LA NACION

Evo se mues­tra cau­te­lo­so y ya pla­nea la ba­ta­lla elec­to­ral de 2021

Re­to­mó las rien­das del MAS y del sin­di­ca­to de co­ca­le­ros, pe­ro has­ta el mo­men­to evi­tó los cen­tros del po­der; di­jo que man­tie­ne con­tac­tos con Arce

-

LA PAZ.– Des­de que re­gre­só de su exi­lio en la Argentina ha­ce diez días, el ex­pre­si­den­te Evo Mo­ra­les re­to­mó el li­de­raz­go de su par­ti­do y del ma­yor sin­di­ca­to de co­ca­le­ros de Bo­li­via, que di­ri­gió du­ran­te más de dos dé­ca­das, pe­ro sus mo­vi­mien­tos son cau­te­lo­sos.

“Una vez que re­tor­nó nues­tro pre­si­den­te (Mo­ra­les), re­to­ma la di­rec­ción del par­ti­do (Mo­vi­mien­to al So­cia­lis­mo, MAS) y la pre­si­den­cia de las fe­de­ra­cio­nes del Cha­pa­re (co­ca­le­ros)’’, di­jo Ge­rar­do Gar­cía, que ejer­ció la pre­si­den­cia de ese par­ti­do en au­sen­cia de Evo.

El MAS re­gre­só al po­der con Luis Arce tras ga­nar las elec­cio­nes de oc­tu­bre pa­sa­do, un año des­pués de la pre­ci­pi­ta­da re­nun­cia de Evo por de­nun­cias de frau­de elec­to­ral en los anu­la­dos co­mi­cios en los que bus­ca­ba un cuar­to man­da­to con­se­cu­ti­vo tras 14 años en el po­der.

Des­pués de cru­zar el país en una ca­ra­va­na que lo tra­jo des­de la Argentina, Evo se asen­tó en su feu­do del Cha­pa­re –en el cen­tro del país–, don­de di­ri­gió el ma­yor sin­di­ca­to de cul­ti­va­do­res de co­ca y des­de el cual sal­tó a la po­lí­ti­ca pa­ra con­ver­tir­se en el pri­mer pre­si­den­te in­dí­ge­na en 2006 tras el de­rrum­be de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les.

De in­me­dia­to re­to­mó sus ac­ti­vi­da­des po­lí­ti­cas y sin­di­ca­les en el Cha­pa­re, don­de es que­ri­do y se mue­ve ro­dea­do de una guar­dia sin­di­cal que lo pro­te­ge. Su ba­se de ope­ra­cio­nes es la po­bla­ción de Lau­ka Ñ, cu­na del sin­di­ca­lis­mo co­ca­le­ro.

Aun co­mo je­fe de Es­ta­do, Evo si­guió co­mo pre­si­den­te ho­no­ra­rio de los co­ca­le­ros has­ta 2018, cuan­do fue sus­ti­tui­do por An­dró­ni­co Rodríguez, un po­li­tó­lo­go de 32 años de ori­gen que­chua que aho­ra es el pre­si­den­te del Se­na­do.

El ex­pre­si­den­te desata sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos por lo que sus des­pla­za­mien­tos son cui­da­do­sos y pla­ni­fi­ca­dos. Des­de su re­torno se mos­tró más con­ci­lia­dor, evi­tó a la pren­sa y so­lo apa­re­ce en reunio­nes po­lí­ti­cas.

Anteayer es­tu­vo en Oru­ro, la ciu­dad del al­ti­plano oc­ci­den­tal don­de na­ció, y con­vo­có a sus par­ti­da­rios “a un ple­na­rio na­cio­nal el sá­ba­do pa­ra pla­ni­fi­car las elec­cio­nes re­gio­na­les’’, di­jo Gar­cía a ra­dio Pa­na­me­ri­ca­na.

Las elec­cio­nes de go­ber­na­do­res y al­cal­des el 7 de mar­zo de 2021 se­rán el se­gun­do round de la dispu­ta por el po­der en Bo­li­via, es­ta vez en los go­bier­nos lo­ca­les, que son am­plia­men­te do­mi­na­dos por el MAS, se­gún ana­lis­tas.

Al en­cuen­tro del MAS fue­ron in­vi­ta­dos Arce y su vi­ce­pre­si­den­te, Da­vid Cho­quehuan­ca. Arce no se reunió con Evo cuan­do lle­gó al Cha­pa­re y pú­bli­ca­men­te evi­tó re­fe­rir­se a su men­tor po­lí­ti­co. Sí lo hi­zo Evo, quien di­jo que man­tie­ne con­tac­tos con el pre­si­den­te, al que ayu­da a or­ga­ni­zar el go­bierno.

La dispu­ta en­tre se­gui­do­res y de­trac­to­res del ex­man­da­ta­rio se ha tras­la­do al go­bierno, en el que par­ti­da­rios de Arce y Cho­quehuan­ca bus­can des­pla­zar de los car­gos pú­bli­cos a los co­la­bo­ra­do­res de Evo.

Arce di­jo que no go­ber­na­rá “a la sombra’’ del ex­pre­si­den­te y que ha­rá un “go­bierno pa­ra to­dos’’. “Que­re­mos re­no­var con gen­te nue­va, pe­ro siem­pre ha­brá coor­di­na­ción con el pre­si­den­te pa­ra ayu­dar y apo­yar a una bue­na ges­tión’’, se­ña­lo Gar­cía.

In­ves­ti­ga­ción

En es­te con­tex­to, se su­po ayer que el nuevo go­bierno fir­ma­rá el pró­xi­mo lu­nes un con­ve­nio con la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos (CIDH) pa­ra rea­li­zar una in­ves­ti­ga­ción to­tal e in­de­pen­dien­te de las ma­sa­cres ocu­rri­das du­ran­te la cri­sis po­lí­ti­ca de 2019, anun­ció ayer el mi­nis­tro de go­bierno, Eduar­do del Cas­ti­llo.

“El lu­nes va­mos a fir­mar un pro­to­co­lo, el go­bierno con la CIDH, pa­ra que se in­ves­ti­gue de ma­ne­ra im­par­cial to­do lo que ha ocu­rri­do en Sen­ka­ta, Sa­ca­ba, Pe­dre­gal y en to­da Bo­li­via”, anun­ció Del Cas­ti­llo a fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas de no­viem­bre del año pa­sa­do tras la caí­da de Evo. Del Cas­ti­llo re­mar­có el ca­rác­ter in­de­pen­dien­te de la in­ves­ti­ga­ción de la CIDH, com­pues­to por una mi­sión de ex­per­tos in­ter­na­cio­na­les que tra­ba­ja­rán du­ran­te seis me­ses.

El mi­nis­tro ase­gu­ró que el go­bierno de Arce da­rá “to­das las fa­ci­li­da­des ne­ce­sa­rias” pa­ra que la CIDH in­ves­ti­gue no so­lo las ma­sa­cres ma­yo­res, sino to­dos los he­chos de vio­len­cia, y en es­pe­cial las muer­tes que ocu­rrie­ron du­ran­te la cri­sis.

“Se bus­ca­rá jus­ti­cia pa­ra to­dos los caí­dos “, di­jo Del Cas­ti­llo, ci­ta­do por la agen­cia de no­ti­cias Sput­nik.

 ?? Ap ?? Mo­ra­les, en Vi­lla­zón, una de las pa­ra­das de la ca­ra­va­na del re­torno
Ap Mo­ra­les, en Vi­lla­zón, una de las pa­ra­das de la ca­ra­va­na del re­torno

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina