Ra­joy apues­ta a for­zar unas elec­cio­nes ur­gen­tes en Ca­ta­lu­ña

Puig­de­mont que­dó aco­rra­la­do en­tre el ul­ti­má­tum de Ma­drid y los se­pa­ra­tis­tas de izquierda

La Nacion - - EL MUNDO - Mar­tín Ro­drí­guez Ye­bra

Ra­joy po­dría eje­cu­tar una “ope­ra­ción qui­rúr­gi­ca”

La in­cóg­ni­ta es si los se­pa­ra­tis­tas so­por­ta­rán la pre­sión

BARCELONA.– Por las bue­nas o por las ma­las, el pre­si­den­te Ma­riano Ra­joy in­ten­ta que Ca­ta­lu­ña vo­te cuan­to an­tes un nue­vo go­bierno que re­em­pla­ce al que en­ca­be­za el in­de­pen­den­tis­ta Car­les Puig­de­mont.

Ra­joy ne­go­ció con el lí­der so­cia­lis­ta, Pe­dro Sán­chez, que si se vie­ra for­za­do a apli­car el ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción pa­ra in­ter­ve­nir la au­to­no­mía ca­ta­la­na, eje­cu­ta­rá una “ope­ra­ción qui­rúr­gi­ca”, cu­yo fin prin­ci­pal se­rá di­sol­ver el ac­tual Par­la­men­to de ma­yo­ría se­pa­ra­tis­ta y con­vo­car de in­me­dia­to unos co­mi­cios au­to­nó­mi­cos.

Ése se­ría el peor es­ce­na­rio: la im­po­si­ción. Tan­to Ra­joy co­mo Sán­chez es­pe­ran que el pro­pio Puig­de­mont se re­sig­ne a ade­lan­tar las elec­cio­nes, aho­ga­do por la si­tua­ción de ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca a la que se en­fren­ta a par­tir del am­bi­guo ac­to de de­cla­ra­ción de la in­de­pen­den­cia que pro­ta­go­ni­zó el mar­tes en el Par­la­men­to re­gio­nal.

El go­bierno le en­vió an­te­ayer un re­que­ri­mien­to for­mal a Puig­de­mont pa­ra que acla­re por es­cri­to si pro­cla­mó o no la fun­da­ción de la re­pú­bli­ca ca­ta­la­na. Le dio pla­zo has­ta el lu­nes. Só­lo avan­za­rá con el 155 en ca­so de que el pre­si­den­te ca­ta­lán di­ga que sí y ade­más se nie­gue a re­trac­tar­se an­tes del jue­ves.

“Lo ideal es que el se­ñor Puig­de­mont asu­ma que no de­cla­ró la in­de­pen­den­cia y vea que el úni­co ca­mino es una con­vo­ca­to­ria elec­to­ral”, di­jo ayer Sán­chez. En nom­bre del go­bierno, el mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res, Alfonso Das­tis, tam­bién bus­có per­sua­dir al pre­si­den­te re­gio­nal: “Si res­pon­de que no, se vuel­ve a la le­ga­li­dad”.

Puig­de­mont es­tá atra­pa­do. De­cir que en reali­dad no de­cla­ró la in­de­pen­den­cia equi­val­dría a acep­tar que su dis­cur­so del mar­tes, que man­tu­vo en vi­lo a Eu­ro­pa, fue un show po­lí­ti­co sin con­te­ni­do. Y ale­ja­ría de su la­do a los an­ti­ca­pi­ta­lis­tas de la CUP, 10 dipu­tados de­ci­si­vos pa­ra com­ple­tar la ma­yo­ría le­gis­la­ti­va del se­pa­ra­tis­mo. Ellos le die­ron un mes de pla­zo pa­ra con­cre­tar la rup­tu­ra con Es­pa­ña.

Si, en cam­bio, Puig­de­mont res­pon­die­ra que se con­si­de­ra el pre­si­den­te de un Es­ta­do in­de­pen­dien­te, es­ta­ría fir­man­do la con­fe­sión de un de­li­to gra­ve: re­be­lión. En la re­dac­ción de su ré­pli­ca a Ra­joy tra­ba­jan cons­ti­tu­cio­na­lis­tas y pe­na­lis­tas.

El tiem­po muer­to les sir­ve a los in­de­pen­den­tis­tas pa­ra pen­sar. Tie­nen que ges­tio­nar la frus­tra­ción que cau­só en­tre sus sim­pa­ti­zan­tes el pa­so atrás de Puig­de­mont, que gi­ró de la pro­me­sa de fun­dar la re­pú­bli­ca ca­ta­la­na a una de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia en sus­pen­so que na­die al­can­zó a en­ten­der.

Por aho­ra in­sis­ten en pe­dir una me­dia­ción y de­nun­ciar a Ra­joy. “Pa­re­ce que pa­ra al­gu­nos diá­lo­go es si­nó­ni­mo de in­sul­tos, ar­tícu­lo 155, que­re­llas y ame­na­zas”, se que­jó ayer el con­se­ller (mi­nis­tro) de Asun­tos Ex­te­rio­res, Raül Ro­me­va.

El vi­ce­pre­si­den­te Oriol Jun­que­ras, lí­der de Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na de Ca­ta­lun­ya (ERC), se man­tie­ne en la am­bi­güe­dad. Di­jo que su plan con­sis­te en “cul­mi­nar cuan­to an­tes” el pro­ce­so ha­cia la in­de­pen­den­cia. Por eso des­car­tó “del to­do” una con­vo­ca­to­ria elec­to­ral.

Ra­joy cree que no les que­da­rá otro re­me­dio. La alian­za Junts pel Sí, for­ma­da por el PdeCAT de Puig­de­mont y ERC, no tie­ne ma­yo­ría pa­ra go­ber­nar. Si la CUP los aban­do­na­ra, que­da­rían sin mar­gen pa­ra ges­tio­nar el po­der.

Los se­pa­ra­tis­tas an­ti­ci­pan la ju­ga­da de Ra­joy. Ju­ran que boi­co­tea­rán unas elec­cio­nes que fue­ran con­vo­ca­das co­mo fru­to de una in­ter­ven­ción de la au­to­no­mía. Un lar­go pe­río­do de ines­ta­bi­li­dad que­da­ría ga­ran­ti­za­do si ése fue­ra el es­ce­na­rio.

La gran in­cóg­ni­ta es si ten­drán la ca­pa­ci­dad de so­por­tar la pre­sión. La fu­ga de em­pre­sas en la úl­ti­ma se­ma­na, los lla­ma­dos de Eu­ro­pa pa­ra de­te­ner las de­ci­sio­nes uni­la­te­ra­les, el cre­cien­te ma­les­tar so­cial y las fric­cio­nes in­ter­nas le cor­tan los ca­mi­nos a Puig­de­mont.

En el ca­so de una con­vo­ca­to­ria elec­to­ral or­di­na­ria, na­da ga­ran­ti­za que Junts pel Sí vuel­va a ir uni­do. El PdeCAT (cen­tro­de­re­cha) ha per­di­do apo­yos con su gi­ro ha­cia el se­pa­ra­tis­mo y su alian­za con la CUP. Puig­de­mont pro­me­tió que no vol­ve­ría a ser can­di­da­to al Par­la­men­to au­to­nó­mi­co y el lí­der real del par­ti­do, Ar­tur Mas, es­tá in­ha­bi­li­ta­do por la jus­ti­cia. Jun­que­ras po­dría sen­tir­se ten­ta­do de pro­bar suer­te so­lo.

La al­cal­de­sa de Barcelona, Ada Co­lau, mi­ra con aten­ción el pa­no­ra­ma. Jue­ga a dos aguas. Apo­yó el re­fe­rén­dum ile­gal del 1º de oc­tu­bre que hi­zo es­ca­lar el con­flic­to, pe­ro al mis­mo tiem­po le pi­dió a Puig­de­mont que no asu­mie­ra co­mo vá­li­dos los re­sul­ta­dos y no de­cla­ra­ra la in­de­pen­den­cia.

Su par­ti­do, En Co­mú (alia­do de Po­de­mos), po­dría pre­sen­tar­se co­mo una bi­sa­gra pa­ra un ate­rri­za­je sua­ve del pro­ce­so se­pa­ra­tis­ta. Y le da­ría tiem­po al po­der es­pa­ñol pa­ra ela­bo­rar una ofer­ta po­lí­ti­ca que se­duz­ca a la enor­me por­ción de la so­cie­dad ca­ta­la­na que quie­re ir­se.

Son to­das va­ria­bles que es­tán so­bre la me­sa de Puig­de­mont, mien­tras se pre­pa­ra pa­ra res­pon­der­le a Ra­joy en qué país cree que vi­ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.