Ru­mo­res de gol­pe en Zim­bab­we

Los mi­li­ta­res sa­ca­ron tan­ques a la ca­lle tras la caí­da del vi­ce­pre­si­den­te

La Nacion - - EL MUNDO -

HA­RA­RE.– Los mi­li­ta­res de Zim­bab­we mos­tra­ron ayer los dien­tes y sem­bra­ron ru­mo­res de gol­pe, al sa­car a la ca­lle un pu­ña­do de tan­ques cer­ca de la ca­pi­tal del país, en una pro­tes­ta con­tra las pur­gas que es­ta­ría prac­ti­can­do el ré­gi­men del lon­ge­vo pre­si­den­te Ro­bert Mu­ga­be.

Al me­nos seis tan­ques fue­ron vis­tos en los al­re­de­do­res de Ha­ra­re, la ca­pi­tal de es­ta ex co­lo­nia bri­tá­ni­ca, un día des­pués de que el je­fe de las fuer­zas ar­ma­das, Cons­tan­tino Chi­wen­ga, en una si­tua­ción sin pre­ce­den­te, ame­na­za­ra abier­ta­men­te con una in­ter­ven­ción. El par­ti­do de Mu­ga­be acu­só ayer a Chi­wen­ga de “con­duc­ta trai­do­ra”.

“Tan­ques rum­bo a Ha­ra­re en­tre ru­mo­res de gol­pe de Es­ta­do en mar­cha”, ti­tu­ló el si­tio de in­for­ma­ción The Zim­bab­we Mail, tras co­no­cer­se de­cla­ra­cio­nes de tes­ti­gos que afir­ma­ron ha­ber vis­to cua­tro tan­ques des­pla­zán­do­se ha­cia la ca­pi­tal. Otros tes­ti­gos vie­ron dos blin­da­dos más apos­ta­dos a 20 ki­ló­me­tros de la ciu­dad.

Flan­quea­do por los je­fes de las dis­tin­tas fuer­zas, Chi­wen­ga ad­vir­tió con­tra la pur­ga que se es­ta­ría prac­ti­can­do con­tra los miem­bros más ve­te­ra­nos del go­bierno, tras la des­ti­tu­ción del vi­ce­pre­si­den­te, Em­mer­son Mnan­gag­wa, que sonaba co­mo su­ce­sor del go­ber­nan­te de 93 años.

Mnan­gag­wa, un ve­te­rano de las gue­rras de li­be­ra­ción de Zim­bab­we de la dé­ca­da del se­ten­ta con­tra los colonos ra­cis­tas bri­tá­ni­cos, go­za­ba de una muy al­ta es­ti­ma en­tre los mi­li­ta­res. Su caí­da en des­gra­cia des­pe­jó el ca­mino pa­ra que la mu­jer del pre­si­den­te, Gra­ce Mu­ga­be, de 52 años, con quien tu­vo una dis­cu­sión la se­ma­na pa­sa­da, que­de pri­me­ra en la lí­nea de su­ce­sión. Se tra­ta de una ju­ga­da inacep­ta­ble pa­ra los uni­for­ma­dos, en par­ti­cu­lar pa­ra los que si­guen en ac­ti­vi­dad des­de la in­de­pen­den­cia y te­men ser des­pla­za­dos.

“De­be­mos re­cor­dar­le a quie­nes es­tán de­trás de es­tos chan­chu­llos des­lea­les que cuan­do se tra­ta de pro­te­ger nues­tra re­vo­lu­ción, los mi­li­ta­res no du­da­re­mos en in­ter­ve­nir”, di­jo Chi­wen­ga.

“La ac­tual pur­ga apun­ta cla­ra­men­te a miem­bros del par­ti­do con un pa­sa­do de lu­cha por la li­be­ra­ción y de­be pa­rar in­me­dia­ta­men­te”, aña­dió el mi­li­tar en re­fe­ren­cia al ZANU-PF (Unión Na­cio­nal Afri­ca­na de Zim­bab­we Fren­te Pa­trió­ti­co).

Esa agru­pa­ción go­bier­na el país inin­te­rrum­pi­da­men­te, siem­pre con Mu­ga­be al fren­te, des­de la li­be­ra­ción de la an­ti­gua co­lo­nia ul­tra­rra­cis­ta blan­ca de Rho­de­sia del Sur (hoy Zim­bab­we), des­pués de ha­ber ven­ci­do la du­ra re­sis­ten­cia de la mi­no­ría blan­ca.

Sus de­cla­ra­cio­nes fue­ron un ata­que di­rec­to a la frac­ción del par­ti­do go­ber­nan­te ali­nea­da con la pri­me­ra da­ma, que desem­pe­ñó un pa­pel de­ter­mi­nan­te en la sa­li­da del vi­ce­pre­si­den­te lue­go de me­ses de ata­ques ver­ba­les.

Chi­wen­ga agre­gó que de­bían ser ex­pues­tos los “ele­men­tos con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios” que fo­men­tan la ines­ta­bi­li­dad, y que de­bía con­vo­car­se a un con­gre­so ex­tra­or­di­na­rio del ZANUPF pa­ra que sus in­te­gran­tes pue­dan ex­pre­sar­se.

Des­de Su­dá­fri­ca, el ex vi­ce­pre­si­den­te Mnan­gag­wa di­jo ha­ber re­ci­bi­do ame­nazas que lo lle­va­ron a sa­lir del país. Una se­ma­na an­tes ha­bía ad­ver­ti­do que “pron­to con­tro­la­re­mos los re­sor­tes del po­der en nues­tro be­llo par­ti­do y país”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.