LA NACION

Un in­ci­den­te tan ab­sur­do co­mo ma­lin­ten­cio­na­do

Re­sul­ta ab­so­lu­ta­men­te con­de­na­ble la bru­tal des­ca­li­fi­ca­ción ofi­cial ha­cia los in­te­gran­tes de la Me­sa de En­cuen­tro Li­ber­ta­dor Ge­ne­ral San Mar­tín

-

Con ser de gra­ví­si­mas con­se­cuen­cias el an­qui­lo­sa­mien­to in­te­lec­tual de las prin­ci­pa­les fi­gu­ras de la fuer­za go­ber­nan­te, la in­ma­du­rez emo­cio­nal que los des­bor­da de­ja aún más es­tu­pe­fac­tos a quie­nes si­guen con al­gún gra­do de in­te­rés, aquí o en el ex­tran­je­ro, la si­tua­ción argentina.

¿Han si­do cria­tu­ras o adul­tos quie­nes fir­ma­ron en nom­bre del blo­que de se­na­do­res de la ma­yo­ría una carta di­ri­gi­da al Fon­do Mo­ne­ta­rio Internacio­nal que pa­re­ce­ría más des­ti­na­da, en me­dio de ar­duas ne­go­cia­cio­nes, a pre­ci­pi­tar un fra­ca­so que a fa­ci­li­tar el desem­pe­ño de los re­pre­sen­tan­tes ar­gen­ti­nos, in­clui­do el pre­si­den­te de la Na­ción? ¿O ha­brán di­la­pi­da­do tan­to fue­go pa­ra di­si­mu­lar con hu­mo el apo­yo al ajus­te eco­nó­mi­co que im­pul­sa el go­bierno del que son par­te?

Así es­tá la eco­no­mía na­cio­nal, per­tur­ba­da por la con­tra­dic­ción per­ma­nen­te en­tre he­chos y pa­la­bras. Así van otros asuntos sen­si­bles pa­ra el país, tra­ta­dos to­da­vía hoy se­gún con­ven­cio­nes con al­gu­na rai­gam­bre en el pa­sa­do, pe­ro ha­ce lar­go tiem­po desecha­das por los des­ca­la­bros oca­sio­na­dos. ¿No ha ocu­rri­do, aca­so, con di­fe­ren­tes fe­nó­me­nos po­pu­lis­tas y, ni qué de­cir, en­tre la ma­sa­cre de li­ber­ta­des de los que per­se­ve­ra­ron en cons­truir “un hom­bre nuevo” bajo la inspiració­n del mar­xis­mo-le­ni­nis­mo? Nos in­cli­na­mos por es­ta úl­ti­ma in­ter­pre­ta­ción

La de­fen­sa na­cio­nal ha si­do una de las ma­te­rias más de­gra­da­das por el im­pe­rio de ideas fo­si­li­za­das en los su­ce­si­vos go­bier­nos kirch­ne­ris­tas. De­be re­co­no­cer­se que el Pre­si­den­te fue en un sen­ti­do más cau­to que el mi­nis­tro Agus­tín Ros­si. Es­te se apre­su­ró a des­ca­li­fi­car co­mo “un pro­yec­to cons­pi­ra­ti­vo y des­es­ta­bi­li­za­dor” el anun­cio de la cons­ti­tu­ción, por per­so­nal re­ti­ra­do de las Fuer­zas Ar­ma­das y de se­gu­ri­dad y po­li­cial, de la Me­sa de En­cuen­tro Li­ber­ta­dor Ge­ne­ral San Mar­tín. “Son gen­te de otro tiem­po”, di­jo Al­ber­to Fer­nán­dez con des­dén lla­ma­ti­vo en quien se co­dea a dia­rio con di­ri­gen­tes cu­yo pen­sa­mien­to po­lí­ti­co, co­mo el de la vi­ce­pre­si­den­ta, es­tá, por de­cir lo me­nos, con­ge­la­do en el tiem­po.

Co­mo vo­ce­ro prin­ci­pal de aque­lla fla­man­te me­sa, ha ac­tua­do el ge­ne­ral Ernesto Bos­si, que fue se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Ejér­ci­to du­ran­te la je­fa­tu­ra del ge­ne­ral Mar­tín Bal­za. Quie­nes ocu­pa­ban po­si­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les al la­do del pre­si­den­te Al­fon­sín, du­ran­te los dra­má­ti­cos días de Se­ma­na San­ta, re­cuer­dan a Bos­si co­mo uno de los je­fes mi­li­ta­res de ma­yor re­so­lu­ción en la vo­lun­tad de aca­bar con el al­za­mien­to ca­ra­pin­ta­da en­ca­be­za­do por el te­nien­te co­ro­nel Al­do Ri­co y, una vez re­ti­ra­do, par­ti­ci­pó ac­ti­va­men­te en en­ti­da­des so­li­da­rias, sos­te­ni­das ex­clu­si­va­men­te por sus so­cios, con­te­nien­do so­cial y eco­nó­mi­ca­men­te a los in­te­gran­tes de las Fuer­zas Ar­ma­das y de se­gu­ri­dad, frente a los ma­gros suel­dos que han ve­ni­do per­ci­bien­do.

Los in­te­gran­tes de la Me­sa de En­cuen­tro de­cla­ra­ron su en­tu­sias­mo pa­ra que se de­ba­ta un pro­yec­to de de­fen­sa in­te­gral pa­ra la Re­pú­bli­ca den­tro de un con­tex­to de res­pe­to por las ins­ti­tu­cio­nes de la Cons­ti­tu­ción. Con­tri­bu­cio­nes

de igual na­tu­ra­le­za ha­cen pe­rió­di­ca­men­te mi­li­ta­res y per­so­nal de se­gu­ri­dad y po­li­cial en si­tua­ción de re­ti­ro en paí­ses co­mo Bra­sil, Fran­cia, Es­pa­ña o Bél­gi­ca. Ha­brá de re­co­no­cer­se que po­cos paí­ses su­frie­ron, co­mo su­ce­dió en la Argentina en­tre 1930 y 1983, una ca­ta­ra­ta de in­te­rrup­cio­nes tan reite­ra­das del po­der mi­li­tar en el fun­cio­na­mien­to re­gu­lar del or­den cons­ti­tu­cio­nal.

In­clu­so, ha ha­bi­do po­cas experienci­as más crue­les que la del úl­ti­mo gol­pe, del 24 de mar­zo de 1976, en que el te­rro­ris­mo de Es­ta­do ter­mi­nó por aba­tir a una sub­ver­sión tam­bién san­grien­ta, cul­pa­ble de mi­les y mi­les de muer­tos, y que con­ta­ba con el apa­ña­mien­to de otros Es­ta­dos, co­mo la Cu­ba de Fi­del Cas­tro. Pe­ro han pa­sa­do cua­ren­ta años. No hay efec­ti­vos de las Fuer­zas Ar­ma­das que ha­yan egre­sa­do co­mo ofi­cia­les o sub­ofi­cia­les du­ran­te aquel pe­río­do acia­go, que se pro­lon­gó has­ta la asun­ción del pre­si­den­te Al­fon­sín. Han so­bra­do, ade­más, las prue­bas de con­sus­tan­cia­ción con la le­ga­li­dad de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de mi­li­ta­res.

El lan­za­mien­to for­mal de la Me­sa de En­cuen­tro –bau­ti­za­da por el go­bierno “me­sa de en­la­ce”, con evi­den­te in­ten­cio­na­li­dad de ali­men­tar su re­la­to– pue­de ha­ber pres­cin­di­do de for­ma­li­da­des, co­mo por ejem­plo un pe­di­do de au­dien­cia con el mi­nis­tro del ra­mo, a fin de po­ner­lo al tan­to de los pro­pó­si­tos en mar­cha, por más que al­gu­nos de los co­la­bo­ra­do­res de Ros­si hu­bie­ran es­ta­do in­for­ma­dos de lo que se ave­ci­na­ba. Es de­cir que sa­bían de qué se tra­ta­ba y mal po­día pre­sen­tar­se algo que to­da­vía no es­ta­ba, si­quie­ra, en vías de cons­ti­tu­ción. De ahí a la bru­tal des­ca­li­fi­ca­ción de que fue­ron ob­je­to los in­te­gran­tes de la Me­sa hay un tre­cho lo su­fi­cien­te­men­te vas­to co­mo pa­ra re­fle­jar la sub­sis­ten­cia de pre­jui­cios que las­ti­man aún más a la fa­mi­lia mi­li­tar en­tre los pa­de­ci­mien­tos por las frus­tra­cio­nes pro­fe­sio­na­les que se pro­lon­gan des­de ha­ce tan­tos años.má­xi­me cuan­do el mi­nis­tro sa­be que a las ins­ti­tu­cio­nes que allí es­tu­vie­ron pre­sen­tes no las ani­ma otro pro­pó­si­to que po­der brin­dar a sus ca­ma­ra­das un me­jor ni­vel de vi­da asis­tien­do al sol­da­do, al gen­dar­me o al pre­fec­to y a su fa­mi­lia frente al des­arrai­go, una asis­ten­cia a quien tie­ne que aten­der su sa­lud en Bue­nos Aires, otor­gar un ade­lan­to de suel­do pa­ra lle­gar a fin de mes, un cré­di­to pa­ra cu­brir ne­ce­si­da­des bá­si­cas o un se­pe­lio digno. El mi­nis­tro co­no­ce per­fec­ta­men­te las bon­da­des de un sis­te­ma que, des­de ha­ce más de 100 años, con­tie­ne so­cial­men­te a las Fuer­zas Ar­ma­das y de se­gu­ri­dad frente a la in­su­fi­cien­te asis­ten­cia del Es­ta­do y tam­bién co­no­ce que no es po­si­ble que esas ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cien otra ac­ti­vi­dad que no sea la de los ser­vi­cios que pres­tan.

El an­te­rior je­fe del Ejér­ci­to, el te­nien­te ge­ne­ral Clau­dio Pas­cua­li­ni, que par­ti­ci­pa de la cons­ti­tu­ción de un Ob­ser­va­to­rio de Se­gu­ri­dad y De­fen­sa en la Uni­ver­si­dad del Cen­tro de Es­tu­dios Macroeconó­micos de la Argentina (Uce­ma), aca­ba de de­cla­rar que el 50% del per­so­nal mi­li­tar se en­cuen­tra por de­ba­jo de la lí­nea de po­bre­za. Ca­si no hay en el mun­do paí­ses cu­yo pre­su­pues­to na­cio­nal des­ti­ne, co­mo es­te año, so­lo el 0,6% del pro­duc­to bru­to in­terno a la de­fen­sa na­cio­nal.

Han trans­cu­rri­do trein­ta años des­de que se san­cio­nó la úl­ti­ma ley de de­fen­sa. Des­de en­ton­ces la de­fen­sa na­cio­nal y la se­gu­ri­dad pú­bli­ca se han ido aso­cian­do más y más por el cre­ci­mien­to fe­roz del cri­men or­ga­ni­za­do y la in­ca­pa­ci­dad del Es­ta­do pa­ra po­ner­le re­me­dio, tra­ba­ja­do co­mo ha es­ta­do por teo­ri­za­do­res del de­re­cho que des­alien­tan la re­pre­sión le­gí­ti­ma de los de­li­tos, prin­ci­pal ra­zón de ser de un or­den le­gal efi­cien­te. El 50% del plan­tel de la Gen­dar­me­ría Na­cio­nal es­tá le­jos de don­de de­be es­tar, en cus­to­dia de nues­tras fron­te­ras. Se ha­lla dis­per­so en gran­des ciu­da­des pa­ra con­te­ner la ola de vio­len­cia e in­se­gu­ri­dad fí­si­ca de los ha­bi­tan­tes. Algo de eso ocu­rre tam­bién con la Pre­fec­tu­ra.

Te­ne­mos an­te no­so­tros un ho­ri­zon­te de po­si­bles pan­de­mias, ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les y po­ro­si­dad de fron­te­ras con con­se­cuen­cias que no se ha­bían ima­gi­na­do an­tes. Y te­ne­mos algo más: una le­gis­la­ción en vi­gor que li­mi­ta las in­ter­ven­cio­nes mi­li­ta­res en el or­den in­terno a los ca­sos de ata­ques pro­ve­nien­tes del ex­te­rior y cau­sa­dos por fuer­zas mi­li­ta­res de un Es­ta­do. Eso es ig­no­rar el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co y el pa­pel que cum­ple hoy la ci­ber­né­ti­ca, la­gu­na en blan­co en una ley de de­fen­sa dic­ta­da ha­ce tres dé­ca­das; es ig­no­rar que las ar­mas ci­ber­né­ti­cas pue­den ser uti­li­za­das des­de lu­ga­res geo­grá­fi­cos indetectab­les y no ne­ce­sa­ria­men­te por per­so­nal mi­li­tar; pue­den ac­cio­nar­las ci­vi­les.

Ha­ce bien el mi­nis­tro Ros­si en apli­car­se a la re­vi­sión de to­da esa le­gis­la­ción con la par­ti­ci­pa­ción de le­gis­la­do­res del ofi­cia­lis­mo y de la opo­si­ción. Se­rá un gran pa­so ha­cia ade­lan­te el ag­gior­na­mien­to de las nor­mas ju­rí­di­cas al res­pec­to, y so­bre to­do la ac­tua­li­za­ción de ideas po­lí­ti­cas que cons­ti­tu­yen, en el co­ra­zón del Frente de To­dos, ré­mo­ras de un pa­sa­do que jun­to con los re­la­tos ar­ti­fi­cio­sos y de ma­la fe se es­po­lean co­mo in­só­li­tos su­ce­dá­neos de pro­gra­mas con­sis­ten­tes de crea­ción de nue­vas fuentes de tra­ba­jo, de nue­vas in­ver­sio­nes que ase­gu­ren el desa­rro­llo y el bie­nes­tar so­cial.

Quie­nes por su con­di­ción pro­fe­sio­nal cuen­tan con experienci­as in­trans­fe­ri­bles en es­tos asuntos ha­cen bien en ponerse a dis­po­si­ción de las au­to­ri­da­des que quie­ran es­cu­char­los. El día que el diá­lo­go fruc­ti­fi­que en aras del in­te­rés na­cio­nal el en­tre­di­cho de es­tos días se ar­chi­va­rá en la me­mo­ria co­lec­ti­va en la ca­te­go­ría de los in­ci­den­tes ab­sur­dos y ma­lin­ten­cio­na­dos que tan­to pros­pe­ran en tiem­pos mar­ca­dos por la des­orien­ta­ción.

La de­fen­sa na­cio­nal ha si­do una de las ma­te­rias más en­vi­le­ci­das por las ideas fo­si­li­za­das de par­te de nues­tra di­ri­gen­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina