La in­fla­ción ba­ja, pe­ro me­nos de lo es­pe­ra­do

Fue de 1,5% en oc­tu­bre; las me­di­das del Go­bierno, en dis­cu­sión

La Nacion - - NOTAS DE TAPA - Fran­cis­co Jue­guen

La in­fla­ción nú­cleo, que no tie­ne en cuen­ta los pre­cios re­gu­la­dos ni los estacionales, de­be­ría es­tar en es­ta épo­ca en el 1%, se­gún las ex­pec­ta­ti­vas ofi­cia­les. Sin em­bar­go, en oc­tu­bre la nú­cleo fue de 1,3%, y la in­fla­ción ge­ne­ral, de 1,5%. El ín­di­ce se des­ace­le­ra, pe­ro a una ve­lo­ci­dad in­fe­rior a la esperada.

En las úl­ti­mas se­ma­nas, tras las elec­cio­nes y la fuer­te suba de ta­sas del Ban­co Cen­tral (BCRA), es­ta di­ná­mi­ca re­abrió el de­ba­te en­tre los ana­lis­tas gra­dua­lis­tas y los par­ti­da­rios de una po­lí­ti­ca de shock.

El em­po­de­ra­mien­to ofi­cial y la me­ta ofi­cial de in­fla­ción in­cum­pli­da re­abrie­ron al­gu­nos de los in­te­rro­gan­tes del año pa­sa­do. ¿Cuál es la ve­lo­ci­dad de la des­in­fla­ción? Esa re­duc­ción ¿es sos­te­ni­ble en el tiem­po si no se cum­plen las me­tas del BCRA? ¿Có­mo se afec­ta­rá la cre­di­bi­li­dad del Cen­tral y có­mo im­pac­ta­rá ese da­ño en las ex­pec­ta­ti­vas? ¿Pue­den la en­ti­dad rec­to­ra y su po­lí­ti­ca de ta­sas lo­grar su ob­je­ti­vo sin un ali­nea­mien­to de la po­lí­ti­ca fis­cal que de­ci­dió re­sig­nar in­gre­sos por la re­for­ma tri­bu­ta­ria? ¿Una fis­ca­li­dad más res­tric­ti­va aten­ta­rá con­tra el ya fla­co cre­ci­mien­to? Sin un tra­ba­jo so­bre ese rojo, ¿es su­fi­cien­te la po­lí­ti­ca de ta­sas al­tas pa­ra ba­jar la in­fla­ción? ¿Se­rá pre­ci­so re­sig­nar­se a otra ve­lo­ci­dad de re­duc­ción de pre­cios de­bi­do al boom del cré­di­to, la in­ver­sión pú­bli­ca y los au­men­tos de ta­ri­fas? Ve­lo­ci­dad, sus­ten­ta­bi­li­dad, ex­pec­ta­ti­vas, he­rra­mien­tas y ob­je­ti­vos en­tran hoy en re­vi­sión.

En ese en­re­ve­sa­do con­tex­to, ayer el In­dec di­fun­dió que la in­fla­ción de oc­tu­bre fue de 1,5% y acu­mu­ló en lo que va del año 19,4%. La ex­pec­ta­ti­va pa­ra el cierre de 2017, en­tre los ana­lis­tas, es­tá cer­ca de 23%, muy por arri­ba del techo de la me­ta ofi­cial del BCRA, del 17%. La in­fla­ción co­re, que no to­ma pre­cios re­gu­la­dos ni estacionales, mar­có un al­za de 1,3%, por arri­ba del 1% es­pe­ra­do por la en­ti­dad que dirige Fe­de­ri­co Stur­ze­neg­ger pa­ra es­ta épo­ca. Más allá del rit­mo, la des­in­fla­ción exis­te: la suba de pre­cios de es­te año se­rá prác­ti­ca­men­te la mi­tad de la de 2016.

“Ese dis­cur­so per­mi­te que el Go­bierno si­ga equi­vo­cán­do­se”, iro­ni­zó un con­sul­tor que no qui­so dar su nom­bre y pi­dió más ajus­te fis­cal.

“La in­fla­ción es un ob­je­ti­vo de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca. Pe­ro no es el úni­co”, es­ti­mó a Da­niel Hey­mann, la nacion pro­fe­sor de las uni­ver­si­da­des de Buenos Aires y San An­drés. “Hoy es­ta­mos en una tran­si­ción. Po­ner otras va­ria­bles al ser­vi­cio de la in­fla­ción tie­ne cos­tos y be­ne­fi­cios. Atra­san­do el ti­po de cam­bio se po­dría ba­jar más rá­pi­do. Una po­lí­ti­ca de me­tas de in­fla­ción sir­ve co­mo un ins­tru­men­to en una eco­no­mía desa­rro­lla­da. Pe­ro en una tran­si­ción hay que com­bi­nar­la con otras co­sas. La po­lí­ti­ca fis­cal po­dría an­dar más rá­pi­do, pe­ro eso tie­ne un cla­ro cos­to”, agre­gó el es­pe­cia­lis­ta.

Pa­ra Hey­mann, co­mo pa­ra mu­chos eco­no­mis­tas, las me­tas de in­fla­ción fue­ron “muy am­bi­cio­sas”, aun­que afir­mó que es cla­ro que hay un pro­ce­so de des­in­fla­ción. “La ob­se­sión nu­mé­ri­ca me cues­ta en­ten­der­la. Si vas en un sen­de­ro de­cre­cien­te, si tar­dás un año más o uno me­nos, es un pro­ble­ma de se­gun­do or­den. El ma­ne­jo de las ex­pec­ta­ti­vas de in­fla­ción tie­ne que ver más con la sos­te­ni­bi­li­dad que con la ve­lo­ci­dad”, se­ña­ló el ex­per­to.

La he­rra­mien­ta ele­gi­da por el BCRA pa­ra fre­nar las ex­pec­ta­ti­vas in­fla­cio­na­rias fue la ta­sa de in­te­rés. La se­ma­na pa­sa­da la subió a su ni­vel más ele­va­do en 15 me­ses. Pa­ra va­rios ex­per­tos, esa he­rra­mien­ta no tie­ne su­fi­cien­te im­pac­to en una eco­no­mía con tan ba­jo cré­di­to con re­la­ción al PBI y tan­ta in­for­ma­li­dad co­mo la Ar­gen­ti­na. Sin em­bar­go, la ele­va­da ta­sa ac­túa in­di­rec­ta­men­te so­bre el ti­po de cam­bio (atrae dó­la­res pa­ra apro­ve­char­la, lo que an­cla el dó­lar y el pre­cio de los pro­duc­tos ata­dos a esa mo­ne­da). Ade­más ofre­ce se­ña­les a los agen­tes eco­nó­mi­cos. Pe­ro el BCRA su­ma­rá amor­ti­gua­do­res: ya anun­ció que vol­ve­rá a mo­di­fi­car el cálcu­lo de los en­ca­jes de los ban­cos pa­ra fin de año.

“En la me­di­da en que el Go­bierno pue­da man­te­ner la in­fla­ción den­tro de már­ge­nes que no sor­pren­dan al mer­ca­do, es­tá bien que la ba­jen len­ta­men­te”, afir­mó el eco­no­mis­ta de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia Gui­ller­mo Cal­vo, en una en­tre­vis­ta pu­bli­ca­da por el fin de se­ma­na la nacion pa­sa­do. “El pro­ble­ma que hay en la Ar­gen­ti­na y que a to­dos les preo­cu­pa es el dé­fi­cit fis­cal: es muy al­to pa­ra ser con­sis­ten­te con las ta­sas de in­fla­ción a las que se apun­tan. Uno quie­re con­fiar, aun­que yo ten­go un po­co de du­das con res­pec­to al mé­to­do que usan pa­ra ba­jar­la”. Cal­vo apun­tó a la ta­sa de in­te­rés, que ca­li­fi­có de “he­rra­mien­ta dé­bil”. Pa­ra el ex­per­to de Co­lum­bia, es­te ins­tru­men­to pue­de ser útil pa­ra paí­ses que tran­si­tan pe­río­dos nor­ma­les, “pe­ro cuan­do uno se pa­sa de cier­tas ban­das es dé­bil”. Cal­vo afir­mó que hoy el dé­fi­cit fis­cal en­tra en las ex­pec­ta­ti­vas de los ac­to­res eco­nó­mi­cos.

“En un con­tex­to de in­fla­ción iner­cial, boom de cré­di­to y ajus­tes ta­ri­fa­rios, co­mo el ac­tual, el BCRA tie­ne tres ca­na­les de ac­ción”, afir­mó un eco­no­mis­ta cer­cano al Go­bierno. Y ci­tó: su­bir la ta­sa por arri­ba del 40% y en­friar la eco­no­mía abrup­ta­men­te, ac­tuar so­bre el ti­po de cam­bio, lo que no es sos­te­ni­ble, o dar se­ña­les que ge­ne­ren cre­di­bi­li­dad sir­ven pa­ra ali­near ex­pec­ta­ti­vas. “O ge­ne­rás una re­ce­sión pa­ra ba­jar dos o tres pun­tos la in­fla­ción más rá­pi­do o to­le­rás una pa­ra po­der cre­cer al 3%”, ex­pli­có, y agre­gó: “El dé­fi­cit no es­tá ge­ne­ran­do in­fla­ción. Lo que pi­den los fis­ca­lis­tas de ma­ne­ra su­til es ba­jar el gas­to pa­ra en­friar la eco­no­mía. Pe­ro la in­fla­ción hoy es iner­cial y de ajus­te de pre­cios re­la­ti­vos. Si se quie­re ace­le­rar la ba­ja de la in­fla­ción, la dis­cu­sión es po­lí­ti­ca, por­que im­pli­ca me­nos cre­ci­mien­to”, ce­rró.

Al­gu­nas vo­ces que per­te­ne­cie­ron al Go­bierno cri­ti­ca­ron ayer tam­bién la po­lí­ti­ca ofi­cial, so­bre to­do la del BCRA. “Es­tá bien apun­tar a me­tas de in­fla­ción. Lo que no es­tá bien es que se fi­jan ob­je­ti­vos mo­ne­ta­rios que no tie­nen na­da que ver con el plan fis­cal que se de­fi­nió”, afir­mó el ex mi­nis­tro de Ha­cien­da Al­fon­so Prat-Gay. “La ta­sa de in­te­rés su­pera por diez pun­tos la in­fla­ción, cuan­do a fi­nes del año pa­sa­do la di­fe­ren­cia era de só­lo de tres pun­tos. Eso nos ge­ne­ra un ti­po de cam­bio más ba­jo, dé­fi­cit co­mer­cial y de cuen­ta co­rrien­te mu­cho más al­to del que de­be­ría­mos te­ner”, di­jo, y com­ple­tó: “Es­tá muy bien avan­zar con re­for­mas mi­cro, pe­ro es cla­ve te­ner cohe­ren­cia en las de­ci­sio­nes ma­cro”.

Prat-Gay, in­clu­so, se ani­mó a pe­dir un BCRA más fle­xi­ble. “Las me­tas de in­fla­ción de­ben ser una guía, no una ver­dad dog­má­ti­ca. El Cen­tral de­be­ría ser más fle­xi­ble”, di­jo, se­gún In­fo­bae, en un char­la an­te 300 in­ver­so­res en un even­to or­ga­ni­za­do por Port­fo­lio Per­so­nal. En de­fi­ni­ti­va, Prat-Gay pi­dió más gra­dua­lis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.