La so­le­dad de los que pier­den el po­der

ju­lio de vi­do en pri­sión. El ex can­ci­ller y com­pa­ñe­ro de ga­bi­ne­te del dipu­tado de­te­ni­do cues­tio­na la mez­quin­dad de quie­nes bus­can co­mer­se vi­vo al que cae en des­gra­cia

La Nacion - - OPINIÓN - Ra­fael Biel­sa —PA­RA LA NACION—

Fui du­ran­te tres años com­pa­ñe­ro de ga­bi­ne­te de Ju­lio De Vi­do y me do­le­ría que las co­sas que se le impu­tan fue­ran cier­tas

E l ex mi­nis­tro y dipu­tado Ju­lio De Vi­do fue de­te­ni­do el 25 de oc­tu­bre pa­sa­do, sin ha­ber pres­ta­do de­cla­ra­ción in­da­ga­to­ria, por or­den de un juez que, a su vez, la ha­bía re­ci­bi­do de un tri­bu­nal ul­te­rior (la Cá­ma­ra de Ape­la­cio­nes).

Es ne­ce­sa­rio sub­ra­yar que el prin­ci­pio de “in­de­pen­den­cia ju­di­cial” con­tie­ne el de que nin­gún tri­bu­nal de al­za­da pue­da obli­gar a los jue­ces de gra­do a de­cir al­go en con­tra de sus con­vic­cio­nes; así, no es co­rrec­to lla­mar­lo “su­pe­rior”, sino “ul­te­rior”. El con­cep­to de “su­pe­rior” (con su co­rre­la­to en ac­tos de in­dis­ci­pli­na e in­su­bor­di­na­ción) es una no­ción pro­pia del de­re­cho mi­li­tar y even­tual­men­te de la ad­mi­nis­tra­ción.

Adi­cio­nal­men­te, al ar­qui­tec­to lo de­tu­vie­ron por­que se dio por bueno que él po­dría usar un po­der re­si­dual pa­ra obs­ta­cu­li­zar la in­ves­ti­ga­ción. Bien, se im­po­ne una pre­gun­ta: quie­nes hoy ejer­cen un po­der prin­ci­pal –el que les to­ca a los que pre­va­le­cen de­mo­crá­ti­ca­men­te en las ur­nas–, y por lo tan­to es­tán en me­jo­res con­di­cio­nes de obs­ta­cu­li­zar las in­ves­ti­ga­cio­nes que se es­tán ha­cien­do so­bre ellos, ¿de­ben es­pe­rar ser tra­ta­dos pro­ce­sal­men­te del mis­mo mo­do? El mun­do se com­po­ne de los unos, pe­ro tam­bién de los otros.

La de­ten­ción del 25 de oc­tu­bre, pre­ce­di­da por la pér­di­da de las in­mu­ni­da­des par­la­men­ta­rias, mo­ti­vó que gran­des por­cio­nes de la opi­nión pú­bli­ca adop­ta­ran dis­tin­tas reac­cio­nes, mu­chas fuer­te­men­te arrai­ga­das en el afán de arran­car al­gún bo­ca­do de car­ne del caí­do. Ese cal­do de cul­ti­vo es el que ac­túa co­mo es­tí­mu­lo pa­ra es­cri­bir es­tas lí­neas.

No me voy a cen­trar con pro­fun­di­dad en los as­pec­tos ju­rí­di­cos par­la­men­ta­rios y pe­na­les de su de­ten­ción más que pa­ra su­mar a lo di­cho que, al mo­men­to de la vo­ta­ción so­bre su desafue­ro, Ju­lio De Vi­do ya ha­bía pre­sen­ta­do su re­nun­cia a la pre­si­den­cia de la Co­mi­sión de Ener­gía y ha­bía pe­di­do li­cen­cia co­mo dipu­tado na­cio­nal. Al­go me in­tri­ga: an­tes pen­sa­ba que era tras­cen­den­te la voz de los in­te­gran­tes de al­gu­nos co­lec­ti­vos; por en­ton­ces, la ti­bie­za que sur­ge siem­pre de com­pla­cer al po­der alen­ta­ba a pen­sar di­fe­ren­te. Hoy, cuan­do el po­der cam­bió de ma­nos, esas vo­ces son por lo me­nos igual­men­te ne­ce­sa­rias; sin em­bar­go, no se oyen co­mo ayer. Ig­no­ro el por­qué.

Pa­so, en­ton­ces, a los sen­ti­mien­tos y ra­zo­na­mien­tos que me pro­vo­ca el com­por­ta­mien­to so­cial. Nues­tra vida es lo que crean nues­tros pen­sa­mien­tos, di­jo ha­ce si­glos el em­pe- ra­dor Mar­co Au­re­lio. To­do lo que es­cu­cha­mos es una opi­nión, no un he­cho; y lo que ve­mos, una pers­pec­ti­va de la ver­dad, no la ver­dad. Con ese al­can­ce me ex­pre­so.

Quie­nes des­de ha­ce tiem­po se­ña­la­ban a De Vi­do im­pu­tán­do­le di­ver­sas con­duc­tas dis­va­lio­sas (una mi­no­ría) se di­vi­die­ron in­me­dia­ta­men­te en, por lo me­nos, dos gru­pos.

Uno de ellos se com­por­tó con cir­cuns­pec­ción y no en­con­tró na­da pa­ra fes­te­jar; gru­po mi­no­ri­ta­rio. Los pe­rio­dis­tas Fran­cis­co Oli­ve­ra y su co­le­ga Die­go Ca­bot pu­bli­ca­ron en abril de 2011 un li­bro so­bre el aho­ra pre­so. Me cons­ta, por ver­sio­nes di­rec­tas, que re­ci­bie­ron pre­sio­nes de va­ria­do ti­po y has­ta… con­do­len­cias. Sin em­bar­go, el jue­ves 25 y el sá­ba­do 28 de oc­tu­bre, Oli­ve­ra cu­brió los su­ce­sos con in­for­ma­ción y so­brie­dad. Ob­vió las den­te­lla­das que ni su in­te­li­gen­cia ni su ín­do­le ne­ce­si­tan.

Otro gru­po com­pi­tió por la me­da­lla de “pri­mer ade­lan­ta­do” en ha­ber­lo de­nun­cia­do. El ex­ce­so obs­ceno –que ero­sio­na to­do cré­di­to mo­ral– al­can­zó el pun­to de ha­cer me­re­ce­dor de la pre­sea al que al­za­ra más al­to la co­pa de cham­pag­ne (con la que brin­da­ban por la des­gra­cia del ex fun­cio­na­rio).

La gran ma­yo­ría de quie­nes se ex­pre­sa­ron el día de la de­ten­ción y en los si­guien­tes po­día os­ten­tar bas­tan­te me­nos ve­te­ra­nía en su rol de de­nun­cian­tes. Com­pi­tie­ron por su ten­dón san­gui­no­len­to, tor­tu­ran­do los ad­je­ti­vos has­ta de­jar­los ex­haus­tos. Así co­mo la com­pa­sión tie­ne lu­ga­res co­mu­nes, la cruel­dad tam­bién.

Hay al­go pro­fun­da­men­te per­ni­cio­so en fes­te­jar co­mo re­sul­ta­do de un es­fuer­zo pro­pio lo que no lo es. Por lo ge­ne­ral pro­du­ce una ale­gría vi­ca­ria más cer­ca­na a la ex­pia­ción de una cul­pa que a la se­re­ni­dad y ade­más exal­ta la com­pe­ten­cia de quie­nes tam­po­co tie­nen mé­ri­to y en­cie­rran al­gún se­cre­to en la ca­jo­ne­ra del dres­soir. Des­de ya, esa ac­ti­tud se apo­ya en la creen­cia tan di­fun­di­da de que es­tar en la fo­to del mi­llo­na­rio o en su fies­ta trae for­tu­na por con­ti­güi­dad y que to­mar dis­tan­cia del apes­ta­do in­mu­ni­za y de­sin­fec­ta. En el ba­rrio del Abas­to te­nía­mos otro con­cep­to de la so­li­da­ri­dad, la amis­tad, el com­pa­ñe­ris­mo. Y en los años de fa­cul­tad, ja­más leí nor­ma al­gu­na que pres­cri­bie­ra la hu­mi­lla­ción, el es­car­nio y la de­ni­gra­ción pú­bli­cos co­mo re­qui­si­to pre­vio al juz­ga­mien­to del que es­tá impu­tado por in­cum­plir la ley.

Quie­nes se com­por­ta­ron de ese mo­do de­be­rían pen­sar en que el po­der siem­pre tie­ne una cua­li­dad hip­nó­ti­ca que lle­va a creer en su in­mor­ta­li­dad (es­to in­clu­ye al po­de­ro­so del mo­men­to).

Un ejem­plo de lo di­cho es la ca­li­fi­ca­ción res­pec­to del 25 de oc­tu­bre co­mo “día his­tó­ri­co”, exa­ge­ra­ción es­tra­fa­la­ria que com­pi­te en su des­me­su­ra con el anal­fa­be­tis­mo que con­lle­va. ¡Po­bres de no­so­tros, de nues­tra pa­tria que­ri­da, si esa jor­na­da, que hu­bie­ra de­bi­do ser mó­di­ca y co­rrien­te, es lo más his­tó­ri­co que so­mos ca­pa­ces de ofre­cer! Lo que no es bueno pa­ra la col­me­na no pue­de ser bueno pa­ra las abe­jas (Mar­co Au­re­lio): na­da quie­ro pa­ra mi des­cen­den­cia de ese ba­rro de la his­to­ria.

Los sec­to­res que pu­sie­ron a se­me­jan­te al­tu­ra los epi­so­dios del 25 de oc­tu­bre, pa­ra­fra­sean­do una fra­se di­fun­di­da du­ran­te los años 90, po­drían de­cir: “Es­ta­mos bien”. Los que te­ne­mos otra idea de la his­to­ria pa­tria les con­tes­ta­re­mos: “Es­tán bien, pe­ro va­mos mal”.

Y po­bres de no­so­tros si he­mos dis­fru­ta­do so­cial­men­te de las fo­tos ro­ba­das a man­do­ble de ce­lu­lar de un hom­bre en­fer­mo en­fren­tan­do a su des­tino: es­ce­nas pro­pias del tris­tí­si­mo ca­pí­tu­lo “Oso blan­co” de la se­rie Black Mi­rror, don­de se re­fle­ja la re­ten­ción del es­pec­ta­dor pro­me­dio trans­for­man­do to­do en en­tre­te­ni­mien­to pu­ro.

Fui du­ran­te tres años com­pa­ñe­ro de ga­bi­ne­te de Ju­lio De Vi­do y me do­le­ría que las co­sas que se le impu­tan fue­ran cier­tas; igual­men­te, me due­le que se ele­ve al gra­do de cer­te­za aque­llo que só­lo pue­de ema­nar, en una re­pú­bli­ca, de un jui­cio oral, pú­bli­co y con­tra­dic­to­rio. No es un de­ta­lle es­té­ti­co, sino la ba­se mis­ma del Es­ta­do de De­re­cho.

Lo vi­si­ta­ré, si él lo desea; por mi par­te, me sien­to en el de­ber de ha­cer­lo. No creo que me to­pe en esa si­tua­ción con los cen­te­na­res de in­di­vi­duos con los que me cru­za­ba en al­gu­na ac­ti­vi­dad en la que nos reunía la fun­ción pú­bli­ca y que se ho­rro­ri­zan hoy de lo que se be­ne­fi­cia­ron has­ta ayer.

Es­tas co­sas no son só­lo ar­gen­ti­nas y tam­po­co nue­vas; cam­bian los ins­tru­men­tos y los ac­to­res, pe­ro el dra­ma tie­ne ar­gu­men­to se­me­jan­te. Ja­vier Ma­rías, re­cien­te­men­te, ci­tó una en­cues­ta se­gún la cual en los Es­ta­dos Uni­dos un 62% de es­tu­dian­tes que se de­fi­nen co­mo cer­ca­nos al Par­ti­do De­mó­cra­ta creen lí­ci­to si­len­ciar a gri­tos un dis­cur­so que des­agra­de a quien lo es­cu­cha. En la dé­ca­da del 30, si­túa Jo­sé Luis Cuer­da la pe­lí­cu­la La len­gua de las ma­ri­po­sas, be­llo film en el que el an­ciano maes­tro don Gre­go­rio, ado­ra­do por el ni­ño Moncho –gallego y as­má­ti­co–, sa­le de la mu­ni­ci­pa­li­dad es­col­ta­do por agen­tes del fran­quis­mo, an­te una mul­ti­tud que le gri­ta “rojo” y lo re­pu­dia. La ma­dre del ni­ño le di­ce “ateo”; el pa­dre, “ase­sino”, y azu­zan al pro­pio ni­ño, que si­gue al ca­mión don­de es subido ti­rán­do­le pie­dras. Don Gre­go­rio só­lo lo ha­bía edu­ca­do en la be­lle­za y la dul­zu­ra.

No me gus­ta la muer­te ci­vil ases­ta­da tras la im­pu­ni­dad de la fal­ta de riesgo; des­pre­cio el abu­so de las mul­ti­tu­des que con­du­ce al lin­cha­mien­to adi­cio­nal a la con­de­na ju­di­cial. En es­te ca­so, la con­de­na fue su­pli­da por el atro­pe­lla­mien­to.

Soy cons­cien­te de las reac­cio­nes agrias que pro­vo­ca­rán es­tas pa­la­bras, pe­ro son pre­ci­sa­men­te esas mo­ti­va­cio­nes lo que re­fu­to con el tex­to. Me gus­ta­ría que quie­nes lo lean no pien­sen en el jui­cio que se for­ma­ron de Ju­lio De Vi­do y tam­po­co en có­mo fue que se lo for­ma­ron.

Pien­sen en lo que di­go. De pen­sar en Ju­lio me ocu­po yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.