LA NACION

Lo que ha­ce un fut­bo­lis­ta tie­ne más po­ten­cia que Lo que di­ce un pre­si­den­te

Pa­la­bra de caudillo: “Los ju­ga­do­res de­ben ha­cer­se car­go de lo que re­pre­sen­tan, y a ve­ces da mie­do”; re­ti­ra­do en 2018, di­ce: “De­jar de ju­gar fue un po­co co­mo re­su­ci­tar, o em­pe­zar a vi­vir”

- Tex­to Cris­tian Gros­so

La char­la co­men­zó ha­ce ca­si una hora, cuan­do to­mó el vo­lan­te del au­to en el es­ta­dio Mo­rum­bí y apun­tó ha­cia su casa, en el pau­lis­ta ba­rrio Jar­dins. Aca­ba de de­te­ner­se frente al es­ta­cio­na­mien­to del edi­fi­cio. “Lle­ga­mos de Aus­tra­lia y lle­ga­mos sin na­da”, suel­ta con tono to­da­vía cul­po­so. Fút­bol y pa­tria se han en­tre­la­za­do en to­da la en­tre­vis­ta con Die­go Lu­gano, que en aque­lla ci­ca­triz de­ja ver su sen­ti­do de per­te­nen­cia. Uru­guay ha­bía per­di­do por pe­na­les el repechaje en Syd­ney y Ale­ma­nia 2006 so­na­ba a que­ja de ban­do­neón. El re­la­to es una acua­re­la de sen­ti­mien­tos. Pró­lo­go pa­ra en­ten­der to­do lo que ven­drá des­pués.

“Ate­rri­za­mos en Ca­rras­co a las 8.30, y esa mis­ma no­che yo vo­la­ba pa­ra Bra­sil por­que ju­ga­ba en San Pa­blo. Mi vie­jo me vino a bus­car con su Gol­ci­to mo­de­lo ‘81. Me iba por unas ho­ras a mi ciu­dad, a Ca­ne­lo­nes, a al­mor­zar con ellos, a to­mar­me unos ma­tes. Me iba pa­ra es­con­der­me un po­co, pa­ra huir… La po­ca gen­te que es­ta­ba en el ae­ro­puer­to ha­bía ido a pu­tear­nos, ló­gi­co. Subimos al au­to y mi vie­jo me apun­ta: ‘An­tes de ir pa’ casa, va­mos a dar una vuelta’. Y arran­có. Me em­pe­zó a pa­sear por los ba­rrios de la pe­ri­fe­ria de Mon­te­vi­deo. Y

me de­cía… ‘¿Ves a aquel pa­rro­quiano? Mirá có­mo va tra­ba­jar con la ca­be­za ga­cha. Mirá aque­lla vie­ji­ta que va al su­per­mer­ca­do, tam­po­co le­van­ta la mi­ra­da. Mirá aque­llos gu­ri­ses que van a la es­cue­la pa­tean­do pie­dri­tas…, ni se ha­blan en­tre ellos. ¿Te das cuen­ta lo que hi­cie­ron? Us­te­des ma­ta­ron el país, us­te­des ma­ta­ron un país, den­se cuen­ta de lo que hi­cie­ron. Pa­sa­le es­te dato

a tus com­pa­ñe­ros’. Y era verdad”, re­ma­ta Lu­gano. “No sé pa­ra us­te­des, pe­ro en Uru­guay cam­bia la di­ná­mi­ca del país si no va­mos al Mun­dial”, pre­gun­ta y advierte. Es­tá con­ven­ci­do de que ese fe­nó­meno de iden­ti­dad no se con­si­gue en nin­gún otro rin­cón del pla­ne­ta.

