El crea­dor de Hou­se of cards vuel­ve a un vie­jo amor: net­flix

Net­flix es­tre­na hoy Mind­hun­ter, una se­rie ba­sa­da en ca­sos rea­les en la lí­nea de Zo­día­co y el cli­ma de El club de la pe­lea

La Nacion - - NOTAS DE TAPA - Pau­la Váz­quez Prie­to Pa­ra LA Nacion

La fi­gu­ra de da­vid Fincher fue la cla­ve prin­ci­pal pa­ra com­pren­der el li­de­raz­go de net­flix en el mer­ca­do del strea­ming, no só­lo co­mo pla­ta­for­ma de ex­hi­bi­ción, sino co­mo una usi­na de con­te­ni­dos ori­gi­na­les, de ver­da­de­ra ca­li­dad fíl­mi­ca, con re­co­no­ci­mien­to crí­ti­co y res­pal­do de au­dien­cia. Fincher, que ve­nía del cor­to­me­tra­je y el vi­deo­clip, que ha­bía sor­pren­di­do en los 90 con éxi­tos co­mo

Pe­ca­dos ca­pi­ta­les y El club de la pe­lea, ad­he­ría su nom­bre a Hou­se of

Cards, adap­ta­ción de la se­rie bri­tá­ni­ca crea­da por An­drew da­vies que con­ta­ba el as­cen­so al po­der de una pa­re­ja de po­lí­ti­cos en un es­ce­na­rio de fa­rra­go­sa mo­ral y po­cos es­crú­pu­los. Fincher, co­mo pro­duc­tor eje­cu­ti­vo, dio mues­tras de que su se­llo era si­nó­ni­mo de un uni­ver­so ten­so y con­flic­ti­vo, de con­tras­tes ace­ra­dos, de cli­mas os­cu­ros y se­cre­tos in­con­fe­sa­bles. en ese 2013, Hou­se of

Cards con­fir­mó que ha­bía lle­ga­do pa­ra que­dar­se, net­flix dio su pa­so con­sa­gra­to­rio y Fincher con­so­li­dó su lu­gar en la in­dus­tria au­dio­vi­sual con es­ti­lo y de­re­cho pro­pios. La apues­ta de Mind­hun­ter es un re­gre­so a ca­sa por par­ti­da do­ble. Fincher vuel­ve a pro­du­cir pa­ra net­flix, pe­ro aho­ra su con­trol del pro­yec­to es aún ma­yor: di­ri­ge cua­tro epi­so­dios, par­ti­ci­pa en la elec­ción de los di­rec­to­res y se in­vo­lu­cra en ca­da de­ci­sión del equi­po crea­ti­vo.

Pe­ro tam­bién Mind­hun­ter es el re­gre­so al mun­do del cri­men y las psi­co­pa­tías co­mo en Pe­ca­dos ca­pi­ta­les; a esa au­ra de des­con­cier­to de las ma­sa­cres de los años 70 co­mo en Zo­día­co; a los per­so­na­jes an­ti­so­cia­les pe­ro de in­te­li­gen­cia agu­da y sen­so­rial co­mo en La chi­ca del dra­gón ta­tua­do; a la vio­len­cia irra­cio­nal y de­ses­pe­ra­da de El club de la pe­lea. Fincher vuel­ve a las fuentes, a sus fuentes: al mis­te­rio de las men­tes cri­mi­na­les, a esa fo­to­gra­fía azu­la­da de no­ches in­ter­mi­ten­tes, a la ten­sión de los am­bien­tes co­ti­dia­nos y al re­tra­to mi­nu­cio­so de los cons­pi­cuos po­bla­do­res de un in­son­da­ble mis­te­rio.

ba­sa­da en el li­bro ins­pi­ra­do en su­ce­sos rea­les de John e. dou­glas y Mark ols­ha­ker, Mind­hun­ter es­tá am­bien­ta­da en 1979 y si­gue las in­ves­ti­ga­cio­nes de dos agen­tes del Fbi que re­co­rren el país dan­do cla­ses de psi­co­lo­gía cri­mi­nal pa­ra las fuer­zas de se­gu­ri­dad y vi­si­tan­do ase­si­nos se­ria­les pa­ra des­cu­brir sus se­cre­tos. Hol­den Ford (Jo­nat­han Groff ) es un agen­te es­pe­cial apli­ca­do y al­go ex­cén­tri­co que sin­te­ti­za la ca­ra de los nue­vos tiem­pos: for­ma­do en la universidad, más aten­to al len­gua­je que a las ar­mas, in­ten­ta com­pren­der el cri­men co­mo un emer­gen­te so­cial y no co­mo una ano­ma­lía mo­ral. es que los 70 re­pre­sen­tan un cam­bio de pa­ra­dig­ma en el te­rreno cri­mi­nal: el ase­si­na­to de los Ken­nedy, la ma­sa­cre del clan Ma­son y la tra­ge­dia de Viet­nam fue­ron hi­tos que hi­cie­ron im­po­si­ble se­guir pen­san­do la reali­dad en tér­mi­nos de ra­cio­na­li­dad. Hol­den in­ten­ta lle­var sus in­quie­tu­des y am­bi­cio­nes del au­la a la es­ce­na cri­mi­nal y, pe­se a las re­sis­ten­cias de sus su­pe­rio­res y a los pe­li­gros de vio­lar nor­mas y pro­to­co­los, en­con­tra­rá un so­cio en esa mi­sión. bill tench (Holt Mcca­llany) es un ve­te­rano de la agen­cia des­con­fia­do de la ma­ni­pu­la­ción y el morbo de los cri­mi­na­les, nu­tri­do de la ex­pe­rien­cia en la ca­lle, pe­ro cu­rio­so de la mo­der­na me­to­do­lo­gía. co­mo las pa­re­jas de las buddy mo­vies, Hol­den y bill atra­vie­san los es­ta­dos uni­dos y bus­can pre­gun­tas an­tes que res­pues­tas de crí­me­nes bru­ta­les y abe­rran­tes del pa­sa­do, que per­mi­tan re­sol­ver los enig­mas del pre­sen­te y pre­ve­nir los del fu­tu­ro.

“Mind­hun­ter es una es­pe­cie de an­ti-Zo­día­co”, ex­pli­ca­ba da­vid Fincher en una re­cien­te en­tre­vis­ta con char­lie ro­se, de la cbs. es que par­te del in­te­rés que le des­per­tó el pro­yec­to se de­bía a su in­ten­to de des­mi­ti­fi­car la fi­gu­ra ya gas­ta­da del

se­rial ki­ller, ale­jar­lo de ese idea­rio de ge­nio sá­di­co do­ta­do de una in­te­li­gen­cia su­pe­rior ca­paz de bur­lar a in­ves­ti­ga­do­res y víc­ti­mas, y ba­jar­lo a la tie­rra. no re­du­cir­lo a un idiota an­ti­so­cial, sino pen­sar qué del­ga­da lí­nea lo se­pa­ra­ba de quie­nes, de al­gu­na ma­ne­ra, eran sus ca­za­do­res. si en Zo­día­co lo esen­cial era atra­par al cri­mi­nal que sis­te­má­ti­ca­men­te se es­cu­rría an­te los ojos de pe­rio­dis­tas y detectives, en Mind­hun­ter se tra­ta de acer­car­se a sus pro­pias pi­sa­das, de an­ti­ci­par­las, de com­pren­der su con­duc­ta en sus pro­pios tér­mi­nos. Por ello Mind­hun­ter se con­cen­tra en el ar­te de la pa­la­bra, an­tes que en la ac­ción: son esas su­ce­si­vas en­tre­vis­tas con cri­mi­na­les en­car­ce­la­dos, las pa­la­bras uti­li­za­das pa­ra cons­truir sus ideas, la ce­re­mo­nia de su per­ver­so com­por­ta­mien­to, las que ofre­cen una ven­ta­na abier­ta al co­ra­zón de aque­llo que re­sul­ta in­son­da­ble.

Hay al­go que de­fi­ne el ci­ne de Fincher y que apa­re­ce con cla­ri­dad en el uni­ver­so de Mind­hun­ter: la im­po­si­bi­li­dad de apli­car un or­den a aque­llo re­gi­do por el caos. Por ello son sus per­so­na­jes in­cier­tos y des­pla­za­dos los que me­jor deam­bu­lan por los te­rri­to­rios noc­tur­nos del cri­men y la lo­cu­ra, los que se des­li­zan en esas zo­nas am­bi­guas y sin fron­te­ras, los que ex­plo­ran el cos­ta­do ne­ga­do por la mi­ra­da so­cial. es ro­bert Grays­mith (Ja­ke Gy­llen­haal), el dibujante ob­se­si­vo e in­tros­pec­ti­vo de

Zo­día­co, el que se acer­ca al co­ra­zón de un mis­te­rio que ha per­ma­ne­ci­do in­des­ci­fra­ble du­ran­te dé­ca­das; es Lis­beth sa­lan­der (roo­ney Mara), la jo­ven an­dró­gi­na y mar­gi­nal que lle­va un dra­gón ta­tua­do en su piel, la que des­en­tra­ña los os­cu­ros crí­me­nes de un psi­có­pa­ta sue­co; es el de­mo­nio que se ocul­ta en el in­te­rior de Mills (brad Pitt), el po­li­cía de ojos azu­les de Pe­ca­dos ca­pi­ta­les, el que lo que­ma por den­tro co­mo sa­li­do de un in­fierno pro­pio. el de­tec­ti­ve es­tre­lla de la no­ve­la del si­glo XiX era un ar­tis­ta, un este­ta ca­paz de des­cu­brir un ase­sino en­tre las pa­re­des de un sun­tuo­so sa­lón sin ver una so­la go­ta de san­gre. su epí­gono de la se­rie ne­gra, na­ci­do de la plu­ma de das­hiell Ham­mett y raymond chand­ler, se hun­día en las ca­lles ates­ta­das de su­cie­dad y des­po­jos, se­guía su có­di­go mo­ral y emer­gía pleno de ro­man­ti­cis­mo en un mun­do de os­cu­ri­da­des. Pe­ro la pos­gue­rra, los crí­me­nes de es­ta­do y las cruen­tas ba­ta­llas de mer­ce­na­rios ce­rra­ron esa eta­pa. Mind­hun­ter de­rri­ba ba­jo el pul­so de su fría re­pre­sen­ta­ción to­do ras­tro de idea­lis­mo.

Los agen­tes del Fbi no son do­ta­dos ni ca­ris­má­ti­cos, su vi­da es la con­tra­ca­ra de ese an­he­lo de dis­tin­ción que per­si­guen los ase­si­nos se­ria­les ávi­dos de aten­ción me­diá­ti­ca. La vi­da se­xual de Hol­den, en­cen­di­da de im­pro­vi­so por una no­via in­te­li­gen­te y se­duc­to­ra, nun­ca de­ja de ser ape­nas un es­pe­jis­mo, eco es­pec­tral de las fan­ta­sías cri­mi­na­les, gro­tes­cas y ne­cro­fí­li­cas del lo­co ed, al que vi­si­ta en su en­cie­rro en una cár­cel de ca­li­for­nia. son esas re­so­nan­cias dis­per­sas de una ex­plo­sión la­ten­te las que Hol­den y bill in­ten­ta­rán des­ci­frar mien­tras via­jan de Quan­ti­co a char­lot­tes­vi­lle, de sa­cra­men­to a Los Án­ge­les. con esos con­di­men­tos, con la in­elu­di­ble an­te­sa­la de Zo­día­co, su obra maes­tra, con re­fe­ren­cias a El si­len­cio de los

inocen­tes, con ci­tas de Tar­de de pe­rros, el es­treno de Mind­hun­ter no só­lo es el es­pe­ra­do re­gre­so de da­vid Fincher a net­flix, sino tam­bién la más con­sis­ten­te apues­ta del gi­gan­te del strea­ming por vol­ver a ser el lí­der so­li­ta­rio en la ci­ma.

Co­mo las pa­re­jas de las buddy mo­vies, Hol­den y Bill atra­vie­san los Es­ta­dos Uni­dos y bus­can pre­gun­tas an­tes que res­pues­tas de crí­me­nes abe­rran­tes

El di­rec­tor se su­mer­ge en el mis­te­rio de las men­tes cri­mi­na­les y crea una fuer­te ten­sión en un con­tex­to de am­bien­tes co­ti­dia­nos

NEt­flix

Una es­ce­na de al­ta ten­sión en­tre uno de los acu­sa­dos y el de­tec­ti­ve del FBI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.