Dos arres­tos tras co­me­ter un cri­men por en­car­go

Fue­ron de­te­ni­dos como sos­pe­cho­sos de un ho­mi­ci­dio en Po­ci­tos

La Nacion - - SEGURIDAD -

ORÁN, Salta (De un en­via­do especial).– El hom­bre de 38 años es­pe­ra­ba ser aten­di­do en un ne­go­cio que es­tá en la ave­ni­da prin­ci­pal de San Jo­sé de Po­ci­tos, en Bo­li­via. Só­lo lo se­pa­ra de Sal­va­dor Maz­za, Ar­gen­ti­na, el puen­te in­ter­na­cio­nal. Dos hom­bres ar­ma­dos en­tra­ron a la car­ni­ce­ría Rom­mi y eje­cu­ta­ron a es­te hom­bre. Lue­go de ase­si­nar a Juan Pa­blo Gon­zá­lez Pa­no­so de cua­tro dis­pa­ros hu­ye­ron por las ca­lles que desem­bo­can en la fron­te­ra.

El miércoles pa­sa­do, en un con­trol de Gen­dar­me­ría en la ru­ta 34, a la al­tu­ra de General Mos­co­ni, fue­ron de­te­ni­dos dos ar­gen­ti­nos que es­tán sos­pe­cha­dos de ser quie­nes per­pe­tra­ron ese cri­men en Bo­li­via. Los gen­dar­mes los de­tu­vie­ron por­que per­ci­bie­ron que an­tes del con­trol uno de los hom­bres arro­jó por la ven­ta­ni­lla un ar­ma de fue­go. Cuan­do ins­pec­cio­na­ron el vehícu­lo en­con­tra­ron otra ar­ma: una Ber­sa 9 mm, con dos car­ga­do­res, y di­ne­ro en mo­ne­das bo­li­via­na, es­ta­dou­ni­den­se y ar­gen­ti­na. Los de­te­ni­dos son oriun­dos del pue­blo General Ba­lli­vián, que es­tá ubi­ca­do unos 100 ki­ló­me­tros al sur de Sal­va­dor Maz­za.

Los dos su­je­tos que­da­ron de­te­ni­dos y la jus­ti­cia bo­li­via­na es­pe­ra que sean ex­tra­di­ta­dos. Los si­ca­rios ha­brían si­do con­tra­ta­dos para lle­var a ca­bo una ven­gan­za por el ro­bo de un car­ga­men­to de co­caí­na.

Otro cri­men con­mo­cio­nó la zo­na de la fron­te­ra a me­dia­dos de año. Fue el ase­si­na­to de Luis Al­ber­to Nino, un re­par­ti­dor de pan que fue tor­tu­ra­do y se­pul­ta­do vi­vo en Sal­va­dor Maz­za. Como todos los días, Nino sa­lió a re­par­tir el pro­duc­to, pe­ro el 17 de ju­lio des­apa­re­ció en Sal­va­dor Maz­za. Su cuer­po fue en­con­tra­do 10 días des­pués en una fin­ca de un em­pre­sa­rio de ape­lli­do Pa­ra­da. Hay cua­tro de­te­ni­dos en la cau­sa, que tu­vo va­rias idas y ve­ni­das. “Cuan­do los fa­mi­lia­res fue­ron a se­pul­tar el cuer­po de Luis Nino apa­re­ció un au­to en el ce­men­te­rio y ame­na­zó a la fa­mi­lia. Qui­sie­ron dar un men­sa­je para que el cri­men no se in­ves­ti­gue”, sos­tu­vo Raúl Cos­tes, pe­rio­dis­ta y sue­gro del jo­ven ase­si­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.