Su teo­ría se afir­mó cua­tro años des­pués. “Cuan­do vol­vi­mos de Su­dá­fri­ca 2010 con el cuar­to pues­to, vi­vi­mos la otra cara: me­dio país es­ta­ba en las ca­lles pa­ra re­ci­bir­nos. Y Uru­guay cam­bió de humor. Nue­ve me­ses más tar­de hu­bo ré­cord de na­ta­li­dad, el con­su­mo in­terno tam­bién al­can­zó ci­fras ré­cord, fue el mo­men­to de ma­yor po­pu­la­ri­dad del pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca… La gen­te es­ta­ba fe­liz y era por el fút­bol. Có­mo no vas a tomar en­ton­ces ac­ti­tu­des ex­tra cam­po si un país reac­cio­na así en ba­se a lo que ha­ces, bo’. Te­ne­mos que ser, mí­ni­mo, la me­jor ver­sión de no­so­tros mis­mos. Des­pués, ga­nar­les a las po­ten­cias es di­fí­cil, nos sa­can ven­ta­ja de to­dos la­dos. Pe­ro en Uru­guay, el fút­bol es mar­ca país. Argentina tam­bién, pe­ro es fút­bol, tan­go, el Pa­pa…, y Bra­sil tam­bién es car­na­val, pla­yas y Ayr­ton Sen­na. Uru­guay es el fút­bol”.

His­tó­ri­co ca­pi­tán cha­rrúa, de­jó de ju­gar en enero de 2018 pe­ro se apa­sio­na igual que an­tes. Si­gue mar­can­do, aun­que aho­ra, prio­ri­da­des. “Un lí­der nun­ca pue­de de­jar de ser cohe­ren­te en lo que in­ten­ta trans­mi­tir o im­po­ner. El men­sa­je y los he­chos nun­ca pue­den dis­tan­ciar­se, en ese error el lí­der ja­más pue­de caer”, avi­sa. Aca­ba de cum­plir 40 años y con esa res­pon­sa­bi­li­dad se to­ma la vi­da. Aho­ra, co­mo em­ba­ja­dor de San Pa­blo, club don­de es un ícono tras ga­nar la Li­ber­ta­do­res y el Mun­dial de Clu­bes, en­tre va­rios tí­tu­los. “¿Vis­te que di­cen que el ju­ga­dor de fút­bol mue­re dos ve­ces: una cuan­do de­ja de ju­gar y otra cuan­do efec­ti­va­men­te mo­ri­mos…? En mi ca­so, de­jar de ju­gar fue un po­co co­mo re­su­ci­tar, o em­pe­zar a vi­vir. Es lin­do ju­gar, es lin­da la adre­na­li­na…, pe­ro to­do lo que con­lle­va, no. Ser un ju­ga­dor eli­te, ser un ju­ne­ra ga­dor de re­fe­ren­cia, te­ner la res­pon­sa­bi­li­dad de li­de­rar es un des­gas­te gran­de y una gran ex­po­si­ción. En­ton­ces, en vez de mo­rir, re­su­ci­te. Salir de esa ru­ti­na im­pues­ta que tie­ne el ju­ga­dor me ha he­cho bien. Ser fut­bo­lis­ta de eli­te no so­la­men­te re­quie­re ju­gar bien los 90 mi­nu­tos, no, tam­bién de­man­da de­jar de la­do mu­chí­si­mas cosas que, tal vez, el pú­bi­co no ve ni sa­be. Cla­ro que mi ac­tual rol de di­rec­ti­vo me per­mi­te se­guir in­vo­lu­cra­do, se­guir en el am­bien­te, y eso, qui­zás, tam­bién me la ha­ce más fá­cil. Pe­ro no sen­tí pa­ra na­da de­jar de ju­gar”.

–¿Los ex­fut­bo­lis­tas ten­drían que vol­car­se más a fun­cio­nes di­rec­ti­vas?

–Creo que la tendencia va en al­za. Pe­ro el he­cho de ha­ber si­do un gran ju­ga­dor no te da nin­gu­na au­to­ri­dad pa­ra ejer­cer car­gos di­ri­gen­cia­les. Es otro mun­do, es otra ma­de ver el mis­mo de­por­te. Hay que es­tar pre­pa­ra­do pa­ra eso, des­de el co­no­ci­mien­to y des­de las emo­cio­nes, por­que hay que adap­tar­se a un mun­do po­lí­ti­co, don­de la to­ma de de­ci­sio­nes es muy di­fe­ren­te a la at­mós­fe­ra de un ves­tua­rio.

–¿Los di­ri­gen­tes tra­di­cio­na­les no los de­jan en­trar o al ex­fut­bo­lis­ta no le in­tere­sa in­vo­lu­crar­se?

–Te di­ría que las dos ra­zo­nes son cier­tas. Si bien a mí me gus­ta lo que es­toy ha­cien­do, de­bo con­fe­sar que me cues­ta asu­mir que la to­ma de de­ci­sio­nes ya no de­pen­da de mí, co­mo ocu­rría en el ves­tua­rio. Se­ré una voz im­por­tan­te, pe­ro ya no soy la voz que de­ci­de. Su­fro con eso, me da una an­sie­dad bár­ba­ra y mu­chas ve­ces no sé có­mo li­diar. Es­ta­ba acos­tum­bra­do al ves­tua­rio, don­de te im­po­nés por per­so­na­li­dad, por ca­ris­ma, por cre­di­bi­li­dad y por con­cep­tos. En una em­pre­sa hay je­rar­quías:

el que manda, manda. Y en mi ca­so es lo que más me cues­ta. Por otro la­do, mu­chos ju­ga­do­res no se pre­pa­ran o les cues­ta adap­tar­se a es­te mun­do di­ri­gen­cial. Co­mo tam­bién de­bo de­cir que hay otros que es­tán pre­pa­ra­dos y no les abren la puer­ta.

–Al me­nos mien­tras jue­ga, ¿al fut­bo­lis­ta le fal­ta sen­si­bi­li­dad pa­ra en­ten­der su di­men­sión so­cial?

–Sí. A mis com­pa­ñe­ros de la se­lec­ción uru­gua­ya, por ejem­plo, en tiem­pos de mun­dia­les o Co­pas Amé­ri­ca, siem­pre les co­men­ta­ba que lo que no­so­tros hi­cié­ra­mos iba a te­ner más po­ten­cia en los ho­ga­res que lo que di­je­ra el Pre­si­den­te del país. En­ton­ces, te­ne­mos que ha­cer­nos car­go de esa res­pon­sa­bi­li­dad, ha­cer­nos car­go de lo que con­quis­ta­mos. Res­pe­to al que ac­túe dis­tin­to, pe­ro el fút­bol tie­ne un ac­ce­so im­pre­sio­nan­te y a tra­vés su­yo se pue­den cam­biar mu­chas cosas.

El ‘Maes­tro’ Ta­bá­rez siem­pre de­cía: ‘El fút­bol no es lo más im­por­tan­te en la vi­da, pe­ro es el ca­mino más rá­pi­do pa­ra me­jo­rar las cosas más im­por­tan­tes de la vi­da’. El fút­bol pue­de llevar un men­sa­je de edu­ca­ción, so­li­da­ri­dad, pro­fe­sio­na­lis­mo, de­di­ca­ción, res­pe­to. Los fut­bo­lis­tas no te­ne­mos la obli­ga­ción, es cier­to, ni nos de­di­ca­mos a eso ni nos pa­gan, pe­ro es­tá bien que nos ha­ga­mos car­go de lo que re­pre­sen­ta­mos. A ve­ces da mie­do, sí, por­que esa res­pon­sa­bi­li­dad es mu­cho ma­yor que pa­tear un pe­nal en la hora de una fi­nal. En­ton­ces, mu­chos mu­cha­chos pre­fie­ren no atri­buir­se esa res­pon­sa­bi­li­dad pen­san­do que no co­rres­pon­de a su tra­ba­jo. En de­fi­ni­ti­va, de­pen­de de la con­cien­cia de ca­da in­di­vi­duo.

‘Crio­llo has­ta el tué­tano’, co­mo di­cen del otro la­do del Río de la Pla­ta. Uru­gua­yo has­ta la mé­du­la, ex­plo­ta con la mis­ma intensidad que cru­za­ba a un ri­val. No se ha­ce el dis­traí­do en nin­gu­na pre­gun­ta. ¿Fu­tu­ro pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Uru­gua­ya, la AUF? Hoy no lo pien­sa. Es­tá or­gu­llo­so por las con­quis­tas de su ge­ne­ra­ción fue­ra de una can­cha: obli­ga­ron a cam­biar el es­ta­tu­to, re­ne­go­ciar con­tra­tos y de­re­chos de ima­gen… “Des­mo­no­po­li­za­mos la AUF, que ha co­men­za­do a li­be­rar­se co­mer­cial­men­te pa­ra tra­ba­jar co­mo de­be tra­ba­jar hoy una industria a ni­vel mun­dial. Ter­mi­na­mos con ese círcu­lo vi­cio­so que ve­nía des­de ha­ce 100 años, don­de 12 clu­bes, en reali­dad 12 pre­si­den­tes –que mu­chas ve­ces no re­pre­sen­tan a los clu­bes–, man­da­ban so­bre la pa­sión y la mar­ca re­gis­tra­da de un país. El fút­bol en Uru­guay es to­do, so­mos Uru­guay ha­cia el fút­bol. Te re­mon­tas a la Co­pa Amé­ri­ca de 1916, a la pri­me­ra Olim­pía­da del ‘24 y al pri­mer Mun­dial del ‘30, y nos em­pe­za­mos a lla­mar Uru­guay ahí. En es­ta épo­ca, el fút­bol no po­día ser do­mi­na­do por 12 pre­si­den­tes que re­sol­vían el fu­tu­ro de Suá­rez, Ca­va­ni, Lu­gano, Go­dín, Pe­ña­rol y Na­cio­nal en una cha­cra to­man­do whisky y ha­cién­do­se fa­vo­res. Y es­ta­ba to­do to­ma­do, has­ta ni­vel po­lí­ti­co, por­que Uru­guay es chi­co y el que tie­ne fút­bol tie­ne mu­cho po­der. Éra­mos no­so­tros, los ju­ga­do­res, o na­die los que po­día­mos re­ver­tir eso. En­ten­di­mos que de­bía­mos asu­mir esa bron­ca y esa res­pon­sa­bi­li­dad.

–¿Es­tu­vie­ron to­dos con­ven­ci­do o hu­bo grie­ta en­tre los fut­bo­lis­tas?

–El ju­ga­dor, si se lo pro­po­ne, tie­ne una fuer­za enor­me. Y es di­fí­cil ir con­tra el sta­tus quo que es­tá ha­ce 20/25 años e in­vo­lu­cra a to­dos los es­tan­dar­tes del país, des­de los má­xi­mos po­lí­ti­cos has­ta los má­xi­mos em­pre­sa­rios, pa­san­do por los me­dios. A mí, hoy, el 70% de la pren­sa de Uru­guay, que co­bra su sa­la­rio jus­ta­men­te de la em­pre­sa mo­no­pó­li­ca que tie­ne los de­re­chos del fút­bol, no me quie­re… Yo, yo prin­ci­pal­men­te, y mi ge­ne­ra­ción, pa­sa­mos de ser hé­roes a ser el dia­blo, por­que le es­tá­ba­mos es­tro­pean­do un ne­go­cio. La AUF, hoy, tie­ne cin­co o seis ve­ces más in­gre­sos en com­pa­ra­ción a los que te­nía ha­ce al­gu­nos años. No ac­tua­mos con­tra na­die, sino a fa­vor del pa­tri­mo­nio más gran­de que tie­ne nues­tro país: el fút­bol. Era muy có­mo­do pa­ra no­so­tros se­guir sien­do ído­los y ala­ba­dos, y pa­sar por el sis­te­ma, sa­bien­do que no es­ta­ba bien, sin in­ten­tar ha­cer na­da. Hu­bie­se si­do de co­bar­des, fal­sos y po­co uru­gua­yos. Si no lo in­ten­tá­ba­mos íba­mos a vi­vir con cul­pa.

–Tal vez los re­sul­ta­dos se lo per­mi­tie­ron: el cuar­to pues­to en Su­dá­fri­ca 2010, la Co­pa Amé­ri­ca 2011…

–Pe­ro mirá que a nues­tra ge­ne­ra­ción le señalan que no fue campeona del mun­do. Y es­tá bien, es una exi­gen­cia que te obli­ga a ir a más. Pe­ro el fút­bol hoy es­tá mu­cho más igua­la­do, es una industria mi­llo­na­ria cru­za­da por los in­tere­ses y se tor­na más di­fí­cil pa­ra to­dos. Bra­sil va pa­ra los 20 años sin ga­nar un Mun­dial… Eu­ro­pa es­tá to­da­vía me­jor pre­pa­ra­da hoy. Ooooob­via­men­te tam­bién ha cam­bia­do la di­ri­gen­cia a ni­vel mun­dial, ya las gran­des po­ten­cias de por acá no cuen­tan con el apo­yo o la ma­ni­to que te­nían an­tes, y es­toy ha­blan­do de Bra­sil y de la Argentina, que siem­pre te­nían una ma­ni­to de más, na­die lo pue­de ne­gar… Te­nían gen­te bien ubi­ca­da y con la vie­ja es­cue­la, to­dos los que es­ta­mos en el fút­bol sa­be­mos muy bien de que es­ta­mos ha­blan­do, no ha­ce fal­ta en­trar en de­ta­lles… Y eso tam­bién jue­ga. Pe­ro Argentina si­gue sien­do pro­ta­go­nis­ta.

–¿Al­gu­na vez es­tu­vis­te real­men­te cer­ca de ju­gar en la Argentina?

–Sí, sí, es­tu­ve. Ya de gran­de, cuan­do vol­ví de Eu­ro­pa. Cua­tro gran­des de Argentina me bus­ca­ron. Y fue una de­ci­sión mía volver pa­ra Bra­sil; me ini­cié acá y que­ría ter­mi­nar acá. Argentina es­tá muy bueno pa­ra ir de jo­ven y ha­cer tu ca­mino, ¿pe­ro ir ya de gran­de? Iba a ser más pa­ra pro­ble­ma que pa­ra dis­fru­tar­lo. Yo ya me co­noz­co… sa­ca­ba la cuen­ta y me da­ba un mes, mes y me­dio de so­bre­vi­da en cual­quier equi­po. Cuan­do ve­nís de Eu­ro­pa ya es­tás de vuelta: tu nom­bre es ma­yor que tu ren­di­mien­to. En­ton­ces, la ex­pec­ta­ti­va es por tu nom­bre y ya no lo co­rres­pon­dés fí­si­ca ni fut­bo­lís­ti­ca­men­te. Creo que fui muy cons­cien­te.

–¿Fue una cuen­ta pen­dien­te?

–Te cuen­to una anéc­do­ta. Una vez me lla­mó un di­rec­tor de­por­ti­vo de un equi­po gran­de de Argentina, No te voy a dar el nom­bre, pe­ro fue un gran ju­ga­dor y tam­bién di­ri­gen­te, y me que­ría llevar. ‘Acá vas a ser ído­lo con tu per­so­na­li­dad, te­ne­mos mu­chos jó­ve­nes y vos sos re­fe­ren­te, pa, pa, pa, pa’. Le di­je: ‘No, ya ten­go 34 años, no ten­go pa­cien­cia pa­ra ha­cer­me car­go de to­dos los qui­lom­bos…’ Me in­sis­tió. Pe­ro no, no: ‘Co­noz­co la idio­sin­cra­sia: cuan­do vas gran­de te te­nés que ha­cer car­go de to­do, y si no te­nés un nom­bre en el club se te ha­ce muy di­fí­cil, los pen­de­jos es­tán ca­da vez más suel­tos, te vie­nen dos hin­chas y te te­nés que aga­rrar a los ca­che­ta­zos…’ Y me re­pi­tió: ‘¿Es­tás se­gu­ro que no que­rés ve­nir, se­gu­ro se­gu­ro? Bueno, en­ton­ces ya no te ha­blo co­mo di­rec­tor sino co­mo ex ju­ga­dor: ¡No ven­gas nun­ca a la Argentina que es pa­ra do­lor de ca­be­za!!’ Y Uru­guay es igual, a no ser que ha­yas te­ni­do una his­to­ria que te de­fien­da ahí, co­mo Tevez, o Ve­rón en Es­tu­dian­tes. Yo en la Argentina hu­bie­se du­ra­do dos días en cual­quier equi­po.

 ?? @die­go­lu­gano ?? Lu­gano, re­fle­xi­vo y con­tun­den­te: “En la Argentina hu­bie­se du­ra­do dos días en cual­quier equi­po”
@die­go­lu­gano Lu­gano, re­fle­xi­vo y con­tun­den­te: “En la Argentina hu­bie­se du­ra­do dos días en cual­quier equi­po”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina