LA NACION

Ca­da vez hay me­nos evi­den­cia del con­ta­gio del vi­rus por las su­per­fi­cies

Pa­ra los cien­tí­fi­cos, el Covid-19 per­ma­ne­ce en el ai­re; la ven­ti­la­ción, un te­ma cen­tral

- Mi­ke Ives y Apoor­va Man­da­vi­lli THE NEW YORK TI­MES Health · Hong Kong · York · London · Instagram · National Institutes of Health · United States of America · University of Colorado · China · Rutgers University · World Health Organization · Boulder

HONG KONG.– En el ae­ro­puer­to de­sier­to de Hong Kong, los equi­pos de lim­pie­za ro­cían cons­tan­te­men­te los ca­rros de equi­pa­je, los bo­to­nes de los as­cen­so­res y los mos­tra­do­res de fac­tu­ra­ción con so­lu­cio­nes an­ti­mi­cro­bia­nas. En la ciu­dad de Nue­va York, los tra­ba­ja­do­res de­sin­fec­tan con­ti­nua­men­te las su­per­fi­cies de los au­to­bu­ses y el me­tro. En Lon­dres, mu­chos pubs gas­ta­ron mu­cho di­ne­ro en lim­pie­za in­ten­si­va de su­per­fi­cies pa­ra re­abrir des­pués del cie­rre, an­tes de ce­rrar nue­va­men­te en no­viem­bre.

En to­do el mun­do, los tra­ba­ja­do­res en­ja­bo­nan, lim­pian y fu­mi­gan su­per­fi­cies con un sen­ti­do ur­gen­te de pro­pó­si­to: com­ba­tir el co­ro­na­vi­rus. Pe­ro los cien­tí­fi­cos di­cen ca­da vez más que hay po­ca o nin­gu­na evi­den­cia de que las su­per­fi­cies con­ta­mi­na­das pue­dan pro­pa­gar el vi­rus. En es­pa­cios ce­rra­dos aba­rro­ta­dos co­mo ae­ro­puer­tos, di­cen, el vi­rus que ex­ha­lan las per­so­nas in­fec­ta­das y que per­ma­ne­ce en el ai­re es una ame­na­za mu­cho ma­yor.

To­da­vía se re­co­mien­da la­var­se las ma­nos con agua y ja­bón du­ran­te 20 se­gun­dos, o de­sin­fec­tan­te en au­sen­cia de ja­bón, pa­ra de­te­ner la pro­pa­ga­ción del vi­rus. Pe­ro lim­piar las su­per­fi­cies ha­ce po­co pa­ra mi­ti­gar la ame­na­za del vi­rus en in­te­rio­res, di­cen los ex­per­tos, y se ins­ta a los fun­cio­na­rios de sa­lud a cen­trar­se en me­jo­rar la ven­ti­la­ción y fil­tra­ción del ai­re in­te­rior.

“Se es­tá des­per­di­cian­do mu­cho tiem­po, ener­gía y di­ne­ro en la de­sin­fec­ción de su­per­fi­cies y, lo que es más im­por­tan­te, en des­viar la aten­ción y los re­cur­sos pa­ra evi­tar la trans­mi­sión aé­rea”, di­jo el Ke­vin P. Fen­nelly, es­pe­cia­lis­ta en in­fec­cio­nes res­pi­ra­to­rias de los Ins­ti­tu­tos Na­cio­na­les de Sa­lud de Es­ta­dos Unidos.

Al­gu­nos ex­per­tos su­gie­ren que Hong Kong, una ciu­dad aba­rro­ta­da de 7,5 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes y una lar­ga his­to­ria de bro­tes de en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas, es un ca­so de es­tu­dio pa­ra el ti­po de lim­pie­za de su­per­fi­cies que le da a la gen­te co­mún una fal­sa sen­sa­ción de se­gu­ri­dad so­bre el co­ro­na­vi­rus.

La au­to­ri­dad del Ae­ro­puer­to de Hong Kong ha usa­do un “ca­nal de de­sin­fec­ción de cuer­po com­ple­to” si­mi­lar a una ca­bi­na te­le­fó­ni­ca pa­ra ro­ciar a los miem­bros del per­so­nal del ae­ro­puer­to en las áreas de cua­ren­te­na. El stand, que se­gún el ae­ro­puer­to es el pri­me­ro en el mun­do y que so­lo su per­so­nal es­tá usan­do en prue­bas, es par­te de un es­fuer­zo pa­ra ha­cer de la ins­ta­la­ción un “en­torno se­gu­ro pa­ra to­dos los usua­rios”.

Ta­les ex­hi­bi­cio­nes pue­den ser re­con­for­tan­tes pa­ra el pú­bli­co por­que pa­re­cen mos­trar que los fun­cio­na­rios lo­ca­les es­tán ga­nan­do la lu­cha con­tra el Covid-19. Pe­ro Shelly Mi­ller, ex­per­ta en ae­ro­so­les de la Uni­ver­si­dad de Co­lo­ra­do Boul­der, di­jo que la ca­bi­na no te­nía sen­ti­do prác­ti­co des­de el pun­to de vis­ta del con­trol de in­fec­cio­nes.

Una va­rie­dad de en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias, in­clui­dos el res­frío co­mún y la in­fluen­za, son cau­sa­das por gér­me­nes que pue­den pro­pa­gar­se des­de su­per­fi­cies con­ta­mi­na­das. En­ton­ces, cuan­do sur­gió el bro­te de Covid-19 en Chi­na con­ti­nen­tal, pa­re­cía ló­gi­co asu­mir que es­tos lla­ma­dos fó­mi­tes eran un me­dio prin­ci­pal pa­ra que el pa­tó­geno se pro­pa­ga­ra.

En ju­lio pa­sa­do, un en­sa­yo en la re­vis­ta mé­di­ca The Lan­cet ar­gu­men­tó que al­gu­nos cien­tí­fi­cos ha­bían exa­ge­ra­do el ries­go de in­fec­ción por co­ro­na­vi­rus de las su­per­fi­cies sin con­si­de­rar la evi­den­cia de los es­tu­dios de sus pri­mos es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­dos, in­clui­do el SARS-COV, el im­pul­sor de la epi­de­mia de SARS 2002-03.

Ma­la ven­ti­la­ción, un pro­ble­ma

“Es­ta es una evi­den­cia ex­tre­ma­da­men­te fuer­te de que al me­nos pa­ra el vi­rus del SARS ori­gi­nal, la trans­mi­sión de fo­mi­tos fue muy le­ve, co­mo mu­cho”, di­jo en un co­rreo elec­tró­ni­co el au­tor del en­sa­yo, el mi­cro­bió­lo­go Ema­nuel Gold­man, de la Uni­ver­si­dad de Rut­gers. “No hay ra­zón pa­ra es­pe­rar que el pa­rien­te cer­cano SARS-COV-2 se com­por­te sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te di­fe­ren­te en es­te ti­po de ex­pe­ri­men­to”, agre­gó, re­fi­rién­do­se al nuevo co­ro­na­vi­rus.

Unos días des­pués de la apa­ri­ción del en­sa­yo de Gold­man’s en The Lan­cet, más de 200 cien­tí­fi­cos pi­die­ron a la OMS que re­co­no­cie­ra que el co­ro­na­vi­rus po­dría pro­pa­gar­se por ai­re en cual­quier am­bien­te in­te­rior. Ce­dien­do a la enor­me pre­sión pú­bli­ca so­bre el te­ma, la agen­cia re­co­no­ció que la trans­mi­sión de ae­ro­so­les en in­te­rio­res po­dría pro­vo­car bro­tes en lu­ga­res in­te­rio­res mal ven­ti­la­dos co­mo res­tau­ran­tes, clu­bes nocturnos, ofi­ci­nas y lu­ga­res de culto.

