Pe­ña les re­cla­mó a los em­pre­sa­rios que acep­ten una ma­yor com­pe­ten­cia

Pi­dió que pro­pon­gan una agen­da so­bre “có­mo cre­cer, no im­pe­dir que otros lo ha­gan” y una ley en de­fen­sa de los con­su­mi­do­res

La Nacion - - ECONOMÍA - Da­río Pa­la­ve­cino CO­RRES­PON­SAL EN MAR DEL PLA­TA

MAR DEL PLA­TA.– El je­fe de Ga­bi­ne­te de la Na­ción, Mar­cos Pe­ña, fue du­ro. An­te 900 em­pre­sa­rios reuni­dos en el 53° Co­lo­quio de IDEA di­jo que va­lo­ra al sec­tor co­mo ge­ne­ra­dor de em­pleo pri­va­do de ca­li­dad, pe­ro que es­pe­ra el plan­teo de una agen­da so­bre “có­mo cre­cer y no de im­pe­dir que otros lo ha­gan”.

“Al­gu­nos del ám­bi­to di­ri­gen­te no en­ten­die­ron la pro­fun­di­dad de es­te cam­bio: va a ha­ber una exi­gen­cia ca­da vez más gran­de”, ase­gu­ró. En es­te sen­ti­do, pi­dió que ha­ya una ley de de­fen­sa de la com­pe­ten­cia “de ver­dad” y que, an­tes de que­jar­se por las im­por­ta­cio­nes o re­cla­mar sub­si­dios, es­tu­dien có­mo ser más com­pe­ti­ti­vos.

“Va­lo­ra­mos al empresariado co­mo ac­tor cen­tral de nues­tro desa­rro­llo eco­nó­mi­co. Si que­re­mos ge­ne­rar bie­nes­tar, a tra­vés de em­pleo pri­va­do de ca­li­dad, ne­ce­si­ta­mos em­pre­sa­rios que se sien­tan re­co­no­ci­dos y apo­ya­dos por el Es­ta­do. Pre­su­po­ne­mos que son ti­pos que quie­ren in­ver­tir, cum­plir las re­glas, com­pe­tir y, des­de ese lu­gar, va­mos a ver có­mo po­de­mos ayu­dar­los pa­ra que ge­ne­ren más va­lor. Ob­via­men­te, en ese con­tex­to, que­re­mos que, co­mo no­so­tros, me­jo­ren y nos plan­teen una agen­da de có­mo cre­cer, no de im­pe­dir que otros crez­can. Que nos plan­teen una agen­da de de­fen­sa de la com­pe­ten­cia de ver­dad. Te­ne­mos que te­ner una ley de de­fen­sa de la com­pe­ten­cia de ver­dad”, afir­mó Pe­ña, que par­ti­ci­pó del pa­nel “La Ar­gen­ti­na ha­cia ade­lan­te”, en­tre­vis­ta­do por el co­lum­nis­ta de la nacion Car­los Pag­ni.

Sin em­bar­go, el fun­cio­na­rio di­jo que “en ge­ne­ral lo que se ve en al­gu­nos sec­to­res es que pre­do­mi­na el mie­do por un error de lec­tu­ra del pro­ce­so po­lí­ti­co”. “És­te es un cam­bio cul­tu­ral pro­fun­do que vino pa­ra que­dar­se por­que vino por de­ci­sión de los ar­gen­ti­nos, no por de­ci­sión de Mau­ri­cio Ma­cri. El ar­gen­tino se har­tó de vi­vir en un país par­ti­do, con fra­ca­sos, nar­co­trá­fi­co y po­bre­za fru­to de la di­ri­gen­cia. En­ton­ces, no­so­tros ele­va­mos la va­ra y va a ha­ber una exi­gen­cia ca­da vez más gran­de y es­tá bien que así sea”.

Se­gún Pe­ña, en los dos pri­me­ros años de go­bierno se pro­pu­sie­ron evi­tar una cri­sis eco­nó­mi­ca y cre­cer, mien­tras que aho­ra el desafío es “en­trar en la dis­cu­sión es­truc­tu­ral de si que­re­mos ser una Ar­gen­ti­na glo­bal, con­tem­po­rá­nea y pro­ta­go­nis­ta”.

“En­tien­do que el pen­sa­mien­to eco­nó­mi­co que pre­do­mi­na en nues­tro país es an­ti­guo, ob­so­le­to y per­ver­so pa­ra el in­te­rés de una Ar­gen­ti­na que ne­ce­si­ta cre­cer. El cre­ci­mien­to nos per­mi­te que los cos­tos se va­yan aco­mo­dan­do en el ca­mino. Es­to tie­ne que ser un pro­ce­so, tam­bién signo de la épo­ca. És­ta es una épo­ca más frag­men­ta­da: no hay una re­for­ma que te ge­ne­re el cre­ci­mien­to. Aho­ra te­ne­mos que pa­sar a las re­for­mas en que to­dos ce­de­mos un po­co y, si los que tie­nen po­der no ce­den, en­ton­ces di­gá­mos­le a la gen­te en la ca­ra que no es­ta­mos dis­pues­tos a ce­der na­da pa­ra que ellos vi­van me­jor”, fus­ti­gó.

Y otro pun­to cen­tral que des­ta­có es que to­do lo que se ha­ga tie­ne que ser en fun­ción de lo que su­ce­de en el mun­do. “El otro día fui­mos a una fá­bri­ca de he­la­de­ras de Sam­sung en Ca­ñue­las y to­da la ma­qui­na­ria fue im­por­ta­da pa­ra ha­cer pro­duc­tos pa­ra ex­por­tar con la mis­ma ca­li­dad de Co­rea. En­ton­ces, el ver­so de que no po­de­mos ha­cer in­dus­tria na­cio­nal de ca­li­dad o de que só­lo se pue­de ha­cer ce­rran­do las ba­rre­ras es falso. Los pa­ne­les so­la­res se im­por­tan pa­ra ge­ne­rar tra­ba­jo y po­der ge­ne­rar ener­gías re­no­va­bles. Y to­dos los que es­tán acá sa­ben que hoy no es más co­mo en los 60 o 70, en que las ca­de­nas eran im­por­ta­ción contra ex­por­ta­ción, sino que es un flu­jo ca­da vez más in­ter­co­nec­ta­do. Es un desafío al igual que el otro desafío cul­tu­ral: que no da lo mis­mo tra­ba­jar que no tra­ba­jar”.

En es­te sen­ti­do, Pe­ña di­jo que “hay dis­tin­tas di­men­sio­nes de la po­bre­za que se han que­ri­do pa­liar con in­gre­so en una ló­gi­ca clien­te­lar”, pe­ro que lo úni­co que la va a re­du­cir es un em­pleo for­mal de ca­li­dad que sea com­pe­ti­ti­vo glo­bal­men­te. Cual­quier otra co­sa no es sus­ten­ta­ble”.

“No­so­tros lo que es­ta­mos ha­cien­do es in­yec­tan­do aho­rro, cré­di­to, in­fra­es­truc­tu­ra y au­to­es­ti­ma. El otro día una pro­vin­cia, no im­por­ta cuál, re­cla­ma­ba un be­ne­fi­cio im­po­si­ti­vo cuan­do es­ta­mos in­vir­tien­do en in­fra­es­truc­tu­ra. Pen­sá en esa agen­da, no en lo que se es­tá dis­cu­tien­do des­de ha­ce 50 años”, con­clu­yó.

Mau­ro v. riz­zi

El je­fe de Ga­bi­ne­te, ayer, lue­go de ha­blar en el Co­lo­quio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.