“No com­par­tas”. Los desafíos de criar en la nue­va nor­ma­li­dad

Sa­lu­dar des­de le­jos, no dar be­sos ni abra­zar son las re­glas a in­cul­car

LA NACION - - NOTAS DE TAPA - Evan­ge­li­na Hi­mi­tian

La pri­me­ra vez que fue­ron a la pla­za, ha­ce dos se­ma­nas, des­pués de me­ses de en­cie­rro, Na­ta­lia Mén­dez qui­so ins­truir a So­fía, de sie­te años, so­bre las re­glas de la nue­va nor­ma­li­dad. Mien­tras se es­cu­cha­ba a sí mis­ma enu­me­rar to­dos los “no” (“las ga­lle­ti­tas no se com­par­ten” y “no nos to­ca­mos ni nos abra­za­mos”), so­lo po­día pen­sar en lo con­tra­dic­to­rio de su men­sa­je. En­ton­ces, de­ci­dió pa­sar en lim­pio el dis­cur­so: “Ol­vi­da­te de com­par­tir, eso no va más. No se pue­de”. Su fra­se re­sul­ta una bue­na sín­te­sis de có­mo se­rá la nue­va eta­pa que a par­tir de aho­ra van a tran­si­tar ma­dres y pa­dres al acom­pa­ñar a sus hi­jos en la len­ta sa­li­da del con­fi­na­mien­to so­cial.

La nue­va nor­ma­li­dad trae­rá desafíos que lle­va­rán a los que crían a con­tra­de­cir­se una y cien ve­ces. A aban­do­nar an­ti­guos man­da­tos, a readap­tar sus sa­be­res y a vol­ver a apren­der jun­to a los hi­jos otras for­mas de re­la­cio­na­mien­to so­cial. Ya no es de ma­la edu­ca­ción sa­lu­dar de le­jos, ni desamor no dar be­sos. La tec­no­lo­gía de­jó de ser vis­ta co­mo el enemi­go de la co­mu­ni­ca­ción fa­mi­liar. En cam­bio, las mo­chi­las de los que vuel­van a las ac­ti­vi­da­des es­co­la­res se lle­na­rán de úti­les re­pe­ti­dos, pa­ra ser­vir de re­pues­to en ca­so de ne­ce­si­dad. El “le pi­do uno al com­pa­ñe­ro” no se usa­rá más en mu­cho tiem­po. Es­tos son so­lo al­gu­nos de los cam­bios.

“El ma­yor desafío se­rá alen­tar­los a sa­lir, a ser au­tó­no­mos sin sen­tir­se so­los, a no te­ner mie­do, a pi­sar se­gu­ro en un mun­do en per­ma­nen­te cam­bio, en el que lo que sa­be­mos hoy de­be­re­mos vol­ver a apren­der­lo ma­ña­na”, apun­ta Mó­ni­ca crup­pi, psi­coa­na­lis­ta es­pe­cia­lis­ta en fa­mi­lia y miem­bro de la Aso­cia­ción Psi­coa­na­lí­ti­ca Ar­gen­ti­na.

Es­ta se­ma­na, a me­di­da que los co­le­gios co­men­za­ron a no­ti­fi­car cuán­do y có­mo se­rá el re­gre­so a cla­ses, pa­ra mi­les de fa­mi­lias que­dó en cla­ro que em­pie­za una nue­va eta­pa den­tro de la pan­de­mia de co­vid-19. Si la pri­me­ra fa­se de la epi­de­mia se ca­rac­te­ri­zó por el ais­la­mien­to y por la ne­ce­si­dad de en­se­ñar­le a los hi­jos a se­guir sus vi­das sin sa­lir de ca­sa, es­ta eta­pa, la nue­va nor­ma­li­dad, lle­va­rá a reapren­der có­mo vol­ver a vin­cu­lar­se con otros. Y aun­que es­ta es una ta­rea que les to­ca tan­to a los pa­dres co­mo a las ma­dres, las es­ta­dís­ti­cas in­di­can que son ellas las que en ma­yor me­di­da y con ma­yor car­ga ho­ra­ria se res­pon­sa­bi­li­zan del cui­da­do y acom­pa­ña­mien­to de los hi­jos. no se­rá sen­ci­llo.la cua­ren­te­na ya agran­dó la bre­cha de de­sigual­dad en la dis­tri­bu­ción de car­ga de tra­ba­jo no re­mu­ne­ra­do den­tro del ho­gar.

Reapren­der

“Yo soy la lo­ca del al­cohol. cuan­do sa­li­mos a la ca­lle o a la pla­za, to­do el tiem­po es­toy di­cien­do. no to­qués. Te­né cui­da­do. Po­ne­te al­cohol. no quie­ro que ten­gan mie­do, pe­ro no es sen­ci­llo. A me­di­da que pa­san los días, te vas ha­cien­do a la idea de que hay que vi­vir con es­to un tiem­po lar­go”, cuen­ta Pau­la rai­mon­do, de 40 años, ma­dre de ci­ro, de ocho años y de ca­ro­la, de tres. La pri­me­ra vez que sa­lie­ron a la ca­lle, rai­mon­do te­nía la sen­sa­ción de que el sue­lo se iba a de­sin­te­grar ape­nas pu­sie­ran un pie en el ex­te­rior. El efec­to de ha­ber pa­sa­do 45 días sin aso­mar­se ni a la puer­ta, le pa­sa­ba fac­tu­ra. Va­rios me­ses des­pués, cuan­do los chi­cos pu­die­ron sa­lir, hi­cie­ron un pa­seo en bi­ci­cle­ta y se sor­pren­die­ron de no en­con­trar­se con el mun­do ex­te­rior en rui­nas, al es­ti­lo apo­ca­lip­sis zom­bie. Pe­ro, de a po­co, fue­ron ha­cién­do­se más fre­cuen­tes los pa­seos por Vi­lla del Par­que. Y la pla­za, con to­dos sus cui­da­dos, se con­vir­tió en el mo­men­to más es­pe­ra­do del día. Des­pués, vol­vie­ron los do­min­gos de­di­ca­dos a co­mer al ai­re li­bre, si hay sol.

“cuan­do em­pe­zó la pan­de­mia, las fa­mi­lias sen­tían claus­tro­fo­bia por la pér­di­da de con­tac­to. Aho­ra, hay mu­chos que es­tán pa­de­cien­do la ago­ra­fo­bia, el mie­do a vol­ver a sa­lir. A en­con­trar­se con otros. Y es­to afec­ta a los chi­cos, que di­cen, en mu­chos ca­sos: “pe­ro ¿có­mo? Si el vi­rus si­gue vi­gen­te”. Que se to­me una me­di­da po­lí­ti­ca de aper­tu­ra no sig­ni­fi­ca que el vi­rus ha­ya des­apa­re­ci­do. Es­ta­mos vi­vien­do un tiem­po en el que per­ma­nen­te­men­te hay que apren­der to­do de nue­vo. Hay que de­cons­truir las pau­tas de crian­za y so­cia­les y ven­cer los mie­dos, aun­que no son in­fun­da­dos”, ex­pli­ca Eva ro­ten­berg, di­rec­to­ra de Es­cue­la pa­ra Pa­dres.

“Pe­ro no to­dos los chi­cos pue­den ma­ni­fes­tar los mie­dos que sien­ten. Hay al­gu­nos que em­pe­za­ron con terror noc­turno por la vuel­ta al co­le­gio. Sien­ten que los pa­dres les dan men­sa­jes con­tra­dic­to­rios. Has­ta ha­ce po­co no po­dían ver a sus ami­gos y pri­mos y aho­ra sí. El pe­li­gro no des­apa­re­ció, pe­ro te­ne­mos nue­vas con­sig­nas”, se­ña­la ro­ten­berg.

Ha­ce cua­tro días, Ka­ri­na Ez­cu­rra re­ci­bió el co­rreo del co­le­gio de Vanina, su hi­ja ma­yor que es­te año ter­mi­na la pri­ma­ria en una es­cue­la pú­bli­ca en Flo­res. Le con­ta­ban có­mo iba a ser la vuel­ta a cla­ses. Sin­tió un la­ti­ga­zo de adre­na­li­na. Si bien lo que más que­ría la ado­les­cen­te era vol­ver a en­con­trar­se con sus ami­gas, y ce­rrar jun­tas es­ta eta­pa, des­pués de com­par­tir des­de jar­dín de in­fan­tes, el mie­do se ins­ta­ló en su cuer­po y esa no­che le cos­tó dor­mir. Al día si­guien­te ha­bla­ron de to­do lo que se ve­nía. “char­la­mos so­bre los cam­bios. Le pe­dí que no se sa­que el ta­pa­bo­cas pa­ra ha­blar con sus ami­gas y que el al­cohol sea cons­tan­te, por las du­das, si to­ca si­llas, pi­ca­por­tes. Des­pués le di­je que no po­día pres­tar ni pe­dir pres­ta­do. En­ton­ces nos di­mos cuen­ta que te­nía­mos que rear­mar la mo­chi­la. Ade­más de los úti­les, te­ne­mos que te­ner re­ser­vas de co­sas. Va­rias la­pi­ce­ras, go­mas, el re­pues­to de ho­jas. La mo­chi­la va a ser más pe­sa­da”, di­ce Ez­cu­rra.

“Al­go que me preo­cu­pa un po­co es si van a es­tar lim­pian­do co­mo se de­be los ba­ños. Pe­ro creo que ella ne­ce­si­ta vol­ver a cla­ses, les va ayu­dar a ce­rrar esa eta­pa y esa des­pe­di­da de la es­cue­la, de sus ami­gos an­tes de se­pa­rar­se pa­ra ir al se­cun­da­rio”, agre­ga.

El ais­la­mien­to im­pli­có pa­ra alen gu­nas fa­mi­lias la po­si­bi­li­dad de un re­en­cuen­tro. “Aho­ra re­des­cu­bri­mos los jue­gos de me­sa, y las mu­ñe­cas. Vol­vi­mos a al­mor­zar jun­tos y a pa­sar mu­chas ho­ras co­mo fa­mi­lia. Eso es al­go que nos gus­ta mu­cho y que nos que­re­mos lle­var a la si­guien­te eta­pa. Tam­bién hay cos­tum­bres que in­cor­po­ra­mos. nos sa­ca­mos los za­pa­tos, el lavado de ma­nos fre­cuen­te, el al­cohol en gel. Son cam­bios po­si­ti­vos”, cuen­ta ca­ro­li­na Mai­da, ma­dre de ni­co­lás, de 13 años y de chia­ra, de ocho. La pla­za co­mo es­pa­cio pa­ra dis­fru­tar y en­con­trar­se con otros se in­cor­po­ró co­mo nun­ca an­tes. Ade­más, su­ma­ron la bi­ci­cle­ta co­mo pa­seo en sí mis­mo y la tec­no­lo­gía co­mo pun­to de en­cuen­tro.

Al­go pa­re­ci­do ocu­rrió en la ca­sa de Ma­ria­na Te­rri­to, de 53 años, ma­dre de Fran­ces­ca, de 15 años, de Ti­ziano, de 12, y de no­vak, de ocho. “Si te­nía al­gu­na deu­da de tiem­po con mis hi­jos, hoy la ten­go sal­da­da. Es­toy al día. Tu­ve que apren­der a re­la­cio­nar­me con ca­da uno des­de sus in­tere­ses”, di­ce. En­con­tró en la cua­ren­te­na to­do aque­llo pa­ra lo que no ha­bía te­ni­do tiem­po: mi­rar Tik­tok, ju­gar a la Play, las car­tas, leer cuen­tos, e ir a la pla­za. “A la vez, mis hi­jos tu­vie­ron que in­vo­lu­crar­se en las co­sas de la ca­sa y nos vol­vi­mos un equi­po”, in­di­ca.

Mau­ro al­fie­ri

Ale­jan­dro gu­yot

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.