LA NACION

Un via­je fan­tás­ti­co une museos de Puer­to Ma­de­ro y La Bo­ca

Las mues­tras de Ma­tías Du­vi­lle en Colección Ama­li­ta y de Stop­pa­ni y Le­ga­vre en el Mar­co in­vi­tan a trans­por­tar­se a otras reali­da­des

- Ce­li­na Cha­truc Arts · Travel · Una · Miami · Paris · Buenos Aires · Rafael Viñoly · Michael Collins · Arte · Barreiro · Eva Perón · Copi · Alfredo Rodríguez

“Una re­pen­ti­na sen­sa­ción de poe­sía, aso­cia­da a la belleza de lo le­jano, a la se­re­ni­dad, a des­pren­der­me de mí: veo pa­sar un avión en el cie­lo. Ten­go mo­ti­vos pa­ra sor­pren­der­me de lo que sien­to. Co­noz­co las pe­no­sas es­pe­ras de los ae­ro­puer­tos, la vul­ga­ri­dad sór­di­da del am­bien­te, la com­pa­ñía no desea­da, la vi­gi­lan­cia, el en­cie­rro pro­mis­cuo, las mil in­co­mo­di­da­des. Pe­ro eso era cuan­do via­ja­ba”.

Así co­mien­za el tex­to de Cé­sar Ai­ra que acom­pa­ña la mues­tra de Ma­tías Du­vi­lle abier­ta des­de hoy al pú­bli­co en Colección Ama­li­ta, ex­pe­rien­cia que de­man­da la pre­sen­cia fí­si­ca. La mú­si­ca que el ar­tis­ta com­pu­so con su her­mano Pa­blo y la luz que ilu­mi­na las sa­las di­se­ña­das por Ra­fael Vi­ñoly crean el cli­ma ideal pa­ra atra­ve­sar esas ins­ta­la­cio­nes. Imá­ge­nes apo­ca­líp­ti­cas en tres di­men­sio­nes que con­ti­núan una odi­sea: la ini­cia­da con obras si­mi­la­res en lu­ga­res co­mo ar­te­ba, el Mal­ba, el Cen­tro Cul­tu­ral Re­co­le­ta y el Co­llins Park de Mia­mi, du­ran­te Art Ba­sel.

Los di­bu­jos de gran for­ma­to que reali­zó en san­gui­na, un pas­tel co­lor ro­jo san­gre, es­tán ins­pi­ra­dos en mo­men­tos que pa­só a dia­rio so­bre la ta­bla de surf y los atar­de­ce­res que veía des­de la ru­ta en Los Án­ge­les. Allí los ex­pu­so el año pa­sa­do en el Mu­seo de Ar­te La­ti­noa­me­ri­cano Mo­laa, tras ha­ber rea­li­za­do más de una de­ce­na de re­si­den­cias en el ex­te­rior y una aven­tu­ra crea­ti­va por Alas­ka. su pro­pia ex­pe­rien­cia beat­nik en el ca­mino, an­tes de que el co­ro­na­vi­rus con­vir­tie­ra los via­jes en un pe­ca­do mor­tal.

“¿Al­gu­na vez lle­ga­re­mos a atra­ve­sar el um­bral de la di­men­sión du­vi­llia­na? ¿Po­dre­mos in­fil­trar­nos en las in­ci­sio­nes de las pin­tu­ras, ti­rar­nos de ca­be­za en pi­le­tas sin fon­do o gi­rar has­ta per­der la ra­zón en re­mo­li­nos cau­sa­dos por trom­bas ines­pe­ra­das?”, se pre­gun­tan Ga­briel Pé­rez Ba­rrei­ro y La­ra Mar­mor, cu­ra­do­res de Ho­tel Pal­me­ra. Am­bos di­cen bus­car con es­ta mues­tra que los vi­si­tan­tes “en­cuen­tren, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, la sen­sa­ción de pér­di­da de brú­ju­la, ese es­ta­do an­he­la­do e in­có­mo­do a la vez, de des­orien­ta­ción que nos in­va­de cuan­do es­ta­mos en un lu­gar ex­tran­je­ro, ex­tra­ño”.

De Pa­rís a La Bo­ca

Un lu­gar tan ex­tra­ño co­mo el que enamo­ró en 2007 a Jean Yves Le­ga­vre, pa­re­ja du­ran­te me­dio si­glo de Juan stop­pa­ni. Jun­tos pro­ta­go­ni­zan De Pa­rís a Bue­nos Aires, otra ex­po­si­ción que inau­gu­ra hoy en el mu­seo Mar­co. “Du­ran­te el des­cen­so del avión, veía una sel­va in­men­sa y el mar tran­qui­lo. Cuan­do apa­re­ció Bue­nos Aires, un pa­sa­je­ro fran­cés ex­cla­mó: ‘¡La Bo­ca!’. Azul y ama­ri­llo, se veía el óva­lo per­fec­to de la Bom­bo­ne­ra”, es­cri­be Le­ga­vre al recordar la pri­me­ra vez que vio el ba­rrio don­de aho­ra am­bos tie­nen su casa-ta­ller.

Así co­mo al co­no­cer­se co­la­bo­ra­ron en la obra Eva Pe­rón de Co­pi, di­ri­gi­da por Alfredo Rodríguez Arias, aho­ra crearon otra ex­pe­rien­cia que desafía el ais­la­mien­to: lle­na­ron las sa­las de vi­da y co­lor, con per­so­na­jes su­rrea­lis­tas y has­ta un piano em­plu­ma­do. Una osa­día si­mi­lar a la de­mos­tra­da por stop­pa­ni en las Experienci­as 68 del Ins­ti­tu­to Tor­cua­to Di Tella, cuan­do los ar­tis­tas de­ci­die­ron des­truir sus obras en la ve­re­da lue­go de que la mues­tra fue clau­su­ra­da por el go­bierno mi­li­tar. To­do lo que Juan Stop­pa­ni no se pue­de po­ner se ti­tu­la­ba la su­ya, que con­sis­tía en una mu­jer cu­bier­ta por un tur­ban­te y ro­dea­da por man­za­nas ver­des.

Eso ocu­rrió dos años an­tes de lle­gar a la casa pa­ri­si­na de Rodríguez Arias, don­de Le­ga­vre abrió la puer­ta des­nu­do. Ini­cia­ron en­ton­ces un via­je crea­ti­vo que, a pe­sar de la pan­de­mia, con­ti­núa has­ta hoy.

 ?? Gza. mar­co ?? Obras de Stop­pa­ni y Le­ga­vre en el Mar­co
Gza. mar­co Obras de Stop­pa­ni y Le­ga­vre en el Mar­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina