Pro­ce­san al je­fe de Los Mo­nos por or­de­nar un secuestro des­de la cár­cel de Co­ron­da Tras la pis­ta de si­ca­rios

Ariel “Gui­lle” Can­te­ro ha­bría or­ga­ni­za­do un rap­to que no ter­mi­nó co­mo es­pe­ra­ba la ban­da, pues se equi­vo­ca­ron de víc­ti­ma; el plan que­dó al des­cu­bier­to por es­cu­chas te­le­fó­ni­cas

La Nacion - - BUENOS AIRES - Ger­mán de los San­tos PA­RA LA NACION

RO­SA­RIO.– El juez fe­de­ral Car­los Ve­ra Barros pro­ce­só a Ariel Má­xi­mo Can­te­ro, alias “Gui­lle”, lí­der de la ban­da de Los Mo­nos, co­mo el ce­re­bro de un secuestro ex­tor­si­vo que tra­mó des­de la cár­cel de Co­ron­da y que se con­cre­tó ha­ce un mes en la zo­na oes­te de es­ta ciu­dad.

El secuestro no sa­lió co­mo lo ha­bían pla­nea­do en el pe­nal, pues se equi­vo­ca­ron de víc­ti­ma. En lu­gar de cap­tu­rar al hi­jo de un je­fe nar­co ri­val, tal co­mo ha­bría si­do pre­vis­to, fue rap­ta­do un tra­ba­ja­dor me­ta­lúr­gi­co de 22 años al que tu­vie­ron que li­be­rar sin co­brar el res­ca­te de 3.000.000 de pe­sos que los se­cues­tra­do­res pre­ten­dían ob­te­ner con ese gol­pe.

El juez con­si­de­ró que “Gui­lle” or­ga­ni­zó y di­ri­gió des­de su ca­la­bo­zo en la cár­cel de Co­ron­da la pri­va­ción de la li­ber­tad de es­te jo­ven, que fue rap­ta­do en una es­qui­na del Barrio Trián­gu­lo y li­be­ra­do una ho­ra des­pués, cuan­do los cap­to­res com­pro­ba­ron que no era la per­so­na que ha­bían se­lec­cio­na­do pre­via­men­te pa­ra ob­te­ner un ré­di­to eco­nó­mi­co con el co­bro de un res­ca­te.

Se­gún la in­ves­ti­ga­ción que rea­li­za­ron los fis­ca­les, la víc­ti­ma fue in­ter­cep­ta­da en el cru­ce del bu­le­var Se­guí y Es­pi­ni­llo a las 19.30 del 9 de sep­tiem­bre pa­sa­do “por dos in­di­vi­duos que lo obli­ga­ron a su­bir a pun­ta de pis­to­la al vehícu­lo en que se des­pla­za­ban”.

Lue­go le cu­brie­ron la ca­be­za y “tras circular un tiem­po, lo hi­cie­ron des­cen­der en un gal­pón, don­de per­ma­ne­ció tam­bién con los ojos cu­bier­tos”. Una vez allí, los cap­to­res co­men­za­ron a dis­cu­tir lue­go de ha­ber­se da­do cuen­ta de que la víc­ti­ma no era la que ha­bían pla­nea­do se­cues­trar, pues “no te­nía un lu­nar” y no lle­va­ba la cam­pe­ra que ha­bía si­do iden­ti­fi­ca­da co­mo una pren­da uti­li­za­da por el blan­co ele­gi­do.

Esas cir­cuns­tan­cias fue­ron trans­mi­ti­das por sus cap­to­res, vía te­le­fó­ni­ca, a un su­je­to al que apo­da­ban “Tío”. La pes­qui­sa de­ter­mi­nó que esa per­so­na iden­ti­fi­ca­da co­mo “Tío” era Can­te­ro, que ha­bría ma­ne­ja­do el ope­ra­ti­vo des­de su cel­da.

Tras cons­ta­tar con el DNI la iden­ti­dad del jo­ven se­cues­tra­do, el cau­ti­vo fue li­be­ra­do en la in­ter­sec­ción de Se­guí y Cir­cun­va­la­ción.

Co­mo uno de los cap­to­res –Eze­quiel “Pa­rá­si­to” Fer­nán­dez, que se en­cuen­tra pró­fu­go– te­nía el te­lé­fono in­ter­ve­ni­do en el con­tex­to de otra cau­sa, los in­ves­ti­ga­do­res tu­vie­ron ac­ce­so a la pre­pa­ra­ción del de­li­to, se­ña­la­ron el fis­cal Fe­de­ri­co Rey­na­res So­la­ri y el ti­tu­lar de la Uni­dad Fis­cal Es­pe­cia­li­za­da en Se­cues­tros Ex­tor­si­vos (Ufe­se), San­tia­go Mar­que­vich.

En con­ver­sa­cio­nes pos­te­rio­res los pro­ta­go­nis­tas “se de­ba­tie­ron en­tre se­cues­trar al su­je­to que ya te­nían ob­ser­va­do o a uno nue­vo, cu­ya fo­to­gra­fía se­ría enviada al «Pa­rá­si­to» por un con­tac­to”, re­se­ña­ron Mar­que­vich y Rey­na­res So­la­ri.

Ya con la víc­ti­ma equi­vo­ca­da en cau­ti­ve­rio, el lí­der de Los Mo­nos re­fi­rió que irían a bus­car “asa­do” a la ca­sa del pa­dre del jo­ven an­tes de li­be­rar­lo. Por otro la­do, los fis­ca­les in­di­ca­ron que de las trans­crip­cio­nes de las con­ver­sa­cio­nes “sur­gía tam­bién la in­ten­ción de co­me­ter, en lo in­me­dia­to, al me­nos otros dos se­cues­tros ex­tor­si­vos, cu­yas víc­ti­mas ac­ti­vas has­ta el mo­men­to no fue­ron iden­ti­fi­ca­das, co­mo tam­po­co pue­de a la fe­cha ase­gu­rar­se que no se hu­bie­ra con­su­ma­do al­guno de ellos”.

Unos días an­tes, los agen­tes pu­die­ron arres­tar a uno de los sos­pe­cho­sos de ha­ber si­do el bra­zo ar­ma­do que eje­cu­ta­ba las ór­de­nes de Can­te­ro. Los efec­ti­vos de la Po­li­cía Fe­de­ral rea­li­za­ron un alla­na­mien­to en Jo­sé In­ge­nie­ros al 7600 y de­tu­vie­ron a Nahuel Fer­nán­dez, de 25 años, her­mano del “Pa­rá­si­to”.

Los ele­men­tos que fue­ron se­cues­tra­dos en esa vi­vien­da per­mi­tie­ron a los in­ves­ti­ga­do­res su­mar prue­bas contra los su­pues­tos si­ca­rios del clan nar­co de Los Mo­nos. Es que allí fue­ron in­cau­ta­das tres pis­to­las 9 mm, gran can­ti­dad de mu­ni­cio­nes, dos cha­le­cos an­ti­ba­las y una ame­tra­lla­do­ra Halcón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.