LA NACION

El fi­nal in­digno de un lí­der que de­ja tie­rra arra­sa­da

- Cé­sar Ma­yo­ral El au­tor es abo­ga­do y di­plo­má­ti­co US Politics · Politics · Donald Trump · United States of America · Joe Biden · Joe (singer) · America · Americas · United Nations · Germany · Germany national football team · Iran · Barack Obama · World Health Organization · China · Japan · France · United Kingdom · Israel · Angela Merkel · Jerusalem · North Korea · Kim Jong-woon · Inter-American Development Bank · Miami · Venezuela · Jair Bolsonaro · Brazil · Brazil national football team · Mercosur · Canada · Argentina · Asia · Australia · New Zealand · OMC

Do­nald Trump per­dió en un fi­nal in­digno pa­ra un país con la tra­di­ción his­tó­ri­ca que tie­nen los Es­ta­dos Uni­dos, pro­tes­tan­do ob­ce­ca­da­men­te por un frau­de elec­to­ral inexis­ten­te.

Su re­elec­ción hu­bie­se re­pre­sen­ta­do la con­so­li­da­ción de un pro­yec­to he­ge­mó­ni­co, don­de los Es­ta­dos Uni­dos, ba­jo su con­duc­ción, es­ta­ban con­du­cien­do al mun­do en for­ma uni­la­te­ral. El triun­fo de Joe Bi­den im­pi­dió que “Ame­ri­ca First” pu­die­se ma­te­ria­li­zar­se.

En el mar­co in­terno los Es­ta­dos Uni­dos, du­ran­te sus cua­tro años de man­da­to, vi­vie­ron un pro­ce­so de di­vi­sión. En el ám­bi­to in­ter­na­cio­nal, el go­bierno de Trump sos­tu­vo una in­ten­sa po­lí­ti­ca de ais­la­mien­to, de­jan­do a los Es­ta­dos Uni­dos so­los en un mun­do que ve­nía avan­zan­do ha­cia un mul­ti­la­te­ra­lis­mo uni­ver­sa­lis­ta. No obs­tan­te el in­ten­to de di­se­ñar un mun­do glo­ba­li­za­do a la me­di­da y vo­lun­tad de los Es­ta­dos Uni­dos, tu­vo po­cos avan­ces y mu­chos con­tra­tiem­pos.

La rup­tu­ra del tra­ta­do nu­clear de los cin­co Es­ta­dos miem­bros per­ma­nen­tes del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU (más Ale­ma­nia) con Irán, fir­ma­do du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción de Ba­rak Oba­ma, fue el he­cho más de­mos­tra­ti­vo de la falta de acom­pa­ña­mien­to al uni­la­te­ra­lis­mo de Trump por par­te de las gran­des po­ten­cias nu­clea­res. El tra­ta­do si­gue vi­gen­te y Bi­den se com­pro­me­tió a vol­ver a él.

Sa­lir­se de la OMS en me­dio de una pan­de­mia, no acep­tar las de­ci­sio­nes de la OMC que no acom­pa­ña­ban las pro­pues­tas nor­te­ame­ri­ca­nas, te­ner una participac­ión mí­ni­ma en las Na­cio­nes Uni­das, fue­ron sus acciones prin­ci­pa­les.

De­trás de to­da es­ta po­lí­ti­ca con­fron­ta­ti­va y pro­tec­cio­nis­ta se en­con­tra­ba la vo­lun­tad de im­pe­dir que Chi­na se con­vir­tie­se en la po­ten­cia he­ge­mó­ni­ca. Esa y su re­elec­ción fue­ron los úni­cos ob­je­ti­vos de la po­lí­ti­ca ex­te­rior e in­te­rior de Trump

De las re­la­cio­nes con los tra­di­cio­na­les so­cios de Es­ta­dos Uni­dos (Ale­ma­nia, Ja­pón, Fran­cia, Gran Bre­ta­ña, Is­rael), so­la­men­te Is­rael y Gran Bre­ta­ña (des­pués de que de­ja­ra de la­do el G-5 de Chi­na) con­ti­nua­ron sien­do alia­dos es­tra­té­gi­cos pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción de Trump.

Ese ale­ja­mien­to de los alia­dos tra­di­cio­na­les eu­ro­peos hi­zo que ellos bus­ca­ran ca­mi­nos pro­pios en su re­la­ción con Chi­na.

Ale­ma­nia en pri­mer lu­gar (prin­ci­pal ex­por­ta­dor mun­dial des­pués de Chi­na) ba­jo el li­de­raz­go de An­ge­la Mer­kel se dio cuen­ta de que la su­per­vi­ven­cia eu­ro­pea no de­bía es­tar con­di­cio­na­da nun­ca a los ca­pri­chos de Trump y de­ci­dió lle­var una po­lí­ti­ca eu­ro­pea pro­pia

A Is­rael le con­ce­dió el tras­la­do de la em­ba­ja­da ame­ri­ca­na a Je­ru­sa­lén (prohi­bi­do por re­so­lu­ción de Na­cio­nes Uni­das), que ha­bía si­do ne­ga­do por to­dos los pre­si­den­tes an­te­rio­res y que no ha si­do se­gui­do por el con­jun­to de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal y que lo ale­jó del mun­do mu­sul­mán en su con­jun­to.

Asi­mis­mo, su en­fren­ta­mien­to con Irán y su acer­ca­mien­to a los paí­ses pe­tro­le­ros del Golfo for­man par­te del vie­jo plan de Is­rael de ne­gar­se a una ne­go­cia­ción bilateral con los pa­les­ti­nos. Es­tu­vo pre­sen­te tam­bién el ob­je­ti­vo de una ne­go­cia­ción con el ré­gi­men de Co­rea del Nor­te que lo­gra­se de­te­ner el pro­yec­to mi­si­lís­ti­co nu­clear de Kim Jong-un, tra­tan­do de for­zar a Chi­na a una ne­go­cia­ción que de­bi­li­ta­ría su alian­za his­tó­ri­ca con Co­rea del Nor­te y que has­ta la fe­cha ha fra­ca­sa­do ro­tun­da­men­te.

Fi­nal­men­te, res­pec­to de nues­tra re­gión la­ti­noa­me­ri­ca­na, su ob­se­sión con el cre­ci­mien­to de Chi­na lo lle­vó a bus­car ta­po­nar even­tua­les for­mas de fi­nan­cia­mien­to, im­pul­san­do, por pri­me­ra vez en 60 años a un pre­si­den­te del BID nor­te­ame­ri­cano, un ciu­da­dano de Mia­mi, hi­jo de cu­ba­nos emi­gra­dos con un per­fil cla­ra­men­te an­ti­cas­tris­ta, in­cre­men­tan­do la di­vi­sión del con­ti­nen­te. Por otro par­te de­ci­dió que la OEA fue­ra el úni­co es­pa­cio de diá­lo­go y ne­go­cia­ción pa­ra in­cre­men­tar esa di­vi­sión y Ve­ne­zue­la el ele­gi­do.

Jair Bol­so­na­ro fue su alia­do es­tra­té­gi­co, tam­bién mu­dó la em­ba­ja­da de Bra­sil a Je­ru­sa­lén ya que le cos­ta­ba poco se­guir a pie jun­ti­llas la po­lí­ti­ca ex­te­rior nor­te­ame­ri­ca­na, que, la­men­ta­ble­men­te, gol­peó al Mer­co­sur y a to­dos los ins­tru­men­tos de In­te­gra­ción re­gio­nal, de­jan­do al BID y a la OEA co­mo las úni­cas or­ga­ni­za­cio­nes mul­ti­la­te­ra­les y don­de la pre­sen­cia de los Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá y las ex co­lo­nias ca­ri­be­ñas, li­mi­tan el po­der de los paí­ses his­pa­no­par­lan­tes.

El co­ro­na­vi­rus de­mos­tró la di­fe­ren­cia de apre­cia­ción de la glo­ba­li­za­ción, mien­tras el go­bierno chino se con­vir­tió en una fuen­te de pro­vi­sión de ma­te­rial sa­ni­ta­rio y de asis­ten­cia, Trump ne­gó la exis­ten­cia del vi­rus, la sub­es­ti­mó.

No hu­bo, por par­te del go­bierno de Trump nin­gu­na ini­cia­ti­va de ca­rác­ter eco­nó­mi­co o co­mer­cial pa­ra los paí­ses de la re­gión, so­lo en el FMI Es­ta­dos Uni­dos al­zó su voz pa­ra que se es­cu­cha­ran los pe­di­dos de fi­nan­cia­mien­to por cri­sis de ba­lan­za de pa­gos, co­mo en el ca­so de la Argentina.

En sín­te­sis, el pre­si­den­te Bi­den re­ci­bi­rá una re­gión más po­bre y más de­pen­dien­te del va­lor de las ma­te­rias pri­mas y con los efec­tos ne­ga­ti­vos de una pan­de­mia que to­da­vía no ha po­di­do ser eli­mi­na­da.

Chi­na por su par­te vie­ne de ce­rrar con 12 paí­ses de Asia (más Aus­tra­lia y Nue­va Ze­lan­da) el Re­cep, el acuer­do de li­bre co­mer­cio más gran­de del mun­do (30% del co­mer­cio mun­dial y 2200 mi­llo­nes de per­so­nas), mien­tras que los Es­ta­dos Uni­dos su­fren una di­vi­sión interna des­co­no­ci­da con la pre­sen­cia de un co­ro­na­vi­rus in­ter­mi­na­ble y ha­bien­do per­di­do alia­dos.

Trump de­ja tie­rra arra­sa­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina