LA NACION

No nos to­me­mos al Pre­si­den­te en bro­ma

- Car­los M. Rey­mun­do Ro­berts

Hoy quie­ro que me per­mi­tan ha­cer una con­fe­sión in­con­fe­sa­ble. Des­de ha­ce me­ses ven­go arras­tran­do un trau­ma del que no han po­di­do li­be­rar­me ni ana­lis­tas te­ra­péu­ti­cos ni ana­lis­tas po­lí­ti­cos. Ese trau­ma, ver­da­de­ra­men­te trau­má­ti­co, es que no con­si­go to­mar en se­rio a Al­ber­to Fer­nán­dez. ¡Un horror! Ima­gí­nen­se mi cal­va­rio: ha­bla y no le creo, ti­ra ci­fras y sé que es­tán erra­das, se po­ne dra­má­ti­co y me tien­to, apa­re­ce en TV y ha­go zapping, le veo esa ca­ra do­lien­te de que des­de ha­ce 15 días no pe­ga un ojo y pien­so que se la pa­sa ma­ra­to­nean­do se­ries. Pue­de ser que él ha­ga mé­ri­tos –bus­qué otra pa­la­bra y no la en­con­tré– pa­ra que me pa­se eso, pe­ro en mi con­di­ción de pe­rio­dis­ta ri­gu­ro­so de­be­ría so­bre­po­ner­me. Cla­ra­men­te no es­tá bien que me to­me a la li­ge­ra al vi­ca­rio pre­si­den­cial. ¿Ven? Me dis­trai­go y lo lla­mo vi­ca­rio. O re­gen­te, o de­le­ga­do. Aun­que la ro­pa le que­de gran­de, aun­que no pre­si­da, es el Pre­si­den­te.

Es el pre­si­den­te que nos he­mos da­do, y por lo tan­to la obli­ga­ción es mi­rar­lo con res­pe­to, es­cu­char­lo, in­clu­so com­pren­der­lo. Pe­ro cues­ta. Me cues­ta. Y sos­pe­cho que a mu­chos les pa­sa lo mis­mo. Ejem­plo. Pri­me­ro di­jo que se iba a em­pe­zar a va­cu­nar a la po­bla­ción en di­ciem­bre; des­pués, en mar­zo, y aho­ra, en enero; bueno, ha­brá que apun­tar­le a fe­bre­ro. Sus mi­nis­tros se aga­rran la ca­be­za, por­que le co­men­tan que es­tán tra­ba­jan­do en cier­to plan o me­di­da y él, an­sio­so y suel­ti­to de cuer­po, a la ma­ña­na si­guien­te va y lo lar­ga en una ra­dio o en un ca­nal de te­le­vi­sión co­mo si el plan o la me­di­da ya fue­sen una reali­dad. “Le gus­ta ti­rar­les tí­tu­los a us­te­des, los pe­rio­dis­tas”, me di­ce un mi­nis­tro, rién­do­se. Sí, muy gra­cio­so. De he­cho, yo, que soy pro­ver­bial­men­te se­rio a la ho­ra de es­cri­bir, he des­cu­bier­to que con Al­ber­to me ha apa­re­ci­do en al­gu­na oca­sión una ve­ta de hu­mor, de sar­cas­mo. Has­ta me ma­lin­ter­pre­tan. Alfredo Leu­co an­da re­pi­tien­do por ahí que iro­ni­cé con que es­ta es la ter­ce­ra pre­si­den­cia de Cris­ti­na. Alfredo, eso lo di­je en se­rio.

La pa­la­bra de Al­ber­to, su cre­di­bi­li­dad, es­tá por el pi­so, y no es­toy alu­dien­do a esos vi­deí­tos de los días en que a la se­ño­ra la con­si­de­ra­ba per­ver­sa, men­ti­ro­sa, egó­la­tra, au­to­ri­ta­ria, ne­cia y co­rrup­ta; ha­blo de es­tos tiem­pos. “En­tre la vi­da y la eco­no­mía eli­jo la vi­da”, di­jo, y si cru­za­mos el nú­me­ro de muer­tos con la ex­ten­sión de la cua­ren­te­na te­ne­mos el ma­yor fra­ca­so mun­dial en la lu­cha con­tra el co­ro­na­vi­rus. Y una de las peo­res ca­tás­tro­fes eco­nó­mi­cas. Las fil­mi­nas no me de­jan men­tir.

“En­tre la edu­ca­ción y los ca­si­nos eli­jo los ca­si­nos”, nos di­ce to­dos los días, de he­cho, el hom­bre que se ha pre­sen­ta­do an­te la his­to­ria co­mo pro­fe­sor. Au­las va­cías y ca­si­nos lle­nos es una ima­gen lo su­fi­cien­te­men­te ex­plí­ci­ta, es un re­tra­to de épo­ca, es la re­edi­ción de “al­par­ga­tas sí, li­bros no”, es una bue­na pan­car­ta pa­ra los ban­de­ra­zos y es la con­sa­gra­ción de Ba­ra­del co­mo ícono del kirch­ne­ris­mo en la era del co­no­ci­mien­to. “Ba­ra­del sí, li­bros ni en pe­do”.

Co­mo le es­toy po­nien­do una tre­men­da ga­rra, ten­go la es­pe­ran­za de que en al­gún mo­men­to, tar­de o tem­prano, de­ja­ré de mi­rar al Pre­si­den­te con des­dén (apre­cien el es­fuer­zo: lo lla­mé Pre­si­den­te). Me en­cuen­tro, cla­ro, an­te una di­fi­cul­tad ex­tra­or­di­na­ria: la prin­ci­pal des­de­ño­sa es su vice. Mien­tras él y Mar­tín Guzmán ur­den un tra­ba­jo­so acuer­do con el Fon­do Mo­ne­ta­rio, tra­ba­jo­so por­que des­pués hay que re­ves­tir al ma­yor ajus­te de la his­to­ria del país de cru­za­da so­li­da­ria, ella se afa­na –es de­cir, po­ne gran afán– en pe­tar­dear las ne­go­cia­cio­nes. La car­ta de los se­na­do­res kirch­ne­ris­tas al FMI no es una car­ta de los se­na­do­res kirch­ne­ris­tas al FMI: es una car­ta de Cris­ti­na a Al­ber­to; otra más; lo su­pi­mos cuan­do Al­ber­to la aplau­dió, igual que a la pri­me­ra. ¿Qué le di­ce la se­ño­ra? Que se ol­vi­de de pa­gar y que le di­ga al Fon­do que se ol­vi­de de re­cla­mar. ¿Men­ti­ri­tas pa­ra la mi­li­tan­cia que agi­ta los trapos? En to­do ca­so, que el ajus­te no lle­ve su nom­bre. De pa­so, me di­cen que la se­ño­ra via­jó a San­ta Cruz, no sé si pa­ra to­mar dis­tan­cia o por­que se vie­ne la tem­po­ra­da y hay que alis­tar los ho­te­les.

La sa­ga so­bre el futuro pro­cu­ra­dor de la

Má­xi­mo Kirch­ner se des­po­ja­rá de aho­rros de to­da una vi­da

Na­ción tam­po­co con­tri­bu­ye a con­so­li­dar la ima­gen pre­si­den­cial. Ra­fe­cas sí, in­sis­te Al­ber­to; Ra­fe­cas no, di­ce Cris, que pa­ra po­der nom­brar a un je­fe de los fis­ca­les que fis­ca­li­ce pa­ra ella pri­me­ro in­ten­tó tor­cer la ley y aho­ra apura una ley tor­ci­da. Es una lu­cha de­sigual, con fi­nal pre­vi­si­ble; si pa­sa lo con­tra­rio pro­me­to ir ca­mi­nan­do a Lu­ján. ¿Ha­brá otra pul­sea­da en­tre los Fer­nán­dez por el pro­yec­to de le­ga­li­za­ción del abor­to? Acaso sí, y tam­bién se pue­de in­tuir el fi­nal: ella con pa­ñue­lo ver­de man­dan­do a sus se­na­do­res, en nom­bre de Fran­cis­co, a po­ner­se el azul; él, ca­mi­nan­do en pe­ni­ten­cia a Lu­ján.

Al­go los une: el im­pues­to a los ri­cos; im­pues­to pa­ra­dó­ji­co, por­que lo pro­mue­ve Má­xi­mo Kirch­ner, un chi­co con una for­tu­na de­cla­ra­da de 292 mi­llo­nes de pe­sos. Alfredo, si la ci­fra te pa­re­ce un chis­te, no me res­pon­sa­bi­li­ces a mí. De cual­quier mo­do, es un ca­so ejem­plar, lo que tan­to ve­ni­mos pi­dien­do: el sa­cri­fi­cio de los po­lí­ti­cos; Má­xi­mo se des­po­ja­rá de aho­rros de to­da una vi­da.

Al­ber­to, en tan­to, con­ti­núa en una ca­rí­si­ma cru­za­da con­tra el dó­lar y con­tra los desa­cier­tos de su equi­po eco­nó­mi­co. Des­de que asu­mió en­deu­dó al país en 20.000 mi­llo­nes de dó­la­res; sí, 20.000 mi­llo­nes. Les di­je: a es­te pre­si­den­te hay que to­már­se­lo muy en se­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina