La sus­pen­sión de la pro­cu­ra­do­ra, el pri­mer efec­to que bus­ca Ma­cri

La Nacion - - POLÍTICA - Her­nán Cap­pie­llo

El Go­bierno cree que ayer se em­pe­zó a es­cri­bir la his­to­ria de la caí­da de Ale­jan­dra Gils Carbó co­mo pro­cu­ra­do­ra ge­ne­ral de la Na­ción. La jus­ti­cia fe­de­ral, a la que la fun­cio­na­ria ju­di­cial qui­so do­mar sin éxi­to, le ases­tó un gol­pe que ga­ti­lla­rá su jui­cio po­lí­ti­co en el Con­gre­so.

Pe­ro el Go­bierno, co­mo pri­mer pa­so, bus­ca que que­de sus­pen­di­da en el car­go. Es la mis­ma de­ci­sión que to­mó Gils Carbó cuan­do apar­tó al fis­cal Jo­sé Ma­ría Cam­pag­no­li pa­ra que pu­die­ra de­fen­der­se an­te el jui­cio po­lí­ti­co que le ini­ció por in­ves­ti­gar a Lá­za­ro Báez. Ar­gu­men­tó que atra­ve­sar el jui­cio po­lí­ti­co le iba a pro­vo­car a Cam­pag­no­li “una con­mo­ción tal en su es­pí­ri­tu que le im­pe­di­ría desem­pe­ñar­se en el mo­do apro­pia­do”.

Hoy, Báez es­tá pre­so por la­va­do, Cam­pag­no­li fue so­bre­seí­do en el jui­cio po­lí­ti­co y Gils Carbó es­tá a las puer­tas del su­yo pro­pio.

Al me­nos es lo que desea Mau­ri­cio Ma­cri, quien con­si­de­ra a la pro­cu­ra­do­ra la kirch­ne­ris­ta más po­de­ro­sa, des­pués de la sa­li­da de Cris­ti­na Kirch­ner de la Ca­sa Ro­sa­da. El po­der de fue­go de los le­gis­la­do­res kirch­ne­ris­tas es li­mi­ta­do y es­tá ato­mi­za­do, y el de al­gu­nos jue­ces y fis­ca­les, que abre­van en las ideas del kirch­ne­ris­mo, es pun­tual en ca­da cau­sa en trámite. Pe­ro el de la pro­cu­ra­do­ra se ex­tien­de a to­do el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co Fis­cal, un or­ga­nis­mo ex­tra­po­der que pue­de im­pul­sar in­ves­ti­ga­cio­nes pe­na­les o pro­ce­sos ad­mi­nis­tra­ti­vos.

Des­con­fía Ma­cri cuan­do la ve ma­nio­bran­do pa­ra con­cen­trar la in­for­ma­ción so­bre los so­bor­nos que pa­gó Ode­brecht. Pien­sa que só­lo bus­ca per­ju­di­car a Iec­sa, la fir­ma que era de su pri­mo y que apa­re­ce men­cio­na­da en el so­te­rra­mien­to del Sarmiento co­mo una de las que de­le­ga­ron en la bra­si­le­ña esas ges­tio­nes. Y pro­te­ger a los fun­cio­na­rios kirch­ne­ris­tas que co­bra­ron.

Des­con­fió Ma­cri cuan­do la pro­cu­ra­do­ra se fo­to­gra­fió con su par ve­ne­zo­la­na Lui­sa Or­te­ga, quien hu­yó de su país pa­ra no que­dar pre­sa. Gils Carbó di­jo que si Ma­cri la sa­ca­ra por de­cre­to, ac­tua­ría co­mo el cues­tio­na­do Ni­co­lás Ma­du­ro.

El mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Ger­mán Ga­ra­vano, pro­me­tió a Ma­cri ofren­dar­le la sa­li­da de la pro­cu­ra­do­ra, pe­ro no lo lo­gró. Im­pul­só una ley pa­ra mo­di­fi­car el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y li­mi­tar el man­da­to de la fun­cio­na­ria. Ne­go­ció con el mas­sis­mo y le dio po­der a la co­mi­sión bi­ca­me­ral, pre­si­di­da por Gra­cie­la Ca­ma­ño. Eli­sa Ca­rrió, so­cia de Cam­bie­mos, di­na­mi­tó el acuer­do y el PJ se re­ti­ró de la ne­go­cia­ción.

Aho­ra, los cues­tio­na­mien­tos vie­nen de tres la­dos; son po­lí­ti­cos, pe­ro tam­bién pro­vie­nen de la jus­ti­cia pe­nal, de la mano del fis­cal Eduar­do Taiano, quien la in­ves­ti­gó y pi­dió su in­da­ga­to­ria a Er­co­li­ni.

Otro fren­te de tor­men­ta pro­vie­ne de la jus­ti­cia en lo con­ten­cio­so ad­mi­nis­tra­ti­vo: el juez Pa­blo Cays­sial­ses­tá­por­de­ci­dir­si­co­rres­pon­de o no el jui­cio po­lí­ti­co pa­ra re­mo­ver­la. Las agru­pa­cio­nes Se­rá Jus­ti­cia y el Co­le­gio Pú­bli­co de Abo­ga­dos de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res se­ña­la­ron que el jui­cio po­lí­ti­co les ca­be a pre­si­den­tes, vi­ce­pre­si­den­tes, mi­nis­tros y jue­ces de la Cor­te. Co­mo la pro­cu­ra­do­ra no se en­cuen­tra en esas ca­te­go­rías, no se­ría ne­ce­sa­rio pa­sar por ese pro­ce­so. Lo que de­ci­da Cays­sials pue­de ofre­cer­le al Go­bierno la po­si­bi­li­dad de un nue­vo me­ca­nis­mo de re­mo­ción, que no re­quie­ra los dos ter­cios de los vo­tos, o di­rec­ta­men­te una nue­va ley que es­ta­blez­ca un lí­mi­te a su man­da­to vi­ta­li­cio. Y apli­cár­se­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.