Ame­na­zas de bom­ba en es­cue­las: una tris­te epi­de­mia

El lla­ma­ti­vo au­men­to de fal­sas ad­ver­ten­cias te­le­fó­ni­cas so­bre ar­te­fac­tos ex­plo­si­vos exi­ge una fir­me ac­ción ju­di­cial y una dis­tin­ta ac­ti­tud de los pa­dres

La Nacion - - EDITORIALES | CARTAS -

En los dos úl­ti­mos me­ses fue­ron de­nun­cia­das al­re­de­dor de 2600 ame­na­zas te­le­fó­ni­cas contra es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­ti­vos bo­nae­ren­ses. Só­lo en uno de esos ca­sos fue de­tec­ta­da una gra­na­da; en los res­tan­tes, se tra­tó de fal­sas ad­ver­ten­cias, ma­yor­men­te aso­cia­das a es­tu­dian­tes que bus­ca­ban per­der un día de cla­ses o za­far de un exa­men, o a in­ten­tos de gru­pos po­lí­ti­cos de sem­brar con­fu­sión en las se­ma­nas pre­vias a las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas que ten­drán lu­gar el 22 de es­te mes.

En cual­quie­ra de los dos ca­sos, lo ocu­rri­do nos obli­ga a pre­gun­tar­nos qué nos pa­sa co­mo so­cie­dad pa­ra que lle­gue­mos a tal ex­tre­mo de sin­ra­zón y de des­pre­cio por la es­cue­la. Du­ran­te los úl­ti­mos tiem­pos, co­mo lo he­mos co­men­ta­do en es­ta co­lum­na edi­to­rial, he­mos asis­ti­do a una la­men­ta­ble se­gui­di­lla de ata­ques a do­cen­tes, tan­to de alum­nos co­mo de pa­dres de és­tos, en un ejem­plo de pér­di­da ab­so­lu­ta del res­pe­to por la au­to­ri­dad de los maes­tros. Aho­ra, asis­ti­mos a una ver­da­de­ra epi­de­mia de fal­sas ame­na­zas de bom­ba en los es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­ti­vos, que ade­más de ge­ne­rar in­tran­qui­li­dad agra­van la pér­di­da de días de cla­ses, co­mo si las huel­gas gre­mia­les no hu­bie­ran pro­vo­ca­do ya su­fi­cien­te da­ño.

Re­sul­ta de­plo­ra­ble que ha­ya quie­nes pre­ten­dan des­gas­tar a un go­bierno a par­tir de ma­nio­bras ar­ti­fi­cia­les pa­ra sem­brar mie­do y caos en la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va. Del mis­mo mo­do, es tris­te y des­alen­ta­dor ver que chi­cos en edad es­co­lar to­men un te­lé­fono pa­ra efec­tuar una fal­sa ad­ver­ten­cia so­bre aten­ta­dos ex­plo­si­vos en sus co­le­gios, que por pro­to­co­lo sue­len de­ri­var en pro­ce­di­mien­tos po­li­cia­les den­tro de los co­le­gios y en la sus­pen­sión de las cla­ses.

No de­ja de ser po­si­ti­vo, ade­más de im­pres­cin­di­ble, que las au­to­ri­da­des po­lí­ti­cas y ju­di­cia­les de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res se ha­yan de­ci­di­do a ac­tuar pa­ra cor­tar de cua­jo es­tos epi­so­dios. Du­ran­te los úl­ti­mos vein­te días, se de­tu­vo a 28 me­no­res de edad sin­di­ca­dos co­mo au­to­res de al­gu­nas de esas ame­na­zas te­le­fó­ni­cas, al tiem­po que 12 pa­dres de esos chi­cos han si­do impu­tados por el de­li­to de in­ti­mi­da­ción pú­bli­ca, da­do que la ma­yo­ría de sus hi­jos son inimpu­tables pe­nal­men­te. Si­mul­tá­nea­men­te, avan­zan las in­ves­ti­ga­cio­nes en otros 120 ex­pe­dien­tes.

To­do in­di­ca que en la ma­yo­ría de las cau­sas abier­tas se po­drán ini­ciar de­man­das ci­vi­les contra los pa­dres de los au­to­res de las lla­ma­das te­le­fó­ni­cas, con el fin de que al­guien se ha­ga res­pon­sa­ble por los cos­tos que pa­ra el Es­ta­do y la so­cie­dad tie­nen es­tos su­ce­sos, que dis­tan de ser una bro­ma.

En el po­der po­lí­ti­co exis­te la con­vic­ción de que el pro­ble­ma po­dría mi­ti­gar­se cuan­do, por ca­da ame­na­za, las au­to­ri­da­des de las es­cue­las pre­sen­ten una de­nun­cia, que ha­bi­li­ta­rá un se­gui­mien­to del ca­so y la in­me­dia­ta iden­ti­fi­ca­ción de la lí­nea te­le­fó­ni­ca uti­li­za­da pa­ra lle­var a ca­bo la in­ti­mi­da­ción. Pa­ra­le­la­men­te, la Le­gis­la­tu­ra bo­nae­ren­se ini­ció el tra­ta­mien­to de un pro­yec­to pa­ra pe­nar con mul­tas eco­nó­mi­cas y has­ta trein­ta días de pri­sión a quie­nes reali­cen ame­na­zas de bom­ba contra co­le­gios.

De cual­quier ma­ne­ra, la prin­ci­pal so­lu­ción só­lo pue­de pa­sar por la re­cu­pe­ra­ción del de­bi­do res­pe­to por la edu­ca­ción, a par­tir del diá­lo­go en­tre pa­dres e hi­jos.

Mu­chas ve­ces cues­tio­na­mos el flo­jo desem­pe­ño de los alum­nos en la es­cue­la al ob­ser­var que, se­gún dis­tin­tos ope­ra­ti­vos de eva­lua­ción edu­ca­ti­va, más de la mi­tad de ellos ni si­quie­ra com­pren­den lo que leen en los li­bros de tex­to. De­be­ría­mos de­te­ner­nos a pen­sar que tal vez sí com­pren­dan lo que leen en la so­cie­dad, em­pe­zan­do por la es­ca­sa im­por­tan­cia que los ma­yo­res le asig­na­mos a la edu­ca­ción. Cuan­do los adul­tos ad­vir­ta­mos cuán­to apren­den nues­tros hi­jos de nues­tro pro­pio com­por­ta­mien­to y de nues­tra in­di­fe­ren­cia an­te de­ter­mi­na­dos va­lo­res, pro­ba­ble­men­te las co­sas co­mien­cen a cam­biar y la es­cue­la vuel­va a ser, jun­to a la fa­mi­lia, el pi­lar so­bre el cual se sos­ten­ga nues­tro fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.