LA NACION

El crea­dor de un gru­po ban­ca­rio vin­cu­la­do al po­der

- Pa­blo Fer­nán­dez Blan­co

Jor­ge Bri­to, el em­pre­sa­rio que fa­lle­ció ayer cuan­do el he­li­cóp­te­ro en el que via­ja­ba se es­tre­lló en Sal­ta, for­ma­ba par­te de un se­lec­to gru­po de ban­que­ros lo­ca­les. Creó un im­pe­rio fi­nan­cie­ro des­de la na­da, con ape­nas una in­ver­sión con­jun­ta de US$10.000, atra­ve­só di­ver­sos go­bier­nos y mantuvo diá­lo­go per­ma­nen­te –a ve­ces ti­ran­te– con el po­der.

Ca­sa­do con Mar­ce­la Car­ba­llo, tu­vo seis hi­jos: Mi­la­gros, Jor­ge, Mar­cos, Cons­tan­za, San­tia­go y Ma­teo. La his­to­ria de Bri­to es ri­ca en de­ta­lles. Per­dió a su pa­dre a los 10 años y ha­bía co­men­za­do a tra­ba­jar a los 17. Él y su cu­ña­do Del­fín Jor­ge Eze­quiel Car­ba­llo fun­da­ron una com­pa­ñía fi­nan­cie­ra que pri­me­ro se lla­mó Ham­bur­go. En poco más de 30 años se con­ver­ti­rían en dos hom­bres ri­cos.

En 1985, com­pra­ron el Ban­co Ma­cro a Ma­rio Bro­der­sohn, Jo­sé Dag­nino Pas­to­re y Alie­to Gua­dag­ni. Hay una le­yen­da en la City: Ma­cro es la si­gla de Muy Agra­de­ci­dos Ce­les­tino Ro­dri­go, un ho­me­na­je al mi­nis­tro de Eco­no­mía de Isa­bel Pe­rón que de­va­luó 160%. El Ma­cro se trans­for­mó en ban­co ma­yo­ris­ta en 1988, con la au­to­ri­za­ción del Ban­co Cen­tral, que pre­si­día Jo­sé Luis Ma­chi­nea, otro eco­no­mis­ta ra­di­cal que más tar­de fue mi­nis­tro de Eco­no­mía de Fer­nan­do de la Rúa.

A me­dia­dos de los 90, el ban­co co­men­zó su ex­pan­sión. Se que­dó con ban­cos pro­vin­cia­les y lle­gó a di­ciem­bre de 2001 con la con­fir­ma­ción de la com­pra del Ban­sud, en mo­men­tos en que las gran­des em­pre­sas des­con­fia­ban de la Argentina. El Ma­cro ju­gó fuer­te tras la cri­sis de 2002. En agos­to de ese año se que­dó con el 35% del Sco­tia­bank Quilmes por 20 mi­llo­nes de pe­sos (unos 5,5 mi­llo­nes de dó­la­res) y lo ca­pi­ta­li­zó con $288 mi­llo­nes (80 mi­llo­nes de dó­la­res). Su­mó a su red otras 36 su­cur­sa­les en el in­te­rior. “Los paí­ses no quie­bran”, pen­sa­ba Bri­to, y apro­ve­cha­ba que el Ma­cro no ha­bía per­di­do tan­tos de­pó­si­tos co­mo el res­to del sis­te­ma fi­nan­cie­ro pa­ra ex­pan­dir­se.

Bri­to era un es­pe­cia­lis­ta en sa­car pro­ve­cho de si­tua­cio­nes ad­ver­sas y arro­jar sal­va­vi­das a go­bier­nos en lla­mas. El due­ño del Ban­co Ma­cro, que ha­bía mos­tra­do des­tre­za en esa gim­na­sia en los años 90, mejoró su ca­pa­ci­dad du­ran­te la dé­ca­da kirch­ne­ris­ta. La pri­me­ra mues­tra la dio po­cos días an­tes de que asu­mie­ra Nés­tor Kirch­ner. Un me­dio­día de me­dia­dos de ma­yo de 2003, Bri­to re­ci­bió una lla­ma­da de Miguel Án­gel To­ma, ti­tu­lar de la SI­DE. El je­fe de los es­pías le re­pi­tió las pa­la­bras que Kirch­ner ha­bía di­cho mi­nu­tos an­tes en el pro­gra­ma de Mirt­ha Le­grand: “Yo co­noz­co al gru­pi­to que ha he­cho ope­ra­cio­nes que no co­rres­pon­den. Al­gu­nos de ellos ma­ne­jan ban­cos que fue­ron pri­va­ti­za­dos en las pro­vin­cias”, di­jo el que iba a ser pre­si­den­te. La des­crip­ción le ca­bía so­lo a Bri­to (ha­bía he­cho cam­pa­ña con Me­nem y de­nos­ta­do a Lavagna).

El ban­que­ro re­vir­tió la si­tua­ción en me­ses. Se ganó la amis­tad de Ju­lio De Vi­do, quien lo reunió con Lavagna y le abrió la puer­ta de Kirch­ner. El re­sul­ta­do del en­cuen­tro fue per­fec­to pa­ra am­bos: días des­pués Ade­ba, la aso­cia­ción de ban­cos na­cio­na­les, le ofre­ció al Go­bierno $500 mi­llo­nes pa­ra obras. Era un fa­vor gran­de, ya que el país es­ta­ba aún en de­fault. Kirch­ner se lo de­vol­vió con un ges­to: el 29 de sep­tiem­bre, du­ran­te el anun­cio du­ran­te una con­fe­ren­cia de pren­sa, se abra­zó con él. En el en­cuen­tro pre­vio, el ban­que­ro le ha­bía di­cho a Kirch­ner que que­ría que le fue­ra bien, por­que de esa ma­ne­ra a él tam­bién le iría bien. Fue un co­men­ta­rio pre­mo­ni­to­rio. En­tre 2003 y 2012, sus ga­nan­cias anua­les se in­cre­men­ta­ron más de 380% en dó­la­res, de los US$62 mi­llo­nes has­ta más de US$300 mi­llo­nes.

En la dé­ca­da kirch­ne­ris­ta, el Ma­cro re­no­vó su red de re­la­cio­nes por fun­cio­na­rios más jó­ve­nes. Te­nía un víncu­lo acei­ta­do con Ser­gio Mas­sa, que mantuvo has­ta es­tos días. Lle­va­ron esa bue­na re­la­ción a la can­cha. El Ma­cro aus­pi­ció a Ti­gre, el club apa­dri­na­do por Mas­sa des­de sus tiem­pos en pri­me­ra B.

Tam­bién te­nía bue­na re­la­ción con Ama­do Bou­dou, con Die­go Bos­sio y diá­lo­go ha­bi­tual con De Vi­do. Sus con­tac­tos y la ad­mi­nis­tra­ción de cier­tos fon­dos le va­lie­ron ser bau­ti­za­do co­mo “el ban­que­ro de los Kirch­ner” por la em­ba­ja­da de Es­ta­dos Uni­dos.

Le­jos de aquel pri­mer sal­va­vi­das a la nue­va ges­tión kirch­ne­ris­ta, la re­la­ción en­tre el ban­que­ro y el go­bierno de Cris­ti­na Kirch­ner atra­ve­só es­ta­cio­nes que los se­pa­ra­ron ca­da vez más. Una de esas pa­ra­das fue el ex­se­cre­ta­rio de Co­mer­cio In­te­rior Guillermo Mo­reno. Ha­bían cul­ti­va­do una amis­tad que pa­re­cía du­ra­de­ra, pe­ro la re­la­ción ter­mi­nó mal. Mo­reno lo acu­só en más de una oca­sión de pro­mo­ver co­rri­das cam­bia­rias y gri­tó que lo que­ría ver pre­so.

En ma­yo de 2013, el Go­bierno lan­zó un blan­queo de dó­la­res a tra­vés de la ven­ta de bo­nos pa­ra obras de in­fra­es­truc­tu­ra y cer­ti­fi­ca­dos pa­ra uti­li­zar en in­ver­sio­nes in­mo­bi­lia­rias (Ce­di­nes). El equi­po eco­nó­mi­co reunió a un gru­po de pe­rio­dis­tas pa­ra ex­pli­car­les la me­di­da. Mo­reno les an­ti­ci­pó que los pa­pe­les pa­ra com­prar ca­sas ge­ne­ra­rían un mer­ca­do se­cun­da­rio, al­go que fi­nal­men­te no ocu­rrió. Lo ex­pli­có co­mo “un gran ne­go­cio” pa­ra Bri­to.

En los úl­ti­mos años, Bri­to tam­bién in­vir­tió en agri­cul­tu­ra, ener­gía y en desa­rro­llos in­mo­bi­lia­rios, a tra­vés de las em­pre­sas Gen­neia, Vi­zo­ra, In­ver­so­ra Ju­ra­men­to, Ca­ba­ña Ju­ra­men­to y Fri­go­rí­fi­co Ber­me­jo.

El em­pre­sa­rio man­te­nía diá­lo­go con es­te go­bierno sin aho­rrar al­gu­nas crí­ti­cas. La úl­ti­ma fue con­tra el im­pues­to a los gran­des pa­tri­mo­nios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina