Ho­ras decisivas pa­ra los jue­ces des­ti­tui­dos

LA NACION - - NOTAS DE TAPA - Joa­quín Mo­ra­les So­lá

Un vie­jo axio­ma in­di­ca que la me­jor ma­ne­ra de unir a la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia es ata­cán­do­la, ya sea por­que la aprie­tan en pú­bli­co o por­que sim­ple­men­te la de­tes­tan. El go­bierno de Al­ber­to Fer­nán­dez cum­plió aca­ba­da­men­te en los úl­ti­mos días con esos re­qui­si­tos pa­ra abro­que­lar al má­xi­mo tri­bu­nal de jus­ti­cia del país. La ges­tión no so­lo fue im­po­lí­ti­ca, sino tam­bién inopor­tu­na. Los cin­co jue­ces su­pre­mos tra­ba­jan es­te fin de se­ma­na en la re­dac­ción de sus po­si­cio­nes so­bre la si­tua­ción de los tres jue­ces des­ti­tui­dos por el cris­ti­nis­mo con la com­pli­ci­dad pre­via del go­bierno al­ber­tis­ta.

Leo­pol­do Bru­glia, Pa­blo Ber­tuz­zi y Ger­mán Cas­te­lli, los ma­gis­tra­dos que juz­ga­ron o juz­ga­rán a Cris­ti­na Kirch­ner, es­tán de li­cen­cia has­ta ma­ña­na.

La in­ten­ción de la Cor­te es con­se­guir una ma­yo­ría en los pró­xi­mos días pa­ra re­sol­ver la si­tua­ción de esos jue­ces mal­tra­ta­dos por el oficialism­o. Se pro­pu­so ter­mi­nar con el te­ma, que ya pro­vo­có la pro­tes­ta so­cial du­ran­te va­rios ban­de­ra­zos, en la se­ma­na que se ini­cia. La pre­gun­ta que na­die pue­de res­pon­der es si lo­gra­rá al­can­zar la ma­yo­ría en las pró­xi­mas ho­ras. La fe­cha de cul­mi­na­ción de la li­cen­cia de los tres jue­ces no es, sin em­bar­go, un obs­tácu­lo o un lí­mi­te; esa li­cen­cia po­dría pro­rro­gar­se.

Otra pre­gun­ta que tie­ne so­lo res­pues­tas apro­xi­ma­das re­fie­re al sen­ti­do fi­nal de la re­so­lu­ción de los jue­ces su­pre­mos. ¿Res­pal­da­rán a los ma­gis­tra­dos des­ti­tui­dos y los re­in­cor­po­ra­rán a sus car­gos?

¿O, en cam­bio, bus­ca­rán una dia­go­nal que ter­mi­na­rá de­po­si­tan­do de nue­vo a los tres jue­ces en la in­gra­ta ca­lle a la que los man­dó el cris­ti­nis­mo? Los cin­co jue­ces su­pre­mos apro­ba­ron en su mo­men­to, con ma­yor o con me­nor am­pli­tud, los tras­la­dos de jue­ces, siem­pre que se cum­plan cier­tas con­di­cio­nes. Igual je­rar­quía y ju­ris­dic­ción en­tre la vie­ja y la nue­va fun­ción, por ejem­plo. El nú­cleo cen­tral del pro­ble­ma con­sis­te en re­sol­ver si esos jue­ces, que tie­nen acuer­do del Se­na­do, ne­ce­si­tan un nue­vo con­sen­ti­mien­to de la cá­ma­ra que Cris­ti­na Kirch­ner con­tro­la co­mo si fue­ra una es­tan­cia fa­mi­liar.

El asun­to no es muy com­ple­jo. El Pre­si­den­te vie­ne di­cien­do des­de que era can­di­da­to que su com­pa­ñe­ra de fór­mu­la es inocen­te de to­das las de­nun­cias que le hi­cie­ron por prác­ti­cas co­rrup­tas du­ran­te su ad­mi­nis­tra­ción (y la de su ma­ri­do). Tam­bién ad­vir­tió que los jue­ces que la in­ves­ti­ga­ron y la pro­ce­sa­ron de­be­rían dar ex­pli­ca­cio­nes. Ya en el Go­bierno, Al­ber­to Fer­nán­dez man­dó a su re­pre­sen­tan­te an­te el Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra a cues­tio­nar a Bru­glia y a Ber­tuz­zi, que pro­ce­sa­ron a la vi­ce­pre­si­den­ta y en al­gu­nos ca­sos or­de­na­ron su pri­sión pre­ven­ti­va, y a Cas­te­lli, juez del tri­bu­nal oral que de­be juz­gar a Cris­ti­na na­da me­nos que por la cau­sa de los cua­der­nos de los so­bor­nos. Cues­tio­nar a esos jue­ces sig­ni­fi­ca­ba que el Se­na­do vol­ve­ría a eva­luar su si­tua­ción pa­ra dar­les –o no– el res­pec­ti­vo acuer­do. Vol­vió a eva­luar­los. Des­pués de que el Pre­si­den­te los de­bi­li­tó en el Con­se­jo, Cris­ti­na los des­pa­chó de­fi­ni­ti­va­men­te en el Se­na­do. El acuer­do de los jue­ces fue re­cha­za­do. Esa es, tal vez, la úni­ca pro­me­sa de cam­pa­ña que Al­ber­to Fer­nán­dez cum­plió y con­clu­yó. Di­cho de otra ma­ne­ra, de­nun­cia­da y de­fen­sor usa­ron los re­cur­sos ins­ti­tu­cio­na­les pa­ra lim­piar a los jue­ces que mo­les­ta­ban su fu­tu­ro. Si lo con­si­guen, ha­brán que­da­do so­lo re­ta­zos de la re­pú­bli­ca.

Car­los Fayt, el des­ta­ca­do juez de la Cor­te que mu­rió ha­ce cua­tro años, te­nía una doc­tri­na im­plí­ci­ta que ca­si to­dos los su­pre­mos ha­cen su­ya: “Si se cam­bia la ju­ris­pru­den­cia, hay que ex­pli­car­lo”. Co­mo to­dos los ac­tua­les miem­bros de la Cor­te ava­la­ron los tras­la­dos de los jue­ces, es con­ve­nien­te sa­ber qué ha­rán con la doc­tri­na Fayt. “Es­ta Cor­te no es­tá dis­pues­ta a dar ex­pli­ca­cio­nes”, di­ce uno de los jue­ces su­pre­mos. Sig­ni­fi­ca que no cam­bia­rán. Sig­ni­fi­ca tam­bién que res­pal­da­rán a los jue­ces des­ti­tui­dos. Pe­ro, ¿es así? De­pen­de, agre­ga otro su­pre­mo, des­de dón­de se lle­gue al ca­so de los tres jue­ces. Po­drían tra­tar ex­clu­si­va­men­te el ca­so de ellos o po­drían lle­gar a ellos des­pués de una re­fe­ren­cia ge­ne­ral a los tras­la­dos. Si di­je­ran, por ca­so, que los tres jue­ces de­ben vol­ver a sus fun­cio­nes has­ta tan­to se ha­yan con­cur­sa­do sus car­gos, es­ta­rán con­va­li­dan­do de he­cho la des­ti­tu­ción de ellos. Nun­ca pa­sa­rán por el Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra ni mu­cho me­nos por un acuer­do del Se­na­do en po­der de Cris­ti­na.

Los jue­ces Car­los Ro­sen­krantz y Ele­na High­ton de No­las­co ya fir­ma­ron en su mo­men­to que los tras­la­dos son po­si­bles has­ta en los ca­sos en los que la mi­gra­ción es de los tri­bu­na­les or­di­na­rios a los fe­de­ra­les. A su vez, una ma­yo­ría in­te­gra­da por los jue­ces Juan Car­los Ma­que­da, Ho­ra­cio Ro­sat­ti y Ri­car­do Lo­ren­zet­ti es­pe­ci­fi­có, tam­bién en su mo­men­to, al­gu­nas con­di­cio­nes. Los tras­la­dos son po­si­bles, di­je­ron, si exis­te igual je­rar­quía y ju­ris­dic­ción, y ava­la­ron el tras­la­do de Bru­glia. Ber­tuz­zi y Cas­te­lli es­tán en la mis­ma si­tua­ción. En las úl­ti­mas ho­ras (y en los úl­ti­mos días) hu­bo un in­ten­so diá­lo­go en­tre Ro­sat­ti, Ma­que­da y Ro­sen­krantz pa­ra en­con­trar una po­si­ción co­mún. Tam­bién exis­te un diá­lo­go bi­la­te­ral en­tre Ro­sen­krantz y High­ton de No­las­co por­que ellos fue­ron más am­plios en su con­va­li­da­ción de los tras­la­dos. La fir­ma de tres jue­ces en el mis­mo sen­ti­do es el mí­ni­mo re­que­ri­do pa­ra cons­truir una ma­yo­ría.

La me­ta no pa­re­ce le­ja­na. Es ca­si im­po­si­ble ima­gi­nar a Ro­sen­krantz cam­bian­do su po­si­ción so­lo por­que el Go­bierno lo mal­tra­tó. Ma­que­da y Ro­sat­ti tam­po­co tie­nen an­te­ce­den­tes de jue­ces que mo­di­fi­ca­ron su pro­pia his­to­ria lle­va­dos de las na­ri­ces por un po­der que no es el su­yo. Y High­ton de No­las­co fue jue­za ca­si gran par­te de su vi­da, no so­lo en la Cor­te. Sa­be lo que sig­ni­fi­can el man­da­to cons­ti­tu­cio­nal de la inamo­vi­li­dad de los jue­ces y el res­pe­to al juez na­tu­ral. Con per­so­na­li­da­des y for­ma­cio­nes dis­tin­tas, esos jue­ces coin­ci­den en una cer­te­za co­mún: des­pués ven­drán por ellos. La rup­tu­ra del con­tra­to cons­ti­tu­cio­nal ter­mi­na­rá for­zo­sa­men­te en la li­cua­ción del po­der de la Cor­te Su­pre­ma.

Las pe­leas in­ter­nas en el má­xi­mo tri­bu­nal ha­bi­tan más en los pa­si­llos de los tri­bu­na­les que en la Cor­te mis­ma. La cues­tión de fon­do fue siem­pre la es­ta­bi­li­dad de su ac­tual pre­si­den­te, Ro­sen­krantz, por­que en al­gu­nas ofi­ci­nas de la Cor­te se tra­ba­ja, en efec­to, pa­ra des­es­ta­bi­li­zar­lo. Pe­ro esa cues­tión es­tá zan­ja­da des­de ju­nio del año pa­sa­do, cuan­do to­dos los su­pre­mos to­ma­ron no­ta de que no exis­te en la Cor­te una ma­yo­ría pa­ra acor­tar el man­da­to de Ro­sen­krantz, que con­clui­rá a fi­nes del año pró­xi­mo. Tam­po­co exis­ti­rá. Las cons­pi­ra­cio­nes se ago­tan en tras­cen­di­dos in­cier­tos o en no­ti­cias fal­sas. La ma­yo­ría de los jue­ces tie­ne bue­na re­la­ción en­tre ellos y se eri­za cuan­do los ata­ques al tri­bu­nal vie­nen des­de afue­ra.

Al­ber­to Fer­nán­dez de­be­ría sa­ber­lo, pe­ro fue él quien co­men­zó una sa­ga de crí­ti­cas pú­bli­cas a la Cor­te que no ha ce­sa­do. Si bien cen­tró su dia­tri­ba en Ro­sen­krantz, lue­go se ex­ten­dió a to­da la Cor­te por­que su­pues­ta­men­te es­ta no acep­ta­ba par­ti­ci­par de los ta­lle­res de apren­di­za­je de igual­dad de gé­ne­ro que es­ta­ble­ció una ley. La crí­ti­ca pre­si­den­cial en­fu­re­ció so­bre to­do a High­ton de No­las­co, la jue­za de la Cor­te que, jun­to con la re­cor­da­da Car­men Ar­gi­bay, lle­vó más le­jos en la Jus­ti­cia una no­ción de igual­dad en­tre hom­bres y mu­je­res. Ar­gi­bay y High­ton de No­las­co pro­mo­vie­ron ha­ce más de diez años la crea­ción de la Ofi­ci­na de la Mu­jer en la Cor­te. La mi­nis­tra de Gé­ne­ro, Eli­za­beth Gó­mez Al­cor­ta, in­ten­tó dar­le cla­ses de igual­dad de gé­ne­ro a esa Cor­te. La Cor­te le res­pon­dió, con pa­la­bras más ele­gan­tes, que sa­be de eso más que la mi­nis­tra. Al­ber­to Fer­nán­dez de­bió es­for­zar­se mu­cho pa­ra lo­grar que High­ton de No­las­co se eno­ja­ra con él. A él le de­be el car­go de jue­za su­pre­ma, fa­vor que ella nun­ca ne­gó.

Un desai­re ma­yor su­ce­dió cuan­do la mi­nis­tra de Jus­ti­cia, Mar­ce­la Lo­sar­do, y el se­cre­ta­rio de De­re­chos Hu­ma­nos, Ho­ra­cio Pie­tra­ga­lla, re­cha­za­ron una in­vi­ta­ción de Ro­sen­krantz a una reunión pa­ra agi­li­zar los jui­cios por de­li­tos de le­sa hu­ma­ni­dad. “Opor­tu­nis­ta”, lo lla­ma­ron sin te­ner en cuen­ta que to­da la Cor­te se ofen­de­ría en el ac­to. La Cor­te se ofen­dió. El su­pues­to “opor­tu­nis­mo” de Ro­sen­krantz se fun­da­ba en que la dipu­tada cris­ti­nis­ta Va­ne­sa Si­ley pre­sen­tó jus­to en esos días un pe­di­do de jui­cio po­lí­ti­co al ti­tu­lar de la Cor­te. Im­plí­ci­ta­men­te, Lo­sar­do y Pie­tra­ga­lla ava­la­ron el pe­di­do de jui­cio po­lí­ti­co a Ro­sen­krantz de par­te de Si­ley; es de­cir, de par­te de Cris­ti­na. Un pe­di­do im­po­si­ble por­que el oficialism­o no tie­ne los nú­me­ros pa­ra ha­cer­le jui­cio po­lí­ti­co a na­die. Eso sig­ni­fi­ca crear pro­ble­mas don­de no los de­be ha­ber. Ro­sen­krantz in­vi­tó tam­bién a esa reunión a los or­ga­nis­mos de de­re­chos hu­ma­nos. To­dos se ba­ja­ron de la reunión, me­nos el CELS, in­me­dia­ta­men­te des­pués de que lo hi­cie­ra el Go­bierno. ¿Pe­di­do del Go­bierno? Tal vez.

¿Los su­ce­si­vos em­pe­llo­nes del Go­bierno a la Cor­te su­ce­die­ron por­que sa­be que el tri­bu­nal res­pal­da­rá a los tres jue­ces des­ti­tui­dos? Pue­de ser. No se ex­pli­ca­ría tan­ta sa­ña de otra ma­ne­ra. Los kirch­ne­ris­tas se enojan siem­pre an­tes, du­ran­te y des­pués de de­rro­tas que afa­no­sa­men­te bus­ca­ron.

El pre­si­den­te Al­ber­to Fer­nán­dez vie­ne di­cien­do des­de que era can­di­da­to que Cris­ti­na Kirch­ner es inocen­te de to­das las de­nun­cias por co­rrup­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.