“Vo­to Co­vid” o “vo­to bol­si­llo”: cuál cam­bia­rá más al mun­do

La nue­va grie­ta que sur­gió con la pan­de­mia, sa­lud o eco­no­mía, se en­ca­mi­na aho­ra a de­ter­mi­nar cua­tro elec­cio­nes que re­sue­nan en una Ar­gen­ti­na tam­bién di­vi­di­da por el vi­rus; los ca­sos de Bo­li­via, Nue­va Ze­lan­da, EE.UU. y Bra­sil

LA NACION - - NOTAS DE TAPA - Inés Capdevila

Po­cas de­mo­cra­cias lo­gra­ron evi­tar la grie­ta que na­ció con la pan­de­mia y que ali­men­ta la po­la­ri­za­ción glo­bal: sa­lud o eco­no­mía. Esa nue­va fi­su­ra aho­ra se en­ca­mi­na a de­ter­mi­nar la se­lec­cio­nes del mun­do. Es una di­co­to­mía que evi­den­cia que la pan­de­mia cam­bió, pri­me­ro, la sa­lud y, des­pués, la eco­no­mía. Hoy, diez me­ses des­pués de la irrup­ción del Co­vid-19, am­bas se con­di­cio­nan mu­tua­men­te y jun­tas le dan for­ma a la po­lí­ti­ca ac­tual y fu­tu­ra. Lo ha­cen a tra­vés de cua­tro co­mi­cios que re­sue­nan en una Ar­gen­ti­na tam­bién di­vi­di­da por el vi­rus.

Esa grie­ta par­tió a ca­si to­dos los paí­ses, des­de los más exi­to­sos a los me­nos en la con­ten­ción de la pan­de­mia y el apun­ta­la­mien­to de la eco­no­mía. Uno so­bre­sa­le.

No­rue­ga tie­ne la suer­te de po­cos, o más bien los mi­llo­nes que po­cos otros tie­nen. Esa for­tu­na lle­va el nom­bre de “fon­do so­be­rano”, un fon­do de in­ver­sio­nes de ca­si 1,2 bi­llo­nes de dó­la­res que no so­lo es el más gran­de del mun­do en su ti­po y tri­pli­ca el PBI ar­gen­tino, sino que tam­bién re­pre­sen­ta unos 217.000 dó­la­res pa­ra ca­da no­rue­go.

Crea­do con las ga­nan­cias pro­ve­nien­tes del pe­tró­leo des­cu­bier­to en sus cos­tas a fi­nes de los 60, el fon­do es el sal­va­vi­das al que pue­de ape­lar No­rue­ga en ca­so de emer­gen­cias o cri­sis sor­pre­si­vas que pon­gan en ries­go su es­ta­ble eco­no­mía. Y eso pre­ci­sa­men­te hi­zo es­te año el go­bierno de la con­ser­va­do­ra Er­na Sol­berg.

Pa­ra evi­tar que sus gas­tos se hun­die­ran en el dé­fi­cit por los pla­nes de es­tí­mu­lo an­ti­pan­de­mia, el go­bierno re­ti­ró el 3,9% del fon­do en lo que va del año. Pe­ro la suer­te –o más bien la pla­ni­fi­ca­ción y las in­ver­sio­nes acer­ta­das– otra vez ayu­dó a No­rue­ga: en el ter­cer tri­mes­tre del año el fon­do tu­vo ga­nan­cias por 44.000 mi­llo­nes de dó­la­res, más de lo que re­ti­ró.

Esa sol­ven­cia le per­mi­tió al país es­can­di­na­vo tran­si­tar la cri­sis que tie­ne en vi­lo al mun­do con más tran­qui­li­dad y me­nos di­vi­sio­nes que otras na­cio­nes, in­clu­so sus ve­ci­nas nór­di­cas, es­pe­cial­men­te Sue­cia.

Sí, sus res­tric­cio­nes fue­ron de las más ri­gu­ro­sas y du­ra­de­ras de Es­can­di­na­via. Pe­ro sus cos­tos sa­ni­ta­rios y eco­nó­mi­cos es­tán tam­bién en­tre los más mo­de­ra­dos: hoy tie­ne la ta­sa de muer­te por mi­llón de ha­bi­tan­tes más ba­ja del área y una de las me­no­res re­ce­sio­nes de Eu­ro­pa.

El éxi­to sa­ni­ta­rio y el es­cu­do eco­nó­mi­co ali­men­tan el mo­de­lo de No­rue­ga –ese al que as­pi­ran tan­tos ar­gen­ti­nos y mu­chos ciu­da­da­nos del res­to del mun­do– y tam­bién pre­ser­van sus con­sen­sos, su ar­mo­nía po­lí­ti­ca y la con­fian­za en­tre Es­ta­dos y ciu­da­da­nos. Po­cas otras na­cio­nes tie­nen el blin­da­je fi­nan­cie­ro de No­rue­go e in­clu­so aque­llas que ocu­pan pues­tos al­tos en los ran­kings de de­sa­rro­llo hu­mano, jun­to con la na­ción nór­di­ca, su­frie­ron la in­cle­men­cia de la grie­ta de la pan­de­mia que hoy con­di­cio­na elec­cio­nes en to­do el mun­do, tan­to co­mo el Co­vid-19 con­di­cio­nó la sa­lud y la eco­no­mía.

➊ De Nue­va Ze­lan­da a Bo­li­via

Sol­berg, la pre­mier no­rue­ga, es elo­gia­da, con fre­cuen­cia, por ser par­te de un gru­po exi­to­so de mu­je­res lí­de­res que lo­gra­ron que sus na­cio­nes trans­cu­rrie­ran la pan­de­mia sin tan­to trau­ma co­mo otros paí­ses igual de desa­rro­lla­dos. Com­par­te ese po­dio con la ale­ma­na An­ge­la Mer­kel, la da­ne­sa Met­te Fre­de­rik­sen, la tai­wa­ne­sa Tsai Ing-wen o la neo­ce­lan­de­sa Ja­cin­da Ar­dern.

La pri­me­ra en en­fren­tar co­mi­cios fue la la­bo­ris­ta Ar­dern, que ayer pu­so a prue­bas de los vo­tos su vic­to­rio­sa es­tra­te­gia de eli­mi­na­ción del co­ro­na­vi­rus, que con­vir­tió a la pe­que­ña na­ción de ocea­nía en la en­vi­dia de to­do el pla­ne­ta. Con 1888 ca­sos y

25 de­ce­sos, Nue­va Ze­lan­da tie­ne la me­nor ta­sa de con­ta­gio y muer­te por mi­llón de ha­bi­tan­tes del mun­do desa­rro­lla­do. La pro­pia Ar­dern creía que “el vo­to Co­vid” triun­fa­ría y le da­ría otro man­da­to. Tu­vo ra­zón.

La pre­mier no fue una es­tre­lla de la po­lí­ti­ca siem­pre y lle­gó al go­bierno neo­ce­lan­dés ca­si por la puer­ta tra­se­ra, en 2017; so­lo me­ses an­tes de asu­mir la in­ten­ción de vo­to de su par­ti­do era de 20%. Pe­ro en ape­nas tres años en­fren­tó igual nú­me­ro de cri­sis dra­má­ti­cas: el aten­ta­do en una mez­qui­ta en Ch­rist­church, la erup­ción de un volcán y la pan­de­mia. A to­das las con­fron­tó con una em­pa­tía, de­ter­mi­na­ción y ca­pa­ci­dad de li­de­raz­go que unió a los neo­ze­lan­de­ses en su ad­mi­ra­ción y que ayer le per­mi­tió a su Par­ti­do La­bo­ris­ta re­ci­bir el vo­to de 49% fren­te al 28% del Par­ti­do Na­cio­nal, que tu­vo co­mo can­di­da­ta a Ju­dith Co­llins, exministra de Po­li­cía.

Fue el triun­fo más con­tun­den­te de un par­ti­do en 50 años y le per­mi­ti­rá a Ar­dern go­ber­nar con ma­yo­ría par­la­men­ta­ria pro­pia. El “vo­to Co­vid” pre­va­le­ció pa­ra pre­miar a Ar­dern, aun cuan­do las que­jas del “vo­to bol­si­llo” abun­da­ron en la cam­pa­ña.

Nue­va Ze­lan­da en­fren­ta su peor re­ce­sión en dé­ca­das. A me­dia­dos de sep­tiem­bre un nú­me­ro es­tre­me­ció al país: su eco­no­mía se re­du­jo, en el se­gun­do tri­mes­tre, un 12,2%. El des­em­pleo, en tan­to, al­can­zó ca­si un 8% pe­se a que el go­bierno des­em­bol­só

60.000 mi­llo­nes de dó­la­res en un plan de es­tí­mu­lo a lo lar­go del año.

Las ci­fras reavi­va­ron dos re­cla­mos que le ha­cen a Ar­dern sus crí­ti­cos. En una se­ñal de que la grie­ta afec­ta in­clu­so a na­cio­nes po­co po­la­ri­za­das co­mo Nue­va Ze­lan­da, el pri­me­ro sue­na co­no­ci­do a oí­dos ar­gen­ti­nos. En los úl­ti­mos me­ses, mu­chas vo­ces opo­si­to­ras le ad­vir­tie­ron a Ar­dern que su es­tric­ta po­lí­ti­ca de res­tric­cio­nes an­ti­pan­de­mia gol­pea­ría la eco­no­mía más de lo aconsejabl­e y pro­pu­sie­ron se­guir el ejem­plo de Aus­tra­lia, que, en lu­gar de ape­lar a la eli­mi­na­ción del vi­rus, usó una es­tra­te­gia de su­pre­sión y lo­gró mo­de­rar el im­pac­to eco­nó­mi­co más que sus ve­ci­nos (de­cre­ció un 9% en el se­gun­do tri­mes­tre).

El se­gun­do re­cla­mo es más vie­jo: en su cam­pa­ña de 2017, Ar­dern cen­tró sus pro­me­sas en com­ba­tir la de­sigual­dad eco­nó­mi­ca con pro­gra­mas con­tra la po­bre­za in­fan­til y un ex­ten­so pro­yec­to de vi­vien­das. Po­co de eso pa­só. Ya ayer la opo­si­ción y re­fe­ren­tes so­cia­les y aca­dé­mi­cos le re­cla­ma­ban a la pre­mier que avan­ce so­bre esas pro­me­sas in­cum­pli­das y re­fuer­ce el Es­ta­do de bie­nes­tar.

En de­sa­rro­llo e in­di­ca­do­res so­cio­eco­nó­mi­cos, Nue­va Ze­lan­da es­tá muy le­jos del otro país que di­ri­mi­rá su fu­tu­ro po­lí­ti­co es­te fin de se­ma­na, con­di­cio­na­do por la pan­de­mia y sus múl­ti­ples efec­tos. El PBI per cá­pi­ta del país oceá­ni­co es 11,5 ve­ces ma­yor al de Bo­li­via, una ci­fra que ha­bla de re­cur­sos, in­fra­es­truc­tu­ra e ins­ti­tu­cio­nes que per­mi­tie­ran a la na­ción in­su­lar mi­ni­mi­zar im­pac­to eco­nó­mi­co y sa­ni­ta­rio y que des­nu­da la fra­gi­li­dad de na­cio­nes más po­bres y con eco­no­mías más in­for­ma­les pa­ra de­te­ner la pan­de­mia.

Con unos 140.000 con­ta­gios y más de 8430 muer­tes, Bo­li­via es el ter­cer país de Amé­ri­ca del Sur con ma­yor nú­me­ro de de­ce­sos por mi­llón de ha­bi­tan­tes, des­pués de Pe­rú y Bra­sil, y el se­gun­do en­tre los de ma­yor ta­sa de letalidad, tras Ecua­dor. Y a pe­sar de ese sal­do de que la cur­va de in­fec­cio­nes re­cién em­pie­za a apa­ci­guar­se des­pués de va­rios me­ses, la elec­ción es­ta­rá más guia­da por el “vo­to bol­si­llo” que por el “vo­to Co­vid-19”.

“La cua­ren­te­na rí­gi­da e in­sos­te­ni­ble ma­tó la eco­no­mía, que se ha con­ver­ti­do en el gran pro­ble­ma. La eco­no­mía y el em­pleo son hoy la ma­yor preo­cu­pa­ción. La gen­te cree que, pe­se al ries­go sa­ni­ta­rio, hay que ha­cer las elec­cio­nes por­que son la úni­ca op­ción pa­ra des­con­ges­tio­nar la cri­sis po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca”, ex­pli­ca a la na­cion, des­de La Paz, el ana­lis­ta po­lí­ti­co Fran­klin Pa­re­ja, que ad­vier­te que es pro­ba­ble que las in­ten­sas cam­pa­ñas pre­sen­cia­les de­ri­ven en un re­bro­te.

Ya en ba­ja des­de ha­ce unos años, la eco­no­mía bo­li­via­na su­fri­rá una re­ce­sión de 6,2%, la mi­tad de lo que se­rá la ar­gen­ti­na, de acuer­do con el FMI, pe­ro dra­má­ti­ca pa­ra un país que cre­ció a un rit­mo de 4,3% anual en­tre fi­nes de la dé­ca­da pa­sa­da y

2016. Ese no es, sin em­bar­go, el nú­me­ro más do­lo­ro­so del de­cli­ve en pan­de­mia. El em­pleo au­men­tó de

6,6% a 10,5%, en un país don­de la in­for­ma­li­dad lle­ga al 80%, un fac­tor que ex­pli­ca –co­mo lo ha­ce en tan­tos otros paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos– la in­ten­sa cir­cu­la­ción del co­ro­na­vi­rus.

No so­lo la eco­no­mía ex­pli­ca­rá los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes. El efec­to Co­vid-19 tam­bién ayu­dó a mol­dear las fuer­zas po­lí­ti­cas que se en­fren­ta­rán en la vo­ta­ción, en un país con­vul­sio­na­do por el es­ta­lli­do que de­ri­vó, ha­ce un año, en la sa­li­da de Evo Mo­ra­les del po­der y en la asun­ción de Jea­ni­ne Áñez.

“La pre­si­den­ta qui­so ca­pi­ta­li­zar la pan­de­mia, pe­ro la pan­de­mia se la car­gó a ella. Ése fue uno de los cos­tos de la pan­de­mia. El otro es que, al pos­ter­gar dos ve­ces los co­mi­cios por el bro­te del vi­rus, el MAS [de Mo­ra­les] tu­vo tiem­po de re­cons­ti­tuir­se”, opi­na Pa­re­ja.

El MAS es, de he­cho, el par­ti­do que en­ca­be­za las in­ten­cio­nes de vo­to con el 42%, se­gún Cies­mo­ri. Tan eco­nó­mi­ca es es­ta elec­ción que su can­di­da­to es Luis Ar­ce, el ex­mi­nis­tro de Eco­no­mía de Evo y ar­tí­fi­ce de lo que al­gu­na vez se lla­mó el “mi­la­gro bo­li­viano”. De­trás, con el 33% de in­ten­ción de vo­to, si­gue el ex­pre­si­den­te Car­los Me­sa. Si las en­cues­tas acer­ta­ran, am­bos de­be­rán en­fren­tar­se en un ba­llot­ta­ge el 29 de no­viem­bre.

Por su par­te, Áñez, que ha­bía pro­me­ti­do no pre­sen­tar­se a las elec­cio­nes, fue fi­nal­men­te can­di­da­ta. Pe­ro de­bió aban­do­nar su pos­tu­la­ción an­te la pre­sión del cen­tro y la cen­tro de­re­cha pa­ra evi­tar frag­men­tar el vo­to y an­te los es­cán­da­los de co­rrup­ción de su ga­bi­ne­te.

Uno de esos es­cán­da­los –la com­pra con so­bre­pre­cio de 170 ven­ti­la­do­res– em­pe­zó a mar­car el des­tino de Áñez, pre­ci­pi­ta­do por los nú­me­ros sa­ni­ta­rios en ro­jo.

Iró­ni­ca­men­te ella pa­gó un cos­to po­lí­ti­co por una he­ren­cia de­fi­cien­te que le de­jó el par­ti­do de sus odios. Pe­se al cre­ci­mien­to que en­ga­la­nó a Bo­li­via du­ran­te sus man­da­tos, Evo de­jó una in­fra­es­truc­tu­ra sa­ni­ta­ria des­ven­ci­ja­da, insuficien­te pa­ra en­fren­tar una pan­de­mia o si­quie­ra nue­vos per­fi­les de en­fer­me­da­des. Bo­li­via cuen­ta con 1,28 ca­mas y 1,6 mé­di­cos por 1000 ha­bi­tan­tes, un ni­vel in­ca­paz de cu­brir la aten­ción mé­di­ca pri­ma­ria, de acuer­do con los pa­rá­me­tros de la or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS). En fun­ción de lo que in­di­can los son­deos de in­ten­ción de vo­to, ese dé­fi­cit del MAS y el con­se­cuen­te cos­to sa­ni­ta­rio no pa­re­cen ser de­ter­mi­nan­tes.

An­te los ca­sos de Nue­va Ze­lan­da y Bo­li­via, se­ría fá­cil de­cir que la ri­que­za de una na­ción ayu­da a mo­de­rar los es­tra­gos del vi­rus en una so­cie­dad y, por lo tan­to, en las elec­cio­nes de los paí­ses desa­rro­lla­dos siem­pre pre­va­le­ce­rá el “vo­to Co­vid”. Pe­ro pa­ra eso es­tá la ma­yor po­ten­cia de la his­to­ria del si­glo XX y lo que va de XXI, pa­ra de­mos­trar que no es así.

“Yo no ob­ser­vo en nin­gún la­do un ‘vo­to pan­de­mia’. Es siem­pre un vo­to eco­nó­mi­co”, opi­na An­drés Ma­la­mud, po­li­tó­lo­go e in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad de Lis­boa, en diá­lo­go con la na­cion.

Ma­la­mud ape­la a Ma­quia­ve­lo pa­ra ex­pli­car por qué cree que, en las elec­cio­nes de la era de la pan­de­mia, la variable de­ter­mi­nan­te se­rá la eco­no­mía y no tan­to la di­men­sión del cos­to sa­ni­ta­rio. “Él de­cía: ‘Per­do­na­mos an­tes al que ma­ta a nues­tro pa­dre que al que nos ro­ba la bol­sa”, se­ña­la.

➋ Tiem­bla la apues­ta de Trump

Es­ta­dos Uni­dos es­tu­vo mar­ca­do es­ta se­ma­na por un nú­me­ro: ocho mi­llo­nes. Esa es la ci­fra de con­ta­gios que al­can­zó el país ayer; es tam­bién el nú­me­ro de po­bres que de­ja­ron diez me­ses de pan­de­mia, in­for­ma­dos por or­ga­nis­mos pri­va­dos. La po­ten­cia de la ci­fra ha­bla del im­pac­to del co­ro­na­vi­rus so­bre la eco­no­mía, so­bre la sa­lud y so­bre la po­lí­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na y pro­ba­ble­men­te so­bre la elec­ción. El cos­to sa­ni­ta­rio de la pan­de­mia es lla­ma­ti­va­men­te ex­ten­so pa­ra una po­ten­cia co­mo Es­ta­dos Uni­dos: el ma­yor nú­me­ro de ca­sos y el ma­yor nú­me­ro de muer­tes aun cuan­do no es la na­ción más gran­de o po­bla­da de la tie­rra.

Sin em­bar­go, pe­se a que la in­quie­tud de los nor­te­ame­ri­ca­nos por el vi­rus y el sis­te­ma de sa­lud cre­ce al rit­mo de la in­mi­nen­cia de un ter­cer re­bro­te en el país, la eco­no­mía si­gue sien­do la prio­ri­dad y el ma­yor de­ter­mi­nan­te del vo­to, no im­por­ta qué en­cues­ta se mi­re. So­lo des­pués vie­nen la pan­de­mia y el ac­ce­so a la sa­lud, a ve­ces in­ter­ca­la­dos con la preo­cu­pa­ción por la se­gu­ri­dad na­cio­nal.

Con gran ca­pa­ci­dad de leer a sus se­gui­do­res y crí­ti­cos, Trump siem­pre apos­tó a que su desem­pe­ño eco­nó­mi­co pre­vio a la pan­de­mia y el plan de es­tí­mu­lo de abril le per­mi­ti­rían lle­gar a las elec­cio­nes co­mo el úni­co can­di­da­to ca­paz de com­ba­tir la re­ce­sión, co­mo el Su­per­man de la eco­no­mía. Mien­tras tan­to, se de­di­có a sub­es­ti­mar y bur­lar­se del Co­vid-19, de su im­pac­to en la sa­lud nor­te­ame­ri­ca­na y, so­bre to­do, de las cua­ren­te­nas des­ti­na­das a con­te­ner el avan­ce del vi­rus.

Su cálcu­lo acer­tó par­cial­men­te: la eco­no­mía es hoy, co­mo lo era al co­mien­zo del año, an­tes de la lle­ga­da del co­ro­na­vi­rus, la prio­ri­dad por le­jos de los nor­te­ame­ri­ca­nos. So­lo que ellos ya no creen que Trump sea el me­jor ca­pa­ci­ta­do de los dos can­di­da­tos pa­ra en­fren­tar la re­ce­sión. los nú­me­ros de la eco­no­mía acom­pa­ña­ron a Trump des­de que asu­mió, en enero de 2021, e in­clu­so des­de an­tes.

Ba­rack oba­ma le de­jó una eco­no­mía en mar­cha, for­ta­le­ci­da por ca­si ocho años de ex­pan­sión cons­tan­te, lue­go del crac fi­nan­cie­ro de 2008. El ac­tual pre­si­den­te me­jo­ró esos nú­me­ros de cre­ci­mien­to y, es­pe­cial­men­te, los de em­pleo en in­gre­so pro­me­dio por ho­gar.

Hoy una ma­yo­ría de 56% de nor­te­ame­ri­ca­nos aprue­ba su desem­pe­ño an­te­rior. Sin em­bar­go, co­mo nun­ca an­tes en es­te año de cam­pa­ña, los nor­te­ame­ri­ca­nos es­tán di­vi­di­dos so­bre quién po­dría guiar me­jor la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca: Trump o el de­mó­cra­ta Joe Bi­den. Un son­deo de ABC/ The Was­hing­ton Post de es­ta se­ma­na se­ña­la que un 48% cree que Trump la ma­ne­ja­ría me­jor y el 47% se in­cli­na por Bi­den. Es la pri­me­ra vez que am­bos em­pa­tan en esa ca­te­go­ría; an­tes siem­pre aven­ta­ja­ba Trump. Ese fac­tor ex­pli­ca la cre­cien­te ven­ta­ja de Bi­den en los son­deos por el vo­to po­pu­lar, que lle­ga a 10,5% de acuer­do con el pro­me­dio de son­deos del si­tio Fi­vet­hirt­yeight.

Las se­ña­les de aler­ta se acu­mu­lan pa­ra Trump. Aun­que la re­ce­sión nor­te­ame­ri­ca­na se­rá me­nor a la de otras po­ten­cias oc­ci­den­ta­les (de al­re­de­dor de un 6%), los da­tos de reac­ti­va­ción eco­nó­mi­ca del ve­rano bo­real se apagan, es­pe­cial­men­te en la re­gión hoy más afec­ta­da por el vi­rus, que es pre­ci­sa­men­te la que Trump ne­ce­si­ta pa­ra ga­nar en el Co­le­gio Elec­to­ral, el Me­dio oes­te. Es tam­bién ese ti­ming que po­ne en pe­li­gro la re­elec­ción de Trump.

“Si las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas ar­gen­ti­nas hu­bie­sen si­do en abril o ma­yo, Al­ber­to Fer­nán­dez ha­bría ga­na­do am­plia­men­te; aho­ra no”, ex­pli­ca Ma­la­mud.

Des­co­no­ci­do e ines­pe­ra­do, el co­ro­na­vi­rus tie­ne tiem­pos que las so­cie­da­des des­co­no­cen: cuan­do se cree que pa­só, re­bro­ta pa­ra re­for­mu­lar la vi­da dia­ria. La po­lí­ti­ca es­tá con­di­cio­na­da por ese rit­mo y “ti­ming”. Los re­sul­ta­dos del 3 de no­viem­bre di­rán cuán­to.

➌ Un test pa­ra Bol­so­na­ro

Un fan de Trump tam­bién en­fren­ta, en otro país, un test elec­to­ral, pe­ro pa­ra su for­tu­na son elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les y no pre­si­den­cia­les. Co­mo el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano, Jair Bol­so­na­ro de­ci­dió, des­de un co­mien­zo, que la eco­no­mía era más im­por­tan­te que la sa­lud. Sin em­bar­go, fue más ac­ti­vo en ese sen­ti­do que Trump.

Mien­tras que, in­de­ci­so, el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano aún jue­ga con la po­si­bi­li­dad de un se­gun­do plan de es­tí­mu­lo, Bol­so­na­ro des­cu­brió que, am­plian­do la ba­se del au­xi­lio de emer­gen­cia (nues­tro IFE), ha­bía fu­tu­ro. La lle­ga­da de ese bono ex­tra al bol­si­llo de los bra­si­le­ños más des­pro­te­gi­dos per­mi­tió que el man­da­ta­rio al­can­za­ra, en agos­to, las más al­tas ta­sas de apro­ba­ción de su man­da­to aun cuan­do el cos­to de su caó­ti­ca po­lí­ti­ca sa­ni­ta­ria ubi­ca a Bra­sil en el po­dio de las na­cio­nes más gol­pea­das.

Ni Bol­so­na­ro ni su alian­za par­ti­ci­pa­rán de las mu­ni­ci­pa­les del 15 de no­viem­bre, pe­ro sí le ser­vi­rán al pre­si­den­te co­mo brú­ju­la ha­cia dón­de se­guir des­pués de ha­ber apos­ta­do por pri­vi­le­giar el bol­si­llo de los bra­si­le­ños y no tan­to su sa­lud.

Da­vid Rowland/ap

ar­dern, ayer, tras su éxi­to elec­to­ral

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.