LA NACION

La fa­mo­sa con­duc­to­ra de los cer­tá­me­nes de belleza fe­me­ni­na

- Pa­blo Mas­ca­re­ño Con la co­la­bo­ra­ción de Pa­blo Mon­tag­na.

Nelly Ray­mond, pe­rio­dis­ta y con­duc­to­ra, mu­rió anteayer, a los 88 años, en el Cen­tro Ga­lle­go, don­de ha­bía si­do in­ter­na­da el fin de se­ma­na por un cua­dro de des­hi­dra­ta­ción y lue­go su es­ta­do de sa­lud des­me­jo­ró, se­gún con­fir­ma­ron sus fa­mi­lia­res.

La muer­te de Ray­mond, muy co­no­ci­da por ser la pre­sen­ta­do­ra ofi­cial de con­cur­sos de belleza co­mo Miss Argentina, fue con­fir­ma­da tam­bién en las re­des so­cia­les por su so­bri­na nie­ta Lu­cía Ugar­te, quien tam­bién se de­di­ca a la co­mu­ni­ca­ción en televisión. A raíz de la pan­de­mia, la des­pe­di­da de Ray­mond se­rá en una ce­re­mo­nia pri­va­da, con sus fa­mi­lia­res más alle­ga­dos.

Nelly Francisca Al­du­na­te de Fer­nán­dez Un­sain, tal su ver­da­de­ro nom­bre, ha­bía nacido el 3 de abril de 1932 en Bue­nos Aires. Su pa­sión por el ar­te y la co­mu­ni­ca­ción la lle­vó a tran­si­tar los más di­ver­sos ca­mi­nos. Fue pe­rio­dis­ta, con­duc­to­ra, lo­cu­to­ra, re­ci­ta­do­ra, pro­duc­to­ra, directora de televisión, bai­la­ri­na y ac­triz. Pe­ro, so­bre to­do, se­rá re­cor­da­da co­mo la organizado­ra y con­duc­to­ra de im­por­tan­tes cer­tá­me­nes de belleza. Po­ca gen­te su­po que era la tía de un re­fe­ren­te: Juan Al­ber­to Ba­día.

An­tes de lo­grar tras­cen­den­cia ma­si­va, Nelly Ray­mond se de­di­có a la dan­za. Es­tu­dió en el Tea­tro Co­lón y fue bai­la­ri­na so­lis­ta del pres­ti­gio­so co­li­seo. La fa­mo­sa sa­la por­te­ña era su casa, la jo­ven Nelly pa­sa­ba más tiem­po allí que con su fa­mi­lia. En 1971, el azar hi­zo que no via­ja­se en el avión que ca­yó al Río de la Pla­ta con par­te de la com­pa­ñía de dan­zas del Co­lón. En aque­lla tra­ge­dia mu­rie­ron Nor­ma Fon­ten­la y Jo­sé Ne­glia, má­xi­mas fi­gu­ras de la dan­za en la Argentina de aque­llos tiem­pos.

“Es­ta­mos en el ai­re”

Aca­so el fa­mo­so la­ti­gui­llo de la televisión ha­ya si­do uno de los sonidos que atra­ve­sa­ron bue­na par­te de su vi­da. Nelly Ray­mond tran­si­tó el me­dio des­de la fic­ción, el pe­rio­dis­mo y los fa­mo­sos des­fi­les de belleza. En 1956 de­bu­tó con Pa­sa ca­da co­sa, con el gran co­me­dian­te Tin­cho Za­ba­la. Ese mis­mo año par­ti­ci­pó en el show mu­si­cal: El tan­go, se­ñor de la ciu­dad, jun­to a As­tor Piaz­zo­lla. En 1960, si­guió en la fic­ción des­pun­tan­do sus do­tes de ac­triz jun­to a Pe­dro Quar­tuc­ci en Un tío pa­ra dos.

En 1966 arri­bó a un for­ma­to que le sen­ta­ba bien: el pro­gra­ma de ser­vi­cios. El en­vío se lla­mó Pa­no­ra­ma ho

ga­re­ño y es­tu­vo acom­pa­ña­da por el fa­mo­so pe­dia­tra Mario So­co­linsky. Por es­te ci­clo ga­nó un pre­mio Mar­tín Fie­rro en­tre­ga­do por Ap­tra.

Fue tres años des­pués cuan­do for­mó par­te de uno de los clásicos de nues­tra televisión: La cam­pa­na de

cris­tal, jun­to a pró­ce­res del me­dio co­mo Ca­cho Fon­ta­na, Héc­tor La­rrea, An­to­nio Ca­rri­zo, Ju­lio La­gos, Leo­nar­do Si­mons y Fernando Bra­vo. Es­te ci­clo ter­mi­nó de ins­ta­lar su nom­bre en el me­dio.

Con los años, su par­ti­ci­pa­ción en televisión se vio aco­ta­da a la con­duc­ción de cer­tá­me­nes de belleza.

Su úl­ti­mo tra­ba­jo con pro­gra­ma pro­pio en la televisión abier­ta se dio a co­mien­zos de los años 90, en Ca­nal 13, con Tu mano, mi mano, un es­pa­cio de tin­tes so­li­da­rios don­de es­ta­ba acom­pa­ña­da por el pe­rio­dis­ta Ger­mi­nal No­gués.

La belleza co­mo valor

La so­cie­dad evo­lu­cio­nó y ac­tual­men­te los cer­tá­me­nes de belleza son ca­da vez más in­fre­cuen­tes. La co­si­fi­ca­ción de la mu­jer y tomar el cuer­po co­mo un valor a eva­luar hoy es algo re­pu­dia­ble. Sin em­bar­go, en el mun­do en­te­ro los con­cur­sos don­de se pre­mia­ban los atri­bu­tos de las mu­je­res tu­vie­ron mu­cha in­je­ren­cia. Nelly Ray­mond fue an­fi­trio­na de Miss Argentina y organizado­ra de in­fi­ni­dad de con­cur­sos de belleza en el país. Aquí en­con­tró un ni­cho que desa­rro­lló du­ran­te años, so­bre to­do du­ran­te las dé­ca­das del 70 y 80. A par­tir de es­ta ac­ti­vi­dad, des­cu­brió nom­bres que lue­go se ha­rían fa­mo­sos co­mo Beatriz Sa­lo­món y Sil­va­na Suá­rez. Era una mu­jer que sa­bía con­tac­tar­se con el mun­do em­pre­sa­rial y el po­der. Ma­ne­ja­ba va­rios idio­mas, lo cual le per­mi­tía po­der desa­rro­llar su ta­rea con víncu­los in­ter­na­cio­na­les.

Al­gún tiem­po ocu­pó un car­go di­rec­ti­vo en el vie­jo Ca­nal 13 y has­ta fue tra­duc­to­ra en al­gu­nas emi­sio­nes de los Pre­mios Os­car por esa emi­so­ra. No se pri­vó de ha­cer ci­ne ni de tran­si­tar el tea­tro y la ra­dio, aun­que no fue­ran me­dios en los que lo­gra­ría re­per­cu­sión.

Man­tu­vo su vi­da pri­va­da con mu­cha re­ser­va. Fue cui­da­do­sa y pro­li­ja con su mun­do per­so­nal. Se su­po po­co, lo cual le per­mi­tió vi­vir con tran­qui­li­dad su ve­jez. Ma­dre de Ra­mi­ro, su úni­co hi­jo, que vi­ve en Bra­sil, tu­vo dos ma­tri­mo­nios, pe­ro no era mu­jer de mos­trar­se en pú­bli­co con ellos.

A me­dia­dos de los años 90, su ca­rre­ra ini­ció un lar­go le­tar­go que se con­ti­nuó has­ta su muer­te. En los úl­ti­mos años po­día vér­se­la ha­cien­do al­gún trá­mi­te en Ar­gen­to­res en­fun­da­da en un lar­go so­bre­to­do y el pelo re­vuel­to que era su se­llo. Nelly Ray­mond fue el sím­bo­lo de una épo­ca y se­rá re­cor­da­da co­mo la mu­jer que enal­te­ció los hoy dis­con­ti­nua­dos cer­tá­me­nes de belleza, eran tiem­pos don­de el em­po­de­ra­mien­to no era mo­ne­da co­rrien­te.

 ?? Ar­chi­vo ??
Ar­chi­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina