LA NACION

Dia­rio de un via­je­ro sin con­sue­lo

- Pa­blo Gia­ne­ra Algeria

Los via­jes por mar no con­si­guie­ron nun­ca con­so­lar a Pie­rre Lo­ti (1850-1923) del has­tío y de una de­cep­ción del mun­do siem­pre re­no­va­da. El dia­rio ín­ti­mo (Wun­der­kam­mer) que el es­cri­tor lle­vó en­tre 1878 y 1881, y que edi­tó pós­tu­ma­men­te su hi­jo, mues­tra que ade­más lo per­tur­ba­ba la im­pro­ce­den­cia de la es­cri­tu­ra mis­ma del dia­rio. Por ejem­plo: “Ca­rez­co siem­pre de tiem­po pa­ra es­cri­bir y la­men­to ha­ber con­ce­di­do un es­pa­cio tan gran­de a mi úl­ti­mo via­je a Ar­ge­lia, cu­yo re­cuer­do me de­ja­rá más tar­de in­di­fe­ren­te”.

La cro­no­lo­gía no tie­ne nin­gu­na im­por­tan­cia. Un 1º de enero: “Me pa­re­ce que soy ya vie­jo tam­bién, por­que no vi­vo más que con per­so­na­jes vie­jos y, no obs­tan­te, son vie­jas per­so­nas a quie­nes ado­ro. Co­me­mos bom­bo­nes sen­ta­dos jun­to al fue­go”. Lo­ti te­nía 30 años y ya ex­tra­ña­ba el sol. La ma­dre que co­mía bom­bo­nes pa­re­cía de­ma­cra­da. El dia­ris­ta quie­re re­te­ner lo que se va. En oc­tu­bre (l’au­tom­ne dé­jà!) hay fes­te­jo: “Es­ta tar­de ce­le­bra­mos el aniver­sa­rio de ma­má, con las úl­ti­mas ro­sas de nues­tro pa­tio”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina