La­go­mar­sino di­jo que su víncu­lo con Nis­man era de “amo y es­cla­vo”

Fue in­te­rro­ga­do du­ran­te 10 ho­ras; ne­gó víncu­los con los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia

La Nacion - - POLÍTICA - Paz Ro­drí­guez Niell LA NACION

Die­go La­go­mar­sino de­cla­ró ayer co­mo acu­sa­do del ho­mi­ci­dio del fis­cal Al­ber­to Nis­man y di­jo que la re­la­ción que lo unía a él era de “amo-es­cla­vo”.

Por eso, ale­gó, fue que no pu­do ne­gar­se cuan­do Nis­man, su je­fe, le pi­dió pres­ta­da un ar­ma. “Es al­go que ana­li­cé mu­cho con mi te­ra­peu­ta”, de­cla­ró so­bre el víncu­lo.

La in­da­ga­to­ria du­ró ca­si diez ho­ras, en las que La­go­mar­sino re­pi­tió lo que ya ha­bía de­cla­ra­do en es­ta cau­sa: que Nis­man le ha­bía di­cho que que­ría un ar­ma pa­ra pro­te­ger a sus hi­jas y que le ha­bía pre­gun­ta­do si él te­nía una. Que él se la dio por­que pen­sa­ba que co­mo fis­cal te­nía per­mi­so pa­ra lle­var­la. Que lo que pa­só des­pués le arrui­nó la vida. Y que ya no le im­por­ta có­mo fue que Nis­man mu­rió. Así lo in­for­ma­ron a la nacion fuen­tes que par­ti­ci­pa­ron de la au­dien­cia.

Se­gún el fis­cal Eduar­do Taiano, La­go­mar­sino fue un “es­la­bón esen­cial en el plan cri­mi­nal ho­mi­ci­da” por­que apor­tó el “ar­ma ami­ga” con la que des­pués iban a ma­tar­lo. De acuer­do con Taiano, pu­do in­tro­du­cir la pis­to­la en el de­par­ta­men­to gra­cias a la “re­la­ción de con­fian­za” que ha­bía en­tre ellos.

La­go­mar­sino ha­bía si­do con­tra­ta­do por Nis­man co­mo téc­ni­co in­for­má­ti­co con un suel­do que le pa­ga­ba la Uni­dad Fis­cal AMIA. Pe­ro ra­ra vez iba a la fis­ca­lía. So­lía re­unir­se con el fis­cal en su ca­sa o aten­der sus con­sul­tas por te­lé­fono. “Me lla­ma­ba mu­chas ve­ces por día”, di­jo ayer. In­sis­tió en que él te­nía una per­so­na­li­dad en­de­ble y que por eso le cos­ta­ba de­cir­le que no. Acla­ró ade­más que no te­nían una re­la­ción ho­mo­se­xual.

“¿Us­ted hu­bie­ra he­cho cual­quier co­sa que él le pi­die­ra, aun­que fue­ra ile­gal?”, le pre­gun­tó Taiano, se­gún re­la­tó un fun­cio­na­rio pre­sen­te en la au­dien­cia. Fue en­ton­ces cuan­do La­go­mar­sino di­jo que pen­sa­ba que los fis­ca­les co­mo Nis­man te­nían per­mi­so pa­ra lle­var ar­mas.

Con­sul­ta­do so­bre su si­tua­ción ac­tual, La­go­mar­sino di­jo que ga­na unos $ 25.000 tra­ba­jan­do co­mo téc­ni­co in­for­má­ti­co, pe­ro que per­dió mu­chos clien­tes. Tam­bién que lo ha­bían echa­do de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal del Oes­te, don­de da­ba cla­ses. Llo­ró va­rias ve­ces a lo lar­go de la au­dien­cia.

Ha­bía lle­ga­do a Co­mo­do­ro Py a las 9.10, cus­to­dia­do por Pre­fec­tu­ra Na­val. Lle­va­ba la to­bi­lle­ra que el juez Ju­lián Er­co­li­ni or­de­nó po­ner­le la se­ma­na pa­sa­da pa­ra evi­tar un po­si­ble in­ten­to de fu­ga.

Du­ran­te la in­da­ga­to­ria lo acom­pa­ña­ron sus abo­ga­dos Ga­briel Pal­mei­ro y Mar­tín Chas­co. Es­ta­ban tam­bién el fis­cal, el juez y los se­cre­ta­rios del juz­ga­do y la fis­ca­lía. Pri­me­ro, La­go­mar­sino ex­pu­so; des­pués, con­tes­tó pre­gun­tas. Res­pon­dió, por ejem­plo, que ha­bía ac­ce­di­do a apa­re­cer co­mo apo­de­ra­do de la cuen­ta en el Me­rrill Lynch de Nue­va York por­que Nis­man se lo ha­bía so­li­ci­ta­do. Las ti­tu­la­res eran la ma­dre y la her­ma­na de Nis­man. Se­gún de­cla­ró ayer La­go­mar­sino, el fis­cal le di­jo que ne­ce­si­ta­ba que fi­gu­ra­ra él tam­bién por­que su ma­dre era ma­yor y es­ta­ba en­fer­ma.

La­go­mar­sino in­sis­tió en que lle­gó a Nis­man a tra­vés de Car­los Ro­drí­guez, un agen­te de in­te­li­gen­cia co­no­ci­do co­mo “Mo­ro”, pe­ro él no sa­bía que fue­ra es­pía. Co­mo en ca­da de­cla­ra­ción, vol­vió a ne­gar cual­quier víncu­lo con ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia y di­jo que no co­no­ció a los ex di­rec­to­res de la SI­DE Antonio Stiu­so, Al­ber­to Maz­zino y Fer­nan­do Po­cino. Tam­po­co a Héc­tor Ica­zu­ria­ga ni a Fran­cis­co Lar­cher, je­fe y sub­je­fe de esa se­cre­ta­ría du­ran­te el kirch­ne­ris­mo. La se­ma­na pa­sa­da, Taiano ad­mi­tió que no ha­bía prue­bas de su re­la­ción con ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia. No obs­tan­te, di­jo que ha­bía “in­di­cios” de su­pues­tos “víncu­los”.

La­go­mar­sino vol­vió a con­tar que me­ses an­tes de pre­sen­tar su de­nun­cia con­tra Cris­ti­na Kirch­ner por el pre­sun­to en­cu­bri­mien­to del aten­ta­do a la AMIA, Nis­man le ha­bía di­cho que con eso “se la lle­va­ba pues­ta”. En cuan­to a sus po­si­bi­li­da­des de en­trar en las compu­tado­ras del fis­cal, ex­pli­có en de­ta­lle có­mo fun­cio­na­ba su “ac­ce­so re­mo­to” al sis­te­ma.

Ade­más reite­ró su ver­sión de las dos vi­si­tas que hi­zo al de­par­ta­men­to de Nis­man el sá­ba­do 17 de enero, el día an­tes de que su je­fe fue­ra en­con­tra­do muer­to. Se­gún él, en la pri­me­ra le pi­dió el ar­ma y en la se­gun­da, él se la dio.

An­tes de que ter­mi­na­ra la in­da­ga­to­ria, Er­co­li­ni le pi­dió que hi­cie­ra “un cuer­po de es­cri­tu­ra” pa­ra po­der com­pa­rar su le­tra con la que apa­re­ce en al­gu­nos pa­pe­les que el juz­ga­do se­cues­tró la se­ma­na pa­sa­da en su ca­sa.

Er­co­li­ni to­da­vía no va a re­sol­ver si pro­ce­sa a La­go­mar­sino. El mar­tes y miér­co­les de la se­ma­na pró­xi­ma de­cla­ra­rán los cua­tro cus­to­dios que de­bían pro­te­ger a Nis­man el fin de se­ma­na que mu­rió. Fuen­tes ju­di­cia­les in­for­ma­ron que só­lo des­pués de ha­ber es­cu­cha­do a to­dos, Er­co­li­ni re­sol­ve­rá las si­tua­cio­nes pro­ce­sa­les de los cin­co.

E. Gar­cÍa Me­di­na

La­go­mar­sino ayer, en Co­mo­do­ro Py

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.