En oc­tu­bre, los Cen­tros pa­ra el Con­trol y la Pre­ven­ción de En­fer­me­da­des de Es­ta­dos Unidos, que ha­bían sos­te­ni­do des­de ma­yo que las su­per­fi­cies “no son la for­ma prin­ci­pal en que se pro­pa­ga el vi­rus”, de­cían que la trans­mi­sión de go­ti­tas res­pi­ra­to­rias in­fec­cio­sas era el “mo­do prin­ci­pal” a tra­vés del cual se pro­pa­ga.

Pe­ro pa­ra en­ton­ces la pa­ra­noia de tocar cual­quier co­sa, des­de pa­sa­ma­nos has­ta bol­sas de la com­pra, ha­bía des­pe­ga­do. Y el ins­tin­to de lim­piar su­per­fi­cies co­mo pre­cau­ción de Covid –“tea­tro de la hi­gie­ne”, co­mo lo lla­mó la re­vis­ta The Atlan­tic– ya es­ta­ba pro­fun­da­men­te arrai­ga­do.

“Mi com­pa­ñe­ro de te­nis y yo he­mos aban­do­na­do el apre­tón de ma­nos al fi­nal de un par­ti­do, pe­ro co­mo yo to­qué las pe­lo­tas de te­nis que él to­có, ¿cuál es el pun­to?”, Geoff Dyer es­cri­bió en un en­sa­yo de mar­zo pa­ra la re­vis­ta The New Yor­ker que cap­tu­ra­ba el zeit­geist ger­map­ho­bic.

La car­ga de Covid-19 de Hong Kong, más de 5000 ca­sos con­fir­ma­dos y 108 muer­tes, es re­la­ti­va­men­te ba­ja pa­ra cual­quier ciu­dad. Sin em­bar­go, al­gu­nos ex­per­tos di­cen que ha si­do len­to abor­dar los ries­gos de trans­mi­sión por ae­ro­so­les en in­te­rio­res. Al prin­ci­pio, los fun­cio­na­rios exi­gie­ron a los res­tau­ran­tes de Hong Kong que ins­ta­la­ran di­vi­so­res en­tre las me­sas, el mis­mo ti­po de pro­tec­ción en­de­ble y esen­cial­men­te inú­til que se usó en el debate vi­ce­pre­si­den­cial de Es­ta­dos Unidos en oc­tu­bre.

Pe­ro a me­di­da que las au­to­ri­da­des de Hong Kong han ali­via­do gra­dual­men­te las restriccio­nes de las reunio­nes en in­te­rio­res, in­clui­da la au­to­ri­za­ción de bo­das de has­ta 50 per­so­nas, exis­te el te­mor de po­si­bles nue­vos bro­tes en in­te­rio­res.

Al­gu­nos ex­per­tos di­cen que es­tán es­pe­cial­men­te preo­cu­pa­dos de que las go­tas de co­ro­na­vi­rus pue­dan pro­pa­gar­se a tra­vés de las sa­li­das de ai­re en las ofi­ci­nas, que es­tán aba­rro­ta­das por­que la ciu­dad aún no ha desa­rro­lla­do una cul­tu­ra só­li­da de tra­ba­jo re­mo­to.

 ?? RI­CAR­DO PRIS­TU­PLUK / AR­CHI­VO ?? Lim­pie­za cons­tan­te de su­per­fi­cie en Re­ti­ro, co­mo en bue­na par­te de los es­pa­cios de trán­si­to pú­bli­co en el mun­do
RI­CAR­DO PRIS­TU­PLUK / AR­CHI­VO Lim­pie­za cons­tan­te de su­per­fi­cie en Re­ti­ro, co­mo en bue­na par­te de los es­pa­cios de trán­si­to pú­bli­co en el mun­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina