LA NACION

Em­bar­ga­ron a un clan nar­co por $30.000 mi­llo­nes

Se tra­ta del ma­yor blo­queo pre­ven­ti­vo de bie­nes en una cau­sa de dro­gas y lavado.

- Ga­briel Di Ni­co­la

So­lía pre­sen­tar­se con cre­den­cia­les de “in­ge­nie­ro en flui­dos” de una uni­ver­si­dad de Li­ma. A to­da cos­ta que­ría ser vis­to co­mo un em­pre­sa­rio. Puer­tas aden­tro de su ho­gar, un pa­la­ce­te en la se­ño­rial ave­ni­da Pe­dro Go­ye­na, en Ca­ba­lli­to, la in­ten­ción era que sus hi­jos lo vie­ran salir a tra­ba­jar. Y, du­ran­te mu­cho tiem­po, Car­los Sein Ata­chahua Es­pi­no­za, nacido en Pe­rú ha­ce 51 años, lo lo­gró. Aun­que, en reali­dad, era un po­de­ro­so nar­co­tra­fi­can­te que ha­bía in­ver­ti­do mi­llo­nes de dó­la­res del ne­go­cio del trá­fi­co internacio­nal de co­caí­na en la Argentina.

En las úl­ti­mas ho­ras, el juez en lo pe­nal eco­nó­mi­co Pa­blo Ya­da­ro­la pro­ce­só con pri­sión pre­ven­ti­va a Ata­chahua Es­pi­no­za, por el de­li­to de lavado de ac­ti­vos y fi­jó un em­bar­go mi­llo­na­rio de $10.000.000.000.

En la cau­sa tam­bién fue in­ves­ti­ga­do el con­ta­dor y ce­re­bro fi­nan­cie­ro de­trás de las gran­des bandas nar­co que ope­ra­ban en la Argentina, Die­go Xa­vier Guas­ti­ni, ase­si­na­do por sicarios el 28 de oc­tu­bre del año pa­sa­do.

Ade­más de Ata­chahua Es­pi­no­za, fue­ron pro­ce­sa­dos su hi­ja Nadd­ya Le­bi­ra Ata­chahua del Águi­la, Mi­guel Án­gel Gar­cía Ra­mos

y Carla Co­rrea Cas­ta­ñe­da. Si se su­man los em­bar­gos so­bre los bie­nes de los impu­tados la ci­fra es ré­cord pa­ra un ex­pe­dien­te nar­co: $30.200.000.000.

Ade­más, Ya­da­ro­la or­de­nó la cap­tu­ra internacio­nal de Ma­ri­bel del Águi­la Fon­se­ca, la es­po­sa de Ata­chahua Es­pi­no­za, que via­jó a Pe­rú en me­dio de la pan­de­mia en un vue­lo de re­pa­tria­dos.

“A Ata­chahua Es­pi­no­za le in­gre­sa­ba di­ne­ro por dos la­dos: lo que se traía de Eu­ro­pa, que eran eu­ros. Esos eu­ros los cam­bia­ba en el mercado lo­cal por dó­la­res. A su vez, él re­cau­da­ba dó­la­res con sus ne­go­cios que te­nía con la ven­ta de dro­ga en la Argentina, te­nien­do una ca­ja im­por­tan­te men­sual. Lo que él pre­ten­día era te­ner un pa­ra­guas blan­co, lí­ci­to, co­mer­cial, que sus hi­jos vie­ran que él iba a tra­ba­jar, que su mu­jer iba a tra­ba­jar”, sos­tu­vo Guas­ti­ni cuan­do de­cla­ró co­mo arre­pen­ti­do an­te la Pro­cu­ra­du­ría de Nar­co­cri­mi­na­li­dad (Pro­cu­nar), con­du­ci­da por el fis­cal fe­de­ral Die­go Igle­sias.

La in­ves­ti­ga­ción que pu­so bajo la lu­pa al clan de Ata­chahua Es­pi­no­za co­men­zó ha­ce dos años y me­dio. La pes­qui­sa es­tu­vo a car­go de la Pro­cu­nar y el fis­cal fe­de­ral de Mo­rón San­tia­go Mar­que­vich. Tam­bién par­ti­ci­pa­ron la Uni­dad de In­for­ma­ción Fi­nan­cie­ra, la Di­rec­ción de

Pla­ni­fi­ca­ción y Con­trol Ju­di­cial de la Ad­mi­nis­tra­ción Fe­de­ral de In­gre­sos Pú­bli­cos y la Pro­cu­ra­du­ría de Cri­mi­na­li­dad Eco­nó­mi­ca y Lavado de Ac­ti­vos. Y tu­vo un rol im­por­tan­te la Gen­dar­me­ría Na­cio­nal.

En un pri­mer mo­men­to la cau­sa es­tu­vo ra­di­ca­da en los tri­bu­na­les fe­de­ra­les de Mo­rón, en el juz­ga­do de Nés­tor Ba­rral, pe­ro cuan­do el ma­gis­tra­do se de­cla­ró in­com­pe­ten­te el ex­pe­dien­te pa­só al fue­ro pe­nal eco­nó­mi­co, con la in­ter­ven­ción del Ya­da­ro­la y la fis­cal Ma­ría Ga­brie­la Ruiz Mo­ra­les.

Los pla­nes de Ata­chahua

Se­gún el ex­pe­dien­te ju­di­cial, al que tu­vo ac­ce­so la na­cion, par­te del di­ne­ro que ob­te­nía con el con­tra­ban­do de co­caí­na, Ata­chahua Es­pi­no­za lo in­vir­tió en el ru­bro de las pla­yas de es­ta­cio­na­mien­to.

“En el año 2005, Ata­chahua Es­pi­no­za co­men­zó a ha­cer pla­nes pa­ra traer a to­da su fa­mi­lia al país y ra­di­car­se en la Argentina, bus­can­do en­ca­rar al­gún ti­po de ne­go­cio lí­ci­to que le per­mi­tie­ra es­tar tran­qui­lo”, sos­tu­vo el impu­tado co­la­bo­ra­dor.

La pri­me­ra in­ver­sión fue un ga­ra­je en Ro­sa­rio al 200, en Ca­ba­lli­to, por el que se pa­gó US$2.000.000 en efec­ti­vo. Tiem­po des­pués, el sin­di­ca­do lí­der del clan hi­zo otra ope­ra­ción por la que abo­nó US$5.000.000. Se tra­ta­ba de una pla­ya de es­ta­cio­na­mien­to en Ro­sa­rio al 700,

“En las épo­cas de las compras de las pro­pie­da­des de Ata­chahua Es­pi­no­za los mo­vi­mien­tos de di­ne­ro ron­da­ban los cin­co y seis mi­llo­nes de eu­ros ca­da no­ven­ta 90 días. Él te­nía un so­cio, era su tío, una per­so­na ma­yor al cual él lo nom­bra­ba co­mo el abue­li­to. Ata­chahua, al ser una per­so­na muy ce­rra­da, siem­pre se ma­ne­jó con una conducta de cé­lu­las”, ex­pli­có Guas­ti­ni.

Se­gún el impu­tado co­la­bo­ra­dor, los lo­gos de la “mer­ca­de­ría” que co­mer­cia­li­za­ba el lí­der de la ban­da lle­va­ban “un sol pe­ruano”, otras ve­ces unas “pi­rá­mi­des”.

“Era muy de la tra­di­ción in­ca y ape­ga­do a sus orígenes in­dí­ge­nas. Al prin­ci­pio Ata­chahua Es­pi­no­za se de­di­có a ven­der en el mercado lo­cal pe­ro co­mo em­pe­za­ron a dar pro­ble­mas de vio­len­cia en­tre las vi­llas y se com­pli­có la si­tua­ción fue que en el año 2003 se fo­ca­li­zó úni­ca­men­te en el mercado ex­terno”, afir­mó Guas­ti­ni.

En la am­plia­ción de su de­cla­ra­ción in­da­ga­to­ria, Ata­chahua Es­pi­no­za pre­sen­tó un es­cri­to don­de sos­tu­vo que “ja­más for­mó par­te de al­gu­na aso­cia­ción cri­mi­nal”. Di­jo que se ra­di­có en la Argentina en 2005 y que se de­di­có a la com­pra y ven­ta de dó­la­res, en la mo­da­li­dad co­no­ci­da co­mo “ar­bo­li­tos”.

 ??  ?? El mo­men­to del arres­to de Car­los Ata­chahua Es­pi­no­za, el presunto je­fe de un clan nar­co
El mo­men­to del arres­to de Car­los Ata­chahua Es­pi­no­za, el presunto je­fe de un clan nar­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina