El par­ti­do de Evo bus­ca re­cu­pe­rar el po­der

Ar­ce, can­di­da­to del MAS, es el fa­vo­ri­to en Bo­li­via, y Me­sa quie­re for­zar el ba­llot­ta­ge; la re­gión, en aler­ta

LA NACION - - NOTAS DE TAPA - Ru­bén Gui­lle­mí

A un año de la con­vul­sión po­lí­ti­ca y so­cial que de­ri­vó en la sa­li­da de Evo Mo­ra­les del po­der, Bo­li­via ten­drá hoy elec­cio­nes, en las que el can­di­da­to del Mo­vi­mien­to al So­cia­lis­mo, Luis Ar­ce, es el fa­vo­ri­to; el ex­pre­si­den­te Car­los Me­sa in­ten­ta­rá for­zar un ba­llot­ta­ge. La co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, en aler­ta por el de­sa­rro­llo de la vo­ta­ción.

de los dos hom­bres con más po­si­bi­li­da­des de di­ri­gir los des­ti­nos bo­li­via­nos des­ta­can de am­bos, en for­ma sin­té­ti­ca, tres ras­gos en co­mún: un pe­ca­do que bus­can ol­vi­dar, un de­fec­to que tra­tan de ocul­tar y una vir­tud de la cual se po­drían enor­gu­lle­cer.

“Sea Ar­ce o Me­sa el que ga­ne, los dos de­be­rían es­tar or­gu­llo­sos de rom­per con la tra­di­ción del cau­di­llis­mo, que es tan fuer­te en Bo­li­via y en Amé­ri­ca La­ti­na. Her­nán Si­les Sua­zo, Víc­tor Paz Es­tens­so­ro, Hu­go Ban­zer y Evo Mo­ra­les, fue­ron cau­di­llos que es­tu­vie­ron por en­ci­ma de su fuer­za po­lí­ti­ca, de su pro­gra­ma y de su pro­yec­to. Bá­si­ca­men­te fue­ron con­cen­tra­do­res de po­der e hi­cie­ron po­lí­ti­ca so­bre el cul­to a su ima­gen”, ex­pli­có a la na­cion el ana­lis­ta Fran­klin Pa­re­ja.

“Aho­ra, nin­guno de los dos can­di­da­tos lle­ga por pe­so pro­pio. Ar­ce fue de­sig­na­do por evo. y me­sa so­lo reúne el des con­ten­to con el mas. cual­quier otra fi­gu­ra po­dría es­tar en el lu­gar de ellos dos. Es­to ha­rá que la pró­xi­ma ges­tión es­té mu­cho más con­cen­tra­da en la ne­go­cia­ción y bús­que­da de con­sen­sos más que en las de­ci­sio­nes de un caudillo”, agre­gó Pa­re­ja.

El de­fec­to que am­bos tra­tan de ocul­tar, co­mo pue­den, es que nin­guno de los dos es po­lí­ti­co de ra­za. Ar­ce, de 57 años, es un tec­nó­cra­ta, con­ta­dor con más­ter de la Uni­ver­si­dad de War­wick en Gran Bre­ta­ña, que reali­zó la ma­yor par­te de su ca­rre­ra en el Ban­co Cen­tral (BCB). En 2006, allí lo re­clu­tó Evo cuan­do lle­gó al po­der, con un gran apo­yo po­pu­lar, pe­ro des­pro­vis­to de tec­nó­cra­tas que pu­die­ran po­ner en obra sus ideas.

Me­sa, de 67 años, es un in­te­lec­tual, ba­chi­lle­ren hu­ma­ni­dad es gra­dua­do en Ma­drid, con una am­plia tra­yec­to­ria en pe­rio­dis­mo e his­to­ria, que por su po­pu­la­ri­dad co­mo pe­rio­dis­ta fue con­vo­ca­do en 2002 por Gonzalo Sán­chez de Lo­sa­da pa­ra in­te­grar la fór­mu­la pre­si­den­cial. Con él go­ber­nó ape­nas un año. El des­con­ten­to so­cial pro­vo­có la caí­da de Sán­chez de Lo­sa­da y el ines­pe­ra­do as­cen­so de Me­sa a la pre­si­den­cia has­ta 2005, cuan­do re­nun­ció en me­dio de una cri­sis ge­ne­ra­li­za­da.

Di­fi­cul­ta­des

dar­dos con­tra el ex­pre­si­den­te: “Que Evo no se con­fun­da, si el au­tó­cra­ta vuel­ve a Bo­li­via se­rá pa­ra ren­dir cuen­tas, no pa­ra otra co­sa, y eso de­pen­de de no­so­tros, de­pen­de de tu vo­to”, ad­vir­tió el lí­der de Co­mu­ni­dad Ciu­da­da­na.

El can­di­da­to que re­sul­te ele­gi­do pa­ra go­ber­nar los pró­xi­mos cin­co años to­ma­rá las rien­das de un país que vi­ve la más pro­fun­da cri­sis eco­nó­mi­ca de los úl­ti­mos 40 años, con una caí­da del PBI es­ti­ma­da en más del 6% pa­ra es­te año, el peor des­plo­me des­de la dé­ca­da de 1980, cuan­do se des­en­ca­de­nó la hi­per­in­fla­ción.

La pan­de­mia des­nu­dó tam­bién las fra­gi­li­da­des de Bo­li­via, don­de mu­chas per­so­nas me­jo­ra­ron sus in­gre­sos y sa­lie­ron de la po­bre­za en los pri­me­ros años de go­bierno del MAS, pe­ro que pa­de­cen las fa­llas es­truc­tu­ra­les del que si­gue sien­do el país más po­bre de la re­gión (ex­clu­yen­do Ve­ne­zue­la).

Los co­no­ce­do­res de la tra­yec­to­ria

En ca­so de que un can­di­da­to no lo­gre el 50% de los vo­tos o más del 40% con una di­fe­ren­cia de 10, ha­brá ba­llot­ta­ge

La ONU, la UE y la Igle­sia lla­ma­ron a los bo­li­via­nos a vo­tar en for­ma pa­cí­fi­ca

A ca­si un año de las elec­cio­nes que desataron una gra­ve cri­sis po­lí­ti­ca que cul­mi­nó con la re­nun­cia de Evo Mo­ra­les lue­go de 14 años en el po­der, Bo­li­via ele­gi­rá hoy su nue­vo pre­si­den­te en una vo­ta­ción en la que se des­cuen­ta el triun­fo del Mo­vi­mien­to al So­cia­lis­mo (MAS), pe­ro con una di­fe­ren­cia que po­dría no al­can­zar­le pa­ra evi­tar un ba­llot­ta­ge, se­gún an­ti­ci­pan las en­cues­tas.

Lue­go de tres pos­ter­ga­cio­nes de la fe­cha de los co­mi­cios a lo lar­go de es­te año, Bo­li­via se­rá el pri­mer país de la re­gión que va a las ur­nas con un am­plio pro­to­co­lo de dis­tan­cia­mien­to y se­gu­ri­dad en me­dio de una pan­de­mia de co­ro­na­vi­rus que gol­peó con cru­de­za al país de 11 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, con al­re­de­dor de 140.000 ca­sos po­si­ti­vos y más de 8400 muer­tes por Co­vid-19.

Las úl­ti­mas en­cues­tas di­fun­di­das ha­ce una se­ma­na mues­tran que el can­di­da­to del MAS, Luis Ar­ce, ex mi­nis­tro de eco­no­mía de evo, po­dría ob­te­ner al­re­de­dor del 42% de los vo­tos, se­gui­do por el ex­pre­si­den­te de cen­troiz­quier­da Car­los Me­sa, de Co­mu­ni­dad Ciu­da­da­na, que lo­gra­ría 33%. En ter­cer lu­gar se ubi­ca­ría el ex­lí­der cí­vi­co de Santa Cruz de la Sie­rra Luis Fer­nan­do Ca­ma­cho, con 16,7%.

Pa­ra evi­tar el ba­llot­ta­ge, el can­di­da­to más vo­ta­do de­be­ría ob­te­ner más del 50% de los vo­tos o su­pe­rar el 40% de los su­fra­gios con más de diez pun­tos de di­fe­ren­cia res­pec­to al se­gun­do. En ca­so con­tra­rio, ha­brá una nue­va vo­ta­ción el 29 de no­viem­bre, cuan­do se des­cuen­ta la uni­dad de to­do el es­pec­tro po­lí­ti­co opo­si­tor a Evo en con­tra del MAS.

Amé­ri­ca La­ti­na y la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal se­gui­rán con es­pe­cial aten­ción el de­sa­rro­llo de las elec­cio­nes, lue­go de que el año pa­sa­do la opo­si­ción de­nun­cia­ra un frau­de del go­bierno en el ajus­ta­do triun­fo de Evo, que de­ri­vó en un gra­ve con­flic­to po­lí­ti­co y so­cial (con más de 30 muer­tos y 800 he­ri­dos) y en la sa­li­da del po­der el ex­pre­si­den­te, aho­ra re­fu­gia­do en la Ar­gen­ti­na.

La Al­ta Co­mi­sio­na­da de la ONU pa­ra los De­re­chos Hu­ma­nos, Mi­che­lle Ba­che­let, ins­tó tan­to a las au­to­ri­da­des de Bo­li­via co­mo a los dis­tin­tos ac­to­res po­lí­ti­cos y so­cia­les del país a evi­tar cual­quier ac­ción que im­pi­da la ce­le­bra­ción de las elec­cio­nes en for­ma pa­cí­fi­ca. Tam­bién la Unión Eu­ro­pea (UE) y la Igle­sia lla­ma­ron a los bo­li­via­nos a vo­tar en paz.

“No­so­tros so­mos la ga­ran­tía de que el pue­blo bo­li­viano re­cu­pe­re la fe­li­ci­dad que nos arre­ba­ta­ron en no­viem­bre pa­sa­do”, di­jo Ar­ce es­ta se­ma­na en el cie­rre de cam­pa­ña en Santa Cruz de la Sie­rra, en el que se mos­tró co­mo un con­ti­nua­dor de las po­lí­ti­cas de Evo.

Me­sa, en cam­bio, lan­zó to­dos sus Pa­ra el ana­lis­ta bo­li­viano Jor­ge Du­lón, la fal­ta de un po­lí­ti­co de ra­za es una de las gran­des di­fi­cul­ta­des que en­fren­ta­rá el pró­xi­mo go­bierno.

“Co­mo nin­guno de los dos vie­ne de gran­des lu­chas so­cia­les ni trac­cio­nan mul­ti­tu­des por sí mis­mos, no tie­nen una cua­li­dad esen­cial del po­lí­ti­co, el ar­te de la ne­go­cia­ción y de ge­ne­rar con­sen­sos. A lo lar­go de la cam­pa­ña, in­clu­so a Me­sa, que ya fue pre­si­den­te, se le cri­ti­có el no abrir­se al diá­lo­go con otras or­ga­ni­za­cio­nes. El plan­tea la uto­pía de go­ber­nar con su pro­pia gen­te. Y si lle­ga­ra al go­bierno ten­drá que ce­der es­pa­cios de po­der, car­gos y fle­xi­bi­li­zar sus pro­yec­tos”, se­ña­ló Du­lón.

“En el ca­so de Ar­ce, si él no obe­de­ce lo que pi­den las ba­ses o even­tual­men­te Evo, le se­rá muy di­fí­cil go­ber­nar, por­que no tie­ne cau­dal po­lí­ti­co pa­ra im­po­ner un pro­yec­to pro­pio y las ba­ses se le po­drían vol­ver en con­tra”, ad­vir­tió Du­lón.

Por úl­ti­mo, los dos tie­nen un pe­ca­do que ocul­tar y que no les gus­ta que se lo re­cuer­den. Ar­ce se pre­sen­ta co­mo el enemi­go de la de­re­cha neo­li­be­ral, pe­ro en el Ban­co Cen­tral en los años 90 fue el eje­cu­tor a ra­ja­ta­bla de las po­lí­ti­cas neo­li­be­ra­les del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) y el Ban­co Mun­dial que hoy critica.

Por su par­te, Me­sa fue el nú­me­ro dos del go­bierno que per­pe­tró la lla­ma­da “Ma­sa­cre de oc­tu­bre”, la san­grien­ta re­pre­sión de las pro­tes­tas so­cia­les de El Al­to y La Paz en 2003, que de­ja­ron 63 muer­tos.

Días atrás, en una en­tre­vis­ta te­le­vi­si­va, un pe­rio­dis­ta le mos­tró a Me­sa una se­rie de fo­tos y le pe­día una fra­se que re­su­mie­ra su pen­sa­mien­to al res­pec­to. Cuan­do apa­re­ció la fo­to de Sán­chez de Lo­sa­da, Me­sa so­lo di­jo: “Un error”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.