La suba del dó­lar blue im­pac­ta en la eco­no­mía

La bre­cha cam­bia­ria crea dis­tor­sio­nes que afec­tan los pre­cios y otras va­ria­bles

LA NACION - - NOTAS DE TAPA - Fran­cis­co Jueguen

No era la pri­me­ra vez que lo de­cía, pe­ro, al ca­bo de otra se­ma­na ca­lien­te del dó­lar, con subas en el blue, el con­ta­do con li­qui­da­ción (CCL), el “dó­lar bol­sa” y el ofi­cial, el mi­nis­tro de Eco­no­mía, Mar­tín Guz­mán, tu­vo que re­pe­tir­lo an­te el au­di­to­rio del 56º Co­lo­quio de IDEA: el dó­lar pa­ra­le­lo, que an­te­ayer ba­tió un nue­vo ré­cord al ce­rrar a $178, no im­pac­ta en los pre­cios. “No re­pre­sen­ta la reali­dad ar­gen­ti­na”, en­fa­ti­zó.

Más allá del de­ba­te que es­tas apre­cia­cio­nes pue­dan ge­ne­rar, la bre­cha en­tre las dis­tin­tas co­ti­za­cio­nes de la mo­ne­da nor­te­ame­ri­ca­na tie­ne un efec­to con­cre­to en la eco­no­mía real.

Des­abas­te­ci­mien­to, fal­ta de pre­cios, au­men­tos por co­ber­tu­ra y dis­tor­sio­nes que crean ni­chos de al­tí­si­ma­de­man­da,pro­ble­mas­pa­ra­im­por­tar in­su­mos y bie­nes, y has­ta ma­nio­bras en el co­mer­cio ex­te­rior por so­bre o sub­fac­tu­ra­ción de ope­ra­cio­nes, que ter­mi­nan ero­sio­nan­do el su­pe­rá­vit co­mer­cial y las re­ser­vas. Tra­du­ci­do: a un Es­ta­do al que le fal­tan dó­la­res se le ter­mi­nan es­ca­pan­do ca­da vez más.

“Es una opor­tu­ni­dad úni­ca pa­ra com­pra­do­res”, afir­ma el due­ño de una con­ce­sio­na­ria de au­tos. “El Gol Trend a $950.000, que con un dó­lar a $176 son na­da más que US$5400. ¿Que­rés com­prar?”, agre­ga.

“Hoy hay una per­cep­ción de que el me­tro cua­dra­do es­tá ba­ra­to en dó­la­res. To­do el que pue­de se lar­ga a cons­truir”, cuen­ta, por su par­te, un ven­de­dor de in­su­mos del sec­tor de la cons­truc­ción so­bre ese mi­ni au­ge.

“Si abrie­ras las fron­te­ras ten­drías el país lleno de chi­le­nos com­pran­do elec­tró­ni­cos. Son los más ba­ra­tos del mun­do en dó­la­res”, gra­fi­ca el di­rec­ti­vo de una em­pre­sa que fa­bri­ca es­te ti­po de pro­duc­tos en la Ar­gen­ti­na.

Son ejem­plos de lo que po­drían de­fi­nir­se co­mo dis­tor­sio­nes “po­si­ti­vas” de cor­to pla­zo, pa­ra al­gu­nos, gra­cias a la bre­cha cam­bia­ria y el ce­po.

Esos ca­sos tie­nen su con­tra­ca­ra. Por ejem­plo, el Go­bierno tu­vo que eli­mi­nar los ce­lu­la­res del Pro­gra­ma Aho­ra 12 por­que no pue­de im­pul­sar la de­man­da de un bien cu­yos in­su­mos pro­vie­nen de Chi­na y que, por lo tan­to, im­pli­ca n la sa­li­da de dó­la­res en un mo­men­to de es­ca­sez crí­ti­ca de re­ser­vas.

Los re­tai­lers del con­su­mo ma­si­vo, en tan­to, pre­vén una caí­da de ven­tas y un en­ca­re­ci­mien­to de la fi­nan­cia­ción de esos pro­duc­tos. “El aco­pio de ma­te­ria­les es fe­roz en to­da la ca­de­na y se com­pra to­do de gol­pe. Por eso hay fal­tan­tes en la red de dis­tri­bu­ción”, cuen­ta el eje­cu­ti­vo de una em­pre­sa del sec­tor ace­re­ro.

En el ru­bro au­to­mo­tor hay pre­cios y se man­tie­ne la ven­ta, pe­ro en una con­ce­sio­na­ria ad­vier­ten: “El gran pro­ble­ma es la re­po­si­ción”.

En de­fi­ni­ti­va, la bre­cha cam­bia­ria con­ta­mi­na la eco­no­mía. El vier­nes, en el ca­so del dó­lar blue, res­pec­to del ofi­cial, lle­gó a 129%. La des­con­fian­za, la emi­sión ex­ce­si­va de pe­sos, la ex­pec­ta­ti­va de de­va­lua­ción y de ma­yo­res au­men­tos de pre­cios em­pu­jan a los ar­gen­ti­nos a de­fen­der sus aho­rros. En otras pa­la­bras, a bus­car dó­la­res.

Amu­ra­lla­do el ac­ce­so a las di­vi­sas por el su­per­ce­po, cual­quier co­sa que se guíe por la di­vi­sa nor­te­ame­ri­ca­na se vuel­ve atrac­ti­va. Esa vo­ra­ci­dad crea bur­bu­jas de de­man­da sin sus­ten­to real y com­pli­ca la ofer­ta de bie­nes, so­bre to­do, do­la­ri­za­dos. ¿La con­se­cuen­cia? De­te­rio­ro ace­le­ra­do de las re­ser­vas del Ban­co Cen­tral, vo­la­ti­li­dad cam­bia­ria, ero­sión del su­pe­rá­vit co­mer­cial y es­tan­fla­ción.

La pa­ra­do­ja es que en la Ar­gen­ti­na no fal­tan dó­la­res. El eco­no­mis­ta Nicolás Ga­dano tui­teó que el 10% del cir­cu­lan­te mun­dial de esa mo­ne­da es­tá en el país y el 20% fue­ra de EE.UU.

El eco­no­mis­ta del Ieral Jor­ge Vas­con­ce­los di­ce que el stock de aho­rros en esa di­vi­sa de los ar­gen­ti­nos ron­da los US$280.000 mi­llo­nes. “La am­plia­ción de la bre­cha me­jo­ra el po­der ad­qui­si­ti­vo de esos aho­rros y eso tem­po­ral­men­te se re­fle­ja en más de­man­da de au­tos, de ce­men­to, de ma­te­ria­les de cons­truc­ción. Pe­ro esa trans­fu­sión no es per­ma­nen­te. De­pen­de de las ex­pec­ta­ti­vas. Con in­cer­ti­dum­bre cre­cien­te ese me­ca­nis­mo se cor­ta”, ex­pli­ca.

“Des­pués es­tá el pro­ble­ma del la­do de la ofer­ta”, di­ce el ex­per­to. “Las di­fi­cul­ta­des pa­ra ac­ce­der a los dó­la­res ofi­cia­les pa­ra rea­li­zar im­por­ta­cio­nes ha­ce que pa­ra cal­cu­lar el cos­to de re­po­si­ción de los in­ven­ta­rios ca­da vez más em­pre­sas usen un mix en­tre dó­lar ofi­cial y dó­lar li­bre. Si la de­man­da no pa­ga esos ma­yo­res pre­cios, pre­fie­ren no ven­der. Eso es la es­tan­fla­ción”, ad­vier­te Vas­con­ce­los a LA NA­CION.

Ese mix en­tre dó­la­res im­pli­ca un au­men­to de pre­cios de los bie­nes. Por eso y por las ex­pec­ta­ti­vas de de­va­lua­ción, hay una di­fe­ren­cia de 20 pun­tos en­tre el 29% de in­fla­ción pa­ra 2021 pro­yec­ta­do por Guz­mán en el pre­su­pues­to y el cer­ca de 47,5% que pre­vén los eco­no­mis­tas.

Con pro­ble­mas de im­ple­men­ta­ción y se­ña­les con­fu­sas so­bre la ho­ja de ru­ta ofi­cial, el Go­bierno bus­ca por es­tas ho­ras mo­di­fi­car los pro­ble­mas que pro­du­ce el dó­lar. Guz­mán pro­me­tió el vier­nes en IDEA un plan creí­ble (de sus­ten­ta­bi­li­dad fis­cal y mo­ne­ta­ria) au­di­ta­do y ava­la­do por el Con­gre­so y el FMI; afir­mó que no de­va­lua­rá el pe­so pa­ra evi­tar una dis­pa­ra­da de pre­cios y que eli­mi­na­rá obs­tácu­los en la ope­ra­to­ria del Con­ta­do con Li­qui­da­ción (CCL) pa­ra en­friar la bre­cha y con­te­ner las subas de pre­cio de esa va­rian­te, que ce­rró la se­ma­na a $165,30.

“Es im­por­tan­te re­du­cir la bre­cha cam­bia­ria”, in­di­có el di­rec­tor eje­cu­ti­vo y eco­no­mis­ta je­fe de la Unión In­dus­trial Ar­gen­ti­na (UIA), Die­go Coatz. “Las ex­pec­ta­ti­vas de de­va­lua­ción me­ten pre­sión de pre­cios fu­tu­ros, que se ade­lan­tan al pre­sen­te, so­bre to­do al que tie­ne que re­po­ner stocks”, agre­ga, pa­ra ex­pli­car que esa co­ber­tu­ra se da fi­nal­men­te a tra­vés de ma­yo­res subas de pre­cios. Es­to des­po­ja al pe­so de otra de sus dis­tin­ti­vos de mo­ne­da na­cio­nal: si ya de­jó de ser un vehícu­lo de aho­rro aho­ra pier­de su ca­rac­te­rís­ti­ca de re­fe­ren­cia de pre­cio. No es una ca­sua­li­dad ver ca­da vez más pre­cios de al­qui­le­res en dó­la­res o la sen­sa­ción de no po­der de­ter­mi­nar cuán­to cues­ta algo en pe­sos.

En la in­dus­tria, al­gu­nos sec­to­res en cri­sis em­pie­zan a no li­qui­dar ex­por­ta­cio­nes y se arries­gan a de­jar los dó­la­res afue­ra. “Que me ven­gan a bus­car”, di­ce un in­dus­trial, so­bre el in­cen­ti­vo a sub­fac­tu­rar ex­por­ta­cio­nes y so­bre­fac­tu­rar im­por­ta­cio­nes que pro­du­ce la bre­cha cam­bia­ria.

El BCRA dis­pu­so el jue­ves nue­vas res­tric­cio­nes a las im­por­ta­cio­nes a tra­vés de la co­mu­ni­ca­ción 7138, que obli­ga a los im­por­ta­do­res a te­ner una SIMI “de sa­li­da” (un per­mi­so de im­por­ta­ción apro­ba­do) pa­ra ir al ban­co por los dó­la­res ofi­cia­les. An­tes exis­tían en­ti­da­des que da­ban ade­lan­tos con el pro­duc­to em­bar­ca­do. Eso se aca­bó. “Hay mu­chos in­su­mos allí y es­to te pue­de afec­tar la ope­ra­ti­vi­dad de una lí­nea de pro­duc­ción. Si no hay con­ti­nui­dad en la apro­ba­ción pue­de que se in­te­rrum­pan los ci­clos de pro­duc­ción. Eso lle­va a una pa­ra­da de plan­ta y po­ten­cial pro­ble­ma de em­pleo”, ad­vier­te un di­rec­ti­vo de la in­dus­tria elec­tró­ni­ca fue­gui­na, que sos­pe­cha que lo que vie­ne es una “cuo­ti­fi­ca­ción” de im­por­ta­cio­nes si­mi­lar a la de 2015.

Lo mis­mo pa­sa en la in­dus­tria au­to­mo­triz, don­de los im­por­ta­do­res es­pe­ran vol­ver a te­ner ré­cord de ven­ta de au­tos de lu­jo co­mo en 2013. No es ca­sua­li­dad que BMW ha­ya en­car­ga­do al ex­te­rior, ba­jo el nue­vo es­que­ma ofi­cial de ad­mi­nis­tra­ción de im­por­ta­cio­nes y pa­ra los úl­ti­mos cua­tro me­ses de es­te año, la mis­ma can­ti­dad de au­tos que en to­do el año pa­sa­do. “En la dia­ria, si no se pue­de pa­gar se co­rre el ries­go de que cor­ten el abas­te­ci­mien­to de in­su­mos del ex­te­rior”, aler­ta un hom­bre de una ter­mi­nal lo­cal. “Es­tá muy com­pli­ca­da la si­tua­ción de pa­gos de pro­vee­do­res al ex­te­rior y, en al­gu­nos ca­sos, son he­rra­men­ta­les de nue­vas in­ver­sio­nes”, di­ce.

Las in­ver­sio­nes son una du­da pa­ra to­dos ya que se en­tran dó­la­res en el país a $80 y exis­te el ries­go de no po­der ac­ce­der lue­go a las di­vi­sas por me­nos de $180. Eso re­fle­jó la úl­ti­ma en­cues­ta de eje­cu­ti­vos de IDEA, en la que los di­rec­ti­vos pre­vén una caí­da de las in­ver­sio­nes de 10% en 2021. Una in­cóg­ni­ta pa­ra el Plan Gas, don­de al­gu­nos creen que exis­ti­ría un ca­nal

tai­lor ma­de pa­ra atraer di­vi­sas. Va­rios re­cor­da­rán el ca­so Che­vron, otra ré­mo­ra del pa­sa­do.

En la agroin­dus­tria el te­ma es co­no­ci­do. La bre­cha per­ju­di­ca a los pro­duc­to­res, que re­tie­nen stocks. Eso re­du­ce la ma­te­ria pri­ma agroin­dus­trial y pa­ra la ex­por­ta­ción. A su vez, afec­ta la li­qui­da­ción. Pe­ro además los pro­duc­to­res y otros es­la­bo­nes de la ca­de­na usan fer­ti­li­zan­tes y agro­quí­mi­cos que se en­ca­re­cen con el dó­lar per­ci­bi­do lue­go de las re­ten­cio­nes.

Es­to su­ce­de tam­bién en la mi­ne­ría, aun­que en ese sec­tor -tam­bién en el agro y la ener­gía- la gran preo­cu­pa­ción son las res­tric­cio­nes a los pa­gos de deu­da en dó­la­res. “Las em­pre­sas en­tran en si­tua­ción de de­fault téc­ni­co, que se re­suel­ve vol­vien­do a ge­ne­rar en­deu­da­mien­to más ca­ro, co­men­tan en el sec­tor.

El mis­mo di­fe­ren­cial en­tre el dó­lar de li­qui­da­ción y el cos­to in­terno ajus­ta­do a otro ti­po de cam­bio es la crí­ti­ca que sur­ge de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio y Ser­vi­cios (CAC) pa­ra la ex­por­ta­ción de es­tos úl­ti­mos. “Eso re­du­ce la ren­ta­bi­li­dad pa­ra ellos y les re­du­ce tam­bién la ca­pa­ci­dad de in­ver­sión”, di­ce Ma­rio Grin­man, se­cre­ta­rio de la en­ti­dad. “La bre­cha [del dó­lar] es des­con­fian­za y és­ta afec­ta el con­su­mo do­més­ti­co, pe­ro apar­te ha­ce que los ajus­tes en los cos­tos se ace­le­ren por­que mu­chos co­mer­cios pue­den que­dar­se sin ca­pa­ci­dad de re­po­si­ción”, cie­rra el di­rec­ti­vo. O sea, re­ce­sión e in­fla­ción.

Mien­tras el Go­bierno bus­ca la so­lu­ción pa­ra la des­con­fian­za y la bre­cha cam­bia­ria, que pa­ra los eco­no­mis­tas pa­sa por mos­trar un plan creí­ble en ba­se a un an­cla fis­cal, exis­te una opor­tu­ni­dad pa­ra aho­gar pe­nas. Los li­co­re­ros cuen­tan que el whisky im­por­ta­do le sa­ca hoy mer­ca­do al na­cio­nal: se im­por­ta al dó­lar ofi­cial y es­tá en Pre­cios Má­xi­mos.

Idea

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.