LA NACION

La reali­dad gol­pea las puer­ti­tas del Sr. Fer­nán­dez

- Clau­dio Jac­que­lin Politics · Chamber of Deputies of Italy · Juntos por el Cambio · Horacio Rodríguez Larreta · Como · Bolivia · Evo Morales · Movement for Socialism · Puebla City · Ecuador · Cristina Fernandez de Kirchner · Rafael Correa · Luis Alberto Lacalle Pou · Luis Alberto Lacalle · Marco Enríquez-Ominami

El ofi­cia­lis­mo de la Cá­ma­ra de Dipu­tados con­vo­có im­pre­vis­ta­men­te ayer a las co­mi­sio­nes de Asuntos Cons­ti­tu­cio­na­les y de Pre­su­pues­to y Ha­cien­da pa­ra dis­cu­tir hoy el pro­yec­to de ley que fi­ja el mon­to por el tras­pa­so de la Po­li­cía de la Ciu­dad en 24.500 mi­llo­nes de pe­sos y re­du­ce los fon­dos que la ges­tión por­te­ña re­ci­be de la Na­ción. La con­vo­ca­to­ria se dio de ma­ne­ra “sor­pre­si­va” y no fue bien re­ci­bi­da en el in­ter­blo­que de Jun­tos por el Cam­bio ni en el en­torno del je­fe de go­bierno, Ho­ra­cio Rodríguez La­rre­ta. Si hoy hay dic­ta­men fa­vo­ra­ble, el ofi­cia­lis­mo que­da­ría en con­di­cio­nes de tra­tar­lo en el re­cin­to la pró­xi­ma se­ma­na, an­tes de que ter­mi­nen las se­sio­nes or­di­na­rias.

Com­pren­der las ac­cio­nes y las na­rra­ti­vas del go­bierno de Al­ber­to Fer­nán­dez, en par­ti­cu­lar, y del ofi­cia­lis­mo, en ge­ne­ral, no es ta­rea sen­ci­lla. De­ma­sia­do rá­pi­do apa­re­cen con­tra­dic­cio­nes e in­con­sis­ten­cias (reales o apa­ren­tes), pro­me­sas de du­do­sa rea­li­za­ción y ob­je­ti­vos de com­pli­ca­do al­can­ce que el pa­so del tiem­po va des­fle­can­do u obli­gan­do a adap­ta­cio­nes y co­rrec­cio­nes.

De­sen­crip­tar ese en­tra­ma­do fác­ti­co-dia­léc­ti­co es sen­ci­llo cuan­do se advierte que to­do lo que el ofi­cia­lis­mo ha­ce o di­ce no se con­ci­be en la mis­ma di­men­sión (o uni­ver­so). El al­ber­cris­ti­kirch­ne­ris­mo es mul­ti­di­men­sio­nal en to­do sen­ti­do. Sus di­fe­ren­tes ver­sio­nes co­rren mu­chas ve­ces en pa­ra­le­lo. Las úl­ti­mas se­ma­nas ofre­cen bue­nos ejem­plos de la con­vi­ven­cia en­tre fas­tos pro­gre­sis­tas, en­sa­yos de or­to­do­xia eco­nó­mi­ca y cons­truc­cio­nes de li­de­raz­go internacio­nal en pie­dra ca­li­za.

La com­bi­na­ción ex­po­ne las tres di­men­sio­nes en las que dis­cu­rren el Pre­si­den­te, su ges­tión y la coa­li­ción go­ber­nan­te: una es la reali­dad con­cre­ta; otra, el uni­ver­so de las abs­trac­cio­nes (o los enun­cia­dos), y una ter­ce­ra, de ín­do­le oní­ri­ca.

El có­di­go pa­ra des­ci­frar­la hay que bus­car­lo en Las puer­ti­tas del Sr, Ló­pez, aquel ma­gis­tral có­mic nacido a fi­nes de 1979, en el que un ofi­ci­nis­ta gris y obe­dien­te pa­de­cía el des­po­tis­mo de sus je­fes y su es­po­sa tan­to co­mo el mal­tra­to de ve­ci­nos y com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo. Pe­ro Ló­pez lo­gra­ba za­far de esa reali­dad. Al atra­ve­sar las puer­tas de cual­quier ba­ño in­gre­sa­ba en un mun­do en el que en­con­tra­ba sus ma­yo­res pla­ce­res, aun­que tam­bién te­rro­rí­fi­cas vi­sio­nes. La ale­go­ría de la opre­sión dic­ta­to­rial que ex­pre­sa­ba en­ton­ces no con­de­nó a la his­to­rie­ta a lí­mi­tes tem­po­ra­les ni po­lí­ti­cos. Es un clá­si­co. Co­mo pue­de ver­se.

La du­ra reali­dad que en­fren­ta Fer­nán­dez es ca­si tan ago­bian­te. La pan­de­mia so­lo la agra­vó. A las restriccio­nes eco­nó­mi­co-fi­nan­cie­ras del Te­so­ro, la re­ce­sión, la in­fla­ción (que to­ma en­vión), la po­bre­za cre­cien­te, el des­em­pleo en al­za y los sa­la­rios en re­ver­sa se les su­ma al­gún des­ajus­te ca­si dia­rio en la coa­li­ción go­ber­nan­te, que lo obli­ga a re­com­po­ner re­la­cio­nes, ex­pli­car ini­cia­ti­vas sin­gu­la­res y ar­ti­cu­lar re­en­cuen­tros, con no po­cas so­bre­ac­tua­cio­nes. Sin con­tar arres­tos epis­to­la­res (y de los otros) de su vi­ce­pre­si­den­ta, que lo de­jan de ca­ma (li­te­ral­men­te). Co­mo la es­po­sa al Sr. Ló­pez.

Frente a esas des­ven­tu­ras apa­re­cen los tres uni­ver­sos ofi­cia­lis­tas. La reali­dad con­cre­ta que se tra­du­ce en me­di­das de ajus­te. Co­mo la su­fri­da por los ju­bi­la­dos que es­tán por en­ci­ma del ha­ber mí­ni­mo, o los au­men­tos de ta­ri­fas, las nue­vas car­gas tri­bu­ta­rias pa­ra los sec­to­res pro­duc­ti­vos y el re­tra­so de los sa­la­rios frente a la in­fla­ción.

La com­pen­sa­ción la apor­ta la narrativa oní­ri­ca: con­ta­bi­li­dad crea­ti­va pa­ra el sec­tor pa­si­vo, apor­te so­li­da­rio de los que más tie­nen, com­pren­sión de los sin­di­ca­tos, so­be­ra­nis­mo frente al Fon­do Mo­ne­ta­rio Internacio­nal (FMI) y am­plia­ción de de­re­chos (abor­to).

La li­mi­ta­ción de la dia­léc­ti­ca com­pen­sa­to­ria ra­di­ca en que so­lo en­cuen­tra eco en la tri­bu­na pro­pia y no cam­bia las per­cep­cio­nes de los afec­ta­dos. O las em­peo­ra. Ju­bi­la­dos, cla­se me­dia, pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios, em­pre­sa­rios, in­ver­so­res, acree­do­res y re­li­gio­sos em­pie­zan a acu­mu­lar re­cla­mos, du­das, in­cer­ti­dum­bres y enojos. El re­gre­so de las pro­tes­tas y mar­chas al cen­tro por­te­ño lo con­fir­ma. A ve­ces las pa­ra­le­las se cho­can.

En el uni­ver­so de las en­so­ña­cio­nes tam­bién se inscribe bue­na par­te de la po­lí­ti­ca ex­te­rior, don­de se re­ci­tan ges­tas por un mun­do dis­tin­to (y me­jor) del exis­ten­te. La au­to­ría no hay que bus­car­la en la Can­ci­lle­ría, sino en la Pre­si­den­cia. Ra­dia­li­dad es si­nó­ni­mo de con­cen­tra­ción.

El re­cien­te via­je a Bo­li­via pa­ra acom­pa­ñar a Evo Mo­ra­les y asis­tir a la asun­ción pre­si­den­cial de su can­di­da­to, Luis Arce, se con­vir­tió en la úl­ti­ma puer­ti­ta del Sr. Fer­nán­dez. La sa­tis­fac­ción de ha­ber eva­cua­do y re­fu­gia­do a Mo­ra­les tras el gol­pe cí­vi­co-po­li­cial y la gra­ti­fi­ca­ción por el triun­fo de Arce al­can­za­ron el clí­max con el vi­to­reo que le de­di­ca­ron los par­ti­da­rios del MAS.

Alle­ga­dos al Pre­si­den­te dan tes­ti­mo­nios de la car­ga ener­gé­ti­ca que sig­ni­fi­có ese pe­ri­plo. Tan­to co­mo pa­ra em­pe­zar a acu­nar el sue­ño de ver­lo con­ver­ti­do en el lí­der de la Pa­tria Gran­de 4.0 o de la cuar­ta ola bo­li­va­ria­na. La cons­truc­ción de una iden­ti­dad en esa lí­nea es un dé­fi­cit que le acha­ca­ba a Fer­nán­dez su ami­go y sher­pa en­tre la pro­gre­sía con­ti­nen­tal y ex­tra­con­ti­nen­tal, el chi­leno Mar­co En­rí­quez Omi­na­mi.

El bo­li­va­ria­nis­mo de cuar­ta ge­ne­ra­ción es el sue­ño que MEO (co­mo se lo co­no­cen en su país) viene acu­ñan­do des­de el Gru­po de Pue­bla. Fer­nán­dez es el pri­me­ro de esa aso­cia­ción de po­lí­ti­cos en re­ti­ro ac­ti­vo que lle­ga al po­der. Una bi­sa­gra pa­ra la ola de de­re­cha y cen­tro­de­re­cha que ha­bía des­pla­za­do a los go­bier­nos de iz­quier­da y cen­troiz­quier­da (po­pu­lis­tas o no) do­mi­nan­tes en la re­gión du­ran­te los pri­me­ros tres lus­tros del si­glo XXI.

Aho­ra los nue­vos bo­li­va­ria­nos no son los líderes ca­ris­má­ti­cos y fla­mí­ge­ros de en­ton­ces. Los re­em­pla­zan po­lí­ti­cos con pa­sa­do bu­ro­crá­ti­co y des­pro­vis­tos de aris­tas fi­lo­sas, acor­des con es­tos tiem­pos de es­ca­se­ces va­rias y po­co y na­da pa­ra re­par­tir. Fer­nán­dez y Arce son ca­si un es­te­reo­ti­po de es­ta eta­pa, que ten­drá en las elec­cio­nes de Ecua­dor el pró­xi­mo es­ca­lón. Pe­ro no es­tán so­los. So­bre ellos se pro­yec­ta siem­pre la sombra de las es­fin­ges rec­to­ras. Cris­ti­na Kirch­ner, Evo Mo­ra­les y Ra­fael Co­rrea si­guen ahí. Pa­ra lo bueno y lo ma­lo.

La pri­me­ra, sor­pre­si­va y de­mo­ra­da reunión de Fer­nán­dez con su par Luis La­ca­lle Pou, con­cre­ta­da ayer, en na­da con­tra­di­ce aque­llos pla­nes. Por el con­tra­rio, de­be ver­se co­mo una con­ti­nui­dad, pro­duc­to de la sen­sa­ción de em­po­de­ra­mien­to ad­qui­ri­da en Bo­li­via. En el mun­do oní­ri­co los pla­nos no son se­cuen­cia­les, pue­den su­per­po­ner­se y yux­ta­po­ner­se, sin que el que sue­ña ad­vier­ta con­tra­dic­cio­nes.

Que el po­lí­ti­co uru­gua­yo de cen­tro­de­re­cha ha­ya re­em­pla­za­do a la iz­quier­da del Frente Am­plio tam­po­co al­te­ra el pro­nós­ti­co de cam­bio cli­má­ti­co re­gio­nal con el que se ilu­sio­na Fer­nán­dez. El pre­si­den­te ar­gen­tino apues­ta a que esa reali­dad fa­ci­li­te la con­vi­ven­cia (en su fa­vor) y no al­te­re sus sue­ños.

La en­so­ña­ción y la reali­dad con­cre­ta se com­ple­men­tan con la di­men­sión de las abs­trac­cio­nes o los enun­cia­dos. Los uni­ver­sos pa­ra­le­los sir­ven pa­ra zan­jar las con­tra­dic­cio­nes. El de­cá­lo­go pro­duc­ti­vo que lan­zó ha­ce cua­tro me­ses el mi­nis­tro Ma­tías Kul­fas es un bueno ejem­plo. Apues­ta, en­tre otras cosas, al cre­ci­mien­to de las ex­por­ta­cio­nes, la me­jo­ra de la pro­duc­ti­vi­dad y la es­ta­bi­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca. En los tres ítems hay po­lí­ti­cas pú­bli­cas que cons­pi­ran con­tra esos ob­je­ti­vos.

Lo mis­mo pue­de de­cir­se res­pec­to de los sec­to­res so­bre los que se pre­ten­de apa­lan­car la re­cu­pe­ra­ción: agroin­dus­tria, industria del co­no­ci­mien­to y ener­gía. Las re­ten­cio­nes a las ex­por­ta­cio­nes, el im­pues­to a los gran­des pa­tri­mo­nios, nue­ve me­ses sin po­lí­ti­ca ener­gé­ti­ca y una con­tra­he­cha ley de te­le­tra­ba­jo se ven co­mo mar­ti­lla­zos so­bre la pa­lan­ca.

Tam­bién ca­be ins­cri­bir en es­ta di­men­sión las de­cla­ra­cio­nes de pro­pó­si­tos so­bre un rá­pi­do acuer­do con el FMI. El plie­go de con­di­cio­nes que fi­ja­ron los se­na­do­res ofi­cia­lis­tas, bajo la inspiració­n de Cris­ti­na Kirch­ner, tie­ne to­das las con­di­cio­nes pa­ra ope­rar co­mo un re­tar­da­dor, se­gún va­rios eco­no­mis­tas y ex­per­tos en fi­nan­zas. Más des­pués de que Fer­nán­dez la re­fren­da­ra. La paz in­ter­na cues­ta cara.

La po­lí­ti­ca no es­tá exen­ta de es­ta reali­dad tri­di­men­sio­nal del ofi­cia­lis­mo. Así tam­bién se en­tien­den los ti­ro­neos, por el ga­bi­ne­te, por el ca­len­da­rio elec­to­ral o por la dis­tri­bu­ción de obras y fon­dos. Na­da que no ten­ga con­se­cuen­cias so­bre las cuen­tas pú­bli­cas, las fi­nan­zas y la eco­no­mía real.

En el círcu­lo pre­si­den­cial mi­ni­mi­zan los efec­tos adversos de los con­flic­tos y las con­tra­dic­cio­nes, tan­to co­mo las con­se­cuen­cias de la exis­ten­cia de uni­ver­sos pa­ra­le­los. Los atri­bu­yen a las ca­rac­te­rís­ti­cas de una coa­li­ción de am­plio es­pec­tro co­mo es el Frente de To­dos. El argumento es que Fer­nán­dez sin­te­ti­za las sin­gu­la­ri­da­des.

La con­di­ción de equi­li­bris­ta cons­tan­te del Pre­si­den­te obli­ga a re­vi­sar esa hi­pó­te­sis. Los arres­tos de au­to­no­mía sue­len ser re­la­ti­vi­za­dos por el pro­pio Fer­nán­dez más tem­prano que tar­de. Y a na­die se le es­ca­pa que sus re­cien­tes ges­tos de in­de­pen­den­tis­mo (re­la­ti­vo) fue­ron for­za­dos por la vi­ce­pre­si­den­te con la carta en la que lo de­jó co­mo úni­co res­pon­sa­ble de la de­ri­va del barco na­cio­nal.

En po­lí­ti­ca los gran­des or­de­na­do­res son los li­de­raz­gos y los éxi­tos eco­nó­mi­cos. Su au­sen­cia siem­pre es fuente de des­or­den. Por eso, las puer­ti­tas del Sr. Fer­nán­dez se gol­pean con la reali­dad.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina