­mi­ci­dio ca­li­fi­ca­do por ale­vo­sía,

cri­mi­nis cau­sa y fe­mi­ci­dio”, que pre­vé una pe­na de pri­sión per­pe­tua.

En tan­to, la pa­re­ja de la ma­dre de Wag­ner, Fa­bián Eh­co­sor, de 53 años, acor­dó an­te­ayer en un jui­cio abre­via­do una pe­na de dos años y seis meses de pri­sión efec­ti­va por “en­cu­bri­mien­to agra­va­do”, al con­si­de­rar la fis­ca­lía que ayu­dó al prin­ci­pal sos­pe­cho­so a ocul­tar­se en la lo­ca­li­dad bo­nae­ren­se de Mo­reno cuan­do es­tu­vo pró­fu­go.

Wag­ner se de­cla­ró cul­pa­ble del ase­si­na­to en su in­da­ga­to­ria an­te el fis­cal Te­len­ta, pe­ro tam­bién acu­só del he­cho a su em­plea­dor, quien ha­bía si­do de­te­ni­do ini­cial­men­te por “en­cu­bri­mien­to” y des­pués fue impu­tado como coau­tor del fe­mi­ci­dio de Mi­cae­la.

En tan­to, Pa­vón di­jo ser inocen­te y vin­cu­ló con el cri­men de la jo­ven a una ter­ce­ra per­so­na “muy alle­ga­da” a Wag­ner, que para los acu­sa­do­res re­sul­tó ser el hi­jas­tro de és­te, de­te­ni­do el 28 de abril úl­ti­mo.

Mi­cae­la fue vis­ta con vi­da por úl­ti­ma vez la ma­dru­ga­da del 1° de abril úl­ti­mo, cuan­do re­gre­sa­ba a su ca­sa en Gua­le­guay lue­go de ha­ber con­cu­rri­do del bo­li­che King de esa ciudad. De acuer­do con la acu­sa­ción fis­cal, la víc­ti­ma fue in­ter­cep­ta­da por Wag­ner y su hi­jas­tro, quie­nes iban a bor­do de un Re­nault 18 Break, cu­yo pa­so que­dó re­gis­tra­do por distintas cá­ma­ras de se­gu­ri­dad.

Tras la des­apa­ri­ción de Mi­cae­la, se ini­ció una am­plia bús­que­da que tu­vo re­per­cu­sión na­cio­nal y du­ran­te la cual su fa­mi­lia y ami­gos rea­li­za­ron va­rias mar­chas para re­cla­mar por el es­cla­re­ci­mien­to del ca­so.

El 7 de abril, Wag­ner fue de­te­ni­do en Mo­reno jun­to con su pa­dras­tro lue­go de ha­ber si­do vin­cu­la­do con el cri­men a tra­vés de distintas prue­bas. Un día des­pués, el ca­dá­ver de la jo­ven fue en­con­tra­do se­mi­en­te­rra­do en­tre pas­ti­za­les cer­ca de la ru­ta na­cio­nal 12, en Gua­le­guay.

El fe­mi­ci­dio de Mi­cae­la ge­ne­ró una gran con­mo­ción en la so­cie­dad ar­gen­ti­na, ya que Wag­ner ha­bía si­do con­de­na­do a nue­ve años de pri­sión por dos vio­la­cio­nes, pe­ro en el mo­men­to del ata­que se en­con­tra­ba en li­ber­tad con­di­cio­nal por or­den del juez de Eje­cu­ción Pe­nal de Gua­le­guay­chú, Car­los Ros­si.

Té­lam

El cri­men en Gua­le­guay cau­só un fuer­te im­pac­to so­cial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.