LA NACION

Fin­lan­dia y No­rue­ga man­tie­nen el vi­rus a ra­ya sin cua­ren­te­nas

Los es­tric­tos con­tro­les fron­te­ri­zos y de los via­jes, su­ma­dos al con­sen­so po­lí­ti­co y a la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial, ayu­da­ron a es­tos paí­ses a com­ba­tir la pro­pa­ga­ción del Covid-19

- Bo­jan Pan­cevs­ki THE WALL STREET JOUR­NAL Tra­duc­ción de Jai­me Arram­bi­de Finland · Norway · Norway national football team · United States of America · Europe · Sweden · Nordic countries · Mika · Spain · France · United Kingdom · Gran · Germany · Germany national football team · Helsinki · Tampere · OnePlus · Mika Salminen

OS­LO.– Mien­tras Es­ta­dos Unidos y Eu­ro­pa lu­chan a bra­zo par­ti­do pa­ra con­te­ner el re­bro­te de con­ta­gios en me­dio del oto­ño bo­real, dos pe­que­ños paí­ses es­tán lo­gran­do re­ver­tir la tendencia y man­te­ner bajo con­trol el nú­me­ro de con­ta­gios sin im­po­ner restriccio­nes dra­co­nia­nas.

En el nor­te de Eu­ro­pa, Fin­lan­dia y No­rue­ga pue­den jac­tar­se de las ta­sas de mor­ta­li­dad por Covid-19 más ba­jas de Oc­ci­den­te y de una ba­ja in­ci­den­cia de con­ta­gios, man­te­nien­do sus eco­no­mías y ac­ti­vi­da­des so­cia­les abier­tas, mien­tras al res­to del con­ti­nen­te vol­vían las restriccio­nes y el con­fi­na­mien­to.

Aun­que Sue­cia ha­bía cap­ta­do la aten­ción internacio­nal por ne­gar­se a im­po­ner restriccio­nes –una po­lí­ti­ca que hoy es­tá re­vir­tien­do, frente a la es­pi­ral de con­ta­gios y de muer­tes–, aho­ra son sus dos ve­ci­nos nór­di­cos los que se des­ta­can co­mo los equi­va­len­tes oc­ci­den­ta­les de las na­cio­nes asiá­ti­cas que lo­gra­ron evi­tar las peo­res con­se­cuen­cias de la pan­de­mia.

¿Su re­ce­ta? Un bre­ve con­fi­na­mien­to fo­ca­li­za­do en mar­zo, se­gui­do de es­tric­tos con­tro­les fron­te­ri­zos, con hi­so­pa­do y cua­ren­te­na obli­ga­to­ria pa­ra to­dos los via­je­ros.

Ha­ce seis me­ses, a prin­ci­pios de la pri­ma­ve­ra bo­real, el res­to de Eu­ro­pa lo­gró dis­mi­nuir los ca­sos con un es­tric­to con­fi­na­mien­to y cie­rre de la eco­no­mía, pe­ro co­mo la ma­yor par­te del con­ti­nen­te fue re­abrien­do sus fron­te­ras, los ve­ra­nean­tes se con­vir­tie­ron en in­cu­ba­do­ras de una nue­va y gi­gan­tes­ca ola de con­ta­gios. Y aun­que los go­bier­nos re­im­pu­sie­ron las restriccio­nes dra­co­nia­nas, las fron­te­ras de Eu­ro­pa si­guen ma­yor­men­te abier­tas.

El com­bo de po­lí­ti­cas de los paí­ses nór­di­cos pue­de ser­vir de ejem­plo pa­ra los go­bier­nos oc­ci­den­ta­les que no sa­ben có­mo tran­si­tar los me­ses que fal­tan has­ta que la vacuna es­té am­plia­men­te dis­po­ni­ble, y don­de la nue­va cua­ren­te­na ge­ne­ra enor­me frus­tra­ción en­tre la gen­te y cos­tos eco­nó­mi­cos irre­mon­ta­bles.

“Acá la vi­da es­tá mu­cho más cer­ca de la nor­ma­li­dad que en la ma­yo­ría de los paí­ses”, di­ce Kat­ja Käh­kö­nen, directora de tea­tro de Tam­pe­re, Fin­lan­dia. La nue­va obra de la directora se es­tre­nó el sá­ba­do frente a un pú­bli­co re­du­ci­do, por las re­glas de afo­ro de al­re­de­dor de un 50% que per­mi­ten que la gen­te asis­ta a res­tau­ran­tes y tea­tros.

Des­pués de la fun­ción, Käh­kö­nen y su elen­co ce­na­ron en un res­tau­ran­te ita­liano cer­ca de un bar don­de se rea­li­za­ba un con­cier­to de rock, una es­ce­na hoy inima­gi­na­ble en ca­si cual­quier otro país eu­ro­peo.

Fin­lan­dia y No­rue­ga si­guen un pro­to­co­lo si­mi­lar, con es­tric­tos con­tro­les de in­gre­so y sa­li­da del país, ais­la­mien­to obli­ga­to­rio pa­ra los via­je­ros y ex­haus­ti­vos ras­treos de las ca­de­nas de con­ta­gio, pa­ra evi­tar los “even­tos de su­per­con­ta­gio” cuan­do ya hay un ca­so con­fir­ma­do. A los via­je­ros que in­gre­san a No­rue­ga se les exi­ge un cer­ti­fi­ca­do de tes­teo ne­ga­ti­vo y de­ben ha­cer cua­ren­te­na en ais­la­mien­to du­ran­te 10 días en un ho­tel au­to­ri­za­do. Quie­nes vio­lan el con­fi­na­mien­to son pa­si­bles de re­ci­bir cuan­tio­sas mul­tas o la in­me­dia­ta de­por­ta­ción.

Las ba­ses del éxi­to

Fre­nar tem­pra­na­men­te los arri­bos in­ter­na­cio­na­les e ins­tar a los fin­lan­de­ses a no via­jar al ex­tran­je­ro fue­ron las ba­ses del éxi­to de Fin­lan­dia, di­ce Mi­ka Sal­mi­nen, di­rec­tor del De­par­ta­men­to de Sa­lud y uno de los ar­qui­tec­tos de la es­tra­te­gia del país con­tra la pan­de­mia. Con esas me­di­das, los via­jes aé­reos ca­ye­ron un 95% y más del 94% de los fin­lan­de­ses ve­ra­nea­ron den­tro del país en­tre ma­yo y agos­to, mien­tras que el res­to via­jó ma­yor­men­te a la ve­ci­na No­rue­ga.

“Por eso no im­por­ta­mos con­ta­gios, co­mo sí ocu­rrió en gran par­te de Eu­ro­pa”, di­ce Sal­mi­nen.

Tan­to Fin­lan­dia co­mo No­rue­ga se des­ta­can por ha­ber al­can­za­do un am­plio con­sen­so po­lí­ti­co so­bre su es­tra­te­gia pa­ra la pan­de­mia. Las me­di­das ape­nas se mo­di­fi­ca­ron a lo lar­go de los me­ses y eso evi­tó la con­fu­sión que rei­na en el res­to de Eu­ro­pa por el per­ma­nen­te cam­bio de re­glas.

En mar­zo, el par­ti­do go­ber­nan­te y los par­ti­dos opo­si­to­res de No­rue­ga die­ron una con­fe­ren­cia de pren­sa con­jun­ta pa­ra apo­yar la po­lí­ti­ca del país frente a la pan­de­mia.

Y ese en­fo­que les re­por­tó be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos. Es­tá pre­vis­to que los PBI de No­rue­ga y Fin­lan­dia cai­gan es­te año un 2,8% y un 4% res­pec­ti­va­men­te, frente a caí­das pre­vis­tas del 12,8% en Es­pa­ña y del 9,8% en Fran­cia y Gran Bre­ta­ña, se­gún es­ti­ma­cio­nes del FMI.

En el frente sa­ni­ta­rio, No­rue­ga y Fin­lan­dia es­tán sien­do ca­pa­ces de ras­trear el ori­gen de la ma­yo­ría de los nue­vos con­ta­gios, mien­tras que Ale­ma­nia –que en tér­mi­nos ge­ne­ra­les ha te­ni­do me­jo­res re­sul­ta­dos que la ma­yo­ría de las gran­des na­cio­nes eu­ro­peas–, no lo­gra de­ter­mi­nar el ori­gen del 75% de los ca­sos. Cuan­do las au­to­ri­da­des no­rue­gas no­ta­ron una ma­yor in­ci­den­cia del Covid-19 en al­gu­nas mi­no­rías, or­ga­ni­za­ron reunio­nes con líderes co­mu­ni­ta­rios y re­li­gio­sos pa­ra di­se­ñar una es­tra­te­gia de in­for­ma­ción con­jun­ta.

Por su­pues­to que a am­bas na­cio­nes las be­ne­fi­cian su ba­ja den­si­dad po­bla­cio­nal, una so­fis­ti­ca­da in­fra­es­truc­tu­ra di­gi­tal, sis­te­mas de aten­ción mé­di­ca de pri­mer ni­vel y una con­fian­za pú­bli­ca en el go­bierno re­la­ti­va­men­te al­ta. Ca­si la mi­tad de los 5,5 mi­llo­nes de fin­lan­de­ses uti­li­zan la apli­ca­ción pa­ra ce­lu­la­res que im­ple­men­tó el go­bierno pa­ra el ras­treo de con­tac­tos y el cum­pli­mien­to de las re­glas su­pera el 80%, se­gún Vi­vik­ka Richt, vo­ce­ra del Mi­nis­te­rio de Sa­lud. “Cuan­do el go­bierno es­ta­ble­ce re­glas pa­ra pro­te­ger­nos de la pan­de­mia, no sa­li­mos a las ca­lles a pro­tes­tar, co­mo pa­sa en otros paí­ses”, di­ce Richt en re­fe­ren­cia a las pro­tes­tas en Es­ta­dos Unidos y Eu­ro­pa.

Tra­di­cio­nes

Esa con­fian­za fue cla­ve pa­ra que No­rue­ga fue­se ca­paz de con­te­ner los con­ta­gios sin im­po­ner me­di­das dra­co­nia­nas, di­ce Bent Høie, mi­nis­tro de Sa­lud del país. Al prin­ci­pio, Høie in­vo­có la an­ti­gua tra­di­ción nórdica del dug­nad, el tra­ba­jo co­mu­ni­ta­rio no re­mu­ne­ra­do rea­li­za­do en so­li­da­ri­dad con los ve­ci­nos, co­mo re­ce­ta pa­ra ven­cer la pan­de­mia.

“Es im­por­tan­te que las per­so­nas no so­lo ten­gan con­fian­za en el go­bierno, sino tam­bién en­tre ellas”, di­ce Høie. “Tie­nen que sa­ber que cuan­do si­guen las re­glas, su ve­cino tam­bién lo ha­rá”.

La cul­tu­ra nórdica tam­bién ju­gó un pa­pel pa­ra man­te­ner a ra­ya al vi­rus. Los fun­cio­na­rios de am­bos paí­ses re­co­no­cen que el he­cho de que ha­ya po­cos ho­ga­res in­ter­ge­ne­ra­cio­na­les y que la dis­tan­cia so­cial sea algo co­mún­men­te acep­ta­do re­du­ce las chan­ces de que el vi­rus lle­gue a los gru­pos vul­ne­ra­bles.

“Los fin­lan­de­ses son ami­ga­bles, pe­ro tal vez un po­co re­traí­dos en tér­mi­nos de con­tac­to fí­si­co”, di­ce Sal­mi­nen. “Es pro­ba­ble que nues­tra zo­na de confort in­di­vi­dual sea más gran­de que la de los ita­lia­nos”.

Las em­pre­sas tam­bién se han adap­ta­do. Du­ran­te la pri­ma­ve­ra bo­real, unos 9000 de los más de 12.000 em­plea­dos de OP Fi­nan­cial Group, con se­de en Hel­sin­ki, tra­ba­ja­ron des­de sus ca­sas. Aho­ra esa ci­fra se ha re­du­ci­do a 7000, pe­ro so­lo el 30% del per­so­nal pue­de es­tar en la ofi­ci­na si­mul­tá­nea­men­te, di­ce Han­na­kai­sa Län­si­sal­mi, directora de re­cur­sos hu­ma­nos de la em­pre­sa.

 ?? Reuters ?? Bar­bi­jos y reunio­nes so­cia­les en la fe­ria do­mi­ni­cal de Ha­ka­nie­mi en Hel­sin­ki, Fin­lan­dia
Reuters Bar­bi­jos y reunio­nes so­cia­les en la fe­ria do­mi­ni­cal de Ha­ka­nie­mi en Hel­sin­ki, Fin­lan­dia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina