La doc­tri­na del re­plie­gue, to­do un ries­go pa­ra “exit man”

La Nacion - - EL MUNDO - Inés Capdevila

No pa­sa se­ma­na sin que ellos se pe­leen, se in­sul­ten y, de pa­so, asus­ten al res­to del mun­do. Pe­ro Kim Jong-un y Donald Trump tie­nen más en co­mún que el pla­cer por la adu­la­ción o los pei­na­dos de gus­to du­do­so.

Am­bos po­seen una sor­pren­den­te de­ter­mi­na­ción de ais­lar ca­da vez más a sus res­pec­ti­vas na­cio­nes, a pe­sar de que la reali­dad, la eco­no­mía, otros lí­de­res in­ter­na­cio­na­les y la his­to­ria les mues­tren, a dia­rio, que el éxi­to pro­ba­ble­men­te hoy no va­ya por el ca­mino del uni­la­te­ra­lis­mo.

Kim he­re­dó una Co­rea del Nor­te her­mé­ti­ca, se­gu­ra­men­te el país más ce­rra­do del úl­ti­mo me­dio si­glo, y se em­pe­ña en des­co­nec­tar­lo más del mun­do a fuer­za de prue­bas de mi­si­les y de bom­bas de hi­dró­geno, y de ame­na­zas de apo­ca­lip­sis nu­clear. “Roc­ket man” lo bau­ti­zó por eso Trump, con el tono bur­lón que sue­le re­ser­var pa­ra enemi­gos y alia­dos por igual.

El pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano, a su vez, re­ci­bió un país que no es­ta­ba en el apo­geo de su in­ter­na­cio­na­lis­mo. Aun así, con­ven­ci­do de que la me­jor ma­ne­ra de pro­te­ger los in­fi­ni­tos in­tere­ses de su país en el mun­do es cor­tar la­zos, se em­pe­ci­na en re­ti­rar a Es­ta­dos Uni­dos de acuer­dos, or­ga­ni­za­cio­nes o mer­ca­dos que, pre­ci­sa­men­te, ga­ran­ti­zan el po­der y al­can­ce de esos in­tere­ses.

Des­de que asu­mió, Trump ex­clu­yó a su país de la Unes­co, del tra­ta­do de Pa­rís contra el cam­bio cli­má­ti­co y del Acuer­do Tran­spa­cí­fi­co. La ad­mi­nis­tra­ción Trump es­tá cer­ca aho­ra de apar­tar a Es­ta­dos Uni­dos del Naf­ta, la aso­cia­ción co­mer­cial que po­ten­ció to­das las eco­no­mías de Amé­ri­ca del Nor­te. Y anun­cia­ría muy pron­to, tal vez en las pró­xi­mas ho­ras, que Was-

hing­ton re­prue­ba el pac­to que Oc­ci­den­te fir­mó con Irán pa­ra ter­mi­nar con su pro­gra­ma nu­clear, en 2015.

Es una re­ti­ra­da tras otra, tan­tas que Trump po­dría au­to­de­no­mi­nar­se “exit man” si se mo­fa­ra de sí mis­mo co­mo lo ha­ce de los de­más. To­da­vía es tem­prano pa­ra de­ci­dir si la es­tra­te­gia uni­la­te­ral da el re­sul­ta­do que “exit man” bus­ca, el de con­ver­tir a su na­ción en una po­ten­cia inal­can­za­ble. Sin em­bar­go, hay in­di­cios de que no lo ha­rá.

“Es­ta­dos Uni­dos pri­me­ro” es el es­lo­gan que Trump eli­gió pa­ra ilus­trar esa es­tra­te­gia y pa­ra per­sua­dir a los nor­te­ame­ri­ca­nos que lo vo­ta­ron de que él de­vol­ve­rá a su país la ri­que­za y los tra­ba­jos que la glo­ba­li­za­ción le qui­tó.

Por aho­ra, eso no pa­re­ce ser así. La eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na cre­ce hoy a pro­me­dios si­mi­la­res a los de los úl­ti­mos años y el des­em­pleo es­tá tan ba­jo co­mo con Ba­rack Oba­ma. Y el dé­fi­cit co­mer­cial –que pa­ra Trump es la se­ñal inequí­vo­ca de lo in­jus­to que es el mun­do con su país– se man­tie­ne en los al­tí­si­mos ni­ve­les de 2016.

Co­mo si eso no fue­ra po­co, mien­tras Es­ta­dos Uni­dos se re­plie­ga y le­van­ta muros, Chi­na se abre y ga­na po­der co­mer­cial, po­lí­ti­co y di­plo­má­ti­co. Sí, Chi­na... el gi­gan­te que tu­vo que aban­do­nar su fe­roz en­cie­rro a fi­nes de los años 80 pa­ra po­der so­bre­vi­vir y ali­men­tar a cien­tos de mi­llo­nes de per­so­nas.

Tam­po­co la his­to­ria es be­né­vo­la con el ais­la­cio­nis­mo que mo­to­ri­za la doc­tri­na del re­plie­gue de Trump. Fue la es­tra­te­gia ele­gi­da en­tre las dos gue­rras mun­dia­les, un po­co pa­ra de­te­ner la gran re­ce­sión y otro po­co pa­ra ale­jar­se de los pro­ble­mas de un mun­do tur­bu­len­to.

Esa neu­tra­li­dad no lo­gró evi­tar que la re­ce­sión se con­vir­tie­ra en de­pre­sión y mu­cho me­nos que Es­ta­dos Uni­dos fue­ra obli­ga­do vio­len­ta­men­te a to­mar par­te en la Se­gun­da Gue­rra con el ata­que de Pearl Har­bor.

Trump des­plie­ga, con in­sis­ten­te fre­cuen­cia, una in­cli­na­ción por ig­no­rar la reali­dad ac­tual o pa­sa­da. Sin em­bar­go, hay una si­tua­ción en par­ti­cu­lar que no po­drá elu­dir. Pa­ra en­fren­tar a “roc­ket man”,

“exit man” ne­ce­si­ta más que uni­la­te­ra­lis­mo. Él pue­de lan­zar to­das las bom­bas pre­ven­ti­vas que quie­ra so­bre Pyong­yang. Pe­ro con un so­lo mi­sil Kim cau­sa­rá cien­tos de mi­les de muer­tos, mu­chos de ellos sol­da­dos nor­te­ame­ri­ca­nos, en Co­rea del Sur o Japón. Se­rá una pe­que­ña mues­tra de que el uni­la­te­ra­lis­mo no sir­ve ni con alia­dos ni con enemi­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.