LA NACION

Las bue­nas no­ti­cias del cam­bio cli­má­ti­co

En me­dio de la de­sola­ción, hay se­ña­les de es­pe­ran­za; en­tre ellas, la ac­ción ju­ve­nil y la po­si­bi­li­dad de reac­ti­var acuer­dos mul­ti­la­te­ra­les tras el triun­fo de Joe Bi­den en EE.UU.

- Tex­to Mar­tín De Am­bro­sio Climate Change · Science · Ecology · Politics · Rosario · Venice · Argentina · United States of America · Donald Trump · Paris Agreement · Paris · Kyoto · United Nations · Madrid · European Union · China · America · Americas · Japan · South Korea · Greta Thunberg · Mexico · Costa Rica · San Jose · National University of Rosario

Hay un me­ca­nis­mo co­no­ci­do por su ex­pre­sión en in­glés lla­ma­do cherry pic­king

(ele­gir la ce­re­za) y con­sis­te en to­mar la por­ción de la reali­dad o de la evi­den­cia dis­po­ni­ble que me­jor se aco­mo­de a una idea prees­ta­ble­ci­da, pa­ra re­for­zar­la o ha­cer que una hi­pó­te­sis pa­rez­ca va­li­da­da jus­ta­men­te por ese re­cor­te de la reali­dad. Se tra­ta de una fa­la­cia, al­go cien­tí­fi­ca­men­te in­vá­li­do por­que no re­pre­sen­ta el uni­ver­so co­mo su­pues­ta­men­te de­be­ría. Al­go que no es­tá bien ha­cer… sal­vo que se di­ga ex­plí­ci­ta­men­te. Es­ta no­ta es en­ton­ces un com­pen­dio de bue­nas no­ti­cias am­bien­ta­les, un cherry pic­king de su­ce­sos y acciones po­si­ti­vas en me­dio de un si­glo XXI que por mo­men­tos lu­ce os­cu­rí­si­mo. Y se di­si­mu­la­rá el he­cho de que qui­zá no sean en­te­ra­men­te re­pre­sen­ta­ti­vos.

Es que re­sul­ta inevi­ta­ble, cuan­do se ha­bla de te­mas am­bien­ta­les, que pre­do­mi­nen las no­ti­cias ne­ga­ti­vas: el avan­ce del cam­bio cli­má­ti­co con bru­ta­les con­se­cuen­cias, la pér­di­da de bio­di­ver­si­dad, los con­su­mos y pro­duc­cio­nes poco sus­ten­ta­bles, la ba­su­ra plás­ti­ca, la sen­sa­ción de que el futuro es omi­no­so, que se vie­ne el co­lap­so y que poco pue­de ha­cer­se. Ese ti­po de co­mu­ni­ca­ción, que sí mues­tra lo que pa­sa con la ci­vi­li­za­ción hu­ma­na, a ve­ces es cri­ti­ca­da de­bi­do a que pue­de lle­var a la inac­ción: si to­do es­tá per­di­do, ya na­da se pue­de ha­cer. De to­dos modos, in­clu­so ha­cer ex

pro­fe­so esa se­lec­ción po­si­ti­va re­sul­ta di­fí­cil en me­dio de una enor­me cri­sis ori­gi­na­da por la ma­la re­la­ción humano-na­tu­ra­le­za (co­mo si la na­tu­ra­le­za hu­ma­na no fue­ra na­tu­ral, di­cho sea de pa­so), que cal­zó jus­to con la for­ma en que fun­cio­na la evo­lu­ción y que en con­jun­to ge­ne­ra­ron la pan­de­mia de co­ro­na­vi­rus. Las fuen­tes con­sul­ta­das ad­mi­tie­ron que en oca­sio­nes re­sul­ta­ba di­fí­cil ha­cer esa se­lec­ción, pe­ro es­tas no­ti­cias –va­le re­cal­car­lo– es­tán ahí, co­mo ce­re­zas que es­pe­ran mul­ti­pli­car­se en me­dio de un lo­da­zal.

La pri­me­ra de las bue­nas no­ti­cias tie­ne que ver pre­ci­sa­men­te con la pan­de­mia, por ex­tra­ño que pa­rez­ca. Ha que­da­do bas­tan­te cla­ro cuál fue el ori­gen so­cio­bio­ló­gi­co de la pan­de­mia, con­di­ción pri­mor­dial pa­ra in­ten­tar evi­tar la pró­xi­ma.

En me­dio de un pa­no­ra­ma preo­cu­pan­te, es po­si­ble res­ca­tar, en el país y el mun­do, al­gu­nas se­ña­les que per­mi­ten man­te­ner la es­pe­ran­za en la pre­ser­va­ción del am­bien­te; en­tre ellas, la ac­ción com­pro­me­ti­da de los jó­ve­nes, una ma­yor con­cien­cia ge­ne­ral y el triun­fo de Joe Bi­den en Es­ta­dos Uni­dos pue­den reac­ti­var los acuer­dos mul­ti­la­te­ra­les

“Ya es­tá ins­ta­la­da la re­la­ción en­tre la pan­de­mia, la de­gra­da­ción de los eco­sis­te­mas y el cam­bio cli­má­ti­co; eso lo veo den­tro de lo po­si­ti­vo”, sos­tie­ne Pi­lar Bueno, in­ves­ti­ga­do­ra del Co­ni­cet y pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Ro­sa­rio. “Los te­mas del am­bien­te se dis­cu­ten des­de mar­zo, cuan­do se em­pe­zó a ha­blar res­pec­to de los pe­ces que apa­re­cían en los la­gos de Ve­ne­cia o los re­nos y otros ani­ma­les sal­va­jes en las ciu­da­des. Hoy es­ta­mos mu­cho más cer­ca de ad­mi­tir so­cial­men­te y dar por sen­ta­da la re­la­ción en­tre pan­de­mia, zoo­no­sis y cam­bio cli­má­ti­co”. En el mis­mo sen­ti­do, Bueno ve una “de­man­da de am­bien­te” dis­pa­ra­da por la cri­sis: “En la me­di­da en que se re­co­no­ce, por ejem­plo, que los hu­me­da­les no son al­go suel­to que pa­sa ahí le­jos sino que no cui­dar­los se re­la­cio­na con la pér­di­da de bio­di­ver­si­dad o po­si­bles inun­da­cio­nes y se­quías, se em­pie­za a su­mar una ofer­ta dis­tin­ta, in­clu­so de po­lí­ti­cas pú­bli­cas dis­tin­tas”, di­ce Bueno, que es ne­go­cia­do­ra de la Argentina en las cum­bres cli­má­ti­cas.

An­drés Ná­po­li, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Fun­da­ción Am­bien­te y Re­cur­sos Na­tu­ra­les (FARN), coin­ci­de en que la to­ma de con­cien­cia es im­por­tan­te. “Hay un víncu­lo que ha­ce la po­bla­ción res­pec­to de que la pan­de­mia tie­ne ori­gen en la ex­plo­ta­ción de la na­tu­ra­le­za. Si so­mos ca­pa­ces de iden­ti­fi­car que hay que cam­biar pa­tro­nes de con­su­mo y desa­rro­llo, eso mis­mo nos lle­va­rá a un cam­bio sus­tan­cial. Por ahí em­pie­zan las gran­des mo­di­fi­ca­cio­nes, aun­que sea en me­dio de es­ta des­gra­cia”, ex­pli­ca.

Bi­den en Fran­cia

“Aho­ra Es­ta­dos Uni­dos tie­ne un pre­si­den­te que es­ta­rá guia­do por la cien­cia en res­pues­ta a las cri­sis cli­má­ti­ca y es­cu­cha­rá a los cien­tí­fi­cos, en con­tras­te con Trump y su go­bierno, que de ma­ne­ra in­ce­san­te min­tió so­bre es­te te­ma y em­peo­ró el pro­ble­ma al de­te­ner o ha­cer más dé­bi­les las po­lí­ti­cas del cli­ma, y re­pe­ti­da­men­te mar­gi­nó o si­len­ció a los cien­tí­fi­cos”, di­ce a Ra­chel la na­cion Clee­tus, di­rec­to­ra del pro­gra­ma de ener­gía y cli­ma de la Unión de Cien­tí­fi­cos Com­pro­me­ti­dos, con se­de en los Es­ta­dos Uni­dos, tras las elec­cio­nes del 3 de no­viem­bre en aquel país, en la que se im­pu­so el de­mó­cra­ta Jo­seph Bi­den. “Las po­lí­ti­cas ba­sa­das en la cien­cia son im­por­tan­tes tam­bién pa­ra el es­fuer­zo in­ter­na­cio­nal. Aho­ra ten­dre­mos un pre­si­den­te que se ha com­pro­me­ti­do a prio­ri­zar las ne­ce­si­da­des de las per­so­nas co­mu­nes, no de los con­ta­mi­nan­tes, lo que in­clu­ye a co­mu­ni­da­des de co­lor y de ba­jos in­gre­sos que su­fren de ma­ne­ra des­pro­por­cio­na­da el cos­to de la po­lu­ción y los im­pac­tos cli­má­ti­cos”.

Eso in­clu­ye el regreso al más im­por­tan­te pac­to cli­má­ti­co mun­dial. En 2016, y un año des­pués de la fir­ma de ese Acuer­do de Pa­rís, me­dian­te el cual las na­cio­nes vo­lun­ta­ria­men­te pro­po­nen y lle­van a ca­bo com­pro­mi­sos pa­ra la ba­ja de emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro, el triun­fo de Do­nald Trump ha­bía ge­ne­ra­do zo­zo­bra en­tre quie­nes tra­ba­ja­ban en esas ar­duas ne­go­cia­cio­nes. Más aún cuan­do, tras el se­mi fa­lli­do pro­to­co­lo de Kio­to, Pa­rís se ha­bía ar­ma­do a me­di­da pa­ra fa­ci­li­tar el in­gre­so y la acep­ta­ción de los Es­ta­dos Uni­dos. Por cues­tio­nes bu­ro­crá­ti­cas, la sa­li­da de ese país del Acuer­do lle­vó más de tres años: em­pe­zó en 2017 y se con­cre­tó es­te no­viem­bre. ¿Cuán­to ha­ría falta pa­ra re­ver­tir esa si­tua­ción y re­in­cor­po­rar al se­gun­do prin­ci­pal con­ta­mi­na­dor? “Cin­co mi­nu­tos”, ape­nas exa­ge­ró un fun­cio­na­rio de la ONU con­sul­ta­do so­bre el te­ma du­ran­te la con­fe­ren­cia de cam­bio cli­má­ti­co de Madrid COP25, ha­ce un año. So­lo se re­quie­re de una no­ta for­mal por par­te de la pre­si­den­cia, y aden­tro.

El triun­fo Bi­den vuel­ve a dar­le ai­re al Acuer­do y a otras po­lí­ti­cas am­bien­ta­les, por más que va­rios es­ta­dos den­tro de la Unión –so­bre to­do, la po­ten­te Ca­li­for­ni– si­guie­ron ac­tuan­do co­mo si en efec­to nun­ca se hu­bie­ran aban­do­na­do el pac­to. Se da por he­cho que ba­jo el nue­vo go­bierno de­mó­cra­ta, Es­ta­dos Uni­dos vol­ve­rá al mul­ti­la­te­ra­lis­mo asi­mis­mo en asun­tos de cul­tu­ra y sa­lud.

Efec­to do­mi­nó

Tam­bién res­pec­to del Acuer­do de Pa­rís se es­pe­ra que en las pró­xi­mas se­ma­nas y an­tes de fin de año, va­rios paí­ses me­jo­ren sus com­pro­mi­sos de re­duc­ción de emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro, lla­ma­dos NDC en la jer­ga. Los ex­per­tos su­po­nen que el equi­po de Bi­den ge­ne­ra­rá un nue­vo plan na­cio­nal. “El cam­bio de la pre­si­den­cia en Es­ta­dos Uni­dos lo es­pe­ra­ban la Unión Eu­ro­pea, Chi­na y otros es­ta­dos pa­ra pre­sen­tar sus pro­pias NDCS en es­tos me­ses, que se­rán qui­zá más im­por­tan­tes”, ana­li­za Bueno. La Argentina ini­ció el pro­ce­so pa­ra ha­cer su nue­va pro­pues­ta en lo que res­ta de 2020.

¿Y qué pa­só con la COP de ca­da fin de año des­de 1995? En­tre las sus­pen­sio­nes al por ma­yor que de­jó es­te es­qui­vo 2020 se en­cuen­tra tam­bién la de la cum­bre de cam­bio cli­má­ti­co de la ONU, COP26, pla­ni­fi­ca­da pa­ra es­tos días en Glas­gow (Es­co­cia). In­mu­ni­za­ción me­dian­te, se­rá en no­viem­bre de 2021. Sin em­bar­go, qui­zá ese pe­río­do de 24 me­ses tras la cum­bre de Madrid en 2019, tam­bién lle­na de tro­pie­zos y des­en­cuen­tros, pue­da ser­vir pa­ra una me­jor or­ga­ni­za­ción. “Tal vez la sus­pen­sión ayu­de a di­men­sio­nar me­jor al­gu­nas co­sas. La reunión de Madrid fue de las peo­res de la his­to­ria, y fue es­pe­cial­men­te la­men­ta­ble pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na, con mu­chas in­cer­ti­dum­bres. Qui­zá ha­ya si­do me­jor no te­ner COP en con­tex­to pan­dé­mi­co y con Trump al man­do. Aho­ra se es­pe­ra ese nue­vo go­bierno, que se de­fi­nan mer­ca­dos que pue­dan ayu­dar a la ar­qui­tec­tu­ra de la am­bi­ción del Acuer­do de Pa­rís”, di­ce Bueno. Ade­más hay un pro­gre­so en los pla­nes de neu­tra­li­dad car­bó­ni­ca, con las cuo­tas pro­me­ti­das du­ran­te el año. “Re­ci­bi­mos anun­cios alen­ta­do­res”, di­jo es­te 9 de no­viem­bre An­tó­nio Gu­te­rres, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU. “La Unión Eu­ro­pea, Ja­pón y la Re­pú­bli­ca de Co­rea, jun­to con otros 110 paí­ses se han com­pro­me­ti­do a la neu­tra­li­dad car­bó­ni­ca pa­ra 2050. Y Chi­na di­ce que lo ha­rá pa­ra 2060. Eso sig­ni­fi­ca que el 50% del PBI del mun­do y la mi­tad de las emi­sio­nes de dió­xi­do de car­bono es­tán cu­bier­tas por es­te com­pro­mi­so”. Ade­más de anun­ciar los com­pro­mi­sos, ha­ce falta lle­var­los a ca­bo pa­ra que la tem­pe­ra­tu­ra del pla­ne­ta no suba por 1,5º ha­cia fi­nes de es­te si­glo.

Mo­vi­mien­to de jó­ve­nes

El futuro, el pla­ne­ta en sus manos, san­gre nue­va y re­no­va­ción: la lis­ta de lu­ga­res co­mu­nes acer­ca de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes es am­plia, pe­ro lo cier­to es que el pro­ce­so de to­ma de con­cien­cia acer­ca de la ne­ce­si­dad de me­jo­rar la re­la­ción en­tre el ser humano y la na­tu­ra­le­za an­tes de que sea muy tar­de no es al­go sú­bi­to sino pro­gre­si­vo. En ese con­ti­nuo, el mo­vi­mien­to de jó­ve­nes li­de­ra­dos por Gre­ta Thun­berg ha ju­ga­do un pa­pel ca­da vez más cen­tral. Ni­co­le Bec­ker, cofundador­a de Jó­ve­nes por el Cli­ma Argentina, ad­mi­te que to­mó bien la vic­to­ria de Bi­den. “No es que de­po­si­ta­mos ahí la es­pe­ran­za, sino que la an­gus­tia por otro man­da­to de Trump era mu­cha”. Des­de lue­go, los con­fi­na­mien­tos y las cua­ren­te­nas sus­pen­die­ron la ca­lle, una de las he­rra­mien­tas de la so­cie­dad ci­vil, pe­ro re­for­za­ron la vir­tua­li­dad. “Hi­ci­mos la cam­pa­ña #La­ti­noa­mé­ri­caen­lla­mas, que unió a mo­vi­mien­tos de la re­gión en ba­se a la mis­ma con­sig­na, por­que su­fri­mos la mis­ma si­tua­ción an­te los in­cen­dios. Cree­mos que fue un pun­to de in­fle­xión pa­ra abor­dar la cri­sis cli­má­ti­ca en la Amé­ri­ca La­ti­na. Ade­más, el mo­vi­mien­to si­guió

cre­cien­do, se ins­ta­ló más en la agen­da me­diá­ti­ca, a pe­sar de no po­der mo­vi­li­zar”, re­su­mió Bec­ker, es­tu­dian­te de De­re­cho.

Pe­ro los jó­ve­nes son un vér­ti­ce de un mo­vi­mien­to más gran­de, se­gún Clee­tus. “En ge­ne­ral, el mo­vi­mien­to cli­má­ti­co glo­bal me da mu­cha es­pe­ran­za”, di­ce. “Se tra­ta del más am­plio, más di­ver­so y más po­de­ro­so que yo ha­ya vis­to, con la ju­ven­tud, lí­de­res por la jus­ti­cia am­bien­tal, tra­ba­ja­do­res, ac­ti­vis­tas co­mu­ni­ta­rios, re­li­gio­sos, em­pre­sa­rios, y per­so­nas de to­das las ga­mas po­lí­ti­cas”.

Otro pun­to que se­ña­la Bec­ker co­mo po­si­ti­vo son los avan­ces del Acuer­do de Es­ca­zú.

Acuer­do re­gio­nal

Con la ra­ti­fi­ca­ción el 5 de no­viem­bre por par­te de Mé­xi­co del Acuer­do de Es­ca­zú (fir­ma­do en esa ciu­dad de Cos­ta Ri­ca en 2018) pa­ra la pro­tec­ción del am­bien­te en la re­gión, em­pie­za el pro­ce­so pa­ra que en­tre en vi­gor. Es­ca­zú de­be­ría fun­cio­nar de ma­ne­ra análo­ga al pac­to San Jo­sé de Cos­ta Ri­ca pa­ra de­re­chos hu­ma­nos. El nue­vo acuer­do de­fi­ne pro­to­co­los de de­fen­sa am­bien­tal y participac­ión ciu­da­da­na. “Es el pri­mer acuer­do am­bien­tal de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be, y ga­ran­ti­za de­re­chos de sos­te­ni­bi­li­dad, in­for­ma­ción, que el ciu­da­dano par­ti­ci­pe de ma­ne­ra ade­cua­da cuan­do se afec­tan am­bien­te y ca­li­dad de vi­da, así co­mo el ac­ce­so a la jus­ti­cia”, de­fi­ne Ná­po­li. “Es el pri­mer acuer­do en to­do el mun­do con ga­ran­tía pa­ra de­fen­so­res am­bien­ta­les, en una re­gión con mu­chos crí­me­nes con­tra ellos. Creo que tie­ne ele­men­tos in­tere­san­tes, co­mo el prin­ci­pio de no re­gre­sión, que di­ce que la pro­tec­ción am­bien­tal de­be ser ca­da vez más ma­yor y no se de­be vol­ver atrás”, agre­ga. En la prác­ti­ca, por ejem­plo, tie­ne he­rra­mien­tas pa­ra de­fi­nir eva­lua­cio­nes es­tra­té­gi­cas. Por ejem­plo, res­pec­to de las po­lé­mi­cas gran­jas por­ci­nas pa­ra el mer­ca­do chino que se ins­ta­la­rían en el país, no se de­be­rían eva­luar gran­ja por gran­ja, sino des­de una pers­pec­ti­va ge­ne­ral, pun­tua­li­za: que el pú­bli­co pue­da par­ti­ci­par y sus opi­nio­nes sean te­ni­das en cuen­ta; ade­más de que es­ta­ble­ce un pro­ce­so de ca­pa­ci­ta­ción pa­ra que los fun­cio­na­rios en­tien­dan la nor­ma (la ley Yo­lan­da, apro­ba­da es­ta se­ma­na en el Con­gre­so, va en el mis­mo sen­ti­do). “Si im­ple­men­ta­mos Es­ca­zú el año que vie­ne se­ría ré­cord mun­dial pa­ra un acuer­do”, re­don­dea el ex­per­to.

Do­cu­men­ta­les y agroe­co­lo­gía

Pe­ro no so­lo de acuer­dos ma­cro vi­ve el am­bien­te. El au­ge de las pla­ta­for­mas de pe­lí­cu­las tam­bién pu­so al al­can­ce de au­dien­cias ma­si­vas do­cu­men­ta­les so­bre los da­ños in­fli­gi­dos a la na­tu­ra­le­za y có­mo vuel­ven a los hu­ma­nos co­mo bú­me­ran. Po­si­ble­men­te los más po­pu­la­res sean los del cro­nis­ta británico David At­ten­bo­rough, pe­ro no son los úni­cos. Tam­bién los del “em­ba­ja­dor am­bien­tal” Leo­nar­do Dica­prio so­bre dis­tin­tos as­pec­tos del cam­bio cli­má­ti­co, un poco en la sen­da del ini­ciá­ti­co “Una ver­dad in­có­mo­da”, de Al Gore. Y ca­da uno pro­po­ne so­lu­cio­nes par­ti­cu­la­res pa­ra di­ver­sos asun­tos am­bien­ta­les. Uno de ellos, es­tre­na­do es­te año, es “Be­sa el sue­lo” (Kiss the

Ground), con re­la­to del ac­tor Woody Ha­rrel­son, don­de se de­fien­de la regeneraci­ón de tie­rras de­sér­ti­cas y un cam­bio en la ma­ne­ra en que se usa el sue­lo pa­ra que to­me el ex­ce­so de dió­xi­do de car­bono de la at­mós­fe­ra, in­clu­so en las tie­rras des­ti­na­das a la agri­cul­tu­ra. Y, más pro­fun­da­men­te, pro­po­ne sa­lir del mo­de­lo de do­mi­na­ción de la na­tu­ra­le­za ha­cia un mo­de­lo en armonía con la na­tu­ra­le­za; y no co­mo un prin­ci­pio va­cío, sino más bien co­mo una de­man­da inevi­ta­ble si, en fin, hay vo­lun­tad de con­ti­nuar con la es­pe­cie.

Ese es el prin­ci­pio que tam­bién to­mó Mar­ce­lo Sch­werdt, doc­tor en bio­lo­gía y fun­da­dor en 2016 de la Red Na­cio­nal de Mu­ni­ci­pios y Co­mu­ni­da­des que Fo­men­tan la Agroe­co­lo­gía (Re­na­ma), que tie­ne el ob­je­ti­vo de ge­ne­rar la tran­si­ción ha­cia la agroe­co­lo­gía y lle­var­la a la prác­ti­ca. “Buscamos una al­ter­na­ti­va pa­ra que la pro­duc­ción sea más cons­cien­te y sos­te­ni­ble en el tiem­po, con me­nos ries­go pa­ra el am­bien­te, la sa­lud y el bol­si­llo de los pro­duc­to­res. En ese con­tex­to en 2014 em­pe­za­mos con 100 hec­tá­reas con pro­duc­ción de agroe­co­lo­gía ex­ten­si­va pa­ra pro­du­cir li­bre de ve­ne­nos. Hoy lle­ga­mos a las 5000 hec­tá­reas en Gua­mi­ní (pro­vin­cia de Buenos Aires), con una bon­dad y una em­pa­tía no­ta­bles en tiem­pos en que ha­cen falta”, di­ce Sch­werdt, en me­dio de su re­co­rri­do jus­ta­men­te por esa zo­na de las la­gu­nas, con sonido de pá­ja­ros de fon­do.

Sch­werdt di­ce, pa­la­bras más, pa­la­bras me­nos, lo mis­mo que el agró­no­mo Ray Ar­chu­le­ta en la men­cio­na­da Be­sa el sue­lo: “Pro­du­ci­mos lo mis­mo en for­ma di­fe­ren­te, con ba­se en bio­di­ver­si­dad y co­no­ci­mien­to de los ci­clos de la na­tu­ra­le­za, sin fer­ti­li­zan­tes ni agro­quí­mi­cos”. La in­ten­ción es mos­trar que las gran­jas agroe­co­ló­gi­cas son via­bles, que se pue­de ha­cer lo que se ve­nía ha­cien­do has­ta ha­ce trein­ta años, an­tes de la re­vo­lu­ción trans­gé­ni­ca. Igual­men­te cre­cien­tes son los cambios en torno de la ge­ne­ra­li­za­ción de los com­posts con re­si­duos or­gá­ni­cos, las ener­gías re­no­va­bles co­mo pri­me­ra op­ción en ho­ga­res nue­vos, así co­mo cambios en las die­tas pa­ra no ex­pri­mir tan­to a la pro­duc­ción, so­bre to­do la ga­na­de­ra, ni con­su­mir tan­ta agua en el pro­ce­so. El cam­bio se sien­te. Eso sí, ha­brá que ver si al­can­za.

 ??  ??
 ??  ?? Re­pa­ra­ción de da­ños. In­te­gran­tes del equi­po Ocean Clea­nup re­mue­ven re­si­duos plás­ti­cos en aguas del Pa­cí­fi­co, en oc­tu­bre de 2019
Re­pa­ra­ción de da­ños. In­te­gran­tes del equi­po Ocean Clea­nup re­mue­ven re­si­duos plás­ti­cos en aguas del Pa­cí­fi­co, en oc­tu­bre de 2019
 ?? An­drea man­to­va­ni/nyt ?? Cam­bio de es­ca­la. Gran­ja de per­ma­cul­tu­ra en Lan­gouët, Fran­cia, im­pul­sa­da en un te­rreno pro­por­cio­na­do por la al­dea, en sep­tiem­bre de 2019
An­drea man­to­va­ni/nyt Cam­bio de es­ca­la. Gran­ja de per­ma­cul­tu­ra en Lan­gouët, Fran­cia, im­pul­sa­da en un te­rreno pro­por­cio­na­do por la al­dea, en sep­tiem­bre de 2019
 ??  ?? Nue­vos aires. Joe Bi­den en un ac­to de cam­pa­ña; se es­pe­ra que re­vea el ne­ga­cio­nis­mo am­bien­tal de Trump
Nue­vos aires. Joe Bi­den en un ac­to de cam­pa­ña; se es­pe­ra que re­vea el ne­ga­cio­nis­mo am­bien­tal de Trump
 ?? Ro­nal­do sche­midt/afp ?? Futuro ver­de. Ma­ni­fes­ta­ción con­vo­ca­da por el bra­zo lo­cal de Ex­tin­ction Re­be­llion en pla­za San Mar­tín, el año pa­sa­do
Ro­nal­do sche­midt/afp Futuro ver­de. Ma­ni­fes­ta­ción con­vo­ca­da por el bra­zo lo­cal de Ex­tin­ction Re­be­llion en pla­za San Mar­tín, el año pa­sa­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina