Mea cul­pa en una se­sión de te­ra­pia con La­na­ta

El periodista los tra­tó de “co­bar­des” por su rol en el go­bierno K y les pi­dió más or­gu­llo; re­ci­bió aplau­sos

La Nacion - - NOTAS DE TAPA - Fran­cis­co Oli­ve­ra.

MAR DEL PLA­TA.– La pre­gun­ta más inocen­te dio lu­gar a la res­pues­ta más pro­vo­ca­do­ra y, se­gun­dos des­pués, a una es­pe­cie de mea cul­pa ge­ne­ra­li­za­do. Sue­le pa­sar. “¿Cuál se­ría su pe­di­do a es­te gru­po?”, ha­bía que­ri­do sa­ber Sean Sum­mers, di­rec­ti­vo de Mer­ca­do Li­bre, que se­guía de pie fren­te al ora­dor in­vi­ta­do, el periodista Jorge La­na­ta. Es un pa­nel que el co­lo­quio de IDEA vie­ne pre­sen­tan­do des­de ha­ce va­rios años y que con­sis­te en que, me­dian­te una char­la a ca­ra des­cu­bier­ta con el ex­po­si­tor, los em­pre­sa­rios se es­cu­chen a sí mis­mos y re­fle­xio­nen so­bre te­mas di­ver­sos. Pe­ro La­na­ta los des­co­lo­có con la res­pues­ta. “En prin­ci­pio, no pue­do creer que gen­te con tan­ta pla­ta sea tan co­bar­de”, con­tes­tó, y des­en­ca­de­nó un aplau­so.

Con el sa­lón re­ple­to, las ri­sas y el es­tu­por pa­re­cie­ron en­va­len­to­nar al periodista, que se ex­pla­yó y en­du­re­ció la idea con que ha­bía arran­ca­do. “Es una ver­güen­za que no ha­yan te­ni­do re­pre­sen­ta­ción, una voz, du­ran­te los años del kirch­ne­ris­mo. No sé si to­ma­ron con­cien­cia de lo que fue­ron esos años. Re­pa­sen la en­tra­da de Gui­ller­mo Mo­reno en una asam­blea a los gri­tos y ha­blan­do de bo­xeo. ¿Có­mo se ban­ca­ron eso? ¿Por cuán­to lo hi­cie­ron? ¿Por 50 pa­los? ¿Por 10, por 15? ¿No se dan cuen­ta de que fue im­bé­cil ha­cer­lo por eso? Yo soy em­pre­sa­rio. Lle­var una idea pro­pia a ca­bo es in­creaí­ble: me emo­cio­né la pri­me­ra vez que es­cu­ché al dia­rie­ro gri­tar «¡Clarín, la nacion, Pá­gi­na 12!». Us­te­des ten­drían que es­tar or­gu­llo­sos de ser em­pre­sa­rios. Pe­ro en la Ar­gen­ti­na da ver­güen­za. To­dos tie­nen acá un Re­nault 12 mo­de­lo 80 y la Ferrari en Pun­ta del Es­te. Nos ha­cían fal­ta los em­pre­sa­rios en el kirch­ne­ris­mo y no es­tu­vie­ron”.

La char­la, que ha­bía gi­ra­do en to­do mo­men­to en de­rre­dor de la po­si­bi­li­dad de que la Ar­gen­ti­na tu­vie­ra un fu­tu­ro, se de­tu­vo en­ton­ces en el pa­sa­do: en el mie­do, en el va­cío que de­jan quie­nes ha­cen si­len­cio fren­te a fa­ná­ti­cos que avan­zan. “Creo que, en el ca­so del cam­po, no fue así”, le ob­je­tó Luis Mi­guel Et­che­vehe­re, pre­si­den­te de la Ru­ral, el úni­co que cues­tio­nó el plan­teo. Unos po­cos lo aplau­die­ron. “Es do­lo­ro­so, pe­ro es así”, asen-

tía al sa­lir una de las eje­cu­ti­vas.

¿Qué lle­va a una per­so­na a ce­le­brar las pa­la­bras de quien lo de­fi­ne en pú­bli­co co­mo co­bar­de? Una po­si­bi­li­dad, bas­tan­te ge­ne­ra­li­za­da en el es­ta­blish­ment, es que pien­se que la acu­sa­ción no va di­ri­gi­da a sí mis­mo, sino al de al la­do. Otra op­ción, bas­tan­te fre­cuen­te en el Co­lo­quio de IDEA, un fo­ro in­te­gra­do más por di­rec­ti­vos que por due­ños, es que atri­bu­ya la ver­da­de­ra res­pon­sa­bi­li­dad a los pro­pie­ta­rios de las em­pre­sas. Y la ter­ce­ra, que se per­ci­be aquí des­de que ter­mi­nó el kirch­ne­ris­mo, es una real in­co­mo­di­dad an­te un si­len­cio que, por ha­ber que­da­do en el pa­sa­do, al me­nos no obli­ga a re­ver­tir­lo con he­chos. Una con­fe­sión sin pro­pó­si­to de en­mien­da,

Es pro­ba­ble que ese sen­ti­mien­to ha­ya pri­ma­do en es­ta es­pe­cie de te­ra­pia de gru­po de hom­bres de ne­go­cios que, des­de las elec­cio­nes pri­ma­rias, han ubi­ca­do en la cús­pi­de de sus prio­ri­da­des una re­fun­da­ción ins­ti­tu­cio­nal de la Ar­gen­ti­na. Ellos lo lla­man igual que Ma­cri: cam­bio cul­tu­ral. La po­si­bi­li­dad de que se frus­tre, un te­mor que se no­ta­ba ayer en las pre­gun­tas a La­na­ta, los ha uni­do en un res­pal­do uní­vo­co al Go­bierno. “Si Ma­cri no hu­bie­ra he­cho gra­dua­lis­mo, ¿có­mo creés que le ha­bría ido el 22 de agos­to en las pri­ma­rias?”, in­sis­tió Car­los Bla­quier (h.). “Es que es­tá mal te­ner elec­cio­nes ca­da dos años, y hay que qui­tar las re­elec­cio­nes en to­dos los ám­bi­tos”, con­tes­tó el periodista, y vol­vió a re­ci­bir la apro­ba­ción so­no­ra del au­di­to­rio. “La po­lí­ti­ca de­be­ría ser un ám­bi­to de cua­tro años en que al­guien la­bu­ra pa­ra los de­más y, des­pués, vuel­ve a la ca­sa a tra­ba­jar. Pe­ro uno ve los CV de los po­lí­ti­cos y ninguno la­bu­ró nun­ca. To­dos vi­vie­ron to­da su vi­da del Es­ta­do”, agre­gó.

Des­pués se aden­tró en la Jus­ti­cia, a la que ha­bía de­fi­ni­do co­mo “el pri­mer pro­ble­ma” del país. “Al asu­mir, Ma­cri ten­dría que ha­ber sa­ca­do a Gils Carbó. Hu­bo mu­cho pru­ri­to: no se ani­mó y aho­ra es tar­de. Era evi­den­te: le ar­ma­ron una red pa­ra ca­gar­lo”, di­jo, y la re­fle­xión se lle­vó el úl­ti­mo aplau­so de la tar­de. Ya no ha­bía sor­pre­sa ni in­co­mo­di­dad: ese cos­ta­do de la nue­va Ar­gen­ti­na no in­cluía a na­die del pú­bli­co. La se­sión de te­ra­pia ha­bía ter­mi­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.