LA NACION

Con­se­guir fon­dos pa­ra cons­truir el es­ta­dio es aho­ra el nuevo desafío

La obra em­pe­za­ría a fi­nes de 2021; cré­di­tos, spon­sors y ven­ta an­ti­ci­pa­da de ser­vi­cios, las cla­ves

- Ariel Ru­ya La Plata · China · Europe · Como · Buenos Aires · Marcelo Tinelli

San Lo­ren­zo no so­lo es un club de fút­bol. Es una expresión cul­tu­ral, so­cial, una inequí­vo­ca mues­tra de sen­ti­mien­to. Es el gigante que per­dió su es­ta­dio –se lo arre­ba­ta­ron en 1979– y dos años más tar­de ca­yó en el des­cen­so. Esos dos pu­ña­les no lo de­rri­ba­ron: lo con­vir­tie­ron en un sím­bo­lo de la re­cons­truc­ción, trans­for­ma­ron el do­lor en or­gu­llo y, co­mo nun­ca an­tes, so­li­di­fi­ca­ron el sen­ti­do de per­te­nen­cia. Por sus hin­chas, por su gen­te, San Lo­ren­zo vuel­ve a Boe­do. Aun­que, en reali­dad, nun­ca se fue.

El Vie­jo Ga­só­me­tro fue la casa del se­lec­cio­na­do, una ma­jes­tuo­sa ma­que­ta de otro tiem­po. Pa­ra el fút­bol ar­gen­tino, que el Ci­clón aban­do­ne el Bajo Flo­res –el Nuevo Ga­só­me­tro es un es­ta­dio cons­trui­do por Fernando Mie­le, inau­gu­ra­do a fi­nes de 1993– y vuel­va a ju­gar so­bre los vie­jos te­rre­nos de la ave­ni­da La Pla­ta re­pre­sen­ta to­do un sím­bo­lo. Pa­ra San Lo­ren­zo, es el triun­fo de un tra­ba­jo de hor­mi­ga, la reivin­di­ca­ción del or­gu­llo.

Sin em­bar­go, el sue­ño no es un abrir y ce­rrar de ojos. ¿Có­mo con­ver­tir­lo en reali­dad si San Lo­ren­zo no tie­ne un pe­so, la pan­de­mia si­gue ame­na­zan­te y la cri­sis eco­nó­mi­ca glo­bal se acre­cien­ta?

Una vez que la ley ob­ten­ga apro­ba­ción de­fi­ni­ti­va –se­ría en mar­zo pró­xi­mo–, la obra arran­ca­ría a fi­nes de 2021; al me­nos, los pri­me­ros ci­mien­tos. La cons­truc­ción de un mo­derno es­ce­na­rio –no se­rá so­la­men­te una can­cha de fút­bol pa­ra 45.000 per­so­nas– de­mo­ra­ría unos tres años, con una in­ver­sión es­ti­ma­da de 70 a 100 mi­llo­nes de dó­la­res. El pro­yec­to no sal­drá de la eco­no­mía or­di­na­ria de la en­ti­dad, se­rá una pla­ni­fi­ca­ción ex­tra­or­di­na­ria.

A par­tir de aho­ra, se bus­ca­rá crear las ba­ses de una in­ge­nie­ría eco­nó­mi­ca pa­ra­le­la: en ese sen­ti­do, se em­pe­za­ron a pe­dir cré­di­tos y con­sul­tas téc­ni­cas en ban­cos y en­ti­da­des in­ter­na­cio­na­les, so­bre to­do, de Chi­na (las con­di­cio­nes se­rían ven­ta­jo­sas) y de Eu­ro­pa. Y la ven­ta an­ti­ci­pa­da lo­cal: spon­sors, abo­nos, es­ta­cio­na­mien­tos, con­ce­sión y al­qui­ler de las ofi­ci­nas mul­tiu­so que ha­brá den­tro del pre­dio. Tam­bién, pro­pi­ciar una mar­ca al es­ta­dio, que lle­ve el nom­bre de una com­pa­ñía internacio­nal por un pe­río­do de­ter­mi­na­do, algo que ocu­rre en las prin­ci­pa­les can­chas de Eu­ro­pa.

Co­mo bue­na par­te de los clu­bes de pri­me­ra di­vi­sión, San Lo­ren­zo no es una en­ti­dad só­li­da fi­nan­cie­ra­men­te. Se es­ti­ma que su pa­si­vo as­cien­de a unos 42 mi­llo­nes de dó­la­res y en los úl­ti­mos me­ses que­dó se­ña­la­do por en­tre­gar che­ques que lue­go fue­ron re­cha­za­dos. Sin em­bar­go, el me­ga­pro­yec­to irá por otro ca­rril de la eco­no­mía de to­dos los días. Ade­más de las me­tas con em­pre­sas pri­va­das, so­bre to­do, del ex­te­rior, hay una bue­na sin­to­nía con las au­to­ri­da­des de la ciu­dad de Bue­nos Aires. La idea es tra­ba­jar jun­tos des­de lo eco­nó­mi­co, lo am­bien­tal y has­ta la in­fra­es­truc­tu­ra. Se­gún una hi­pó­te­sis, San Lo­ren­zo po­dría ce­der el Nuevo Ga­só­me­tro a la Ciu­dad, que uti­li­za­ría par­te del pre­dio pa­ra po­ten­ciar los pro­yec­tos de­por­ti­vos en la zo­na sur. En el club rechazan esa op­ción.

El “plan maes­tro” jue­ga en otros ru­bros: plan­tea ins­ta­la­cio­nes vin­cu­la­das a ser­vi­cios so­cia­les, una es­cue­la pri­ma­ria y se­cun­da­ria, de­pen­den­cia po­li­cial, bom­be­ros, crea­ción de más co­mer­cios, un mu­seo, un ho­tel y has­ta un ci­ne. El sue­ño de Marcelo Ti­ne­lli es con­ver­tir­se en “el pre­si­den­te que cons­tru­yó el es­ta­dio, el que de­vol­vió a San Lo­ren­zo a Tie­rra San­ta”.

“Fue­ron mu­chos días de tra­ba­jo si­len­cio­so pa­ra de­vol­ver­le el ape­lli­do al ba­rrio”, sus­cri­be el em­pre­sa­rio. El ape­lli­do, en reali­dad, siem­pre lo tu­vo: en po­co tiem­po, vol­ve­rá a te­ner su fir­ma, con el es­cu­do del sen­ti­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina