Las ver­da­de­ras ra­zo­nes del op­ti­mis­mo em­pre­sa­rio

La Nacion - - NOTAS DE TAPA - Jo­sé Del Rio

C li­ma de Mun­dial. Y no por el 3 a 1 con el que cla­si­fi­có la Ar­gen­ti­na pa­ra Ru­sia 2018. Los pa­si­llos del 53er. Co­lo­quio de IDEA mues­tran a em­pre­sa­rios y eje­cu­ti­vos exul­tan­tes. Al­gu­nos es­tán de re­gre­so. Otros di­cen ha­ber con­fia­do des­de la pri­me­ra ho­ra. El op­ti­mis­mo que re­fle­ja la tra­di­cio­nal en­cues­ta de D’Ales­sio Irol rom­pió to­dos los ré­cords: el 86% cree que la eco­no­mía me­jo­ra­rá el pró­xi­mo se­mes­tre y la mi­tad es­pe­ra pro­gre­sos en el em­pleo y la in­ver­sión pa­ra 2018.

Las pre­sen­cias de due­ños su­pe­raron a las au­sen­cias. Ale­jan­dro, Mar­cos y Juan Mar­tín Bulg­he­ro­ni; San­tia­go Sol­da­ti, Da­río Wert­hein, Car­los Bla­quier (h.), Os­car An­drea­ni, Clau­dio Be­lo­co­pitt, y, des­de es­ta ma­ña­na, Al­do Rog­gio y Pao­lo Rocca son ape­lli­dos que es­tán de re­gre­so. Mar­cos Gal­pe­rín, crea­dor de Mer­ca­do Li­bre, la em­pre­sa tec­no­ló­gi­ca ar­gen­ti­na de ma­yor va­lua­ción de mer­ca­do, di­rá pre­sen­te por pri­me­ra vez en­tre los 900 asis­ten­tes, de los cua­les 700 vie­nen del mun­do em­pre­sa­rio y un 45% son número uno de com­pa­ñías. An­zue­los no fal­tan. El em­pleo en­tra­rá en es­ce­na, al igual que la si­tua­ción en el co­n­ur­bano bo­nae­ren­se, en el que con­vi­ven al­tos ni­ve­les de po­bre­za con la in­for­ma­li­dad y el nar­co­trá­fi­co.

Tras una dé­ca­da en la que el ex pre­si­den­te Nés­tor Kirch­ner y lue­go Cris­ti­na Fer­nán­dez de­nos­ta­ban el en­cuen­tro em­pre­sa­rio, aho­ra la asis­ten­cia gu­ber­na­men­tal se­rá per­fec­ta. La go­ber­na­do­ra de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, Ma­ría Eugenia Vidal, abrió la no­che del mar­tes pi­dién­do­les que “ca­da uno to­me un ries­go y que ese ries­go les cues­te”. La aplau­die­ron de pie. Si­guió el je­fe de Ga­bi­ne­te, Mar­cos Pe­ña, por la tar­de de ayer, exi­gién­do­les que “la­bu­re­mos, pon­gá­mo­nos to­dos jun­tos a sa­car es­ta co­sa ade­lan­te”. Los aplau­sos lo in­te­rrum­pie­ron una y otra vez.

“La sec­ción Bu­si­ness nos re­cla­ma­ba que el po­llo es­ta­ba frío y no­so­tros es­tá­ba­mos in­ten­tan­do que no se es­tre­lla­ra el avión”, des­cri­bió Pe­ña con la me­tá­fo­ra aé­rea y tam­bién con un su­til pa­se de fac­tu­ra, que lle­vó a par­te del au­di­to­rio a la au­to­crí­ti­ca. La son­ri­sa se le di­bu­jó in­me­dia­ta­men­te al di­rec­ti­vo de una mul­ti­na­cio­nal que es­ta­ba muy cer­ca de la me­sa prin­ci­pal. En 2016 cri­ti­ca­ba al ma­cris­mo con vi­ru­len­cia y aho­ra es su más fé­rreo de­fen­sor. “Lo soy des­de la pri­me­ra ho­ra”, afir­ma una y otra vez. Se­gu­ra­men­te su­po ser tam­bién de­fen­sor del rol de Mes­si en la se­lec­ción an­tes del triun­fo fren­te a Ecua­dor.

En la Ca­sa Ro­sa­da co­no­cen con nom­bre y ape­lli­do a aque­llos que aplau­dían de pie en las con­ven­cio­nes y cri­ti­ca­ban de­trás de es­ce­na. De he­cho, se­rá el pre­si­den­te de la Na­ción quien es­gri­mi­rá hoy otras fra­ses re­la­cio­na­das con el mo­men­to de in­ver­tir y de mar­car el ejem­plo con apor­tes con­cre­tos. “Yo los co­noz­co”, se le es­cu­chó de­cir por lo ba­jo ha­ce me­nos de diez días en la Ca­sa Ro­sa­da. Allí tam­bién an­ti­ci­pó que se ter­mi­nó el tiem­po de “los due­ños de la Ar­gen­ti­na y que es ho­ra de de­mos­trar con el ejem­plo, con des­em­bol­sos con­cre­tos”.

El frío po­lar que re­co­rre to­dos los rin­co­nes del She­ra­ton Mar del Pla­ta –don­de se desa­rro­lla el Co­lo­quio– no im­pi­dió de­fi­ni­cio­nes de fon­do. El eco­no­mis­ta Mar­tín Te­taz fue más que grá­fi­co: “Si res­pi­rás 15 mi­nu­tos el ai­re del IDEA pen­sás que va­mos a ser Aus­tra­lia. Creo que aho­ra es el mo­men­to de se­guir esa fra­se que di­ce: «Put your mo­ney whe­re your mouth is», o, me­jor di­cho, po­ner el di­ne­ro an­tes que las pa­la­bras”, gra­fi­có.

El en­tu­sias­mo fue tal que ayer na­die que­ría opi­nar del 1,9% de in­fla­ción y mu­chos ce­le­bra­ron por lo ba­jo el pro­ce­sa­mien­to de Ale­jan­dra Gils Carbó. “Es una gran se­ñal que em­pie­ce a ha­ber jus­ti­cia en nues­tro país”, bra­mó des­de el off the re­cord uno de los tan­tos ban­que­ros a los que el kirch­ne­ris­mo ha­bía pues­to en la mi­ra.

La eco­no­mía tam­bién res­pi­ra nue­vos ai­res. Los eje­cu­ti­vos no quie­ren ha­blar de bro­tes ver­des por­que afir­man que eso era vá­li­do en tiem­pos de de­sola­ción. “Aho­ra to­dos los sec­to­res cre­cen, sal­vo el pe­tró­leo”, afir­mó un re­pre­sen­tan­te de ese ru­bro. El ti­tu­lar de la mul­ti­na­cio­nal pre­pa­ra el te­rreno pa­ra el día des­pués: “De­be­ría­mos re­vi­sar las ta­ri­fas, pe­ro no lo ha­re­mos has­ta des­pués de las elec­cio­nes, por­que que­re­mos que a to­dos nos va­ya bien”. Las lu­ces ama­ri­llas si­guen la­ten­tes: re­for­ma la­bo­ral, re­for­ma fis­cal y una nue­va que es­tá con­ca­te­na­da con otra no­ti­cia ma­cro­eco­nó­mi­ca. El re­gre­so del con­su­mo –que an­ti­ci­pó

ayer en ex­clu­si­va– pue­de la nacion ge­ne­rar que el sec­tor ex­terno se con­vier­ta en una preo­cu­pa­ción. Es de­cir, has­ta aho­ra con im­por­ta­cio­nes muy li­ga­das a bie­nes de ca­pi­tal no era una va­ria­ble a con­si­de­rar, pe­ro en la me­di­da en que las ven­tas do­més­ti­cas crez­can esos nú­me­ros pue­den em­peo­rar con ma­yor sa­li­da de dó­la­res pa­ra im­por­tar.

Da­niel He­rre­ro, CEO de To­yo­ta Ar­gen­ti­na, afir­mó que su op­ti­mis­mo se ba­sa en re­sul­ta­dos. Es­te año ba­tie­ron ré­cords de ven­ta, pro­duc­ción y ex­por­ta­ción, lo que los ha­ce com­pe­ti­ti­vos en la re­gión, pe­ro que hay que se­guir tra­ba­jan­do en una me­jo­ra de los cos­tos lo­gís­ti­cos y de in­fra­es­truc­tu­ra. “Nues­tro com­pe­ti­dor de­jó de ser Ge­ne­ral Mo­tors o Volks­wa­gen y pa­só a ser la plan­ta que fa­bri­ca Hi­lux en Tai­lan­dia; por eso es cla­ve la com­pe­ti­ti­vi­dad”.

En esa lí­nea fue Cris­tiano Rat­taz­zi, ti­tu­lar de FCA Au­to­mó­vi­les, quien con­fir­mó una reu­nión que se pro­du­jo con tres de los prin­ci­pa­les di­ri­gen­tes sin­di­ca­les. “So­mos los an­fi­trio­nes y el diá­lo­go es cla­ve pa­ra lo que vie­ne en ma­te­ria de re­for­mas”, afir­mó.

La nue­va ima­gen de IDEA, en la que tra­ba­jó Má­xi­mo Rai­nuz­zo, re­pi­te una y otra vez la pa­la­bra trans­for­ma­ción. El ob­je­ti­vo es ex­plí­ci­to: re­no­var el po­si­cio­na­mien­to del empresariado. A pun­to tal que los úl­ti­mos ba­ró­me­tros de­mues­tran que la pa­la­bra em­pre­sa­rio tie­ne en la Ar­gen­ti­na una con­no­ta­ción ne­ga­ti­va muy su­pe­rior a la de la re­gión. “Es el país con peor ima­gen de sus re­fe­ren­tes por­que to­do se con­fun­de. Po­cos sa­ben qué es ser em­pre­sa­rio”, ex­pli­có Cecilia Mos­to, ti­tu­lar de la consultora CIO. Ja­vier Goñi, pre­si­den­te de IDEA, lla­mó a “re­cu­pe­rar el or­gu­llo de ser em­pre­sa­rios”. Jorge La­na­ta fue más du­ro: los til­dó de “co­bar­des” por no ha­ber­se en­fren­ta­do al kirch­ne­ris­mo. “Lo bes­tial es que nos ban­ca­mos a Mo­reno gri­tan­do al en­trar a una em­pre­sa”, re­cor­dó. Pe­ro de­jó la puer­ta abier­ta a lo que vie­ne. “Yo no es­toy en contra de los em­pre­sa­rios. Yo soy em­pre­sa­rio. Un em­pre­sa­rio es un crea­dor”. El au­di­to­rio vol­vió a aplau­dir. Una vez más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.