Un iné­di­to es­pec­tácu­lo de ne­go­cia­ción

La Nacion - - NOTAS DE TAPA - Joa­quín Mo­ra­les So­lá

E l pe­ro­nis­mo no lo di­rá nun­ca, pe­ro lle­gó a dos con­clu­sio­nes. La pri­me­ra es que ne­ce­si­ta­rá de un lar­go tiem­po pa­ra cons­truir un li­de­raz­go, del que ca­re­ce, y un pro­gra­ma nue­vo si no quie­re atar­se a los per­di­do­sos pa­ra­dig­mas de Cris­ti­na Kirch­ner. La otra con­clu­sión es una asig­na­tu­ra pen­dien­te: de­mos­trar que pue­de con­vi­vir con un go­bierno no pe­ro­nis­ta sin com­pli­car­lo a es­te ni con­de­nar­lo a un fi­nal pre­ma­tu­ro. Al re­vés de lo que mu­chos te­mían (que los re­cien­tes re­sul­ta­dos elec­to­ra­les lo con­vir­tie­ran en in­su­fri­ble­men­te so­ber­bio), el Go­bierno acep­tó que las vic­to­rias par­la­men­ta­rias son una co­sa y otra la arit­mé­ti­ca par­la­men­ta­ria. Si Mau­ri­cio Ma­cri quie­re ha­cer re­for­mas en la po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na (eco­nó­mi­cas, so­cia­les e ins­ti­tu­cio­na­les), de­be ad­mi­tir que ne­ce­si­ta la com­pli­ci­dad del pe­ro­nis­mo y de los sin­di­ca­tos. Ca­si to­das las re­for­mas que pro­pu­so re­quie­ren la apro­ba­ción del Con­gre­so, don­de el ofi­cia­lis­mo só­lo con­quis­tó una mi­no­ría más ro­bus­ta.

Esas ne­ce­si­da­des mu­tuas han crea­do un cli­ma de me­ga-ne­go­cia­cio­nes en el uni­ver­so po­lí­ti­co, en el que ofi­cia­lis­mo y opo­si­ción es­tán con­ver­san­do per­ma­nen­te­men­te. Ha­blan no só­lo los po­lí­ti­cos, sino tam­bién los téc­ni­cos. Del go­bierno na­cio­nal, de ca­da una de las go­ber­na­cio­nes pro­vin­cia­les y de los dis­tin­tos blo­ques par­la­men­ta­rios. El ob­je­ti­vo es lle­gar a la fir­ma de un acuer­do du­ran­te la jor­na­da de ma­ña­na. Se­gún re­fe­ren­tes opo­si­to­res y ofi­cia­lis­tas, es pro­ba­ble que se fir­me un acuer­do glo­bal en­tre el go­bierno fe­de­ral y las pro­vin­cias ar­gen­ti­nas, aun­que al­gu­nos te­mas po­drían ser apar­ta­dos pa­ra se­guir con las con­ver­sa­cio­nes. No se­rá un Pac­to de la Mon­cloa (que res­pon­dió a otro con­tex­to his­tó­ri­co y a otra reali­dad na­cio­nal), pe­ro no es me­nos sig­ni­fi­ca­ti­vo que la po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na es­té ha­blan­do y sus pro­ta­go­nis­tas acep­ten las re­glas de cual­quier ne­go­cia­ción: to­dos de­ben ce­der al­go.

Des­de 1983, el diá­lo­go en­tre los prin­ci­pa­les di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos ar­gen­ti­nos fue só­lo una ex­cep­ción y no la re­gla de la con­vi­ven­cia. Una ex­cep­ción fue la es­pe­cial re­la­ción que te­jie­ron, en­tre 1987 y fi­nes de 1988, el en­ton­ces pre­si­den­te Raúl Al­fon­sín y el je­fe del pe­ro­nis­mo re­no­va­dor, Antonio Ca­fie­ro. Otra vez Al­fon­sín, ya co­mo lí­der opositor, vol­vió a pro­ta­go­ni­zar un pe­río­do de acuer­do con el en­ton­ces pre­si­den­te Car­los Me­nem por la re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción de 1994. El res­to de un tiem­po que abar­ca ca­si 34 años fue de du­ros en­fren­ta­mien­tos en­tre los dis­tin­tos go­bier­nos y sus opo­si­to­res. El pe­río­do más ais­la­cio­nis­ta fue, sin du­da, el de los Kirch­ner, que usa­ron el ar­gu­men­to de que to­dos los opo­si­to­res re­pre­sen­ta­ban la “vie­ja po­lí­ti­ca” pa­ra no ha­blar con na­die y go­ber­nar a su an­to­jo. No es una no­ve­dad me­nor, en­ton­ces, el ac­tual es­pec­tácu­lo de una vas­ta ne­go­cia­ción.

El as­pec­to más fá­cil de las con­ver­sa­cio­nes ac­tua­les es el que se re­fie­re a te­mas ins­ti­tu­cio­na­les. La re­for­ma de la ley del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co fue el pri­mer acuer­do en­tre el ofi­cia­lis­mo y gran par­te de los se­na­do­res pe­ro­nis­tas. La per­cep­ción de que esa ley sal­dría con el acuer­do del pe­ro­nis­mo es lo que em­pu­jó la re­nun­cia de Alejandra Gils Car­bó, una fun­cio­na­ria só­lo de­fen­di­da por el nú­cleo du­ro del kirch­ne­ris­mo. Fal­ta aho­ra que el Go­bierno pro­pon­ga a su su­ce­sor (o su­ce­so­ra). El pe­ro­nis­mo re­ci­bi­ría co­mo un ges­to de re­co­no­ci­mien­to a su ap­ti­tud ne­go­cia­do­ra si el pos­tu­la­do fue­ra el cons­ti­tu­cio­na­lis­ta Al­ber­to Gar­cía Le­ma, un ju­ris­ta de ex­trac­ción pe­ro­nis­ta, pe­ro res­pe­ta­do por ca­si to­dos los par­ti­dos que im­por­tan. Gar­cía Le­ma se ha pro­pues­to, si lle­ga­ra al car­go de je­fe de los fis­ca­les, de­di­car su ges­tión a la lu­cha con­tra la co­rrup­ción y el nar­co­trá­fi­co. Hay otros can­di­da­tos, co­mo el juez Ri­car­do Re­con­do y va­rios fis­ca­les de ca­rre­ra. La apro­ba­ción del nue­vo pro­cu­ra­dor ne­ce­si­ta­rá, de to­dos mo­dos, de la ma­yo­ría ab­so­lu­ta (37 vo­tos) del Se­na­do, si la re­for­ma de la ley del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co re­sul­ta apro­ba­da por el Con­gre­so. El Go­bierno re­que­ri­rá en­tre 12 y 15 vo­tos más que los que ten­drá en la Cá­ma­ra al­ta. Ne­ce­si­ta­rá, en fin, de al­gu­nos se­na­do­res pe­ro­nis­tas.

La par­te más com­pli­ca­da de la ne­go­cia­ción es, co­mo siem­pre, la que tie­ne que ver con el di­ne­ro. Sin em­bar­go, to­das las pro­vin­cias (in­clui­das, so­bre to­do, las pe­ro­nis­tas) des­ta­ca­ron la im­por­tan­cia de ba­jar el mo­nu­men­tal dé­fi­cit fis­cal y fre­nar la in­fla­ción. Las con­ver­sa­cio­nes se com­pli­can cuan­do se lle­ga a al­gu­nos im­pues­tos que po­drían afec­tar eco­no­mías re­gio­na­les. Es el ca­so de Tu­cu­mán con el im­pues­to a las be­bi­das azu­ca­ra­das, que afec­ta­ría a su prin­ci­pal in­dus­tria, la del azú­car, y a la pro­duc­ción de li­mo­nes, tam­bién uti­li­za­dos por las fá­bri­cas de ga­seo­sas. Ese im­pues­to tam­bién es re­cha­za­do por pro­vin­cias pa­ta­gó­ni­cas pro­duc­to­ras de man­za­nas y pe­ras, que son ma­te­ria pri­ma de be­bi­das azu­ca­ra­das. Ca­da im­pues­to nue­vo o vie­jo que se to­ca tie­ne sus afec­ta­dos. La ma­yo­ría de las pro­vin­cias pe­ro­nis­tas es­tán re­cla­man­do una so­lu­ción po­lí­ti­ca al Fon­do del Co­nur­bano. Es de­cir, no quie­ren una so­lu­ción ju­di­cial, que ne­ce­sa­ria­men­te re­sol­ve­rá ha­cia un la­do u otro. El Go­bierno en­con­tró una fór­mu­la pa­ra ir de­vol­vién­do­le a Buenos Aires gra­dual­men­te un mon­to de 65.000 mi­llo­nes de pe­sos, que se al­can­za­ría en 2019. Es un mon­to enor­me de di­ne­ro ex­tra que el go­bierno de Ma­ría Eu­ge­nia Vidal uti­li­za­ría en obras de in­fra­es­truc­tu­ra, so­bre to­do en cloa­cas y agua co­rrien­te. La fór­mu­la es neu­tra pa­ra el res­to de las pro­vin­cias, pe­ro el pe­ro­nis­mo no ig­no­ra la car­ga po­lí­ti­ca po­ten­cial que ten­dría esa can­ti­dad de di­ne­ro si fue­ra bien ad­mi­nis­tra­da. En ri­gor, Ma­cri no le es­tá ha­cien­do aho­ra un fa­vor a Vidal, sino a sí mis­mo. Si con­si­guie­ra me­jor ca­li­dad de vida pa­ra el co­nur­bano bo­nae­ren­se, don­de el 40 por cien­to de sus ha­bi­tan­tes son po­bres, no só­lo es­ta­ría ha­cien­do una obra jus­ta. Tam­bién es­ta­ría sem­bran­do la se­mi­lla de sus vo­tos pa­ra la re­elec­ción en 2019. Al pe­ro­nis­mo no lo des­ve­la esa po­si­bi­li­dad; sa­be que le se­rá muy di­fí­cil en­con­trar un lí­der ga­na­dor y un pro­yec­to nue­vo pa­ra com­pe­tir en las pró­xi­mas pre­si­den­cia­les.

La lí­nea ro­ja del pe­ro­nis­mo son los sin­di­ca­tos. La bue­na re­la­ción con los gre­mios es lo úni­co que go­ber­na­do­res y le­gis­la­do­res pe­ro­nis­tas no es­tán dis­pues­tos a per­der. Los sin­di­ca­tos es­tán ne­go­cian­do con el Go­bierno, aun­que tie­nen re­pa­ros a al­gu­nas re­for­mas fun­da­men­ta­les en las re­la­cio­nes la­bo­ra­les. Na­die se ex­pli­ca por qué el Go­bierno de­ci­dió en­viar una ley de re­for­ma la­bo­ral al Con­gre­so y no se con­for­mó con una ne­go­cia­ción sec­tor por sec­tor con el sin­di­ca­lis­mo. De to­dos mo­dos, nin­gu­na ley de re­for­ma la­bo­ral pa­sa­rá por el Con­gre­so sin la apro­ba­ción pre­via de los gre­mios. Los sin­di­ca­tos ha­cen du­ras de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas, pe­ro es­tán ne­go­cian­do con más vo­ca­ción que la que apa­re­ce. Esa es la no­ve­dad im­por­tan­te den­tro de un cli­ma de su­ce­si­vas y pa­ra­le­las ne­go­cia­cio­nes.

Una par­te del pe­ro­nis­mo, al me­nos, es­ta­ría dis­pues­ta a re­fren­dar la nue­va for­ma de li­qui­dar los au­men­tos a los ju­bi­la­dos. Esa fór­mu­la nue­va ten­dría en cuen­ta la in­fla­ción y los au­men­tos se apli­ca­rían ca­da tres me­ses, no ca­da seis, co­mo aho­ra. Esa fran­ja del pe­ro­nis­mo en­ten­dió que la mo­ra­to­ria de Cris­ti­na Kirch­ner pa­ra los que no hi­cie­ron apor­tes (que du­pli­có el nú­me­ro de ju­bi­la­dos) no es sus­ten­ta­ble en el tiem­po sin una for­ma dis­tin­ta de li­qui­dar los au­men­tos. Aque­lla de­ci­sión de Cris­ti­na fue po­pu­lis­ta e in­jus­ta, por­que ter­mi­nó per­ju­di­can­do a los que sí hi­cie­ron apor­tes. La úl­ti­ma no­ve­dad es, en­ton­ces, que las ne­go­cia­cio­nes tie­nen la do­sis de rea­lis­mo de la que sue­le ca­re­cer la po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.