Sin Mes­si no es lo mis­mo

La Nacion - - NOTAS DE TAPA - An­drés Eli­ce­che EN­VIA­DO ES­PE­CIAL

El ca­mino al Mun­dial de Ru­sia 2018 in­clu­ye so­bre­sal­tos: sin Mes­si, la de­rro­ta de ayer por 4-2 an­te Ni­ge­ria, tras un triun­fo par­cial de 2-0, reavi­vó las du­das so­bre la Ar­gen­ti­na de Jor­ge Sam­pao­li. Los afri­ca­nos des­con­ta­ron en el cierre del pri­mer tiem­po del amis­to­so dispu­tado en Kras­no­dar, Ru­sia, die­ron vuel­ta el marcador en los pri­me­ros ocho mi­nu­tos de la se­gun­da mi­tad y se­lla­ron des­pués un re­sul­ta­do con­tun­den­te.

KRAS­NO­DAR, Ru­sia.– Jor­ge Sam­pao­li se fue de es­ta ciu­dad en la ma­dru­ga­da del miér­co­les ru­mian­do una de­rro­ta que, por lo es­pec­ta­cu­lar, po­dría ser­vir pa­ra con­ven­cer a un in­cré­du­lo de lo atra­pan­te que es el fút­bol: un jue­go que pue­de en­tre­gar vuel­cos co­mo el que su­frió la se­lec­ción ar­gen­ti­na en es­te con­fín del país más gran­de del mun­do. Si du­ran­te la ma­ña­na del par­ti­do, cuan­do el sol ven­ti­la­ba el río Ku­ban, el en­tre­na­dor tro­ta­ba en cal­ma por el “Puen­te de los Be­sos” pa­ra no per­der for­ma, a la no­che no que­ría de­jar­se atur­dir por el im­pac­to de los cua­tro go­les que Ni­ge­ria le en­ca­jó a su equi­po. En la ce­na y ca­mino al ae­ro­puer­to, an­tes de ini­ciar el pe­ri­plo de re­gre­so a la Ar­gen­ti­na, el en­tre­na­dor ha­bla­ba con sus co­la­bo­ra­do­res con la pre­ten­sión de que no se alar­ma­ran de más, co­mo tam­po­co ha­bía que­ri­do exa­ge­rar el va­lor de la vic­to­ria del sá­ba­do an­te la se­lec­ción lo­cal, en Mos­cú. Ra­zo­na­ba igual que lo ha­bía he­cho en la con­fe­ren­cia de pren­sa pos­te­rior al gol­pa­zo, cuan­do re­co­no­ció los erro­res pe­ro pi­dió que na­die se ce­ga­ra por el re­sul­ta­do; pa­re­cía ha­ber in­ter­na­li­za­do “Si”, aquel poe­ma del au­tor in­glés Ry­duard Ki­pling: “(...) Si pue­des en­con­trar­te con el triun­fo y el fra­ca­so, y tra­tar a esos dos im­pos­to­res de la mis­ma ma­ne­ra (...) ¡se­rás un Hom­bre, hi­jo mío!”.

La se­lec­ción le pu­so pun­to fi­nal aquí a un año inol­vi­da­ble ha­cién­do­le ho­nor a ese ad­je­ti­vo. No po­día ser un so­so 0-0 el re­sul­ta­do de su úl­ti­mo par­ti­do des­pués de to­do lo que vi­vió en 2017, cuan­do ori­lló la no cla­si­fi­ca­ción al Mun­dial, con­se­gui­da con ago­nía y des­te­llos de pe­lí­cu­la. Pe­ro esas subidas y ba­ja­das cons­tan­tes pue­den vol­ver a agi­tar fan­tas­mas: la de­rro­ta, por la for­ma, re­vi­ta­li­za­rá al­gu­nas dis­cu­sio­nes de nom­bres y ma­ne­ras jus­to cuan­do un es­ti­lo em­pe­za­ba a ser re­co­no­ci­ble. Ven­drán de­ba­tes ex­ter­nos y tal vez tam­bién in­ter­nos: ¿pue­de un equi­po con una in­te­gra­ción co­mo la que sal­tó ayer al mo­derno Kras­no­dar Are­na plan­tar­se así en la can­cha, con tres de­fen- so­res y nin­gún vo­lan­te de mar­ca­da vo­ca­ción de­fen­si­va? ¿cuán hon­do ca­la­rá un lla­ma­do de aten­ción así, su­po­nien­do que puer­tas aden­tro na­die mi­ni­mi­za­rá ha­ber re­ci­bi­do tres go­les en ocho mi­nu­tos? ¿Va­le co­mo ejer­ci­cio de prue­ba pi­lo­to que una se­lec­ción no ins­crip­ta en­tre las po­ten­cias ha­ya ata­ca­do y da­ña­do tan­to a la Ar­gen­ti­na? ¿Qué pue­de su­ce­der en­ton­ces si los que se vie­nen en­ci­ma en el fu­tu­ro me­dia­to que re­pre­sen­ta el Mun­dial son Es­pa­ña, Ale­ma­nia o Bra­sil, las úni­cas su­pues­ta­men­te con cre­den­cia­les pa­ra plan­tar­le ca­ra a la se­lec­ción?

Mas­che­rano nun­ca se en­ga­ña

Ja­vier Mas­che­rano fue uno de los que peor la pa­só en el se­gun­do tiem­po, cuan­do los afri­ca­nos ga­lo­pa­ban co­mo ga­ce­las por un me­dio­cam­po y una de­fen­sa ri­val igual de se­gu­ros que una au­to­pis­ta pro­vin­cia­na con las ba­rre­ras le­van­ta­das un mar­tes de ma­dru­ga­da. Su aná­li­sis pos­te­rior tu­vo la lu­ci­dez que le ha­bía fal­ta­do a to­do el equi­po en ese tra­mo de­ci­si­vo del amis­to­so: “co­me­ti­mos erro­res in­di­vi­dua­les gro­se­ros, tu­vi­mos des­con­cen­tra­cio­nes que con­du­je­ron a fa­llas co­lec­ti­vas. Di­mos un pa­so ha­cia atrás que ge­ne­ra preo­cu­pa­ción. Nos des­co­nec­ta­mos del par­ti­do, y cuan­do te des­co­nec­tás no apre­tás un bo­tón y te vol­vés a co­nec­tar. No fun­cio­na así el fút­bol”, mo­no­lo­gó el ayer ca­pi­tán so­bre los al­can­ces reales de la ca­che­ta­da. Esa sin­ce­ra in­ter­pre­ta­ción su­ya en la zo­na mix­ta del es­ta­dio des­cu­bre par­te de la ta­rea por rea­li­zar. Es­tra­té­gi­cas, tác­ti­cas y men­ta­les tam­bién: no hu­bo ayer –tam­po­co con­tra Ve­ne­zue­la en el Mo­nu­men­tal, por ejem­plo– una res­pues­ta an­te la ines­pe­ra­da ad­ver­si­dad. cuan­do cam­bió el ma­pa del par­ti­do, ya no hu­bo par­ti­do.

Sam­pao­li se mues­tra de­ci­di­do a com­pe­tir de es­te mo­do, con una vo­ca­ción de “pro­ta­go­ni­zar” que aca­ri­cie la pe­lo­ta, la cui­de y la ha­ga cir­cu­lar pa­ra con­tro­lar el jue­go pri­me­ro y ser agre­si­vo des­pués. ¿Pe­ro cuál es el an­tí­do­to cuan­do el que es­tá del otro la­do ha­ce va­ler su fór­mu­la, co­mo lo con­si­guió Ni­ge­ria con só­lo dar un pa­so al fren­te? La mues­tra de Kras­no­dar fue gra­tis, y eso de­be agra­de­cer­se: en el Mun­dial, va­ya ob­vie­dad, un des­liz así de­ja­rá a cual­quie­ra de pa­ti­tas fue­ra de Ru­sia, por más que se lla­me Ar­gen­ti­na y ten­ga a Mes­si de su la­do. Jus­to él, que de tan in­vi­si­ble que fue aquí rom­pió los ojos de to­dos.

Mla­den an­to­nov / afp

Afp/ la­dem an­to­nov

Mas­che­rano por el pi­so, ca­si una ale­go­ría de la de­cep­cio­nan­te ac­tua­ción de la ar­gen­ti­na en el se­gun­do tiem­po; ai­na tie­ne el con­trol

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.