LA NACION

“El VAR va a ter­mi­nar mal: es un ne­go­cio, es un desas­tre que des­fi­gu­ró al fút­bol”

La du­ra po­si­ción de Lu­gano; el víncu­lo con Argentina, y Mes­si, Pe­lé y CR7, un po­dio sin­gu­lar

- Soccer · FIFA World Cup · Sports · Lugano · Twitter · FIFA · Sao Paulo · Paris Saint-Germain FC · Javier Pastore · England · Uruguay · S.S. Lazio · Milan · Argentina · Democratic Republic of Congo · Germany · Germany national football team · Chile · Chile national football team · S.C. Corinthians Paulista · Pelé · Gianni Infantino · Russia · Qatar · United States of America · Montevideo · Buenos Aires · Rosario · Brazil national football team · Brazil · China · Javier Saviola · Sacachispas Fútbol Club · Carlos Tévez

No po­drán acu­sar­lo de tibio a Die­go Lu­gano. Fi­ja po­si­ción y se so­me­te a las con­se­cuen­cias. ‘He­rra­mien­tas de bu­ró­cra­tas que po­co a po­co es­tá ma­tan­do la pa­sión’, es­cri­bió en su cuen­ta en Twit­ter. ¿A qué se re­fie­re? “El VAR des­fi­gu­ró al fút­bol. Por em­pe­zar, no es un ele­men­to pa­ra traer jus­ti­cia, tie­ne un ini­cio po­lí­ti­co: des­pués del Fifagate y pa­ra no per­der to­da la cre­di­bi­li­dad, la FIFA creó el VAR de ur­gen­cia pa­ra in­ten­tar tras­mi­tir trans­pa­ren­cia. Ya em­pe­zó mal. Se­gun­do, de tec­no­lo­gía no tie­ne na­da, es un te­le­vi­sor que re­pi­te una ima­gen. Es un desas­tre. En reali­dad, mul­ti­pli­có la in­ci­den­cia del fac­tor hu­mano, mul­ti­pli­có las du­das, el fa­vo­re­ci­mien­to pa­ra los equi­pos fuer­tes, las sos­pe­chas, les da tra­ba­jo a cua­tro o cin­co jue­ces más y por eso al sin­di­ca­to le en­can­ta, y a la pren­sa le da te­ma pa­ra el cir­co. Y sa­le ca­rí­si­mo: a San Pa­blo le cues­ta 50 mil reales por par­ti­do. Es un ne­go­cio, es un desas­tre y va a ter­mi­nar mal”, acon­se­ja des­de la bron­ca.

Se cal­ma. Vuel­ve a la can­cha y ha­ce me­mo­ria. “Ju­gué con ‘Ricky’ Cen­tu­rión cuan­do él era pi­be, con el ‘Ne­gri­to’ Chá­vez, con Buf­fa­ri­ni me hi­ce muy ami­go, el ‘Pa­tón’ Bau­za me di­ri­gió, con Lu­qui­tas Prat­to…, pe­ro tar­dé en te­ner com­pa­ñe­ros ar­gen­ti­nos. Ya de gran­de me to­có, des­pués de los 30, re­cién en el PSG, y el pri­me­ro fue el ‘Fla­qui­to’ Pas­to­re, que era un gu­rí. Des­pués lle­gó ‘Po­chi­to’ La­vez­zi, y nos di­mos muy bien, si bien so­mos ha­cia afue­ra de per­fi­les di­fe­ren­tes. En Má­la­ga es­tu­ve con ‘Willy’ Ca­ba­lle­ro, con Mar­tín De­mi­che­lis, con el ‘Co­ne­jo’ Sa­vio­la, y en In­gla­te­rra me hi­ce muy ami­go de Clau­dio Ya­cob. Nos une un río y te­ne­mos mu­cho en co­mún”, res­ca­ta.

Pe­ro lo uru­gua­yos no nos quie­ren. ¿Es verdad? Lu­gano na­ció en 1980 y des­de ahí cons­tru­ye una teo­ría. “En mi in­fan­cia y ado­les­cen­cia, en Uru­guay so­la­men­te se con­su­mía fút­bol ar­gen­tino. Y los do­min­gos, a las 10 de la ma­ña­na, el Na­po­li de Ma­ra­do­na, Ca­re­ca y Ale­mao, o la Lazio de Ru­bén So­sa y el Mi­lan de los ho­lan­de­ses. En Uru­guay se veía to­do el tiem­po pa­ra Argentina, por eso creo que nues­tra ge­ne­ra­ción les to­mó co­mo bron­ca… ¿Vis­te que se di­ce que el ar­gen­tino hin­cha más por los uru­gua­yos que no­so­tros por us­te­des? Bueno, yo ten­go mi ex­pli­ca­ción por­que lo vi­ví. Sal­vo las Co­pas Amé­ri­ca que ga­na­mos en el 87 y el 95, siem­pre veía­mos un fút­bol ar­gen­tino ga­na­dor, con gran­des equi­pos. En­ton­ces te co­mías to­dos los días en la TV un 90% de pro­gra­ma­ción argentina y us­te­des apa­re­cían va­na­glo­rián­do­se de sus vic­to­rias… Con­su­mía­mos so­la­men­te eso, en­ton­ces de­cía­mos ‘la pu­ta ma­dre’; cuan­do ju­ga­ba Argentina con­tra Aga­pi­to o con­tra Sa­ca­chis­pas de Con­go, que­ría­mos que pier­dan pa­ra no ver a los Ti­ne­lli y a Per­go­li­ni y a los Pet­ti­na­to ba­bo­seán­do­se… Es que no­so­tros no les ga­ná­ba­mos a na­die. Fue así, fue por eso, te lo ase­gu­ro”.

La televisión sa­te­li­tal cam­bió la per­cep­ción, siem­pre se­gún Lu­gano.

“Lue­go, con ac­ce­so a to­do el mun­do, cuan­do em­pe­za­mos a ver los pro­gra­mas chi­le­nos, bra­si­le­ños, me­xi­ca­nos y es­pa­ño­les, la nue­va ge­ne­ra­ción cam­bió la ma­ne­ra de ser. Aho­ra, jue­ga una fi­nal del mun­do Argentina e hin­cha­mos por Argentina. ¿Qué? ¡Vas a hin­char por Ale­ma­nia o vas a hin­char por Chi­le! ¡Nooo! Cam­bió esa pers­pec­ti­va cuan­do em­pe­za­mos a con­su­mir el mun­do y aho­ra no­so­tros, cuan­do ga­na­mos, po­de­mos lle­gar a ser peo­res que un por­te­ño cuan­do ga­na”, asu­me Lu­gano.

Re­cuer­da al­gu­nos cru­ces con Car­los Tevez, o con Se­bas­tián Do­mín­guez, en los due­los San Pa­blo vs. Co­rint­hians de otras épo­cas, pe­ro nin­gu­na ba­ta­lla en par­ti­cu­lar con un ar­gen­tino. ¿Y Mes­si? “Mar­có épo­ca, to­da nues­tra ge­ne­ra­ción va a de­cir ‘yo ju­gué con­tra Mes­si’. Yo ga­né un par­ti­do y per­dí otro… Lo que ha he­cho es es­pec­ta­cu­lar. Lo mi­ro de ma­ne­ra glo­bal, lo des­li­go un po­co de ser ar­gen­tino, y veo la im­por­tan­cia que tie­ne co­mo su­da­me­ri­cano a ni­vel mun­dial. Él ha si­do muy va­lio­so pa­ra la re­gión, y siem­pre con una conducta ejem­plar, an­te la crí­ti­ca y an­te el elo­gio. Y co­mo ju­ga­dor, in­dis­cu­ti­do… Man­te­ner­se 15 años en el má­xi­mo ni­vel es de ele­gi­dos. En la his­to­ria so­lo hu­bo tres ca­sos: Pe­lé, Mes­si y Cris­tiano. Es im­po­si­ble man­te­ner la intensidad men­tal tan­to tiem­po, y él lo hi­zo. Y lo lo­gra por­que es to­tal­men­te un fue­ra de se­rie”.

–¿Creés en el Mun­dia en­tre Uru­guay-argentina 2030?

–Mirá…, al me­nos se lo di­je a Gian­ni In­fan­tino, en el Mun­dial de Ru­sia cuan­do nos cru­za­mos. Le di­je: ‘Mirá, hi­cis­te un Mun­dial en 2018 en Ru­sia, con po­ca his­to­ria de fút­bol; en 2022 en Qa­tar, ce­ro his­to­ria y to­do di­ne­ro; en 2026 en Es­ta­dos Unidos…, di­ne­ro. En 2030 te­nés la opor­tu­ni­dad de co­rre­gir to­do es­to y les to­ca a Uru­guay y a la Argentina. La gen­te ya no quie­re los lu­jos, quie­re recuperar la esen­cia. Quie­re ca­mi­nar por Mon­te­vi­deo, por Bue­nos Aires o Ro­sa­rio, y sen­tir que el país res­pi­ra fút­bol. Y sin ha­cer las gran­des in­ver­sio­nes que por ejem­plo le exi­gie­ron a Bra­sil. Tie­ne que se­guir sien­do un gran ne­go­cio, pe­ro sin per­der la pa­sión. Si lo ha­cés en Chi­na se­guís con lo mis­mo… Te­nés que ha­cer­lo en el Cen­te­na­rio me­jo­ra­do, y en la Bom­bo­ne­ra y el Mo­nu­men­tal me­jo­ra­dos, pe­ro con esa esen­cia. Pa­ra mí, la gen­te hoy es­tá pi­dien­do volver a eso. Y más des­pués de que ya ha­brán pa­sa­do tres mun­dia­les..., di­ga­mos, ra­ros, ra­ros.

–¿Y te es­cu­chó?

–Ja­ja­ja­ja…, me di­jo ‘te­nés ra­zón, te­nés ra­zón’, ja­ja­ja…, pe­ro co­mo di­cien­do ‘mirá que co­rren otras cosas acá’. Qué se yo, por ahí ten­go la bandera muy pues­ta. ¿No, bo’?

 ??  ?? Lu­gano siem­pre mar­ca la can­cha
Lu­gano siem­pre mar­ca la can­cha

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina