LA NACION

Ma­du­ro abre el sec­tor pe­tro­le­ro con una ley pa­ra elu­dir san­cio­nes

Lla­ma­da “an­ti­blo­queo”, la nor­ma le per­mi­te re­ci­bir in­ver­sio­nes de ma­ne­ra anó­ni­ma y se­cre­ta y rea­li­zar pri­va­ti­za­cio­nes sin con­trol

- An­drea Tos­ta AGEN­CIA AFP Law · Politics · Nicolás Maduro · Venezuela · China · United States of America · White House · Iran · Juan Guaidó · High Court of Justice · Russia · Office of Foreign Assets Control

CA­RA­CAS.– Cer­ca­do por las san­cio­nes de Was­hing­ton, el pre­si­den­te so­cia­lis­ta Ni­co­lás Ma­du­ro abrió de par en par las puer­tas del gol­pea­do sec­tor pe­tro­le­ro de Ve­ne­zue­la a alia­dos co­mo Chi­na con una controvers­ial le­gis­la­ción que da carta blan­ca a in­ver­sio­nes bajo ano­ni­ma­to.

Los es­pe­cia­lis­tas con­si­de­ran que la lla­ma­da “ley an­ti­blo­queo”, pre­sen­ta­da por el pro­pio man­da­ta­rio y apro­ba­da el 8 de oc­tu­bre pa­sa­do por la ofi­cia­lis­ta Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te, es el preám­bu­lo de pro­ce­sos de pri­va­ti­za­ción sin con­trol y te­rreno fér­til pa­ra la co­rrup­ción.

“La ley an­ti­blo­queo lo per­mi­te to­do, ¡ha­gá­mos­lo!”, ex­pre­só días atrás Ma­du­ro, es­ti­mu­lan­do in­ver­sio­nes pri­va­das en el sec­tor ener­gé­ti­co pa­ra con­tra­rres­tar la ba­te­ría de san­cio­nes de Es­ta­dos Unidos, que in­clu­ye un em­bar­go pe­tro­le­ro vi­gen­te des­de abril de 2019.

Con es­ta nor­ma, que le otor­ga po­de­res ex­tra­or­di­na­rios, Ma­du­ro po­dría apro­bar pri­va­ti­za­cio­nes o es­que­mas de aper­tu­ra pre­ser­van­do “el ano­ni­ma­to de aque­llas per­so­nas o em­pre­sas” que ne­go­cien con su go­bierno en desafío a las restriccio­nes de la Casa Blan­ca, se­gún ex­pli­có el ex­per­to pe­tro­le­ro y pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio Luis Oli­ve­ros.

La ley le da al go­ber­nan­te la po­tes­tad de de­jar de apli­car nor­mas le­ga­les “cu­ya apli­ca­ción re­sul­te im­po­si­ble o con­tra­pro­du­cen­te” por los efec­tos de las san­cio­nes. De­cla­ra ade­más “se­cre­tos y re­ser­va­dos” to­dos los ac­tos de­ri­va­dos de su eje­cu­ción, sin fi­jar ren­di­cio­nes de cuen­tas.

La es­ta­tal pe­tro­le­ra Pdvsa vi­ve sus peo­res mo­men­tos des­de la na­cio­na­li­za­ción del sec­tor ener­gé­ti­co ha­ce más de cua­tro dé­ca­das. La pro­duc­ción de Ve­ne­zue­la, de 3,2 mi­llo­nes de ba­rri­les dia­rios de cru­do ha­ce 12 años, ha si­do me­nor a 400.000 ba­rri­les dia­rios en los úl­ti­mos me­ses, re­tro­ce­dien­do a ni­ve­les de la dé­ca­da de 1930.

Te­nien­do las ma­yo­res re­ser­vas de cru­do pro­ba­das del mun­do, el país ha de­bi­do re­cu­rrir a bu­ques car­gue­ros de Irán en los úl­ti­mos me­ses pa­ra pa­liar la agu­da es­ca­sez de com­bus­ti­ble. El “se­cre­tis­mo” de la ley an­ti­blo­queo es vio­la­to­rio de la ley de na­cio­na­li­za­ción de la industria pe­tro­le­ra de 1976 y la pro­pia Cons­ti­tu­ción, in­di­có el abo­ga­do y di­rec­tor de la ONG Ac­ce­so a la Jus­ti­cia, Alí Da­niels.

La apro­ba­ción de con­tra­tos en ma­te­ria pe­tro­le­ra co­rres­pon­de por ley a la Asam­blea Na­cio­nal, di­ri­gi­da por el lí­der opo­si­tor Juan Guai­dó, quien es re­co­no­ci­do co­mo pre­si­den­te en­car­ga­do de Ve­ne­zue­la por me­dio cen­te­nar de paí­ses.

El Par­la­men­to ad­vir­tió que quien lle­gue a acuer­dos al am­pa­ro de es­ta ley, que ca­li­fi­ca de “ins­tru­men­to pa­ra­le­gal”, po­dría in­cu­rrir en de­li­tos co­mo “aso­cia­ción ilí­ci­ta pa­ra de­lin­quir” y “apro­ve­cha­mien­to de bie­nes pro­ve­nien­tes del de­li­to”.

Sin em­bar­go, la Asam­blea Na­cio­nal ha si­do prác­ti­ca­men­te bo­rra­da por el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia, que con­si­de­ra nu­las to­das sus de­ci­sio­nes tras de­cla­rar­la en desaca­to.

La ofi­cia­lis­ta Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, que to­mó en la prác­ti­ca sus atri­bu­cio­nes, tie­ne pre­vis­to ce­sar fun­cio­nes en di­ciem­bre pa­ra dar pa­so en enero a un nuevo Par­la­men­to, que se elegirá el 6 de di­ciem­bre en unas elec­cio­nes que Guai­dó y los prin­ci­pa­les ac­to­res opo­si­to­res de­ci­die­ron boi­co­tear por con­si­de­rar­las frau­du­len­tas.

Oli­ve­ros vis­lum­bra in­ver­sio­nes pro­ve­nien­tes de Chi­na y Ru­sia, prin­ci­pa­les acree­do­res de Ve­ne­zue­la, y otros alia­dos in­ter­na­cio­na­les de Ma­du­ro, co­mo Irán. De an­te­mano, Ma­du­ro ade­lan­tó que es­tá “abier­to” a “am­pliar in­ver­sio­nes” a “to­do ni­vel de la industria ener­gé­ti­ca ve­ne­zo­la­na” con Chi­na.

El man­da­ta­rio res­pon­sa­bi­li­za a Was­hing­ton del co­lap­so de la industria pe­tro­le­ra ve­ne­zo­la­na, de­nun­cian­do “un blo­queo cri­mi­nal”, aun­que ex­per­tos vinculan la si­tua­ción con la fal­ta de in­ver­sión, la ne­gli­gen­cia y la co­rrup­ción.

Blan­co de san­cio­nes que bus­can im­pul­sar su sa­li­da del po­der, el man­da­ta­rio ve­ne­zo­lano “ha es­ta­do apren­dien­do” de sus alia­dos a “ha­cer mo­vi­mien­tos de di­ne­ro sin que la Ofi­ci­na de Con­trol de Ac­ti­vos Ex­tran­je­ros del Te­so­ro es­ta­dou­ni­den­se (OFAC, por sus si­glas en in­glés) se dé cuen­ta”, se­ña­la Oli­ve­ros.

No obs­tan­te, aña­de, se­rá “di­fí­cil” pa­ra el go­bierno so­cia­lis­ta y sus alia­dos ocul­tar a la OFAC transac­cio­nes mul­ti­mi­llo­na­rias pro­pias de la industria del pe­tró­leo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina