LA NACION

Un ar­gen­tino nacido en Gé­no­va

- No­ra Bär Science · Genoa · Pope Francis · Como · Luján · Canadian nationality law · Santa Fe · Cordoba · El Pueblo · San Sadurnino

Es­ta se­ma­na se dio a co­no­cer el ha­llaz­go en la Pa­ta­go­nia de otro es­pé­ci­men que ayu­da a des­en­tra­ñar la aven­tu­ra evo­lu­ti­va de los di­no­sau­rios y su mun­do ex­tin­gui­do. ade­más de la fas­ci­na­ción que ejer­ce so­bre to­dos co­rrer el te­lón so­bre la his­to­ria na­tu­ral del pla­ne­ta, vuel­ve a que­dar en cla­ro el ni­vel de ex­ce­len­cia de los pa­leon­tó­lo­gos ar­gen­ti­nos, res­pon­sa­bles de al­gu­nos de los des­cu­bri­mien­tos más re­so­nan­tes de las úl­ti­mas dé­ca­das. Ba­gua­lia al­ba (co­mo se lla­ma la nue­va especie), des­cu­bier­to por die­go Pol y su equi­po del Mu­seo Egi­dio Fe­ru­glio, de Tre­lew, no es ape­nas una pie­za más pa­ra se­guir com­ple­tan­do es­te en­ma­ra­ña­do rom­pe­ca­be­zas, sino una cla­ve cru­cial pa­ra ilu­mi­nar mis­te­rios de lar­ga da­ta, y que ad­quie­re valor gra­cias a las hi­pó­te­sis de es­te gru­po in­ter­dis­ci­pli­na­rio in­te­gra­do por in­ves­ti­ga­do­res de ta­len­to y co­no­ci­mien­to in­dis­cu­ti­bles.

¡Pen­sar que si uno va en bus­ca de los orígenes de la dis­ci­pli­na en el país se en­cuen­tra con tra­mas no­ve­les­cas, y per­so­na­jes cu­yas am­bi­cio­nes y en­vi­dias los lle­va­ron a pro­ta­go­ni­zar con­tro­ver­sias en­car­ni­za­das!

Uno de ellos es Flo­ren­tino ameg­hino, que si­guien­do los pa­sos del mé­di­co y na­tu­ra­lis­ta Fran­cis­co

ja­vier Mu­ñiz, fue una fi­gu­ra ro­dea­da de elo­gios encendidos y de crí­ti­cas im­pia­do­sas.

Co­mo di­ce el geó­lo­go Marcelo To­le­do, ex­miem­bro de la jun­ta de es­tu­dios his­tó­ri­cos de Lu­ján, “lue­go de su muer­te, en 1911, lo ‘ameg­hi­niano’ que­dó po­la­ri­za­do en­tre la va­li­dez de su teo­ría so­bre el ori­gen del hom­bre [que pa­ra él ha­bía ocu­rri­do en amé­ri­ca], la po­lé­mi­ca so­bre su nacionalid­ad y la cons­pi­ra­ción cle­ri­cal con­tra su obra e ima­gen”.

Sus bió­gra­fos, co­mo ber­nar­do gon­zá­lez arri­li (au­tor de Vi­da de Ameg­hino, edi­ta­do por Li­bre­ría y Edi­to­rial Castellví, San­ta Fe, 1954) y ad­mi­ra­do­res co­mo jo­sé in­ge­nie­ros (que le de­di­ca su libro Las doc­tri­nas de Ameg­hino, El­mer Edi­tor, 1919), enal­te­cen el he­cho de que ha­ya si­do au­to­di­dac­ta, su vi­da “he­roi­ca”, “ger­men pa­ra al­gu­nos de una utó­pi­ca cien­cia pro­le­ta­ria”, agre­ga To­le­do. Sus ri­va­les, co­mo Car­los ger­mán bur­meis­ter, fun­da­dor de la aca­de­mia de Cien­cias Na­tu­ra­les de Cór­do­ba y de la So­cie­dad Pa­leon­to­ló­gi­ca de bue­nos aires, ade­más de di­rec­tor du­ran­te 30 años del ac­tual

Ha­bía re­ci­bi­do edu­ca­ción en la es­cue­la mu­ni­ci­pal del “pue­ble­ci­to” cam­pes­tre de Lu­ján

Mu­seo ar­gen­tino de Cien­cias Na­tu­ra­les ber­nar­dino Ri­va­da­via, lo de­nos­ta­ban sin va­ci­la­cio­nes. En un fas­cícu­lo en­car­ga­do por la Le­gis­la­tu­ra de la pro­vin­cia de bue­nos aires con mo­ti­vo del pe­di­do de 5000 pe­sos pa­ra ad­qui­rir la casa en la que ha­bía re­si­di­do el na­tu­ra­lis­ta en Lu­ján (La nacionalid­ad y la obra de Ameg­hino, im­pren­ta de El Pue­blo, 1917), se re­pro­du­cen al­gu­nos con­cep­tos de bur­meis­ter a pro­pó­si­to de los es­tu­dios so­bre ma­mí­fe­ros fó­si­les de ameg­hino: “Es una lás­ti­ma pa­ra la cien­cia pa­leon­to­ló­gi­ca del país por los mu­chos erro­res que con­tie­ne”, afir­ma. Y más ade­lan­te agre­ga, con cier­to des­dén, que so­lo ha­bía re­ci­bi­do edu­ca­ción “en la es­cue­la mu­ni­ci­pal del ‘pue­ble­ci­to’ (sic) cam­pes­tre de Lu­ján”.

Ca­pí­tu­lo apar­te me­re­ce la en­cen­di­da dis­cu­sión que se man­tu­vo abier­ta du­ran­te más de un si­glo so­bre su lu­gar de na­ci­mien­to, ita­lia o la argentina. Pre­ci­sa­men­te en su ar­tícu­lo pu­bli­ca­do ha­ce unos días en El Nuevo Cro­nis­ta, de Mer­ce­des, To­le­do afir­ma que tes­ti­mo­nios de la épo­ca y nue­vos do­cu­men­tos de su pu­ño y le­tra des­cu­bier­tos por in­ves­ti­ga­do­res ita­lia­nos do­cu­men­tan de­fi­ni­ti­va­men­te que ameg­hino na­ció el 19 de sep­tiem­bre de 1853 en ita­lia y lle­gó a Lu­ján re­cién en 1855.

Sí: Fio­rino ameg­hino na­ció en Tes­si y fue bau­ti­za­do en la pa­rro­quia de San Sa­tur­nino. “Sim­ple­men­te tal vez por co­mo­di­dad ad­mi­nis­tra­ti­va, amor al te­rru­ño, igual­dad con sus her­ma­nos [que na­cie­ron to­dos en la argentina] y va­rias otras ra­zo­nes, en su ma­du­rez, Flo­ren­tino pre­fi­rió ig­no­rar el iu­ris solis y el iu­ris san­gui­nis y se au­to­na­cio­na­li­zó lu­ja­nen­se”, es­cri­be To­le­do. La his­to­ria de las ren­ci­llas que se su­ce­die­ron des­de 1911 en torno de es­te te­ma no tie­ne des­per­di­cio, es un re­fle­jo del ar­gen­tino mis­mo, el de to­dos los tiem­pos…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina