Lo su­bli­me

La Nacion - - OPINIÓN - Tex­to Pa­blo Gia­ne­ra | Fo­to Ch­ris­toph Sta­che AFP

Hay un cua­dro del pin­tor ro­mán­ti­co Cas­par Da­vid Frie­drich que, aun­que no de los más fa­mo­sos en­tre los su­yos, da una idea muy cla­ra de eso que nom­bra­mos co­mo “lo su­bli­me”. El cua­dro se lla­ma Mon­je en la ori­lla

del mar y no es más que eso: un mon­je de tú­ni­ca os­cu­ra que ca­mi­na a la ori­lla del mar. Pe­ro el mon­je es tan mi­núscu­lo en re­la­ción con el cie­lo y el ho­ri­zon­te que tam­bién no­so­tros, cuan­do lo mi­ra­mos, nos sen­ti­mos ín­fi­mos. So­bre ese cua­dro, otro ro­mán­ti­co, el poe­ta Hein­rich von Kleist, es­cri­bió: “Pa­re­ce co­mo si a uno le hu­bie­ran cor­ta­do los pár­pa­dos”. Lo mis­mo pa­sa con es­te pai­sa­je del la­go Spit­zing­see, en Ba­vie­ra. Ve­mos aho­ra un es­pa­cio enor­me, el del la­go, que da la ilu­sión de un su­bli­me en mi­nia­tu­ra (los la­gos son co­mo un mar en es­ca­la, un jar­dín en com­pa­ra­ción con la sel­va). En lu­gar del mon­je, te­ne­mos dos pa­sean­tes. La blan­cu­ra de la nie­ve de la ori­lla tam­bién nos lle­va a lo su­bli­me. Sí: siem­pre es bueno sen­tir­se me­nos de lo que uno cree que es.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.